Cargando

A seis años del 11/9: Nueva York-Tokio sin escalas
Roberto Bardini - Otros textos del autor

 

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Irán
- El Vietcong
- ¿Un nuevo Vietnám?
- Agente Naranja: o envenenar Vietnam
-
La Guerra de Vietnam

 

 

130907 - (Bambú Press) - A seis años exactos de los atentados aéreos del 9/11 contra las Torres Gemelas, la lenta onda expansiva cruzó el Océano Pacífico, atravesó en línea recta los 13 mil kilómetros que separan Nueva York de Tokio e hizo rodar una cabeza en la cima. Tras un primer año de gobierno manchado por escándalos políticos, el primer ministro japonés Shinzo Abe –del conservador Partido Liberal Democrático y, con 52 años de edad, el más joven desde la Segunda Guerra Mundial– anunció el miércoles 12 su decisión de renunciar.

 

Abe, quien asumió a fines de septiembre de 2006, tuvo al comienzo acciones afortunadas con el mejoramiento de las relaciones con China y Corea del Sur. Bajo su mandato, la Agencia de Defensa fue elevada al rango de ministerio por primera vez desde la Segunda Guerra.

 

Pero los escándalos en el gobierno, que comenzaron a finales del año pasado, deterioraron su credibilidad.

 

Graduado en Ciencias Políticas por la Universidad de Seikei en 1977, con estudios en la misma especialidad en la Universidad de California, y director desde 1997 del rimbombante Instituto de los Miembros Menores de la Asamblea que Piensan Acerca de Perspectiva de Japón y la Educación Histórica, Abe dejó de ser un prometedor dirigente para convertirse en un súbito fracasado. Cuatro ministros del gabinete renunciaron en los últimos nueve meses; uno, el de Agricultura, se suicidó por un escándalo financiero.

 

En el fondo, Abe es una víctima de su alianza con Estados Unidos en la “lucha contra el terrorismo”. Con un estrepitoso descenso al 30 por ciento del apoyo popular y luego de una humillante derrota en las elecciones parlamentarias del 29 de julio pasado, en las que la oposición logró el control de la Cámara Alta, el primer ministro explicó que abandona el puesto para facilitar la ampliación de la misión naval japonesa que apoya a la operación multinacional en Afghanistan.

 

Las unidades marítimas de las Fuerzas de Autodefensa de Japón están desplegadas en el Océano Índico desde 2001 para dar asistencia logística a la flota norteamericana y sus aliados. Suministran combustible y agua a buques  de Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y otros ocho países. También permiten repostar a helicópteros y participan en tareas de inspección de naves, en las que decomisaron más de 500 armas y 12.000 cartuchos.

 

Debido a que la Constitución pacifista de Japón prohíbe a sus Fuerzas Armadas la participación en sistemas colectivos de defensa fuera del país, fue necesario sancionar una ley especial tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 para permitir este apoyo en Afganistán. La misión, que fue prorrogada once veces, concluye el 1 de noviembre.

 

Estados Unidos ejerce una presión constante para que se apruebe la extensión. El embajador estadounidense en Tokio, Thomas Schieffer, se reunió con autoridades del gabinete para insistir –en plena crisis del gobierno por la renuncia de Abe– con la posición de Washington.

 

Japón fue uno de los primeros países en declarar su apoyo al presidente George W Bush  cuando en octubre de 2001 lanzó su “ofensiva antiterrorista” que condujo al derrocamiento del régimen talibán de Kabul. Oculto en su inhallable caverna en las montañas afganas de la frontera con Pakistán, Osama bin Laden seguramente sonríe mientras pasa los dedos por las 33 cuentas del tasbih, el rosario musulmán.

 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com