Cargando

Corea del Norte: Un thriller con “final feliz”
Roberto Bardini - Otros textos del autor

 

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Corea del Norte / Korea of the North
-
Corea del Norte: Rebelión en la granja
-
Para entender el asunto nuclear de Corea ...
-
Guerra Fría
-
Quentin Tarantino

 

 

041007 - La atractiva surcoreana Lee Young Ae, nacida en octubre de 1971, mide un metro con 65 centímetros, pesa 48 kilos y es la actriz más reconocida de Asia. Graduada en Lengua y Literatura Alemana en la Universidad de Hangyang y con un postgrado en periodismo en la Universidad de Jungang, protagoniza series de televisión y películas de intriga, y ha ganado premios en su país como la Mejor Actriz y la Actriz Más Popular en 1996, 1998 y 1999.

Lee Young Ae trabajó en Zona conjunta de seguridad (2000), un thriller político ambientado en Panmunjon, la zona desmilitarizada en el límite que divide a las dos Coreas, en el que protagonizó a una inteligente investigadora militar. Ubicada a 168 kilómetros de Pyongyang, capital de Corea del Norte, y a sólo 70 de Seúl, capital de Corea del Sur, Panmunjon es una de las fronteras más militarizadas del mundo. Fue allí fue donde se firmó el armisticio en 1953, que puso fin a la guerra de Corea iniciada en 1951, el primer conflicto armado de la Guerra Fría. Lo curioso es que oficialmente ambos países aún continúan en guerra porque nunca suscribieron un acuerdo de paz.

A ese film le siguió Un hermoso día de verano (2001), donde Lee Young Ae encarnaba a una hermosa locutora de radio transformada en una mujer divorciada y egoísta. Después trabajó en Old Boy (2003), una violenta historia premiada en los festivales internacionales de Sitges y Cannes, considerada por el director Quentin Tarantino como la película que él siempre habría querido hacer. Al parecer, Hollywood hará una remake con la actuación Nicolas Gage en el papel masculino.

La carrera de Lee Young Ae, de 36 años de edad, culminó con Lady Venganza (2005), película que ya es considerada “de culto”, en la que actuó como una joven acusada de asesinar a un niño y que luego de una condena de trece años en la cárcel planea una sádica revancha contra el verdadero culpable.

El presidente de Corea del Sur, Roh Moo Hyun, le obsequió el miércoles 3 de octubre todas las películas de Lee Young Ae al jefe de estado de Corea del Norte, Kim Jong-il, un fanático del cine y un admirador de la actriz, cuando ambos se reunieron en Pyongyang. Fue el segundo encuentro de ambos líderes en siete años. El primero había sido en 2007, tras 50 años sin cónclaves de mandatarios de los dos países.

Pero Kim Jong-il y Roh Moo Hyun, quien llegó acompañado por una comitiva de 300 personas, no hablaron de cine sino de la difícil integración económica de las dos Coreas. La del sur es la tercera nación asiática más desarrollada después de Japón y Singapur, está considerada la doceava economía del mundo y posee el séptimo Producto Interno Bruto (PIB): 24.500 dólares per capita en 2006.

En cambio, el PIB de Corea del Norte se estima en 580 dólares per capita y, desde los parámetros capitalistas de Estados Unidos y Europa, está inmersa en “una economía desolada que afronta condiciones desesperadas”.

Pero tampoco fue ésa la principal novedad luego de la reunión, sino el anuncio hecho en Pekín de que Corea del Norte dejará inactivo su reactor nuclear de Yongyon y otras instalaciones radioquímicas antes del 31 de diciembre, con lo que finalizarán las complicadas negociaciones a seis voces entre Estados Unidos, China, Rusia, Japón y las dos Coreas para desactivar el programa atómico.

Kim Jong-il, un hombrecito de aspecto pop-bizarro y baja estatura –que se alborota el pelo con secador eléctrico y usa zapatos con plataforma de varios centímetros para parecer más alto– está en el poder desde que en 1994 murió su padre Kil Il Sung. Se apoya en un ejército de más de un millón de hombres, varias fábricas de armamentos, una poderosa artillería, armas químicas y, según datos de la inteligencia militar estadounidense, bombas nucleares. Estos artefactos, aunque son tecnológicamente viejos, tienen una potencia equivalente a 200 toneladas de TNT: podrían exterminar a 200 mil japoneses, provocar daños graves a Corea del Sur y causar insoportables bajas a las tropas norteamericanas establecidas en el país vecino. Con un 22.9 por ciento del presupuesto nacional, las Fuerzas Armadas norcoreanas son unas de las más poderosas de Asia.

El presidente George W Bush elogió inmediatamente la decisión de Kim Jong-il, hasta ayer considerado “el Stalin de Asia”. El gobierno norcoreano recibirá a cambio asistencia equivalente a un millón de toneladas de fuel oil pesado, negociará que se reinicien las obras de dos reactores de agua liviana abandonados a medio construir en 2002 y logrará que se le retire de la lista negra del terrorismo. Tras los atentados del 11 de Septiembre del 2001 contra las Torres Gemelas de Nueva York, Bush incluyó Corea del Norte, junto con Irak e Irán, en lo que denominó el “eje del mal”.

Ahora sólo falta que todas estas peripecias asiáticas inspiren a un guionista surcoreano y que la hermosa Lee Young Ae protagonice un nuevo thriller de espionaje.

 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com