Argentina
Néstor y Cristina Kirchner y Felisa Miceli. Nada nuevo bajo el sol

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Cristina Kirchner, su estado psíquico y la candidatura - Acerca del caso Felisa Miceli - Caso SKANSKA - Fideicomiso. Fondo fiduciario: Instrumento financiero

170707 - La gran tragedia argentina de esta historia de manejos ilícitos de los dineros públicos, es que Néstor y Cristina Kirhner (el gobierno en suma) saben exactamente la verdad de esta


Cristina F de Kirchner
Mujer del presidente, senadora Nacional y candidata a
presidenta de
Argentina.

 


Felisa Miceli
Ex Ministra de Economía de la Argentina.
Incondicional
del matrimonio Kirchner

 


Néstor Kirchner

Presidente de la República Argentina

historia.

 

Es decir, saben cuál es el origen del dinero de la bolsa, porqué lo recibió la Miceli y cuál era su destino... y tantas otras cosas sospechosas que de tan evidentes resultan tragicómicas. Cristina viene co-gobernando el país con su marido, antes había co-gobernado la provincia de Santa Cruz. Las diferencias que en todo matrimonio puede haber, en estos casos siempre se resuelven, dado que lo que está en juego, económicamente, es demasiado importante; además está el componente del poder, ingrediente que en algunos humanos actúa como afrodisíaco irresistible. A la Miceli la eligieron juntos, porque tuvieron que echar a Roberto Lavagna a quien no podían dominar por completo.

Felisa fue una acólito fidelísimo, sin perfil independiente, sin pensamiento propio y con pocas luces, tanto como para obedecer servilmente a los Kirchner como para olvidarse miles de dólares en el baño de su despacho dentro de una bolsa.
Imagínese, amigo lector, el nivel de groserías e insultos escatológicos mechados en las discusiones sostenidos reservadamente entre la Miceli, el matrimonio Kirchner y los Fernández cuando se supo lo de la bolsa (¿botín?) que por casualidad encontraron los bomberos.

Los argentinos podrán, quizás, descubrir los delitos de una empleada infiel por obra de la casualidad. Casi como para decir: Nada nuevo bajo el sol de la Argentina.

 

Antes de llegar a lo inevitable, echar a la Miceli, los Kirchner y los Fernández la ampararon, la justificaron, la mostraron en actos oficiales o la escondieron según los casos. Es que la ministra se resistió además, como se resisten todos los que están enredados en esta madejas turbias, seguramente amenazando, pataleando, urdiendo planes alternativos. Es que no es sencillo deshacerse de un sujeto cuyas fechorías uno conoce y apaña.

Finalmente, el caso ya asumía aspectos de tanta vergüenza y de tanta ignominia que no quedó más remedio que sacársela de encima, desde ya negociación mediante, ya que en estos casos, es tanto lo que saben los funcionarios que deben irse por la puerta de atrás, que no lo hacen sino media una negociación por la que obtienen algún tipo de compensación.
 

Los argentinos, los ciudadanos comunes, parecen asistir casi impasibles, ante actividades que tienen que ver con el dinero negro, el lavado de dinero, la evasión impositiva, la coima, el tráfico de influencias, el fraude, los sobreprecios, la adulteración, la mentira, el prevaricato, etc., perpetrados por funcionarios públicos en los que ellos depositaron su mayor confianza para el manejo de sus dineros y su destino.

 

 

 

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com