Cargando

Argentina / Argentine
Paro del Campo Argentino

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- El campo argentino cambia la historia
- ¿Qué son los pools de siembra?
- Segundo discurso de la presidente Kirchner...
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
-
Felisa Miceli y las Madres de Plaza de Mayo

 

 

. ¿Quién es Alfredo De Ángelis?

070508 - LOS KIRCHNER AGOTARON LA PACIENCIA DE LAS BASES DEL CAMPO

Alfredo De Angeli advirtió sobre el agotamiento de la paciencia en las bases, en medio de renovadas y duras críticas a la Casa Rosada.

.
260508 - Rosario fue una fiesta

"A 56 días de comenzado el conflicto estamos convencidos de que el Gobierno nos agarró para la joda. En algún momento les creímos. Ahora está claro que lo que quieren es llevarnos al camino de la confrontación, pero los señores gobernantes están equivocados: no venimos a golpear a un Gobierno, queremos soluciones", había dicho.


Eduardo Buzzi, titular de Federación Agraria Argentina (FAA), por su parte dijo: "El tema de las retenciones quedó clausurado. El inicio de la protesta es inminente", Fue al finalizar la mesa de discusiones técnicas que mantuvieron las cuatro entidades del sector agropecuario y el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, esta mañana.


“Es muy posible que se esté comenzando otra protesta en pocas horas. Está en el ánimo de la dirigencia permitir el cauce de una protesta”, declaró desanimado Buzzi y advirtió que "la forma y el método del reclamo" se dará a conocer hoy a las 17, luego de una reunión con la mesa de enlace que agrupa a FAA, Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederaciones Rurales Argentinas(CRA) y Coninagro.

A raíz del fracaso definitivo para rever la modificación del esquema de retenciones móviles a la exportacion de granos, la asamblea de productores rurales de Gualeguaychú, que coordinada Alfredo De Angeli, espera al costado de la ruta 14 la decisión de la mesa de enlace, para volver a cortar el tránsito para los camiones que transportan granos. Por el momento, se reparten volantes entre los automovilistas y "controlaran" camiones que transporten granos, pero dejándolos pasar.

“Hay una tremenda bronca. Esto es lamentable. Nunca pensé que se fuera tan lejos con esto, pero estamos todos los productores dispuesta a seguir luchando”, dijo el combativo De Angeli, quien aseguró que las bases "respetarán la decisión de los líderes de las cuatro entidades".

Ayer, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se había comprometido ante las entidades a rever el esquema de retenciones móviles, durante una reunión que mantuvieron en las oficinas del funcionario. Pero horas más tarde, Alberto tuvo que salir, por orden del matrimonio K, a desmentir esas declaraciones. "Las retenciones no se modifican", afirmó.

“Evidentemente mis declaraciones públicas han provocado un problema en el interior de la Casa Rosada”, dijo Buzzi, respecto al cambio repentino en la opinión de los funcionarios que participan de las negociaciones.


030508 -
TERMINO LA TREGUA Y LOS RURALISTAS VUELVEN A LA LUCHA. Tras confirmar en los hechos que los Kirchner intentaron enfriar el conflicto, dividirlos y enfrentarlos con el resto de la sociedad argentina, los hombres del campo vuelven a las rutas, aunque con estrategias, por ahora, más moderadas.

No todos opinan lo mismo respecto del campo, ya que no se descarta que las bases puedan realizar hoy pequeños “cortes intermitentes” en algunas ciudades del interior, ya que de no publicarse antes del martes el fin de las restricciones a la exportación de carne y trigo en el Boletín Oficial, los dirigentes del campo evalúan detener los camiones que se dirigen a los puertos; no comercializar los granos de exportación y organizar una multitudinaria marcha en señal de protesta para el 25 de mayo como contracara al acto oficial organizado por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Las cuatro entidades del campo ratificaron ayer durante un cónclave agropecuario celebrado en el Hotel Castelar “el estado de alerta y movilización” hasta el próximo martes 4 de mayo, cuando se concrete una decisiva ronda de negociación con el Gobierno para discutir las polémicas retenciones móviles.

