Cargando

El contratista que perdió la gracia del Pentágono
Roberto Bardini - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- «Kosovo independiente», bajo control militar
- "D
eben ser los gorilas, deben ser ..."
- Why is NATO at war with Yugoslavia?
- Guerras olvidadas: Kosovo también existe
- Slobodan Milosevic

 

 

080308 - Bambú Press - El traficante de armas más importante del mundo, Viktor Bout, de 43 años, propietario de una flota de 50 aviones y ex contratista al servicio de Estados Unidos y Gran Bretaña en el Golfo Pérsico, gozaba de cierta inmunidad en el cenagoso ambiente de las transacciones de guerra internacionales. Esta prerrogativa se le acabó en Tailandia, cuando fue apresado por agentes encubiertos de la DEA por intentar vender armamento a las FARC, a las que ya había suministrado misiles SAM-7 entre noviembre de 1997 y abril de 1998.

Lo curioso del caso es que varias empresas aéreas de Bout transportaron equipo militar, soldados y “contratistas” de empresas de seguridad privadas en Afganistán e Irak, donde prestó servicios a las tropas de ocupación estadounidenses y británicas. Entre 2003 y 2006, sus aviones volaron cientos de veces a Bagdad y Kabul por cuenta del Departamento de Defensa norteamericano y de la empresa petrolera Halliburton.

La relación de Bout con el Pentágono era tan fluida y provechosa que cuando en marzo de 2004 el Consejo de Seguridad de la ONU decidió congelar los bienes de quienes habían apoyado al ex dictador de Liberia, Charles Taylor, Estados Unidos logró que no se incluyera al traficante. Ese mismo año Londres también lo excluyó de su “lista negra” a pedido de Washington.

Se cree que Viktor Bout, nacido el 13 de enero de 1967 en una pequeña localidad de Tayikistán, en la ex Unión Soviética, fue oficial de aviación hasta el colapso del comunismo en 1991. Y como habla fluidamente inglés, francés, portugués, uzbeko y algunos idiomas africanos, también se cree que a fines de los ‘80 egresó del Instituto Militar de Lenguas Extranjeras de Moscú, donde el GRU (servicio de inteligencia de las Fuerzas Armadas) entrenaba a sus agentes destinados al exterior.

El comerciante, que utilizaba cinco pasaportes diferentes, hizo negocios en Angola, Liberia, Ruanda, Sierra Leona, Somalia y Sudán, y entre sus destrezas figuraba vender armas a dos bandos enfrentados en un conflicto. En los años ‘90, por ejemplo, era proveedor del legendario comandante Ahmed Massud, líder de la Alianza del Norte en Afganistán, y al mismo tiempo vendía armas y aviones a sus enemigos talibanes. La flota aérea del mercader ruso voló para el gobierno de Angola y también para sus enemigos de la UNITA.

Bout también trabajó para gobiernos europeos: en 1993 transportó de fuerzas de paz belgas a Somalia y en 1994 llevó soldados franceses a Ruanda. Un informe de Amnistía Internacional de 2005 lo menciona como proveedor de armas para Bulgaria, Eslovaquia y Ucrania. Luego del tsunami que en diciembre de 2004 arrasó las costas de Indonesia, Sri Lanka, India y Tailandia, sus aviones llevaron ayuda humanitaria en Sri Lanka. Se sospecha que también ha vendido armamento a la organización terrorista Al Qaeda y al movimiento talibán afgano.

Conocido como “el Bill Gates del tráfico de armas” y “el pionero de la globalización mafiosa”, Bout era dueño de la mayor flota del mundo de viejos y pesados aviones de carga Antonov e Ilyushin, y en sus empresas trabajaban alrededor de 300 empleados. A pesar de su juventud, ya ingresó a un territorio de leyenda que inspiró dos documentales, una película de aventuras y un best seller.

En mayo de 2002, la cadena de televisión pública estadounidense PBS produjo el documental Traficantes de armas para su programa Frontline, en el cual aparece Bout entre otros vendedores. Otro documental, La pesadilla de Darwin, que describe los negocios del traficante en África, fue nominada en 2004 al Oscar como la mejor película de no ficción. Al año siguiente, Nicolas Gage protagonizó El señor de la guerra, donde representa a un elegante Bout, más delgado y sin bigotes. Y en 2007 se publicó la biografía El mercader de la muerte, escrita por los reporteros Stephen Braun, de Los Angeles Times, y Douglas Farah, de The Washington Post.

Ahora, por alguna razón, Bout perdió la gracia del Departamento de Defensa. Un fiscal del Distrito Sur de Nueva York repentinamente se acordó que entre fines de 1997 y comienzos de 1998 el traficante había vendido lanzacohetes blindados y misiles tierra-aire SAM-7 a las FARC y pidió su extradición a Tailandia. Con algún retraso –ya transcurrió una década desde aquella operación– el fiscal Michael García dijo que el ex contratista del Pentágono “enfrenta a cargos relacionados con la confabulación para suministrar armas a organizaciones terroristas que han amenazado y amenazan los intereses estadounidenses” y que podría ser condenado a 15 años de prisión.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com