Cargando

Bush y las lecciones de la historia
Roberto Bardini - Otros textos del autor

 

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Simón Bolívar
- Gregorio Selser
-
Dionisio Ridruejo
- Kim Philby
- CIA

 

 

240807 - Bambú Press - En Estados Unidos, cada mil personas hay 198 diarios, dos mil radios y 938 televisores.  Y a pesar de que la mayoría también tiene acceso a Internet, un inmenso número de ciudadanos está absolutamente desinformado acerca de lo que ocurre en América Latina. Les correspondería cero en historia, cero en cultura general, cero en información de actualidad.

Una encuesta de la firma Zogby International, de Nueva York, dedicada desde 1984 a opinión pública y estudios de mercado, demuestra que sólo el 20 por ciento de los estadounidenses sabe quién es el presidente mexicano Felipe Calderón y apenas diez por ciento sabe quién es el brasileño Inácio Lula da Silva. Casi todos los 7 mil 362 interrogados por Zogby International, además, incluyeron a Colombia –incondicional aliada de Estados Unidos desde hace décadas– junto con Cuba y Venezuela como los “peores enemigos”.

A esos compatriotas se dirigió el presidente George W. Bush al pronunciar una clase magistral de historia militar desde Kansas City (Misouri), ante los Veteranos de Guerras de Ultramar. Bush –graduado en Letras por la Universidad de Yale en 1968– comparó la ocupación que Estados Unidos mantiene en Irak y Afganistán con la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la intervención en Corea (1950-1953) y la invasión a Vietnam (1965-1973). Quizá en pocos años más su nombre se sume a los de los historiadores Arthur Schlesinger, Howard Zinn, John Boswell y David Kahn.

La historia reciente, claro, exhibe contradicciones que conviene ignorar. Un ejemplo: el primero de mayo de 2003, a dos meses de la invasión a Irak, Bush viajó en avión hasta el portaaviones USS Abraham Lincoln para anunciar el fin de “las principales operaciones militares”. Otro ejemplo: el vicepresidente Richard Cheney –con un maestría en Letras y graduado en Ciencias Políticas por la Universidad de Wyoming– no se quedó atrás: vaticinó que la ocupación de Irak sería “un paseo” y durante todo 2005 repitió que los rebeldes tenían “los días contados”.

Seguramente Bush conoce del derecho y del revés todo sobre la Segunda Guerra Mundial, el enfrentamiento más sangriento de la historia: en siete años combatieron por tierra, mar y aire los ejércitos de 70 países. Sabe que hubo 60 millones de muertos, 35 millones de heridos y tres millones de desaparecidos. Que se destruyeron ciudades, puertos, ferrocarriles, viaductos, carreteras, puentes, fábricas y campos fértiles.

En el caso del Reino Unido, que se contaba en el bando triunfador, murieron 400 mil personas, cerca del 30 por ciento de sus edificios fue destrozado por bombas y desembolsó el equivalente a 300 mil millones de dólares en gastos militares. El país quedó con una deuda externa de 14 mil millones de dólares y una inflación de 80 por ciento. Y a otros países que terminaron derrotados les fue mucho peor que a la principal potencia marítima de Europa.

Y si Bush no lo sabe, habría que darle la razón –por lo menos una vez– al escritor argentino Tomás Eloy Martínez, quien lo definió como “llano y vacío como una página en blanco”.

 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com