Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Argentina
¡Kirchner, Rico, Kunkel: Un sólo corazón!
Donde se habla de golpistas, montoneros, peronistas, kirchneristas y otras yerbas

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
- 100 Mentiras de los Kirchner 100
-
Argentina, paria y vergüenza internacional
-
El Rey Juan Carlos acusado de hechos
-
¡LLEGA el Amero! La nueva moneda de EEUU,

 

 

 

 

. ¿Quién es Carlos Kunkel?
. Reportaje a Aldo Rico

Kirchner, Rico, Kunkel: Un sólo corazón

171108 -
Pepe Eliaschev - ¡Qué rico! Montonero, kirchnerista y carapintada.

Implica una formidable coherencia el hecho de que, precisamente en el día denominado “del militante” (palabra de inocultables reminiscencias militares) Aldo Rico se haya manifestado como militar, montonero y kirchnerista.

Pocas veces alguien fue capaz de verbalizar con tanta contundencia lo que, en definitiva, comienza a ser un dato de la realidad cotidiana.

En un reportaje afortunado por lo necesario de Leonardo Míndez en el diario Clarín de hoy, el ex jefe de la rebelión carapintada contra el gobierno democrático sostiene que: “los Kirchner –así los denomina a Néstor y a Cristina- afortunadamente tomaron mis ideas. Espero que sigan adelante”.

Y es así como nos enteramos de que el hombre que se levantó en armas contra el gobierno constitucional es actualmente asesor de Alberto Balestrini en el Senado bonaerense. Balestrini es el vicegobernador de la provincia que conduce Daniel Scioli y es, en consecuencia, el presidente nato de ese Senado, al que reporta Rico.

Usted se preguntará qué tiene esto de relevante, dónde esta el jugo de éste contenido. Está acá: en el aval claro, contundente de un Rico que vuelve a la política en el conurbano sosteniendo que los Kirchner “tienen voluntad de confrontación y eso no está mal”.

Es fantástico el grado de versatilidad y la amplitud del escenario político-ideológico del peronismo, en donde en definitiva un Aldo Rico puede darse el lujo de decir que era amigo de Rodolfo Galimberti y que Mario Eduardo Firmenich iba a su casa.

Sin embargo, Rico se diferencia sutilmente del gobierno de los Kirchner al sostener que está bien la política de derechos humanos, pero habría que producir una amnistía general, y si esa amnistía general no se produjera habría que ir por los juicios de los dirigentes de la guerrilla. ¿Por qué se plantea esto Rico? Porque en definitiva, sostiene, arriesgamos la vida por lo que pensábamos”.

He aquí el común denominador de un hombre que se vanagloria de ser amigo nada menos que de Carlos Kunkel. ¿Quién es Kunkel? Kunkel fue montonero y es hoy un hombre clave en el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner. “Arriesgamos la vida por lo que pensábamos”, he aquí el sentido profundo del manifiesto político programático de Aldo Rico.

Dice que nunca se enfrentó ideológicamente con los montoneros, pero que si hubo un enfrentamiento por el poder. Por eso es que él dice: “yo no tengo diferencias con el pensamiento montonero, que es un pensamiento nacional, tal como lo estamos viendo hoy”.

Sin embargo, con esa misma boca tan particular el ex Teniente Coronel (¿seguirá siendo ex Teniente Coronel?), sostiene que: “el Museo de la Memoria en la Escuela de Mecánica de la Armada –el mas paradigmático sitio clandestino de violación de los derechos humanos- es un error, es una barbaridad. Así lo califica. Y a renglón seguido manifiesta que está “a favor de la reelección de Cristina Kirchner en el 2011”.

Agradezcámosle al periodismo y a los medios de comunicación, que le producen tanta caspa y acidez al gobierno, el que haya sido factible conocer –de una manera comprimida pero extraordinariamente elocuente- el núcleo genético central del pensamiento político que hoy conduce a la Nación, una exaltación de la acción armada, una exaltación de la violación de las cláusulas constitucionales y un común denominador que en verdad produce estupefacción y muchísima preocupación.

