Argentina Al día
Libertad de Omar Chabán: ¿Y si los jueces no se equivocaron?
Christian Sánz
Christiansanz@hotmail.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Fuente Tribuna de Periodistas - La liberación de Omar Chabán en el día de ayer ha provocado, no sólo una gran decepción en los familiares de las victimas de República Cromagnon, sino una enorme confusión general a la que no han escapado los hombres de prensa vernáculos. Todos, sin distinción, han salido cual caníbales a pedir la cabeza de los jueces de la Sala V de la Cámara del Crimen quienes, en fallo dividido, concedieron la excarcelación del dueño de la disco incendiada.
   En un gesto inexplicable, que debería haber sido medianamente meditado y no lo fue, todos han salido a "pedir la cabeza" de los miembros de la Cámara del Crimen. Periodistas de grandes medios de prensa han aparecido cual carroñeros a hurgar en el pasado de los jueces María Laura Garrigós de Rébori y Gustavo Bruzzone. 
    Por caso, han llamado al celular de quien escribe estas líneas no menos de cinco periodistas para ver si existían antecedentes oscuros en la vida de ambos magistrados. La escena fue humillante. Era cuestión de golpear y después preguntar.
    Deberían saber estos pseudoperiodistas que la excarcelación de Chabán no se debe a una decisión caprichosa de dos jueces "garantistas", como ellos mismos han definido, sino que es producto de una jurisprudencia que avanza, en contra de la interpretación tradicional "restrictiva de la libertad".
    Un conocido abogado mediático se lo aclaró a este periodista con las siguientes palabras: "La ley establece que la restricción de la libertad es una excepción y que todo procesado goza del principio de inocencia, por lo cual tiene derecho permanecer libre hasta el juicio. El acusado puede pedir su libertad cuando el delito por el que puede ser condenado está penado con hasta ocho años de cárcel o cuando la pena puede ser ejecución condicional".
    En el mismo sentido, la mismísima jueza de la Corte Suprema de Justicia Carmen María Argibay alentó la idea de flexibilizar la prisión preventiva: "No deberíamos tener presos procesados".
    Quien escribe estas líneas tuvo anoche la oportunidad de intercambiar interesantes criterios respecto al tema Cromagnon con una conocida jueza, en el marco del cumpleaños de una amiga en común. La magistrada manifestó un elocuente asombro por la reacción de los medios contra sus colegas de la Cámara del crimen: "Estaba mirando Canal 9 y de pronto mostraron la foto del juez Bruzzone, haciendo una especie de 'escrache'. Faltaba que pusieran 'buscado'. Fue inaudito".
    Los que saben realmente del tema saben que era más que previsible que Chabán fuera excarcelado. Por caso, en una entrevista que realicé a la abogada Ana Herren el 30 de marzo de este año (1), ella lo sugirió sin medias tintas. Parte de la charla fue la siguiente:
    "Desde mi punto de vista, hay varias cosas que están mal, empezando por la calificación que se le puso a la prisión preventiva Omar Chabán. El hecho de que hable de 'omisión impropia' resulta bastante extraño.
    Yo trato de representármelo a Chabán subido al escenario, pensando 'si yo no paro este recital va a morir una persona. Si yo no paro este recital van a morir dos', así repetidamente hasta 192 personas. Me resulta casi imposible poder pensar en eso y me gustaría saber cómo van a hacer los jueces del tribunal oral cuando 'suba' la causa para poder no absolver a Chabán con semejante calificación (...) No te va a gustar, pero si bien pienso que fue un estrago, creo que no hay homicidio y mucho menos doloso. Ahora, si se lo quería extremar se lo podría haber calificado de 'homicidio culposo', pero nunca 'preterintencional por omisión'. Habrá homicidio culposo por acción pero no por omisión"
.
    Según la Dra. Herren, gran parte de la culpa de que se haya generado semejante expectativa en los familiares de las victimas es de algunos de los abogados que se mueven en torno a la causa.
    Otra vez las palabras de la letrada suenan proféticas: "los abogados dicen lo que el público está reclamando que digan. Los abogados escuchan que la gente dice que Ibarra tiene que ser condenado por homicidio doloso y los abogados dicen 'Sí, sí hay que condenarlo por homicidio doloso'. El problema no lo tenemos los abogados cuando salimos y le damos la razón a la opinión pública, el problema lo tienen los jueces. Y más que los jueces de primera instancia, lo tienen los jueces del Tribunal Oral.
    El juez de primera instancia hace una calificación del delito sobre la base de su investigación, que no es una investigación definitiva, ya que lo hace 'en seguidita' con muy poca recolección de prueba, llama a indagatoria y con esa prueba lo puede procesar o sobreseer o declararle la falta de mérito. Como está apurado, busca rápidamente qué calificación le va a dar. Creo que acá fue muy rápido"
.
    Aunque la Dra. Herren no lo diga, uno de los abogados a los que le cabe responsabilidad en la indignación de la gente es José Antonio Iglesias, quien no dilapidó esfuerzos en decir cuanto disparate le vino en mente toda vez que tuvo una cámara de televisión frente a sí. Los familiares no son tontos y, tal vez por eso, le mostraron ayer la acumulación de sus broncas al forcejear con él mientras lo acusaban de haber "vendido la causa".
 
