Cargando

Argentina / Argentine
Acto del Campo Argentino y acto de los Kirchner

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Los Kirchner, el ejército y la soja
- El campo vuelve a la lucha en las rutas
- ¿Quién es Alfredo De Ángelis?
- Declaración de guerra de los Kirchner al ...
- Día a día hasta el supermartes

 

 

150708 - Mientras los organizadores del acto del Campo congregaron a más de 250.000 personas provenientes de todo el país, el matrimonio que preside el el gobierno: Cristina desde la Casa Rosada y Néstor desde el Partido Justicialista, lograron 80.000. La mayoría de los asistentes al acto kirchnerista frente Congreso de la Nación, llegaron hasta ahí a cambio de dinero en efectivo y viáticos, e ignoran casi por completo la verdadera razón por la cual los Kirchner lograron enfrentar dramáticamente a la Argentina. Ignoran además casi todo lo que tiene que ver con los problemas inherentes a cargas impositivas agrarias, desarrollo agropecuario, importación y exportación de productos, etc.

Los ruralistas, en cambio tienen, tanto dirigentes como participantes del acto, perfectamente en claro una cosa: no quieren ser confiscados y que el producto de esas imposiciones arbitrarias, vaya a parar a la bolsa de la corrupción política que en la República Argentina ha llegado a  límites insoportables y casi imposible de comprender.

Lo que pasó en el acto del Campo:

El campo se convocó masivamente en el Monumento de los Españoles en el barrio porteño de Palermo en una nueva muestra de rechazo a las retenciones móviles. Se estima que, según fuentes extra oficiales, entre 225.000 y 250.000 personas estuvieron en el lugar. A las 19 empezó la desconcentración.

Al tomar la palabra, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, frente a la masiva concurrencia dijo: "Pensar que nos querían ver de rodillas". Y agregó: "¡Minga!, como decía De Angeli". Luego agradeció a todos: "Gracias por jugarse por el país. Esta es una marcha donde están todas las provincias. Desde Santa Cruz a Jujuy".

Minutos antes, desde la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, había dicho: "Somos parte del grito del interior".

El presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, se encargó de aclarar: "No venimos acá a apretar a nadie ni condicionar la voluntad de ningún legislador. Simplemente solicitamos a los senadores que voten a conciencia".

El primero en hablar, frente a los varios miles de convocados, el dirigente Alfredo De Angeli, dijo: "Tiemblo al ver valientes gobernadores y valientes legisladores". Y luego aclaró: "La gente no vino por las retenciones sino para ver un país unido".

Inmediatamente y a lo largo de todo el discurso pidió el compromiso de los gobernadores. "Necesitamos el compromiso de los gobernantes, que nos ayuden".

Y anticipó que ?esto no termina mañana, cualquiera sea lo que salga mañana, hay que convocar a un plan agropecuario nacional". Destacó la presencia de los gobernadores de provincia para delinear un plan nacional agropecuario que incluya a todas las economías regionales. "Para ello deben convocarse a los gobernadores, intendentes, legisladores, entidades agropecuarias y todo el pueblo", pidió De Angeli.

Sobre el ex presidente Néstor Kirchner, se reservó un párrafo: "Ese ex presidente quiere conducir ese barco desde la sala de máquinas para estrellar el país". Y prometió: "Nosotros no lo vamos a dejar".

Consideró que la Argentina tiene que ser "agroexportadora, con alimentos para todos. Pero para eso necesitamos del compromiso de los gobernantes".

Sobre el final, agradeció a todos los que estuvieron en los piquetes durante 120 días de lucha. Y concluyó: "Me dijeron `no podemos votar en contra porque se nos cae la presidenta´ ¿Tan débil es una presidenta como para que (la derogación de) una resolución ministerial la voltee? Pero, carajo, que es débil la Presidenta", ironizó el dirigente entrerriano.

Hablan los dirigentes nacionales. Después de Alfredo De Angeli los presidentes de la Sociedad Rural, Coninagro, Federación Agraria y CRA tomaron la palabra.

El primero en hablar fue el presidente de Coninagro, Fernando Gioino: "Es emocionante ver esta convocatoria genuina. Este es un reclamo por errores que aún no han sido subsanados". Y se preguntó: "Con los costos que tienen los productores: ¿Cómo van a venir las compensaciones? ¿Cómo vamos a seguir?".

Según agregó, "la Argentina tiene la posibilidad de ser demandante de lo que producimos. Y también de producir más de lo que estamos haciendo. No tenemos techo productivo como otros países y podemos atender perfectamente la mesa de los argentinos con calidad, cantidad, precio y trabajo".