Aldo Rico: montonero, kirchnerista y carapintada. Estas tres denominaciones ¿son opciones o son sinónimos?
 


Néstor Kirchner

Aldo Rico

Carlos Kunkel

Reportaje a Aldo Rico

Clarín - Leonardo Míndez - "Los Kirchner tomaron mis ideas, ahora espero que sigan adelante"

Vuelve a la política con el kirchnerismo. Quiere volver a ser intendente de San Miguel. Y apoya con fervor la reelección de Cristinade Kirchner para el 2011.

¿Desde cuando se acercó al kirchnerismo?

 

Desde que comenzaron a llevar adelante el proceso de recuperación de la renta nacional que yo proponía antes que ellos.

¿Ellos tomaron sus ideas?

Afortunadamente los Kirchner tomaron mis ideas y espero que sigan adelante. Ahora hay que ir por YPF. Y después falta federalismo y autarquía municipal.

Un poco más viejo, algo encorvado, Aldo Rico mantiene la misma incontinencia verbal. Recibe a Clarín en su comando de campaña, mate en mano y con su joven y exuberante esposa a su lado. Muchos lo daban por retirado, acabado políticamente en la era K. Pero el ex militar carapintada está de nuevo en la trinchera y --sorpresa-- con aval kirchnerista. Este año se incorporó como asesor en el Senado bonaerense cerca de Alberto Balestrini, ahora va por la presidencia del PJ de San Miguel en la interna del 30 de noviembre (compite con otras dos listas kirchneristas) y dice que no parará hasta volver a ser intendente.

¿Por qué vuelve?

Mire, para que no dijeran que me eternizaba en el poder, después de dos mandatos dije: Bueno, me voy, que venga otro. Pero me equivoqué. Ahora San Miguel es un caos y está en manos de una banda de forajidos. Aprendí que hay que atornillarse en el poder.

¡¿Ah, sí?! ¿Y hasta cuándo?

Hasta que el pueblo le diga basta. La gente me para en la calle y me dice ¿Por qué se fue? Usted es demasiado democrático. Y tiene razón. Soy de los pocos democráticos y republicanos que hay en la Argentina.

En 2003 usted decía que Kirchner tenía "voluntad de venganza y confrontación". ¿Ya no piensa eso?

Seguro que tiene voluntad de confrontación y no está mal.

¿No me diga que ahora está de acuerdo con reabrir los juicios a los militares de la dictadura?

Yo nunca me opuse a que se investigue y se juzgue a los militares. Lo que yo pedía en Semana Santa del 87 y sigo pidiendo ahora es una solución política definitiva para las secuelas de la guerra contra la subversión.

¿Cuál sería esa solución?

El mejor instrumento era y sigue siendo una amnistía general.

Pero la reapertura de los juicios es el camino inverso.

Bueno. Está bien, si se elige ese camino, al que le repito que no me opongo, tenemos que avanzar sobre otros juicios, nada más. Hay que juzgar a los que combatieron de ambos lados.

No parece que ese sea el camino que vaya a seguir este Gobierno...

Es cierto. Pero en algún momento se va a llegar a la solución definitiva, que es la amnistía.

Es llamativo que con este pensamiento se haya acercado al kirchnerismo y pueda ser amigo de Carlos Kunkel, por ejemplo.

No es llamativo. Porque los dos somos combatientes. Así como fui amigo de Rodolfo Galimberti o venía (Mario) Firmenich a mi casa. Es como si me encuentro con un combatiente inglés de Malvinas. Encontramos relaciones. Porque arriesgamos la vida por lo que pensábamos. No como otros que, como decía Galimberti, lo único que derramaron fue tinta.

¿Pero no es extraño que ahora coincidan ideológicamente detrás de un mismo proyecto político?

Es que nunca nos enfrentamos ideológicamente. Nos enfrentamos por el poder. Yo no tengo diferencias con el pensamiento montonero, que es un pensamiento nacional, tal como lo estamos viendo hoy. Estoy absolutamente de acuerdo. Ojo que yo era un nacional, que éramos clandestinos en el Ejército Argentino.

