Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Afganistán
Los miserables de la OTAN: los asesinos de siempre. Operación Moshtarak. ¿Clave para una limpieza étnica?

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Elecciones 2009 en Afganistán
- ¿Quiénes son los talibanes?
-
"¡No le den dinero a los bancos!"
- Evolución de la estrategia de la OTAN
-
“Exterminad a todas las bestias”: Gaza 2009

 


Los miserables de la OTAN: Los asesinos de siempre

170210 - Yvonne Ridley - Mientras estoy escribiendo estas líneas, dos misiles de la OTAN acaban de masacrar a una docena de inocentes civiles afganos en el más reciente ataque de la guerra que asola a Afganistán.

Los hombres, mujeres y niños afganos normales y corrientes están pagando un sangriento precio por una guerra lanzada por los políticos de Occidente.


Los soldados, incluidos estadounidenses y británicos, que se alistan para escapar de la pobreza en sus respectivos países golpeados por la recesión, están también apuntándose al sacrificio final.

Y todo esto lo hacen en nombre de la libertad y la democracia unos políticos de carrera que chorrean sangre de inocentes y que son una especie de comadrejas que nunca sacrifican nada.

Y si tuviéramos que juzgar a partir del cruel e insensible comportamiento del que Tony Blair hizo gala durante la investigación en marcha sobre Iraq, qué significa ser dirigente político, ya seas Primer Ministro o Presidente, la respuesta es: alguien que nunca va a tener que decir “lo siento”.

Mientras no introduzcamos un nuevo sistema que exija responsabilidades a los dirigentes políticos, van a continuar actuando por encima de la ley.

Por tanto, en unos cuantos años, espérense una Investigación sobre Afganistán cuando la nueva generación de Bush y Blairs se alineen para defender lo indefendible.

El ejército afgano y las tropas británicas y estadounidenses han logrado que decenas de miles de personas inocentes tengan que huir de sus pueblos en Helmand.

Se ha evacuado ya la ciudad de Marjah, como parte del ataque masivo del ejército contra la población pastún de Helmand.

La operación ha recibido el nombre de Moshtarak, un nombre que en lengua dari significa “juntos”. Y, efectivamente, esas tropas, todas juntas, están participando en lo que no es más que una limpieza étnica.

Cómo es que fue que los asesores legales de
Barak Obama y Gordon Brown pudieron venderles esto se me escapa, pero no soy jurista, tan solo una observadora que se siente obligada a preguntarse: “¿Por qué se está llevando a cabo una limpieza étnica en Afganistán?”.

Además, creo que Moshtarak va a servir para sembrar las semillas de una inacabable futura guerra civil una vez que las tropas extranjeras se retiren, como indefectiblemente harán. Por eso, ¿por qué estoy diciendo que Moshtarak no es más que un ejercicio de limpieza étnica? Bien, consideren lo siguiente:

El 3-5% del Ejército Nacional afgano (ENA) procede de las zonas situadas al sur del país. La mayoría son nativos de lengua dari, no pastún, lo que hace que el ENA sea considerado como un ejército de fuera.
El 42% de la población de
Afganistán es pastún, pero menos del 30% del ENA es pastún.
El 25% de la población es tayica, pero ahora representan el 41% de todas las tropas entrenadas del ENA.
Como he indicado antes, no soy una jurista experta, pero me sorprende que los grupos por los derechos humanos, incluida Amnistía Internacional, Human Rights Watch y otros no hayan recogido este hecho.

Quizá es que lo están investigando, por tanto mis disculpas de antemano a Sam Zafiri, el director para Asia y Pacífico de Amnistía, y a cualquier otro, si están preparando informes sobre este tema.

Seguramente que las preguntas que se planteen acerca de la composición étnica del ejército afgano no sean de importancia menor, porque está muy claro que las políticas de la OTAN y
Estados Unidos en Afganistán no están funcionando.

Se citó la cuestión de los derechos de la mujer como causa para ir a Afganistán pero sabemos que no hay precisamente grandes cifras de mujeres con carrera saliendo de entre los escombros.

La liberación de la mujer afgana no es una prioridad, nunca lo ha sido y nunca lo será hasta que en Occidente se tome en serio los derechos de la mujer. Tenemos que poner primero nuestra propia casa en orden antes de empezar a dictar cómo tienen que tratar a las mujeres en otros parajes.

Mientras tanto, de vuelta a Afganistán,
Estados Unidos, el Reino Unido y colegas han fracasado miserablemente sobre el terreno porque sólo trataban de promover los intereses de las potencias regionales.

