Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Santa Fe - Argentina / Argentine
Reutemann “nunca defendió a Santa Fe”

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Pocho Lepratti y Carlos Reutemann
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
-
La OTAN, el pitbull imperial
-
¿Quién es Monsanto?
- Cronología de la Crisis Económica Mundial

 


180509
-
Germán de los Santos/Luis Bastús - “Es el modelo de provincia lo que está en juego” - De lleno en la campaña, Hermes Binner dijo que Carlos Reutemann “nunca defendió a Santa Fe”. A la hora de votar, el socialista dijo que “la gente tiene que saber lo que hizo esta persona en el pasado”, cuando desguazó el Estado.

>>Carlos Reutemann y otros: De tránsfugas y conversos>>

Hermes Binner está sentado en un sillón blanco que está en un extremo de su despacho de la sede de la Gobernación de Rosario. En una mesita descansan el mate y un termo, ya destemplados. Es mediodía del viernes y el gobernador recién vuelve de la inauguración de la estación transformadora Echesortu, de la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Dice que es una obra importante que beneficiará a 150 mil rosarinos del centro oeste de la ciudad. El recurso para precalentar la entrevista no funciona demasiado. “No lo vi”, responde de manera escueta ante la pregunta zonza de si vio el programa de Tinelli. Levanta las cejas cuando le cuentan que Carlos Reutemann tiene imitador en El Gran Cuñado. “¿Y qué dice?”, pregunta con una sonrisa. Ese personaje, pero el real, el de carne y hueso, estará presente en cada respuesta de la charla que el gobernador mantuvo con Crítica de Santa Fe. Binner lo pondrá en la vereda de enfrente, en el lado opuesto. Y con un discurso de campaña dirá que “en esta elección está en juego un modelo en
Santa Fe”, y que en su gestión deben hacer una autocrítica, porque –según remarcó– “no se supo traducir a la gente los cambios que se encararon en Santa Fe”. También lanzó duras críticas a un sector del empresariado, encarnado en la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), que “no dijo nada cuando se desguazó la EPE para privatizarla y hoy reclama más energía”.

—Usted afirmó que votar a Reutemann es volver al pasado. ¿No cree que corre el riesgo de caer en la disyuntiva que planteó Néstor Kirchner cuando habló de que si pierde se podría volver al 2001?

—No. Lo que planteo es que cuando se eligen representantes territoriales, como ocurrirá el 28 de junio, los santafesinos tienen que saber qué hizo esta persona. Por ejemplo, tiene que saber que esa persona (Carlos Reutemann) eligió a un represor, como a Rodolfo Riegé, para que se integrara a su gobierno como subsecretario de Seguridad. Este es un hecho grave, porque está en juego el tema de los derechos humanos y lo que ha pasado en este país. O por ejemplo que esa persona privatizó el Banco Provincial de Santa Fe, el servicio del agua y desguazó la EPE para que se privatizara. Esas son señales claras de una política que no compartimos. Y pienso que si esa persona se proyecta hacia un futuro y usa la banca del Senado como un trampolín ya sabemos lo que va a hacer. Si llega a presidente lo va a poner de ministro de Economía de la Nación a Juan Carlos Mercier. Ya sabemos lo que hizo este hombre en la provincia. Y seguramente lo va a designar a Daniel Germano, actual candidato a diputado nacional, como ministro de Educación. Como cuando puso a su primo (Rafael Gutiérrez), a una ex funcionaria (María Angélica Gastaldi) y a su abogado personal (Eduardo Spuler) como ministros de la Corte Suprema, mientras que nosotros excluimos al Poder Ejecutivo de la postulación de jueces en el Consejo de la Magistratura. Y ya vimos lo que hizo (Reutemann) en la provincia. Por eso tenemos que mirar hacia atrás para poder comprender lo que hizo esta gente.

>>Bronca ganadera desde San Justo: Contra Reutemann y contra los Kirchner>>

—¿Cree que en esta elección se dirimen los posibles presidenciables?

