Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Argentina
La renuncia de Martín Redrado

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- El affaire Martín Redrado
- Tripolaridad geofinanciera. Dólar, euro y yuan
-
Rally Dakar 2010. Vuelve el circo de hojalata
-
Democracia Argentina de baja intensidad
-
Economía española en quiebra

 

 

090110 - Raúl Degrossi - Martín Redrado, el comodín que compró el kirchnerismo, sabe que no tendrá acuerdo del congreso para seguir en el cargo, especialmente porque perdió apoyo en el kirchnerismo.

Cuando reemplazó a Alfonso Prat Gay, Redrado tomó decisiones más audaces que la que ahora cuestiona: con menos reservas, destinó un monto mayor al pago al contado al
Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los pronósticos agoreros de los economistas de la derecha, resultaron fallidos. No pasó nada.

Y el kirchnerismo, además de acumular reservas, ha ido pagando deudas que no contrajo. En plena crisis internacional, esto ayudó a que la argentina no se vea tan afectada como otros países. Aunque, con distintas intensidades, en toda sudamérica -y el tercer mundo- se dio antes de la crisis este proceso de desendeudamiento.

Quiero decir: la discusión no es (ya) tan importante. El problema es político. Pero, ojalá dispare discusiones más relevantes y estructurales (que lamentablemente no se dieron años atrás, cuando el humor social no había virado a la derecha) como la autonomía del Banco Central (bueno, hoy escuché a uno de Poliarquía y a Graciela Rommer decir los más osados disparates: comparaban al banco central con un poder del estado, con la Corte Suprema, juaz) y la disponibilidad y el uso de las reservas.

Y debates más técnicos, sobretodo en derredor de ciertos decires sobre la base monetaria y, en suma, construcciones teóricas heredadas de la convertibilidad.

Pero, políticamente, Redrado no tiene sustento. Mañana huirá al cobismo o al radicalismo, y le deseamos suerte.
Si el recambio es por Mario Blejer, sinceramente, es una cagada. Blejer (no me acuerdo si va con J o con G, y me da fiaca buscarlo) es un tipo ideológicamente tan primitivo y brutal como Redrado, pero, se me hace, menos maleable. Redrado, total, es un saltimbanqui y obedece órdenes (como debe ser un presidente de un Banco Central, claro que yo preferiría ahí a un economista serio y más afín al pensamiento kirchnerista); pero Blejer ingresaría en el momento más débil del kirchnerismo, quedaría como herencia del próximo gobierno (una de las "bombas de tiempo", la más real: tenerlo a Blejer) y además ingresaría con ciertas ínfulas. Nada más peligroso que un reaccionario con ínfulas.

La reacción de Redrado -amén de un poco ridícula- es racionalmente previsible: irse haciendo pucheritos para que lo reciban sus nuevos empleadores (Cobos encabeza la nómina). El tipo, si fuera parte de un proyecto político, debería renunciar. No lo es. Lo fue. (Y, sí: el kirchnerismo no es sólo Hebe de Bonafini o Luis D Elía, de hecho, ellos no son funcionarios. Amado Boudu y Martín Redrado no tienen, apenas, un contrato de obra).Ya no.

La presidente, desde la política, puede pedirle la renuncia, como bien sabe el Escriba, en ésa el tipo no mide. Pero, Redrado, desde la juridicidad, puede no renunciar. Entonces, se le debería hacer un juicio político (es imposible, porque los radicales que ayer le querían hacer un juicio político, hoy lo defenderán; y así: los peronistas que ayer lo defendían, hoy lo quieren crucificar. Claro que el que se zarpó del barco es Redrado) y no creo que se llegue a esa instancia, porque lo fortalecería, en cualquier escenario, a Redrado.
Lo más probable es que termine renunciando después de quedar huérfano de apoyos. Saltando al cobismo, con la ambulancia que maneja Alberto Fernández (que descolla con sus columnas en Crítica de Antonio Jaime, pero que, lamentablemente, no ha logrado juntar muchos heridos).
Y asuma Blejer. Y a mí me de por las pelotas.

Pero, bueno, la presidente hoy no me llamó para consultarme, y encima, me debe todavía lo del mes pasado. Hice diecisiete post contra Pino Solanas y solamente me pagaron tres.
¿Alguien tiene el teléfono de Gerardo Morales o el de Alberto Fernández?
 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com