Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Argentina
Susana Giménez: Una necia desata necedades

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- C Reutemann y otros: De tránsfugas y ...
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
-
Argentina: Supermercado lleno de vacíos ...
-
La Revolución de Internet
- Mitos sobre el amor y el sexo

 


270209
-
"Terminen con los derechos humanos y esa (s) estupideces. Basta con los menores; el que mata tiene que morir" - Susana Giménez

Susana Giménez, notoria iletrada, pidió la pena de muerte en Argentina, desatando así una ola de comentarios necios acerca del tema, escupidos por una lamentable legión de seguidores.


Otra vez la minúscula memoria de muchos argentinos, más preocupados por las cirugías estéticas de la Giménez y por su guardarropa, que por informarse y reflexionar profundamente... y recordar.

Causas

Causa 1)
lntento de evasión impositiva en 1991, ingresando un auto importado a nombre de un discapacitado: Acusada: Susana Giménez


"... En agosto de 1991, Susana Giménez compró por 90 mil dólares una cupé Mercedes-Benz dorada 500 SE que había ingresado Steinberg a nombre del discapacitado Cayetano Ruggiero. La cupé la encontraron bajo fardos de alfalfa en una estancia en Pilar. Se había ocupado de ocultarla su novio de turno, Huberto Roviralta. “No cometí ningún delito”, insistió la diva pero no hubo caso: debió pagar 10 mil dólares de fianza para no ir presa. Siempre dijo que había sido estafada por Steinberg y logró su sobreseimiento por prescripción de la causa en 1996."
- Página 12


Causa 2) Causa por fraude.
En abril de 1997, Susana Giménez lanzó en su programa el concurso telefónico "Su Llamado", con premios de hasta un millón de pesos. Para tal fin se firmaron contratos entre Telefé, Hard Communication y Telinfor. Acusados principales: Susana Giménez, Jorge Born, el ex montonero Rodolfo Galimberti y la pareja de turno de Giménez, Jorge Rodríguez. El negocio se llevó a cabo utilizando el nombre de la fundación "Felices los niños" que dirigía el Padre Julio Grassi, apelando así a la sensibilidad de los televidentes que llamaban al programa creyendo que ayudaban a niños pobres. (Ver referencia en diario La Nación)

Algunas observaciones finales porque el tema no da para más:

. Susana Giménez intentó evadir impuestos pudiendo pagarlos. Además participó de un fraude en el que se usó vilmente la pobreza y el desamparo infantil para ganar fortunas.
. Evadir impuestos, y a ese nivel, supone contribuir a que haya más pobreza, más miseria, más desocupación... y por que no, más delincuencia
. Susana Giménez protagonizó dos conocidas causas penales: fraude y evasión. En ambas salió relativa y sospechosamente indemne
. Proponer la pena de muerte para castigar delitos es, como dijo María E Walsh, retroceder en cuatro patas
. No recordamos a Susana Giménez reclamando por penas mayores y efectivas para castigar delitos de evasión fiscal, corrupción política y administrativa, o responsabilidad política por los niños que, en el país que la ayudó a enriquecerse, se mueren de hambre.
. Qué autoridad moral tiene la Giménez para vociferar reclamos de seguridad cuando ella contribuyó a generarla

La Nación - Por el escándalo de los sorteos telefónicos. Susana Giménez será indagada mañana por presunto fraude

El juez Cubas investiga si usó una colecta benéfica para recaudar millones
Jueves 30 de setiembre de 1999

Tras recibir un peritaje contable que compromete a la empresa Hard Communication, organizadora de la colecta telefónica Su Llamado, el juez Facundo Cubas citó para mañana a la conductora Susana Giménez a prestar declaración indagatoria por el presunto delito de administración fraudulenta.

Según el pertaje ordenado por el juez, en 1997 los directivos de Hard Communication, entre ellos Jorge Rodríguez, novio de Giménez, se fijaron sueldos de 20.000 pesos por mes, gastaron casi 100.000 pesos en artículos de joyería, más de 100.000 pesos en flores y varios miles en cigarros y catering del Gato Dumas.

En ese año la única actividad de Hard, amén de una promoción en un shopping, fue organizar la colecta telefónica para el padre Julio Grassi desde el programa de Susana Giménez. La colecta recaudó 16 millones de pesos, las ganancias de Hard alcanzaron 3,8 millones de pesos, pero al hogar de niños del padre Grassi le pagaron sólo 400.000 pesos.

Según el fiscal acusador, Martín Niklison, a los chicos de la calle de la fundación del padre Grassi les corresponde, según el marco regulatorio en vigor, el 50% de lo recaudado en el programa de Giménez.

Niklison denunció que los imputados ignoraron esta circunstancia al sellar un acuerdo ilegítimo con el padre Grassi por un monto muy inferior. Además, sostiene el fiscal, los organizadores del concurso ni siquiera pagaron a Grassi el 7% que habían acordado porque habrían ocultado ganancias en la liquidación.

Además de Giménez, fueron citados a prestar indagatoria entre mañana y el lunes todos los miembros del directorio de Telefé del año 1997 y los directivos de Hard, junto con el productor televisivo Luis Cella y Carlos Banfi, director de Telinfor, una empresa de llamadas masivas por teléfono.
La mitad, para los chicos

El tema es así: en abril de 1997, Giménez lanzó en su programa el concurso telefónico Su Llamado, con premios de hasta un millón de pesos. Para tal fin se firmaron contratos entre Telefé, Hard Communication y Telinfor.