¿Le pareció bien que Kirchner hiciera descolgar el cuadro de Videla del Colegio Militar?

Videla no está en la galería de mis héroes. Lo que me pareció mal es que (el ex jefe del Ejército, Roberto) Bendini haya aceptado hacerlo. Y se lo dije. Aunque el otro día nos saludamos en el cumpleaños de Kunkel.

¿Pero el cuadro debía estar colgado en el Colegio Militar o no?

No lo sé. Veremos cuando se cuente la historia. No la memoria, que es parcial. Si no la historia, que es totalizadora.

¿Supongo que no le habrá gustado que se haga un Museo de la Memoria en la ESMA?

Es una barbaridad. Era un patrimonio de la Armada que no se lo tendrían que haber sacado. Pero bueno, es un accidente y algún día se reparará.

¡¿Cómo que un "accidente"?! La política de derechos humanos es un pilar de este gobierno.

¡No! No gobiernan ni llevan adelante la acumulación de la renta y la distribución de la riqueza con la política de derechos humanos.

¿Apoyaría la reelección de la Presidenta en 2011?

Con lo que se está armando del otro lado, sin ninguna duda que voy a estar al lado de Cristina.

¿Quién es Carlos Kunkel? -
Christian Sanz

Contábamos en un artículo anterior que Carlos Kunkel, aparte de ser uno de los estrategas más importantes que rodea al presidente Néstor Kirchner –es ni más ni menos que el subsecretario de presidencia de la Nación-, es uno de los ideólogos de los continuos complots que denuncia el gobierno casi a diario.

Es sabido que Kunkel fue funcionario municipal en Florencio Varela, desde donde despegó para pasar a engrosar la novísima tropa kirchnerista.

Lo que pocos conocen es que, desde su cargo municipal, Kunkel hizo varios “negocios” en su propio provecho. Entre otros, hacer firmar un contrato a la municipalidad de Florencio Varela con una empresa de su propiedad -la constructora Podic- para hacer onerosas obras en la zona.

A pesar de que hoy en día trata de aparecer como una persona honesta, Kunkel no puede explicar cómo entre los años 1997 y 1998 –siendo funcionario- compró tantos campos en la localidad de Bragado, amén de una quinta en la calle Islas Orcadas de Florencio Varela y varias camionetas 4 x 4.

Más grave aún es que algunas de las propiedades que el funcionario compró en esa localidad fueron adquiridas de manera inmoral, ya que gracias a su cargo tomó conocimiento del trazado de la autopista Presidente Perón y con ese dato en la manga presionó a algunos vecinos para le que vendieran sus bienes a precio irrisorio.

Sin ir más lejos, en el Juzgado Nº 13 de los Tribunales de Lomas de Zamora Kunkel acaba de perder un juicio por la escrituración de uno de esos campos luego de haber intentado varias jugadas sucias, una de ellas la de presentar como testigos a sus propios empleados.

Otro de los reveses que sufrió el subsecretario de Kirchner en la causa se dio a la hora de pedir que declarara su antiguo jefe, el ex intendente de Florencio Varela, Julio Carpinetti.

Kunkel, confiado en la amistad que tenía con quien durante años lo había cobijado en su casa, no esperaba sufrir semejante despecho: Carpinetti confesó que Kunkel le había propuesto, sin demasiadas vueltas, el negocio de comprar en sociedad esos campos porque luego valdrían una fortuna. Un verdadero tiro por la culata.

Una de esas oscuras historias se dio en el paraje La capilla -altura Km.18 de Florencio Varela- hace varios años, cuando un hombre llamado Mario Santamaría compró unas tierras con el fin de instalar una tosquera camuflada como criadero de truchas.

Lo que nadie sabía es que Santamaría se había asociado con -el entonces funcionario- Kunkel y que, a cambio de una suma periódica de dinero, este le daría la protección que necesitaba para mover camiones de tosca sin que lo molestaran.

Un testigo de ese hecho aseguró oportunamente a quien escribe estas líneas que “en realidad la intención era vender la tosca a la gente que había ganado la licitación de la autopista pero como el tema no avanzó vendió la tosca en forma particular. Como a Kunkel se le terminó la cometa decidió no avanzar con el criadero de truchas”.