—Eso no está en discusión. La gente tiene que saber que aquel a quien va a votar va a llevar la representación de la provincia al Parlamento. Si creemos que ahora estamos votando a un candidato presidencial para el 2011 creo que nos equivocamos. Todavía falta transitar el 2009 y el 2010. Y estos dos años, con el grado de injusticia que está sufriendo Santa Fe, serán insostenibles. Hay que pensar que si estamos cambiando la provincia de Santa Fe necesitamos garantizar estos cambios a nivel nacional. Y el Senado de la Nación es parte de la defensa que tenemos que hacer los santafesinos de nuestros derechos, a los efectos de poder mejorar la vida de nuestra población. Por ejemplo, el desfinanciamiento de la Anses a partir de la creación de las AFJP se sustentó, entre otras cosas, en una participación de muchas provincias argentinas, entre ellas Santa Fe. Decidieron que el 15 por ciento de la coparticipación nacional iba a estar destinado a cubrir el déficit de una caja que iba a tener muchos beneficiarios y pocos aportantes. El año pasado, ese 15 por ciento significó para Santa Fe 2.142 millones de pesos, un monto con el que se podrían construir 20 hospitales similares al nuevo Heca. Nos parece una sensación de injusticia que, si nosotros no defendemos los intereses de Santa Fe donde hay que hacerlo, esta injusticia va a seguir. Y Reutemann no ha defendido los intereses de Santa Fe. Cada vez que hubo un pacto fiscal dio la casualidad que lo firmó él. Y siempre Santa Fe perdió. Hoy estamos en una provincia con una riqueza extraordinaria, donde el 30 por ciento de la población vive en una situación de pobreza estructural que no se modifica con un plato de comida, ni aún con un trabajo.

>>Pocho Lepratti y Carlos Reutemann: Como si nada hubiera pasado>>

—¿Qué piensa cuando después de 15 meses de gestión Reutemann aparece liderando las encuestas?

—Que no le supimos traducir a la gente los cambios que encaramos en Santa Fe. Es un mea culpa que tenemos que hacer. No es un problema de prensa, es de nuestra comunicación. Es lo que dice Guillermo O’Donell: lo que hacen falta son traductores. Cómo le traducimos a la gente con palabras simples que la reforma constitucional o la autonomía de los municipios la va a beneficiar. Cómo le hacemos saber las nuevas posibilidades que da la Constitución del ‘94, que incluye la posibilidad de revocatoria de mandato, plebiscito, entre otras cosas. Pero la gente es la que decide. Pero nos da la impresión que la culpa es nuestra, que no hemos llegado a la gente con la valoración de los hechos de gobierno. Y Reutemann, cuando ejerció una función de gobierno, ha llevado adelante una serie de políticas en materia educativa, de salud, de energía, de agua, de vivienda, que dejan mucho que desear, para no decir que uno está absolutamente en contra de todo eso. Somos lo opuesto. Es una discusión de modelo.

—Usted dijo que el modelo está en juego en Santa Fe. Cuando se planteó la reforma impositiva hubo resistencia de cierto sector del establishment económico. ¿Planean la creación de un nuevo régimen tributario?

—Es un tema que está en debate. La política tributaria santafesina es totalmente recesiva e injusta. Siempre se habla de la Región Centro, pero la falta de sintonía entre la provincia de Santa Fe y Córdoba es tremenda. Córdoba tiene un Inmobiliario que supera seis veces al de Santa Fe, y en esa provincia cobran Ingresos Brutos a todos, no como en Santa Fe donde muchos están exentos. Al no cobrar Ingresos brutos hay muchas empresas de diferentes partes del país que vienen a facturar a Santa Fe, que se ha convertido en una especie de paraíso fiscal. Esto es lo que hay que corregir. Esto se cambia con mayor justicia contributiva. Hay que aplicar lo que decía Juan B. Justo: “Sin impuestos no hay democracia”. Si usted ve que el sustento básico de la recaudación es el IVA y no Ganancias, el neoliberalismo goza de buena salud. Por ejemplo, en Santa Fe es injusto que las empresas petroleras no paguen impuestos. Con qué cara le exigimos al verdulero de la esquina que cumpla.