“En los 30 días que duró la tregua, se avanzó poco y hay mucha bronca pero vocación de seguir discutiendo”, lanzó ayer Eduardo Buzzi, presidente de Federación Agraria Argentina (FAA) al término del encuentro de la Comisión de Enlace integrada también por Luciano Miguens, de Sociedad Rural Argentina (SRA); Mario Llambías, de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Fernando Gioino, de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro).

Molestos por los magros resultados obtenidos en la mesa de negociación, los dirigentes agropecuarios se instalarán a partir de hoy a un costado de las rutas donde celebrarán asambleas para evaluar los pasos a seguir. La entidades, que habían decretado un lock out agropecuario el pasado 12 de marzo, insistieron a las bases con “no bloquear” las rutas para facilitar el diálogo con la Casa Rosada. Pero en el interior de las provincias, la sensación térmica no hallaba punto de contacto con los ruegos de la dirigencia chacarera que se escuchaban desde la Ciudad de Buenos Aires.

030408 - BBC -
Rosario Gabino - OXÍGENO PARA LOS KIRCHNER: EL CAMPO DECIDIÓ UNA TREGUA POR 30 DÍAS - Con duras críticas al gobierno, los agricultores argentinos decidieron este miércoles suspender por un mes la huelga iniciada hace 21 días en rechazo al aumento de los aranceles a las exportaciones de soja y girasol.

Este paro, que ha desabastecido de alimentos a las ciudades, se había adoptado en protesta por el sistema de retenciones a la exportación de soja y girasol anunciado por el gobierno argentino.

Las medidas oficiales incluyen el aumento de 35 al 44% el gravamen que deben pagar las ventas de esos granos al exterior.

El paro del campo ha incluido bloqueos de carreteras y la suspensión de la comercialización de productos en todo el país.

Esto ha hecho que alimentos básicos como carnes, leche, frutas y verduras escaseen en los mercados.

Según el gobierno, este impuesto móvil - que puede variar en función de los precios internacionales de los cultivos- pretende equiparar las desigualdades que genera la renta extraordinaria producida por los altos precios de esos granos en el mercado internacional.

"Alerta y movilización"

En una multitudinaria asamblea popular en la ciudad de Gualeguaychú, 250 kilómetros al noreste de Buenos Aires, las principales asociaciones que agrupan al campo argentino anunciaron la tregua de 30 días al gobierno de Cristina Fernández, con la condición de entablar un "diálogo serio".

"Seguimos en estado de alerta y movilización, suspendemos el paro de comercialización por un término no mayor de 30 días", anunció el presidente de las Confederaciones Rurales Argentina, Mario Llambías, en nombre de las cuatro asociaciones rurales más importantes.

Llambías, asimismo, advirtió que si al cumplirse el mes de tregua vuelven "con las manos vacías", "vamos a volver a las rutas".

"Golpistas"

La asamblea de agricultores fue la respuesta de los agricultores al acto protagonizado este martes por la presidenta en la emblemática Plaza de Mayo de Buenos Aires.

Allí, ante unas cien mil personas, Cristina Fernández pidió apoyo popular para la medida que desató el conflicto.

La mandataria solicitó a los huelguistas que levantaran el paro y elevó la temperatura al compararlos con los empresarios que apoyaron el sangriento golpe militar de 1976.

Los dirigentes rurales se defendieron de esas acusaciones de "golpistas", y en la denominada "Proclama de Gualeguaychú", declararon: "Los hombres de campo no usamos pistolas, sólo usamos herramientas de trabajo, tampoco hemos nacido para alterar la convivencia ni alterar a terceros".

