Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Santa Fe - Argentina / Argentine
Elecciones 2011 en Santa Fe:
De peronistas y equilibristas o de peronistas- equilibristas

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Quién es Agustín Rossi?
- La culosofía de Reutemann
-
Rafael Bielsa: ¿Quién es, realmente
- Omar Perotti
- Corrupción de alto vuelo: Mariano Recalde

 

180111 - Pablo Feldman - Pasarán, pasarán y algunos quedarán

El kirchnerista Agustín Rossi es el único que no tiene dudas de lo que hace con su candidatura. Perotti, Bielsa y Spinozzi tratan de acomodar su discurso entre la presidenta y los viejos referentes provinciales que no están en escena.

El peronismo de Santa Fe intenta disfrazar de "pluralidad y diversidad" lo que en realidad es un desbande. Con la excepción de Agustín Rossi que hace mucho tiempo que sabe donde está parado y lo que debe hacer, el resto de los aspirantes al Sillón del Brigadier a través del peronismo, han tenido una conducta ululante, calculadora y de final incierto, propia de sus limitaciones políticas y necesitadas de la figura de un conductor que una vez más se fue a boxes. Su nueva vocera, la diputada Celia Arena que reemplazó en esa función a Roxana Latorre después de una década, sostuvo que "(Carlos) Reutemann va a aparecer después de la interna y acompañará al candidato del peronismo unido". Al parecer la epifanía requiere la unidad del PJ por la que el ex piloto de fórmula uno no hace absolutamente nada. Más aún ni siquiera desalienta a más de uno de los suyos que no tiene la más mínima chance y sigue empapelando paredes y organizando reuniones microclimáticas.

Pero así es
Reutemann y nadie a esta altura se puede mostrar sorprendido. El senador no mueve un dedo por nadie más que por él mismo y no ha aparecido ninguna razón para que cambie su conducta. Sobre todo porque sigue borrado de las lides nacionales, sin miras de reaparecer y con una posición cada vez más conciliadora con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. En este contexto, las declaraciones de Arena son casi de compromiso, porque nadie imagina un peronismo unido. Rossi fue muy claro y se prepara para las elecciones del 21 de julio pasando por alto las internas abiertas porque no rivalizará con Omar Perotti, Ricardo Spinozzi ni "Cachi" Martínez a quienes ubica fuera del espacio que el representa y que es nada menos que el oficialismo nacional.

Lo único que puede distraer levemente al "Chivo" de este plan es la política de "tiempo compartido" que no parece querer abandonar Rafael Bielsa que cada tanto manda una semana de pegatina "all inclusive" (vía pública, pasacalles y afiches). Pero nadie lo toma en serio, después del fracaso histórico del 2007 cuando por primera vez un representante del peronismo perdió una elección a gobernador. Rossi se siente firme en sus aspiraciones, algunas encuestas que ha contratado le dicen que hasta creció 3 centímetros su talla, una exageración que al fin de cuentas no le será útil, pero más allá de que el espejito le diga que "no hay nadie con más votos que él", lo cierto es que en el genérico "peronistas" el Jefe de bloque de diputado nacionales marcha claramente adelante de sus colegas, el Intendente de Rafaela y Senador por General López.

La incógnita está abierta con "Cachi" Martínez que sigue afrontando la mayor campaña de cartelería para este turno electoral y que le ha dicho a sus amigos, los seguidores de su mentor político el fallecido senador Massat, "que no se baja ni negocia". Con el "no se baja" hubiera sido suficiente si realmente no quisiera negociar. Rossi tiene una buena relación con Perotti, no tanto con el presidente formal del PJ Spinozzi. Comparten el plano generacional y la idea de que los que pasaron ya no volverán y que es aquello lo que los divide, más que el presente o el futuro.

Omar Perotti, "el equilibrista del oeste" lo demostró en los días del conflicto del gobierno con las patronales del campo. Al estilo Buster Keaton vestía el uniforme de los dos bandos, les decía a los chacareros en el piquete que estaba allí con ellos y de hecho estaba y al gobierno nacional que concurría a las rutas para escuchar los reclamos y transmitirlos a la Presidenta. Hasta llegó a compartir la tribuna de un acto convocado por el kirchnerismo una tardecita, después de haber estado a la mañana en los piquetes. Para el "Cirque du Soleil".

Spinozzi es el senador por el departamento en cuya ciudad más importante descargaron una lluvia de huevos sobre Rossi, a quien consideraron "un provocador" y no víctima de la intolerancia por el sólo hecho de haber ido como diputado por Santa Fe a una de las ciudades más importantes de la provincia.


Es oportuno recordar estas situaciones porque ayudan a explicar este presente. No fue el siglo pasado, fue "anteayer", y salvo Rossi que recibió lo huevazos el resto no parece recordarlo. Lo mismo que los carteles de "persona no grata" para la presidencia o el "todos somos el campo", ahora que la vienen juntando con pala, pero sin hacer la más mínima autocrítica, ni pagar más impuestos o terminar con la explotación de los peones rurales.

En este contexto, lo que puede pasar es que el PJ no kirchnerista haga su interna entre Perotti y Spinozzi, defina no sólo la candidatura a gobernador sino la lista de legisladores provinciales. Martínez siga pegando afiches y hablando un poco para que los rosarinos no crean que es Luis Ricossa el que se lanzó a la política y dejo "Zapping Sport", pero con limitadas chances de éxito electoral. Y Rossi, que ya perdió una elección para gobernador en rigor una primaria con Bielsa tiene tiempo, medios y espalda política para intentar lo que hoy aparece como muy complicado, que es llegar a ser gobernador de Santa Fe. Lo que es seguro es que se han invertido las proporciones y en ese sentido la responsabilidad política es de "el hombre que nunca estuvo", ya que su nueva deserción deja baldado a un amplio sector del PJ y lo transforma en un elemento funcional a la estrategia del socialismo que a pesar sus propios errores conserva intactas las chances de retener la gobernación en nombre de Hermes Binner y a través de Antonio Bonfatti o quien termine siendo el candidato. Si eso ocurriera, esta vez nadie podrá decir que fue Rossi o el kirchnerismo el que "hizo perder al peronismo" en todo caso puede ser al revés, y antes de que suceda, eso es lo que deberían evaluar los dirigentes ya lanzados, salvo que aparezca "el salvador" que no se sabe si está en el campo o en Montecarlo.


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com