Telefé es el canal que emite el programa de Susana, Hard Communication es la ahora disuelta empresa organizadora del juego. En su directorio convivían el empresario Jorge Born, el ex montonero Rodolfo Galimberti y el novio de Giménez.

Telinfor es la empresa de auditexto que proveyó las líneas telefónicas a Su Llamado. Banfi es su director.

Su Llamado empleó, en 1997, una línea benéfica de la fundación Felices los Niños, que dirige el padre Julio Grassi.

El concurso funcionó durante cinco meses sin autorización de la Secretaría de Acción Social, que en ese entonces estaba a cargo de Eduardo Amadeo.

En septiembre de 1997, los organizadores obtuvieron la autorización de Acción Social, bajo el marco regulatorio del decreto 7342/65. Según el decreto, el 50% de lo recaudado en estas colectas debe destinarse a fines benéficos. Además, durante seis meses la colecta funcionó sin un acuerdo firmado con el padre Grassi.

El acuerdo entre Hard y la fundación de Grassi sólo se firmó en octubre de 1997. En ese documento Grassi aceptó recibir apenas el 7% de lo recaudado, sin contar gastos de organización.

Al final, el juego facturó 18 millones, se recaudaron 16 y al padre Grassi le liquidaron 400.000 pesos, o sea, un dos por ciento de la recaudación.

El fiscal cuestionó esa liquidación porque el decreto 7342 es de orden público y no puede reemplazarse por un arreglo entre las partes.

Además de impugnar el arreglo entre la fundación y el concurso, el fiscal imputó a los responsables del concurso el haberle presentado a Grassi una liquidación parcial.

Por ejemplo, Hard Communication descontó a la fundación 2,5 millones de pesos en concepto de publicidad institucional.

Pero de acuerdo con el contrato entre Telefé y Hard, los gastos de publicidad corrían por cuenta del canal. Y según una fuente confiable, en el peritaje contable ordenado por el juez, Telefé no pudo explicar satisfactoriamente cuánto facturó a Hard en concepto de publicidad.

Fuentes judiciales con acceso al expediente están convencidas de que de esa suma salió el cachet de Giménez, quien no figura recibiendo suma alguna en ninguna de las liquidaciones y contratos que aparecen en la causa.

"Es raro: Susana Giménez factura hasta por mencionar el shampoo que usa en su programa. Siempre cobró por todos sus concursos, salvo, según dice ella, por Su Llamado, en 1997, que no cobró un peso. Pero el concurso lleva su nombre, se juega en su programa, ella lo promociona y su novio lo organiza," dijo una fuente judicial.

Según la fuente, uno de los temas que más compromete a los organizadores del concurso es el contrato que firmaron en diciembre de 1997 con Canal 5 de Uruguay para que los televidentes de ese canal también puedan participar. Ente el 1º y el 31 de diciembre de 1997, Su Llamado recibió 800.000 llamados de Uruguay y facturó alrededor de 500.000 pesos.

Las llamadas a Uruguay no aparecen en la liquidación del padre Grassi, pero a la fundación sí le descontaron los costos del seguro para cubrir los premios que pudieron haber ganado los televidentes uruguayos.
El arreglo

Otro dato que compromete a Giménez es que hace pocas semanas declaró en su programa que ella misma pagó al padre Grassi "de su bolsillo" 680.000 pesos para que pueda terminar un hogar para niños.

Pero de acuerdo con documentos en poder del juzgado, a cambio de ese pago Grassi debió hacer varias concesiones: se comprometió a no presentarse como parte querellante en la causa penal del juez Cubas, a no iniciar ningún reclamo en el fuero civil y a presentar un escrito en el juzgado de Cubas, redactado por los abogados de Giménez, en el que sostiene que nunca tuvo problemas con nadie por Su Llamado.

A todo esto, Grassi ya había despotricado ante quien quiso oírlo porque no había recibido lo que él consideraba justo por prestar el nombre de su fundación al concurso de Giménez. Más aún, 20 días antes de arreglar con Giménez y Hard, Grassi había enviado una carta documento a los organizadores del juego exigiendo el pago del 50% de los 16 millones recaudados.

Interrogado durante una declaración testimonial posterior a la donación condicionada de Giménez, Grassi no pudo explicar su cambio de posición.

La pregunta que ahora se hacen el juez y el fiscal es por qué, si Susana no tenía nada que ver con Su Llamado, le pagó a Grassi de su bolsillo una suma por su silencio.

Tampoco entienden por qué Grassi aceptó tan poco dinero cuando le correspondería mucho más. No descartan que Grassi pueda haber recibido una suma mucho mayor, pero en negro, o que pueda haber sido presionado para aceptar la oferta.

El abogado de Telefé, José María Figuerero, declinó hablar con La Nación. Grassi no contestó llamadas a su fundación y a su teléfono celular. Oscar Salvi, abogado de Giménez y de Hard Communication, tampoco contestó llamadas a su estudio y su celular ayer y anteayer.

El delito de administración fraudulenta conlleva penas de un mes hasta seis años.

A partir de la indagatoria, el juez tendrá 10 días para decidir si procesa a los imputados.
 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com