Asimismo, exigieron a la presidenta que permita legislar en material fiscal al Congreso y respete la Constitución.

"No somos golpistas, golpista es la voracidad del poder central que se lleva US$12.000 millones en retenciones rompiendo el federalismo", afirmó el representante agropecuario Juan Echeverría.

Echevarría reclamó además que sean los grandes productores de soja, "los 4.000 que hacen el 60% de la soja", quienes paguen mayores tributos. "Cobrales a ellos Cristina, y dejanos laburar (trabajar) a nosotros", pidió.

290308 - La Sociedad Rural, la Confederación Agraria Argentina, la Federación Agraria Argentina y Coninagro afirmaron que vuelven a la medida de fuerza ante la falta de definición del Gobierno.

Esta decisión fue adoptada a las 4 de la tarde, hora argentina, aproximadamente.

290308 -
Fracasó la negociación entre ruralistas y gobierno: vuelven a cortar las rutas y el conflicto se agrava

Si alguien pensó que los kirchner convocaban a un diálogo, pensó con ingenuidad. Los Kirchner jamás dialogaron. En este caso se trató de un duro monólogo, no alejado de la presión y la amenaza, cuyo objetivo era ganar tiempo, dividir a las distintas entidades gremiales, y desactivar los cortes de rutas. Cualquier pequeño estratega sabe que, de esta forma, logran al menos por unas horas, que los activistas en las rutas discutan entre ellos con la esperanza de dividirlos.

Los dirigentes agrarios pidieron que se suspenda por 90 días la suba de retenciones, Cristina lo rechazó. Eso llevó a la reunión a un callejón sin salida. Alberto Fernández busca desesperadas alternativas antes que todo estalle y obligue a usarla Ley de abastecimiento o hasta el Estado de Sitio.

La esperada reunión entre los dirigentes de las entidades del campo y el gobierno terminó con el único resultado posible si nadie tiene un mínimo margen para ceder: el fracaso fue estrepitoso. Los ruralistas hacen equilibrio para que sus bases no los superen, volver y hablar de retenciones en el mismo nivel no admite asambleas, los van a pasar por arriba y el paro con cortes de ruta seguirá aunque ellos sonrían con Alberto Fernández en las fotos de la Casa Rosada. Del otro lado de la mesa,  Cristina no puede dar el brazo a torcer con las "retenciones móviles" porque aparecería cediendo ante la presión.

En ese estrecho marco, hablar -como hizo el Jefe de Gabinete- de rebajas en los fletes, de subsidios a largo plazo para pequeños productores o de "otros beneficios" de similar intrascendencia parece tirar gotas de agua en el oceáno. En Gualeguaychú, volvió el corte total de la ruta 14 para camiones, lo mismo en varios puntos de Córdoba, Santa Fe y la provincia de Buenos Aires. La bomba está encendida y todos entienden las heridas que sufrirán con el estallido, pero se niegan a dar el primer paso que los haga aparecer "perdiendo".

Algunos gestos del gobierno fueron claramente duros: primero tuvo a los representantes de las entidades casi una hora sentados en la sala de situación esperando a los funcionarios, y luego sentó en la mesa junto a Alberto Fernández y Martín Lousteau al secretario de Comercio Guillermo Moreno, un funcionario que se ha enfrentado con el campo de una manera feroz y cuyas acciones y declaraciones han demsotrado que no aprecia, justamente, a la "clase agraria".

Cuando se anunció el "cuarto intermedio", ya la suerte estaba echada, en el kilómetro 43 de la ruta 14, en Gualeguaychú, hubo asamblea y los agricultores interrumpieron nuevamente el paso de camiones. "Pasan autos y micros,, pero los camiones no, ninguno...", dijo Alfredo De Angelis, el titular de la filial local de la Federación Agraria luego de la votación. En rigor, el dirigente debió "pilotear" la asamblea para que el corte no fuera total. En estos momentos, al conocerse el fracaso de la reunión en la Rosada, agricultores volvían a cortar las rutas en numerosos puntos del país.