Quiero entender que hay conversaciones, aunque sea por la puerta de atrás, entre Occidente y los talibanes, entre aquellos que comprenden que no podrá haber una solución pacífica al problema de Afganistán sin comprometerse con los talibanes y ofrecerles participar en el futuro de su país.

No hace falta ser una lumbrera para comprender que si se les excluye del proceso de paz, no habrá paz que valga.

Esa es la solución real para Afganistán: Hablar, hablar, no guerra, guerra.

No sé que es lo que me hace pensar que Barack Obama y Gordon Brown van a continuar enviando jóvenes valientes a la batalla que no pueden ganar en un país donde otro conjunto de jóvenes valientes quieren expulsar a quienes consideran ocupantes de sus tierras.

Y esta última operación militar podría encontrarse con que a esas mismas fuerzas de la OTAN se las acusa de crímenes contra la humanidad por tomar parte en una operación de limpieza étnica… La historia nos ha enseñado, como poco, que son los que gruñen sobre el terreno los que acaban en el banquillo.

He visitado ya Afganistán muchas veces, y el mensaje que recibo es siempre el mismo: “¡Saquen a las tropas de la OTAN de nuestro país!”

Es un mensaje de las mujeres afganas, que están ahora afrontando más dificultades que nunca y que no tienen precisamente cerca la liberación… de hecho muchas de ellas me preguntan qué significa eso. Lo que ellas quieren es seguridad, educación, un sistema sanitario decente y trabajo para sus hombres.

Y para reforzar todo eso, me reuní con la sorprendente Malalai Joya, la parlamentaria más joven que haya tenido nunca Afganistán, que fue suspendida de sus funciones por el “gobierno democrático” de Karzai por hablar alto y claro. Me dijo: “Estamos atrapados entre dos enemigos: por un lado, los talibanes y, por otro, las fuerzas estadounidenses y de la OTAN y sus señores de la guerra”.

Pero, ¿quién va a escuchar a una sencilla mujer afgana? Seguro que ni
Barak Obama ni Gordon Brown  y desde luego no Hamid Karzai. Cada vez que vuelvo a Gran Bretaña desde Afganistán, los medios dominantes rara vez me preguntan por mi opinión, porque yo llevo un mensaje similar y si no les decimos a los hombres lo que ellos quieren escuchar, no escuchan.

Pero es un mensaje que recibo cuando viajo por Afganistán hablando con la gente real, no con los políticos. Yo no voy empotrada en el ejército de nadie ni me quedo escondida en un recinto de Kabul… y con esto no estoy criticando a los periodistas que sinceramente quieren salir fuera como hago yo y hablar con la gente de verdad.

A muchos de ellos, occidentales, las compañías de seguros les prohíben moverse por un país asolado por la guerra. Yo no tengo ese problema, ya que muy pocas compañías de seguros me darían cobertura alguna desde mi arresto y detención por los talibanes en 2001.

En definitiva, que la guerra en Afganistán no se ha emprendido para liberar a las mujeres: en vez de eso las está convirtiendo en viudas. Ni la guerra tiene nada que ver con la seguridad interna… los talibanes no plantean amenaza fuera de sus fronteras y nunca la han planteado. ¿Puede alguien decirme cuándo fue la última vez que un afgano se vio implicado en un acto de terrorismo fuera de su país?

Los talibanes no han lanzado una yihad global, sino que están sencillamente haciendo lo que la generación anterior de pastunes afganos hicieron durante la época de la ocupación rusa… están ofreciendo resistencia ante unas fuerzas ocupantes extranjeras y un ejército y policía afganos hostiles. El ENA y la policía no representan los intereses del pueblo pastun, que son el grupo étnico mayoritario en el país.

Si expulsar a las poblaciones pastunes de sus hogares bajo la Operación Moshtarak no es limpieza étnica, me gustaría saber cómo lo llaman los asesores legales de la Casa Blanca, Downing Street y la OTAN.

Y si las fuerzas de la OTAN tienen las mismas reservas que yo, entonces es su deber no obedecer órdenes ilegales.

Yvonne Ridley es una periodista británica y autora del libro “In The Hands of the Taliban”, que está actualizando y volverá a publicar a finales de año. Es también presentadora de The Agenda y co-presentadora del show Rattansi & Ridley, ambos emitidos por Press TV. Además es miembro fundadora de la campaña “Stop the War Coalition” así como del partido político RESPECT - CounterPunch - Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com