Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Los problemas económicos y políticos de Obama y Zapatero
Vicenç Navarro - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Roberto Micheletti Bain, golpista y narco
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
-
La Argentina prisionera
-
El arsenal de China: Sus reservas en dólares
-
Más comida, millones de  hambrientos

 

 

191009 - La aparición de los brotes verdes en la economía de EE.UU. y en la de España ha reavivado la llamada, por parte de gran número de voces liberales y conservadoras en ambos países, a la austeridad de gasto público incluyendo el gasto público social, a fin de reducir el déficit del estado. Esta llamada está encontrando una respuesta positiva por parte de la Administración Obama y del gobierno Zapatero, que han iniciado políticas públicas orientadas a reducir el gasto público, medidas que no sólo son erróneas desde el punto de vista económico, sino también (para los gobiernos Barack Obama y Zapatero) desde el político. Tales políticas podrían suponer su derrota electoral en los próximos comicios.

 

Primero analicemos por qué tales políticas son un error económico. En contra de lo que claman voces ultraliberales, el crecimiento del déficit en las cuentas del estado a costa del aumento del gasto público, tanto en EE.UU. como en España, ha tenido un gran efecto estimulante de la economía en ambos países. Sólo un fundamentalismo liberal, como el que predomina en las derechas españolas, puede negar esta realidad evidente, y el hecho de que los brotes se hayan iniciado antes en EE.UU. que en Europa (y en España) se debe a que el estímulo en EE.UU. ha sido mucho mayor (un 5% del PIB) que en España (un 2% del PIB). Es más, la naturaleza del estímulo en EE.UU. ha estado más orientado hacia la inversión pública y creación de empleo que en España, donde tal estímulo se ha centrado más en la reducción de impuestos y ofrecimiento de ventajas fiscales para la creación de empleo (ver mi artículo “El insuficiente estímulo económico” en Público, 30.04.09). El componente más orientado hacia la creación de empleo en España han sido los 8.000 millones de euros a las autoridades locales (que el PP ridiculiza como empleo baladí “para aumentar las aceras de las calles”), una cantidad muy menor para estimular la economía en momento de profunda crisis.

Lo que tanto Obama y todavía más Zapatero debieran hacer es aprobar un segundo estímulo económico con el objeto de crear empleo en las áreas donde existen mayores déficits de empleo (por ejemplo, en los servicios públicos del estado del bienestar –sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios domiciliarios, servicios sociales y otros-), tal como hizo Obama en el primer estímulo aprobado por el Congreso de EE. UU. Este déficit de empleo está especialmente acentuado en España, donde el porcentaje de la población que trabaja en tales servicios es sólo un 10%, cuando en el promedio de la UE-15 es ya un 15% y en Suecia es un 25%.

El que parezca que la economía se está recuperando se debe, en parte, a este estímulo. Reducirlo ahora implicaría un retroceso, tal como ocurrió en la situación más semejante a la hoy existente, es decir, durante la Gran Depresión. Cuando el Presidente Roosevelt comenzó su mandato, en 1933, el desempleo había alcanzado el 25%. A través de una enorme inversión pública, encaminada directamente a crear empleo (gran parte de la infraestructura física y social del país se estableció en aquella época, con el New Deal), el desempleo descendió a un 14% en el año 1936 (lo que le valió la mayor mayoría electoral conocida en la historia del Congreso de aquel país). Pero, bajo la enorme presión de las derechas y del mundo empresarial, que creían (tal como ahora) que la economía ya se había recuperado, el Presidente Roosevelt decidió reducir el déficit a base de reducir el gasto público y el aumento de los impuestos, lo cual creó un bajón enorme de la actividad económica en 1937-1938, forzándole a corregir su error y continuar el gasto expansivo que culminó con los preparativos de la II Guerra Mundial, que exigió un enorme crecimiento del gasto público y que resolvió la Gran Depresión.

El error político

El error político de reducir el déficit del estado reduciendo el gasto público radica en una realidad fácil de ver. Para las clases populares, la recuperación económica no se mide por los “brotes verdes”, es decir, por indicadores de actividad macroeconómica. Estos indicadores pueden estar mejorando y en cambio la situación de las clases populares se puede estar deteriorando. Lo que cuenta para las clases populares (clases trabajadoras y clases medias de rentas medias y bajas) es el empleo, las condiciones de trabajo y el salario. Y todos estos indicadores se recuperan mucho más tarde que los indicadores macroeconómicos. Y ahí está el error político de reducir ahora el déficit del estado. Aunque la economía se recupere, el mejoramiento a nivel de calle no será inmediato. Pasarán uno o dos años hasta que las bases electorales de los partidos gobernantes en ambos países noten un mejoramiento. Si se retrasa la recuperación económica –y se retrasará si el déficit se reduce- entonces se retrasará todavía más la recuperación laboral, con el consiguiente coste humano y político. La experiencia en ambos países es que para explicar el comportamiento electoral de las clases populares de un país la evolución del desempleo es más importante políticamente que su nivel. Si la situación laboral y social está mejorando, las clases populares votarán a los partidos gobernantes. Si se está deteriorando votarán a la oposición. La evidencia de ello es clara (ver John B. Judis, “Job One”, New Republic, Oct. 7, 2009). Se podría dar el caso de que la economía podría estar mejorando y las condiciones laborales y sociales podrían estar deteriorándose y con ello el gobierno responsable del mejoramiento económico podría ser castigado por lo segundo, que es lo más determinante para explicar el comportamiento de las clases populares, la base electoral de Obama y Zapatero.

De ahí que sea necesario y urgente que, no sólo se renueve el estímulo económico (a costa de mantener e incluso aumentar el déficit del estado), sino que se utilice tal estímulo para crear empleo, cubriéndose a la vez los enormes déficits existentes en los servicios públicos del estado del bienestar a ambos lados del Atlántico - Sistema Digital

 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com