La presidenta Cristina Fernández  pasó brevemente a saludar a los ruralistas, luego de haber atendido sus audiencias ya previstas. Un rato antes se había reunido con los funcionarios que participarían de la negociación para dejarles instrucciones sobre qué podían otorgar y qué no.

Los dirigentes agrarios pidieron una tregua de 90 días en la suba de las retenciones, para luego negociar medidas de fondo. Alberto Fernández contestó que "era imposible", discutieron sobre el tema dos horas, el jefe de Gabinete llevó el tema a Cristina, esta se negó, siguieron discutiendo y no hubo manera de destrabar el conflicto. Al menos esta noche volvían los cortes de ruta y el gobierno amenaza con la Ley de Abastecimiento. Incluso se llegó a analizar que, si la situación llega a un punto de conflicto irreversible, podría llegarse al Estado de Sitio.

260308 - La Plaza de Mayo, en Buenos Aires, fue el escenario de miles de voces de protesta que se alzaron en contra del discurso de la presidente Kirchner y en contra la inmensa corrupción gubernamental.

En las ciudades de Rosario, Paraná, Venado Tuerto, Rufino hubo cacerolazos generalizados y espontáneos, y el panorama lentamente iba ganando muchísimos lugares del interior del país. Ese era el resultado de las violentas respuesta de Cristina Fernández a la protesta ruralista, reafirmando su autoridad para endurecer retenciones y "tomar las medidas que sea necesario".

 
El caso de Rufino merece un párrafo aparte, porque para graficar la dureza de la cuestión basta señalar que con una retroexcavadora, los productores cortaron directamente la traza asfáltica de la ruta 33. "Acá no pasa nadie y con esto se termina el asunto: esto va en serio", dijeron los hombres de campo luego de cerrar esa vía de tránsito hasta nuevo aviso.

"Lo que hizo fue tocarnos el culo, ha enloquecido a la gente y no hay forma ya de que podamos controlar lo que pasa",
se sinceró un dirigente de la Federación Agraria, señalando que "al norte de las rutas 188 y 7 ya no tenemos manera de hacer nada, los gringos están enloquecidos y si les decís que aflojen un poco te pasan por encima con el tractor".
 
En la plaza centrica de Marcos Juárez, esta noche había unas 2.000 personas gritando contra el gobierno, al sonido de cacerolas. También desde Santa Fé, Paraná, San Nicolás, Venado Tuerto, Trenque Lauquen, Córdoba Capital y tantos otros nos llegaban noticias de protestas similares.
 
Pasadas las 20.30 se registraban diferentes manifestaciones en Arroyito y Villa María, mientras que había otras convocatorias en Villa Allende, San Francisco, Río Tercero, Jesús María y Río Cuarto. También había marchas en Juárez Celman, Sinsacate, Río Primero, Bell Ville, Monte Cristo, Oncativo, Marcos Juárez, Vicuña Mackena, Canals, Laboulaye, Las Varillas, Brinkman y La Francia, entre otras.
 
 En Laboulaye la situación era más grave, ya que había enfrentamientos a pedradas entre camioneros y productores. Este era el eco del duro discurso de Cristina esta tarde en la Rosada.
 
Mientras tanto, más de 2 mil personas salieron esta noche a protestar contra el discurso de la presidenta Cristina Fernández en la ciudad de Santa Rosa, La Pampa. Todo se inició con una movilización de los productores autoconvocados que, pasadas las 20.30, llegaron al centro de la ciudad en centenares de camionetas y autos, mientras otro grupo numeroso se instaló en la plaza San Martín, en el centro de esta ciudad e inició un cacerolazo tras el discurso de la Presidente.
 

