Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Santa Fe - Argentina / Argentine
Reutemann y las virtudes de la ignorancia

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- El barco se hunde y los Reutemann huyen
- Agosto, Obeid y Dalla Fontana: Tres tristes...
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
-
China propone crear una nueva moneda...
-
Argentina, paria y vergüenza internacional

 


260300
- Rogelio Alaniz - Reutemann lo ha acusado al gobernador de Santa Fe, Hermes Binner de “demonio”, hombre de “mala entraña” y “mala persona”.

Según
Reutemann el gobernador de la provincia lo ha atacado con argumentos de mala fe y por lo tanto se merece esos calificativos.

El “filósofo de Guadalupe” se considera agraviado porque Binner le recordó lo sucedido durante su gobierno en materia de inundaciones y represión. El está en su derecho a pensar sobre Binner lo que mejor le parezca, lo que no puede es reaccionar como un chico malcriado.


Reutemann reacciona indignado porque según él lo atacan personalmente, cuando en los hechos, las acusaciones de Binner son políticas y –sorprendentemente- las que resultan agraviantes desde el punto de vista personal son las de él.

//Carlos A Reutemann//

Podemos opinar sobre la oportunidad elegida por Binner para criticar a Reutemann. Podemos decir que no es prudente que el gobernador de la provincia se enfrasque en una discusión con el principal caudillo político de la oposición. Y hasta podemos discrepar con el contenido de las acusaciones. Lo que no podemos decir es que las imputaciones de Binner sean personales, privadas. Por el contrario, son políticas, y lo que se merecen por parte de quien fuera gobernador en dos ocasiones es una respuesta política y no una catarata de agravios personales.

//
Inundación de la ciudad de Santa Fe//

Tal vez no sea casualidad que Reutemann reacciones de esa manera. Un observador distraído diría que con astucia o picardía el ex corredor instala en el debate cuestiones que hacen a la vida privada de Binner y elude el debate político. Yo no pienso lo mismo. Creo que Reutemann desearía sostener un debate de nivel con Binner, pero su formación intelectual se lo impide.

Aclaremos un poco más estas afirmaciones. Puede que Reutemann sea inteligente, puede que sea astuto e incluso intrigante, pero lo seguro es que su formación política es deplorable y como toda persona que no está en condiciones de sostener un debate publico más o menos lúcido, lo que hace es reducirlo a una cuestión personal.

Reutemann supone que Binner lo ataca personalmente cuando le hace imputaciones políticas, porque no sabe o no puede distinguir lo privado de lo público. Coherente con esos límites, cuando refuta lo hace como un patán ofuscado u ofendido, como una doña Rosa que supone que toda observación es siempre a su buen nombre.

En definitiva, Reutemann responde con los únicos argumentos que dispone. Por decisión personal o límites intelectuales no está en condiciones de actuar de otra manera. Reutemann sabe de muchas cosas, pero curiosamente en temas políticos es un ignorante y lo único que ha aprendido en todos estos años son algunos de los vicios de esta profesión. Y digo algunos de los vicios y no todos, porque estoy dispuesto a admitir que por formación o tradición personal Reutemann no es un inescrupuloso o un desvergonzado, es, con los reaseguros y las relativizaciones del caso un ignorante político, un ignorante que se ha convencido que esa falta es una virtud y una de las claves de su éxito político.

Recordemos que estamos hablando de la persona que cuando quiso defenderse de las acusaciones que se la hacían por la inundación dijo “a mi nadie me avisó”. Es la misma persona que cuando le imputaron no haber hecho una declaración publica sobre sus bienes, no se le ocurrió nada mejor que decir “…¡quién no tiene un millón de dólares afuera!”

//Los hermanos Rohm y su modus operandi//

Insisto: los errores de Reutemann, sus evidentes torpezas para responder o refutar no provienen de su falta de inteligencia, provienen de su incapacidad para pensar en términos políticos.

Reutemann concibe la actividad política como una cuestión personal. Se dirá que todo político actúa de manera parecida. Es cierto. Pero lo que diferencia a un político de un advenedizo es su capacidad, talento o astucia para transformar una causa personal en una causa pública. Todo político que se precia de tal se esfuerza, por buenas o malas razones de despegar lo público de lo privado, lo personal de lo político. Reutemann no lo hace; no puede hacerlo y es probable que a esta altura del partido no quiera hacerlo

La capacidad para pensar en términos políticos, en términos de teoría y práctica política si se quiere, está ausente en el ex gobernador. Y está ausente porque para actuar de una manera diferente a la que nos tiene habituado hace falta formación política, capacidad para hilvanar ideas, para plantear alternativas y escenarios que vayan más allá del simple y prosaico interés personal.

Por supuesto que estos límites al señor Reutemann le han facilitado algunos beneficios. Entre otros, no responder concretamente sobre temas que cualquier político debería rendir cuentas. Inundaciones en Santa Fe, represión con muertos, políticas económicas que en el mejor de los casos se limitaron a administrar lo dado son temas que merecen discutirse y sobre los cuales la gente va a pedir rendición de cuentas por más que Reutemann se fastidie y crea que todo se reduce a una confabulación contra su persona.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com