Otros textos del autor

Karl Rove, asesor presidencial de George Bush, se retira “limpio, blanco y perfumado”
Roberto Bardini
robertobardini@yahoo.com

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros tema

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Gregorio Selser - Dionisio Ridruejo - Kim Philby - CIA - Retrato de un paramilitar colombiano - Boris Yeltsin - Tiempo de masacre - Imágenes torturadas Susan Sontag - Zbigniew Brzezinsk

140807 - Bambú Press - En Washington se comenta en voz baja que el asesor presidencial Karl Rove es “el único cerebro del gobierno”, con más influencia sobre George W. Bush que la ex consejera en cuestiones de seguridad Condoleezza Rice, actual secretaria de Estado. Se le considera un “niño genio de la política”, la “eminencia gris” de la Casa Blanca, un “co-presidente” en las sombras. El propio Bush lo llamó “el arquitecto de la victoria” luego de su reelección presidencial en 2004.

 

En una entrevista con The Wall Street Journal, Rove anunció que renunciará a fines de agosto porque quiere dedicarse a su familia. La vocera de la Casa Blanca, Dana Perino, dijo que su dimisión es “una gran pérdida” y lo calificó como “una mente brillante”. Rove, asesor de Bush desde su candidatura a gobernador de Texas en 1993, llegó a la Casa Blanca con él en 2001.

 

Menos apologéticos, los detractores de Rove lo definen como “el Joseph Goebbels” de la administración republicana, en alusión al ministro de Propaganda del Tercer Reich. Sostienen que es un personaje tramposo y carente de ética, especialista en trabajos sucios y tráfico de influencias, como casi todos los que reptan en la sinuosa y delgada línea donde se diluye la frontera entre la política, los negocios y el enriquecimiento rápido.
 

Nacido en Denver (Colorado) el 25 de diciembre de 1950, Rove se transformó en un experto en superar circunstancias adversas. Su padre se fue de la casa cuando él tenía 19 años y su madre se suicidó en 1981. Él abandonó sus estudios en la Universidad de Utah, donde era líder de los alumnos conservadores, para trabajar en la campaña de un senador republicano; hoy, inexplicablemente, es presidente de la Asociación de Graduados.

 

Después, Rove se unió a la firma Black, Manafort, Stone & Kelly, como asesor de imagen del dictador filipino Ferdinand Marcos, derrocado en 1986; del contrarrevolucionario angoleño Jonás Savimbi, cabecilla de la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA) respaldado por la CIA y Sudáfrica, y del ex primer ministro de Bahamas, Lynden Oscar Pindling, honrado con el rango de “sir” por el Reino Unido y sospechado de vínculos con el tráfico de drogas.

 

El ex asesor también hizo promoción y cabildeos para la empresa tabacalera Phillip Morris, acusada de mentir acerca de los riesgos de fumar, de manipular información acerca de los niveles de nicotina y dirigir millonarias campañas de publicidad dirigidas a adolescentes. La firma, acosada por varias demandas, es una de las principales contribuyentes en las campañas políticas del Partido Republicano.

A comienzos de la década de los 80, Rove abrió en Texas una consultoría para empresarios y políticos. Fue ahí donde George Bush padre posó sus ojos en él y en 1988 lo designó su asistente en el Comité Nacional Republicano. También fue ahí donde conoció a George Bush hijo y lo catapultó a la gobernación del estado en 1994 y, después de un segundo mandato, a la Casa Blanca en 2000.

Como principal consejero del presidente, Rove ha estado envuelto en algunos escándalos. Se cree que fue él quien filtró a la prensa en 2003 la identidad de Valerie Plame, una agente encubierta de la CIA, como venganza a la oposición de su marido, el diplomático Joseph Wilson, a la invasión de Irak. También se le vinculó el año pasado al desprolijo despido de ocho fiscales federales, algunos de ellos encargados de investigaciones que resultaban incómodas para la Casa Blanca. En ambos casos, Bush utilizó su influencia para evitar que su consejero compareciera a declarar ante la justicia.

El nombre de Rove saltó a las primeras planas de la prensa en 2005, cuando afirmó que después de los atentados aéreos del 11 de septiembre de 2001, los liberales estadounidenses querían brindar “terapia y comprensión a los terroristas” en lugar de represalias militares. Cuando el Partido Republicano perdió la mayoría en ambas cámaras en las elecciones legislativas de 2006, provocó el enojo de los demócratas al calificar a Hillary Rodham Clinton como una candidata presidencial “defectuosa”.

El ex “único cerebro del gobierno” no quedará desprotegido económicamente tras su renuncia, ya que ha sido previsor y cuenta con algunos ahorros. En junio de 2001, la agencia de noticias Associated Press reveló que poseía de uno a tres millones de dólares en acciones en cada una de las siguientes firmas: American Express, Boeing, Cisco Systems, Enron, General Electric, Intel y Johnson & Johnson farmacéutica.

 

A pesar de todos estos antecedentes, Karl Rove se aleja del poder tan “limpio, blanco y perfumado” como un anuncio publicitario de detergente. En Estados Unidos la ropa sucia también se lava en casa.

Vladimir "Zeeb" Jabotinsky - Guerras y Conflictos - Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Argentina - Temas Que Queman - ¿Existe Al Qaeda? - John Dimitri Negroponte

 

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com