En cambio, comparó, "estas medidas nos quitan futuro. No nos dejan seguir para adelante. Debemos producir más, con tecnología, con recursos. Eso fue hecho con la fuerza productiva del campo. La máquina de la riqueza no la podemos parar".

Miguens, de SRA, a su turno, agradeció el apoyo a la lucha del sector y criticó la actitud y las palabras del ex presidente. "Esta medida [por las retenciones] no va a poder continuar", dijo.

Sin embargo, agregó: "No venimos acá a apretar a nadie ni condicionar la voluntad de ningún legislador. Simplemente solicitamos a los senadores que voten a conciencia".

Apuntó: "Quiero hablarles como tantos hombre de campo que trabajamos y nos cuesta comprender la razonabilidad de la ley 125 que resulta confiscatoria, antidemocrática e irracional".

Dijo, además, "hubiéramos preferido que este conflicto nunca se haya producido o que no haya llegado a esta instancia".

El presidente de Federación Agraria, Eduardo Buzzi, también coincidió: ?Venimos a dar un mensaje democrático profundo. Hoy ya no venimos a decir lo que no queremos. Venimos a decir lo que hace falta, lo que este país necesita.

Necesitamos un modelo de país distinto que apunte a otra dirección de adonde nos están llevando?.

Y enfatizó: ?Somos parte del grito del interior?. Ese interior, dijo, pide una política agropecuaria distinta "que democratice, que se haga cargo en serio de las economías regionales. Hay que hacerse cargo de 180 mil familias campesinas que están al borde de la pobreza rural".

Durante su discurso enumeró las dificultades de este modelo. ?Existen clara inequidades que se deben discutir. Le dijimos a la Presidenta que el esfuerzo de recaudar para que el cierre la caja debe ser más equitativo. El aumento de retenciones tiene que ver con cumplir con las exigencias externas. ¿Porqué no miran con la renta financiera? Se le quiere seguir sacando al chacarero pero no se legisla sobre la renta financiera?.

El último en hablar fue el presidente de CRA, Llambías, frente a la masiva concurrencia dijo: "Pensar que nos querían ver de rodillas". Y agregó: "¡Minga!, como decía De Angeli". Luego agradeció a todos: "Gracias por jugarse por el país. Esta es una marcha donde están todas las provincias. Desde Santa Cruz a Jujuy".

Según dijo, "existen aquellos que por disciplina partidaria, juegan contra el pueblo. Hay gente que está siendo apretada para cambiar su voto. Los votos se consiguen de a uno y quienes los buscan son los intendentes que escuchan al pueblo".

Para terminar: "Queremos un país con más democracia, más federalismo y más respeto por las instituciones".

Lo que pasó en el acto de los Kirchner:

En su última aparición pública antes del debate final de las retenciones en el Senado, el presidente del PJ, Néstor Kirchner, emitió un renovado y reforzado ataque al campo, al que volvió a acusar de querer "desestabilizar al Gobierno".

"Basta de cortes de ruta, basta de grupos de tarea, basta de comandos civiles, basta de enfrentamientos y cobardía", exclamó el ex presidente cuando promediaba su discurso ante los miles de militantes reunidos frente al Congreso.

"Destituir". Antes, volvió a acusar al sector de querer "desestabilizar" al gobierno de su esposa Cristina Kirchner. "Quisieron destituir al Gobierno. Ahora, los que actuaban en la oscuridad están demostrando quiénes son. Empezaron a mostrarse juntos en los diarios", señaló en alusión al encuentro que las entidades del agro mantuvieron ayer con Luis Barrionuevo, líder de la CGT disidente montada tras la reelección de Hugo Moyano en la central obrera oficial.

No se detuvo allí. "Son los que quieren desestabilizar la Patria. Ahí están los que quieren enlodar a Perón y a Evita y ahora se abrazan junto a los que históricamente estuvieron contra los intereses populares nacionales", reforzó.

En contra de lo previsto, Kirchner no esperó ni que empezara el acto del campo en Palermo para dar comienzo a la ceremonia organizada por el Gobierno en favor de las retenciones.

Desde minutos antes de las 17 y durante poco más de media hora, habló ante los militantes, piqueteros y sindicalistas reunidos frente al Congreso.

"Quiero traer el saludo fraterno y la compañía permanente de nuestra compañera Cristina", comenzó el ex presidente en referencia a su esposa, que no participa del acto. Enseguida añadió: "Ver esta demostración popular me llena de emoción porque fortalece la esperanza de cambio".