Aunque ya hemos dicho todo lo que pensamos, nos preocupa la posición que tiene Fisfe, que es totalmente insolidaria. Nosotros estamos a favor del fortalecimiento de la industria. Pero vemos que su presidente hace manifestaciones que conducen más a buscar conflictos que soluciones. Hemos ejercido un rol muy activo en el Ministerio de Trabajo con los conflictos en las empresas. Todos son testigos de esto. Todos tenemos que ser partícipes del momento que estamos atravesando. Es fácil decir que la culpa la tuvo el otro. Y después uno los llama para participar en un Consejo Económico Productivo y no vienen. No vi a mucha de esa gente cuando se privatizó el Banco Provincial de Santa Fe o el agua, o cuando se estaba desguazando la EPE. Y ahora se quejan porque falta energía. Pero hay una historia. Cuando miramos hacia atrás, ¿a quién vemos?: a Reutemann, que, entre otras cosas, cerró el Banco santafesino de Inversión y Desarrollo, y ahora no tenemos una herramienta financiera provincial. Y estos empresarios no dijeron nada cuando pasó todo esto. Seamos justos. Si nosotros no somos serios con nuestra realidad, es muy difícil ponerse de acuerdo. Fueron los que apoyaron y permitieron muchas cosas de las que pasaron en nuestra provincia.

 

>> Los hermanos Rohm y su modus operandi y Carlos Reutemann>>

“Todas las obras que dejó Obeid están incompletas”

—Esta semana se habló de que la provincia corre riesgo de ingresar en cesación de pagos. ¿Le preocupa la situación de las finanzas públicas?

—Hemos firmado el decreto para el acceso a la información pública. Cualquiera puede ingresar cuando quiera y ver los números. Ahí dejamos de hablar de subjetividades. La reprogramación de las obras fue a pedido de los empresarios. Nosotros hemos tomado todas las obras que vienen de la gestión anterior, y todas nos vienen dando muchos dolores de cabeza. Todas fueron licitadas con proyectos incompletos. Esto provoca que se disparen los números al infinito. Por ejemplo, el caso de la ruta 1: el pliego es de 30 millones y la empresa pidió 75. Se olvidaron en el proyecto de colocar nada menos que 14 puentes.

—¿Esta incertidumbre puede generar que al sector privado no le interese contratar con el Estado?

—Al contrario. Por ejemplo, en la construcción de un centro de salud en Pueblo Esther se presentaron cuatro empresas que se pusieron de acuerdo para cotizar un 60% más. Tumbamos esa licitación y llamamos de nuevo. Se presentaron 14 y el precio que ganó estaba por debajo del precio oficial. No pueden poner cualquier precio.

“Al Estado se le hace difícil comprar”

“Estamos ante una gran demanda de la población ante esta situación de pobreza”, afirmó el gobernador Hermes Binner y señaló una consecuencia inmediata: “La gente que pierde su trabajo –sobre todo los que estaban en negro y hacen tareas temporarias– rápidamente recurren al Estado en busca de ayuda”.

Ante esta creciente demanda de asistencia social, Binner dijo que muchas veces “al Estado, por su burocracia interna, no se le hace fácil comprar”. “Debemos lograr que el proceso sea más eficaz”, señaló el gobernador.

Respecto de la política salarial para el sector público en lo que queda del año, dijo: “No me atrevería a decir que el tema está cerrado, todo depende de cómo evolucione la inflación. Nadie sabe lo que puede pasar en el país. Esperamos que la inflación sea lógica. Porque cuando entramos en inflación, los extremos quedan postergados. Las personas que tienen ingresos fijos son los que más sienten el aumento de precios”. - Crítica

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com