Otros textos del autor

Yeltsin, el arquitecto de la destrucción
Roberto Bardini
robertobardini@yahoo.com

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros tema

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Boris Yeltsin Vida y obra / Biography - Tiempo de masacre - CIA: Historia y rol - Imágenes torturadas Susan Sontag - CIA: Historia y rol - Zbigniew Brzezinsk Vida y obra - Afganistán, una visión histórica - ¿Existe Al Qaeda? - Quién es John Dimitri Negroponte - Estados Unidos Al día - Nancy Pelosi Vida y obra

240407 - Bambú Press - Hijo de de una costurera y un ex campesino transformado en albañil, Boris Yeltsin también trabajó en su juventud en la construcción, donde –al igual que en su carrera como funcionario– ascendió paso a paso: fue obrero, carpintero, maquinista de grúa, maestro de obras e ingeniero jefe. Muchos lo consideran simbólicamente un “arquitecto”, aunque no se ponen de acuerdo si de la política o la destrucción.

 

En 1977, cuando Yeltsin era secretario general del Partido Comunista en Sverdlovsk, su ciudad natal en los Urales, ordenó echar abajo la famosa Casa Ipatiev –donde en 1918 fueron asesinados Nicolás II, el último zar de Rusia, y su familia– para que no se transformara en centro de peregrinación. Pero su obra cumbre como aficionado en demoliciones fue el colapso de la Unión Soviética en diciembre de 1991, que acabó con 74 años de comunismo e inauguró un caos que duró hasta el ascenso de Vladimir Putin como presidente en marzo de 2000.

 

Como el primer mandatario de Rusia elegido directamente en la historia del país, Yeltsin gobernó con mano de hierro y se transformó en un político confiable para el llamado “mundo occidental”. Disolvió al Partido Comunista e inició un acercamiento con el entonces presidente de Estados Unidos, George Bush padre. Instauró una economía de mercado que empeoró aún más las precarias condiciones de vida de la población, pasó las industrias estatales a manos privadas y abrió las puertas a las empresas extranjeras.

 

En 1993, el ex obrero de la construcción ordenó al ejército que ocupara y disolviera en Parlamento –con un resultado de casi 150 muertos– mientras él se reservaba poderes casi absolutos. Al año siguiente, decidió la sangrienta invasión a Chechenia, en el Cáucaso, que dejó miles de víctimas. En ocho años de gestión llevó el país a la bancarrota económica, la corrupción administrativa, el surgimiento de unos pocos multimillonarios y el auge de las mafias.

 

Aficionado en exceso al vodka y con graves problemas cardíacos, Yeltsin renunció en diciembre de 1999 –luego de designar a Putin como presidente interino hasta la realización de elecciones tres meses después– y se retiró completamente de la política.

 

El presidente George W. Bush y el primer ministro Anthony Blair manifestaron su “profunda tristeza” por la muerte del ex jefe de Estado. El secretario de Defensa estadounidense Robert Gates opinó que fue una figura “memorable de la historia moderna que ha desempeñado un importante papel en la transición de Rusia a la democracia”. El presidente francés Jacques Chirac elogió su “sentido político al servicio de la democracia”.

 

Pero los rusos no lo extrañarán.

Vladimir "Zeeb" Jabotinsky Vida y obra - Textos sobre Guerras y Conflictos - Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Argentina Al día - Temas Que Queman

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com