Agrega el testigo que “cuando Kunkel compró este campo en U$S 150.000.- libre de gastos, impuestos etc- estaba en cesación de pago”.

Más claro, echarle agua.

Kunkel y Kirchner

Carlos Kunkel, inventor de las denuncias más improbables de desestabilización contra el gobierno de Kirchner, conoció al Presidente en 1968, cuando los dos estudiaban en La Plata. Pero los roles, en aquella época, estaban invertidos: Kunkel era el líder de la agrupación universitaria en la que Kirchner empezaba su actividad política.

Dejaron de verse por muchos años, y recién se reencontraron hace ocho en el armado del Grupo Calafate, el embrión del actual kirchnerismo.

Hoy en día, Kunkel uno de los “operadores” más importantes del presidente y uno de los pocos que goza de su total confianza y la de su esposa, hasta tal punto, que ocupa una discreta oficina en el sector presidencial de la Rosada al lado de la de Cristina de Kirchner. Recordemos que Kunkel fue jefe político del matrimonio Kirchner en la Juventud Peronista de los setenta, cuando todos estudiaban Derecho en La Plata.

Actualmente y junto con Dante Gullo (ex montonero y ex ARI, devenido en exitoso empresario de la publicidad vial), Kunkel lidera el llamado Grupo Michelángelo, una especie de "tanque de pensamiento" de los proyectos que tiene en mente el personalista presidente K.

Asimismo, es uno de los que ofician de "contacto" entre la Casa Rosada y el sector de los “piqueteros oficialistas" liderado por Luis D’Elía, el mismo que en su momento lanzó la acusación de "autoatendado" contra las organizaciones que promovieron el acto del 20 de diciembre de 2003 y donde estalló una poderosa bomba.

Acerca de este episodio -según fuentes de Casa de Gobierno-, el que le “pasó letra” a D’elía para que dijera semejante disparate habría sido justamente el subsecretario Kunkel.

El papelón que se armó por las declaraciones de D’elía fue tal que el entorno íntimo de Kirchner comenzó a apuntar su improvisado dedo acusador contra la policía bonaerense y el aparato "duhaldista" de la provincia de Buenos Aires.

Más allá de las versiones, la verdad que arrojó la investigación de lo sucedido –y que sospechosamente no trascendió a la prensa-, es que los autores del atentado habían sido elementos policiales infiltrados en el ala piquetera de Raúl Castells, el más acérrimo enemigo del kirchnerismo.

Paradójicamente, dicha investigación salió de la mismísima secretaría general de la Presidencia, más precisamente del sector que comanda el propio Kunkel.

Concluyendo

Cuando recordamos las palabras de campaña del caprichoso presidente Kirchner acerca del combate a la corrupción y rememoramos la manera en que despidió a algunos de sus hombres de confianza por la mera sospecha de que no fueran probos para la función pública, no podemos dejar de sentirnos confundidos por designaciones como la del subsecretario Kunkel.

Podría ser casual, pero no lo es. Entre otros impresentables que el mandatario no puede justifica tenemos a:

-Alberto Fernández, jefe de gabinete: engranaje esencial de los negociados del grupo Bapro en era de Duhalde.

-Aníbal Fernández, ministro del Interior: vació las arcas de Quilmes siendo intendente.

-Horacio Rosatti, ministro de Justicia: hizo pingües negocios siendo intendente de Santa Fé.

-Julio De Vido, ministro de Planificación: es el cajero de Kirchner. En Santa Cruz manejó el dinero “negro” de la campaña presidencial.

Etcétera...

Cuando un gobierno –cualquier gobierno- mantiene a hombres corruptos en cargos tan delicados como los citados, uno comienza a creer que algún motivo de peso debe respaldar esa acción.
Y cuando hablamos de motivos de peso, hablamos de negocios sucios, nunca de política transparente.
Si no, no se entiende por qué Kirchner se arriesga a manchar su imagen pública acompañado por esta gente.
A menos que él sea parte de lo mismo...

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com