Concluyendo

    Lo sucedido en el día de ayer debería impulsarnos a repensar alguna cosas. Primero, que el periodismo debe volver a plantearse la necesidad de un código de ética.
    Luego, habrá que ver de qué manera se comienza a trabajar para que disminuyan la cantidad de litigios que llevan adelante los jueces, verdadera causa de que la justicia no funcione como debe. Esa es la cuota de responsabilidad que le cabe a los jueces ya que, si bien es cierto que este fallo podría haber sido esperable, para que disminuya la sensación de desconfianza de la ciudadanía en la Justicia, la mejor respuesta que puede dar el Poder Judicial es actuar de manera más rápida y efectiva en estos casos.
        Estamos de acuerdo en que Omar Chabán y sus secuaces deben pagar por lo que sucedió sin que haya miramiento alguno. También coincidimos con la opinión pública respecto a la corrupción de la justicia argentina, pero eso no debe hacernos perder de vista que las cosas se deben hacer de manera correcta, con procedimientos y tiempos que difieren a veces de lo que uno pretende.
    Finalmente, hay un tema que ha pasado por alto a todo el mundo y que debería alertarnos a futuro: hasta el día de la fecha hay empresas que siguen fabricando "aislaciones acústicas" utilizando ácido cianhídrico (2), el material químico que provocó la mayoría de las muertes en República Cromagnon. Muchos locales -bailables y no bailables- siguen comprando este tipo de materiales absorbentes para solucionar sus problemas de acústica.
    Esto, a futuro, serán potenciales Cromagnones.

La libertad de Omar Chabán y la de María Julia Alsogaray unos días antes, llegó como anillo al dedo al Presidente Kirchner y su dúo de voceros, los Fernández, para que se "montaran sobre la ola", es decir, para manifestar públicamente lo que la indignación popular, -no la reflexión popular- estaba predispuesta a oír: una andanada de críticas a los fallos judiciales. De esta forma, además de los réditos electorales que las actitudes demagógicas suelen proveer, estas críticas contribuyen a aumentar la confusión general que, con respecto a temas jurídicos, tiene la población en general. Contribución a la confusión general que, además, la mayoría de los periodistas abonó prolijamente: es que es poco redituable decirle a la gente a través de los medios, algunas minucias tales como:
a) Los fallos pueden no ser compartidos pero sí respetados
b) Si no se está de acuerdo con la ley, hay que cambiarla
c) Los fallos en cuestión tienden a preservar una de las instituciones más perfectas de la organización social: la presunción de inocencia


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 612463 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com