Contra los pools. En este punto, llegó su primera alusión al campo, con un ataque dirigido a los pools de siembra y un reclamo a los productores. ?Fuimos a desendeudar a los productores, a los que abrazamos porque ellos no son nuestros enemigos. De quienes estamos en contra es de los pools [de siembra]. Nuestros productores crecieron se desendeudaron, por eso les pido que tengan la gratitud de aplicar toda la solidaridad que se pueda para que desaparezca la desigualdad en la Argentina", exclamó.

Tal como lo había hecho en sus últimas apariciones públicas acusó a los ruralistas de "cortar rutas, desabastecer y quemar campos".

Antes de despedirse, volvió a defender las el sistema de retenciones móviles, que la Casa Rosada pretende convertir en ley mañana, y pidió respetar lo que se vote en el Senado.

"A todos les pido que aceptemos la resolución del Congreso sea cual sea. Queremos más instituciones, más democracia", aseguró.

"No quieren compartir". Para defender las retenciones optó por atacar a los detractores de la medida que hizo estallar el conflicto con el agro. "Los beneficiados por la concentración económica saltaron porque no quieren compartir esfuerzos con el resto de los argentinos. Las retenciones permiten que ustedes puedan comer los alimentos a precios nacionales", dijo.

En este punto embistió directamente contra Alfredo De Angeli, a quien acusó de "pedir un lomo a 8 pesos". La diatriba desató insultos y silbidos contra el dirigente entrerriano.

Logros. Por otra parte, cuando recién comenzaba su mensaje, ensayó una fuerte defensa de lo que consideró los "logros" de su gestión de gobierno entre 2003 y 2007.

?Todavía recuerdo los rostros de millones de argentinos que clamaban por un trabajo, por poder vivir. Reconozco el acompañamiento del pueblo argentino. Saben que nos hemos jugado siempre, que estuvimos frente a todas las batallas. La Argentina estaba prendida fuego y había que levantarla?, aseguró.

Enseguida, llegó la enumeración pormenorizada. ?Me paro ante ustedes y les digo que apenas empezamos nuestro gobierno terminamos con la Corte Suprema vergonzosa para garantizar la justicia independiente. Terminamos con 30 años de impunidad, renegociamos la deuda externa privada, construimos hospitales y viviendas, logramos superávit fiscal, bajar la desocupación y la indigencia?, detalló.

Discursos previos. La ceremonia comenzó poco después de las 16.30 con el himno nacional y con las palabras del gobernador de Entre Ríos, Sergio Uribarri, uno de los mandatarios más cercanos a la Casa Rosada, que comenzó con un elogio a la política agraria de Kirchner.

?Antes, en todo el territorio argentino hacían colas los usureros para comprarle los campos a los productores, había campos que se remataban por las deudas. De ahí nos sacó Kirchner, puso a la Argentina de pie. La gente de campo pagó sus deudas, volvieron a tener vida el interior, volvió el consumo?, enumeró.

En la misma línea, se refirió a la suba internacional de los precios de los granos. "El Estado tiene que intervenir deliberadamente por la distribución del ingreso para que todo los argentinos tengan acceso a los alimentos a precios razonables", justificó.

Antes que Kirchner habló el gobernador bonaerense Daniel Scioli. ?Estamos acá ara abrazar fuerte la democracia. Para acompañar a la compañera Cristina Kirchner en la distribución del ingreso. Lo hacemos al pie de la gran casa de la democracia, el Parlamento, donde están representadas las provincias de nuestra Patria?, exclamó.

Del acto participó todo el gabinete nacional, además de Moyano, uno de los hombres responsables de garantizar la masiva llegada de manifestantes al Congreso. Según fuentes extraoficiales, hubo en el Congreso alrededor de la 95.000 personas.

Los alrededores del Congreso estuvieron fuertemente custodiados por la policía y el ingreso de las distintas columnas estuvo planificado para evitar enfrentamientos como los que suelen protagonizar los camioneros y los trabajadores de la construcción.

¿Vigilia?. La militancia oficialista se ilusiona con que la presencia del ex presidente en el Congreso se extienda más allá del acto. Algunos deslizan que podría quedarse unas horas en la carpa montada por Compromiso K para compartir la vigilia previa al debate de las retenciones en el Senado.

Aerolíneas

Kirchner aprovechó un pasaje de su discurso para defender las gestiones que realiza el gobierno de Cristina Kirchner ante el grupo español Marsans para nacionalizar Aerolíneas Argentinas.

"Cristina está trabajando fuertemente para que Aerolíneas Argentinas vuelva a servir al pueblo como corresponde", exclamó.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com