La movilización, que fue convocada a través de mensajes de texto, fue encabezada por los ruralistas que mantienen un piquete en el acceso este de Santa Rosa, sobre la ruta nacional 5, impidiendo el paso de camiones con hacienda y granos hacia el puerto de Buenos Aires y el mercado de Liniers. La protesta generó importantes inconvenientes en el tránsito capitalino, por lo que debió intervenir la policía para buscar vías de acceso alternativas para los automovilistas.

070508 - ¿Quién es Alfredo De Ángelis?

 

—Alfredo, ¿a qué hora se hará la asamblea? –pregunta a los gritos un joven productor subido a una Toyota Hilux 4x4, el vehículo maldito.

—Soy Atilio, hermanito –responde el hombre bajito de pelo canoso mientras le muestra a su colega dos veces los dientes de su maxilar superior.

En Arroyo El Sauce, donde los ruralistas acampan hace dos semanas, el apellido De Angelis tiene dos rostros: el de Alfredo, el duro sindicalista que dirige el piquete agropecuario, y al que le falta un diente incisivo, y el de Atilio, el hermano mellizo, que se dedica tiempo completo a las tareas del campo pero que se sumó a la protesta contra la suba de las retenciones.

Ambos nacieron en la localidad entrerriana de María Grande, en el departamento de Paraná, pero se vincularon desde temprano con la actividad agropecuaria de la ciudad de Gualeguaychú. “Mi viejo nos mandaba a trabajar en 1972 en el tractor de un vecino. Eran casi 300 kilómetros por caminos de tierra”, recuerda Atilio mientras se lanza, deseperado, a la búsqueda de su hermano para recordar aquellas épocas. Se pierde por completo entre los ruralistas. Los de Angelis son también escurridizos cuando de preguntas se trata.

Atilio y Alfredo son socios inseparables. En julio de 1980 se radicaron definitivamente en Gualeguaychú y jamás abandonaron esta ciudad, donde arriendan juntos 675 hectáreas anuales y cultivan soja, maíz, girasol y trigo. “Ahora estoy sin hacer nada por el conflicto con el campo pero laburamos a la mañana tranqueras pa’dentro”, dice Alfredo, mientras se queja por los tres puntos que le dieron en el labio producto de una herida cortante, que le provocó también la pérdida de un diente, cuando reparaba un alambrado en uno de los campos. Ese diente es el único rastro claro para distinguirlo de su hermano mellizo, Atilio. “Se me cayó, lo busqué en el pasto y no lo encontré”, vuelve a quejarse por lo sucedido.

Parece un hombre duro, sin embargo, De Angelis, que estuvo preso tras una protesta agropecuaria en 2002 y una noche más cuando intentó frenar un camión que por la fuerza pretendía pasar por el corte contra Botnia en Arroyo Verde.

Se pone triste, dice, “cuando se tiene que sentar a comer solo”. Es que el líder de la protesta de Entre Ríos está hace unos años separado y sus hijos estudian en Buenos Aires. En esos momentos elige leer alguna novela, en soledad, en la casita que habita en el balneario Ñandubaysal. En su auto, un Volkswagen Polo 2005, siempre tiene un bolso listo con una campera y una frazada, como para pasar la noche en la ruta y donde lo encuentren sus convicciones: el corte contra Botnia o el corte de los productores contra el Gobierno.

Marca registrada. Hoy el apellido De Angelis amenaza con expandirse como un ejército gaucho por toda la región. Sus cinco hermanos Hugo, Aníbal, Abel, Juan y Angel, también ligados al mundo agropecuario, apoyan cada una de las decisiones adoptadas por los “Melli”, como popularmente son apodados acá. También sugieren otras. Los siete hermanos se llamaron por teléfono estos días para enviarse mutuamente reportes o informes breves de lo que sucede en otros puntos clave de la provincia de Entre Ríos. “Tres hermanos cortando en Victoria, dos en Paraná y acá Atilio y yo”, explica Alfredo. Algunos de los miembros de la familia optaron por otras entidades agropecuarias: dos hermanos pertenecen a las dirigencias locales de la Sociedad Rural.

“Yo sigo en Federación Agraria y soy orgánico con las decisiones”, dice el líder de los ruralistas provinciales, aunque repite con insistencia que la conducción nacional de la entidad, que preside Eduardo Buzzi, “debe siempre consultar a las bases antes de levantar el paro”.

Un masivo tractorazo hacia la sucursal del Banco Nación en el distrito de Villa Elisa durante la segunda presidencia de Carlos Menem, protagonizado por Alfredo De Angelis, dio el puntapié inicial para su ingreso a la actividad político-gremial. En aquel entonces, 1997, la entidad bancaria estaba a un paso de rematar los campos y algunas de las casas de los chacareros, que habían solicitado créditos. La manifestación logró por aquellos días frenar la medida. “Vinieron a buscarlo después de lo que pasó y le ofrecieron un cargo. Alfredo tiene bastante pasta para esto”, cuenta Atilio, quien cree que la virtud de su hermano es, casualmente, la tolerancia y el diálogo con los sectores. “Yo soy demasiado calentón”, contrapone.

Sin embargo, el líder de los ruralistas de Arroyo El Sauce tampoco parece claudicar en sus convicciones. En abril del año pasado, la Justicia uruguaya amagó con dictarle la orden de captura por su protesta contra la pastera finesa Botnia.

Desde que se decretó el paro agropecuario, el líder chacarero se aferra a una única metodología para arrimar posturas antagónicas. Sigiloso recorre los distintos campamentos de los ruralistas. Oye los reclamos; calma la ansiedad de los jóvenes productores, cuya inexperiencia en las protestas a veces suele cegarlos, y luego concilia las posturas en las asambleas. No parece una tarea sencilla. “A veces me agota que consulten cosas básicas”, confiesa hacia el final de la tarde.

—¿Cuáles?

—Me preguntan si podemos darle comida a los camioneros parados. Es el colmo.

—¿Liberarán la ruta para los camiones?

—Brindamos un gesto de coherencia pero ellos no fueron totalmente sinceros.

—¿Buscan la suspensión de la medida por 90 días?

—Queremos que el pequeño productor no sufra. El Gobierno no puso todas las cartas sobre la mesa.

De Angelis interrumpe el diálogo. Su hijo “Luigi”, que estudia agronomía en la Universidad de Buenos Aires con uno de sus sobrinos, lo llama por teléfono. Indignado, guarda el celular en uno de los bolsillos de su bombacha de campo. “Me golpearon en Plaza de Mayo a los gurises”, comenta. Y agrega: “Lo de D’Elía es terrible”.

“Quiero pedirle turno a la Presidenta”

“Quiero pedirle turno a la Presidenta para ir con los productores a la Plaza de Mayo”, ironizó el presidente de Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angelis, con relación a los incidentes que protagonizaron los caceroleros y el piquetero Luis D’Elía durante la semana pasada. De Angelis aseguró que “no se pudo comunicar” con Eduardo Buzzi, presidente de la FAA, y juró que hoy intentará hablar con el representante a nivel nacional. Por su parte, el entrerriano le rogó al gobernador kirchnerista de Chaco, Jorge Capitanich, que “pare, por favor, pare”. “Los productores chaqueños fueron agredidos por una patota cuando iban a dialogar a la casa de gobierno provincial”, denunció De Angelis.

Ayer, el líder de los chacareros recorrió a bordo de su Volks-wagen Polo las localidades de Victoria, Gualeguay y Galarza, cuyos productores también están en pie de guerra. Consultado por PERFIL sobre la popularidad de su imagen en el resto de los piquetes del país, De Angelis se limitó a responder: “Sobre mis espaldas tengo un peso tremendo y por eso debo ser muy cuato, pibe”.

* Desde Gualeguaychú.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com