Cargando

Asamblea Constituyente en Bolivia.
Carlos Terrazas Orellana

Bolivia

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Constitución con sangre
-
¿Hacia el Atlántico o hacia el Pacífico?
- Guerra del Pacífico
- Argentina: Elecciones 2007
-
Sobre el orgasmo

 

 

. ¿Qué es una Asamblea Constituyente?

06 - Algunas Bases de Reflexión…

El Pueblo Boliviano afirmó, en los días más sombríos de octubre, su derecho de asentar sus propias bases constitucionales. Los partidos políticos y las supuestas élites económicas, sociales, culturales, jurídicas y otros llamados especialistas o tecnócratas, no tiene más el monopolio de preparar ni redactar la Constitución de Bolivia, como en tiempos pasados

La Nación entera exige un referéndum, que es la expresión máxima de la democracia, no solamente por el problema del gas natural, los impuestos excesivos que están asfixiando a las familias bolivianas de modestos recursos, sino y ante todo, pide un referéndum para adoptar una nueva Constitución Política del Estado, elaborada en una Asamblea constituyente representativa del país. El Pueblo no quiere una constitución elaborada por los partidos políticos, sectarios que defienden únicamente sus intereses. El Pueblo Boliviano exige una constitución que le garantice su soberanía, sus derechos, sus riquezas, su prosperidad y su futuro.
La nueva Constitución Política del Estado tiene que ser preapartada, debatida e incluso redactada en su forma inicial en cabildos abiertos, foros, asambleas y tribunas populares, como la del Encuentro Social Alternativo que se realizó paralelamente a la XIII Cumbre Presidencial de Iberoamérica en Santa Cruz.

La nueva Constitución Política del Estado, no podrá en ningún caso ser una « constitución bis », sin cambiar nada de fondo, como estarían planificando juristas y políticos de toda índole, En otras palabras « guardar la misma filosofía y los mismos privilegios para los partidos políticos y para las clases dominantes con algunos remiendos endormecedores para el Pueblo ».
Desde su independencia, en 1825, es la primera vez que el Pueblo Boliviano tiene la posibilidad de definir su propia constitución, con bases sólidas democráticas y modernas, digna de los países socialmente más avanzados del Mundo. Es el momento histórico que tiene el Pueblo Boliviano ante la expectativa iberolatinoamericana y mundial, que escudriñan con un ojo muy atento lo que va ha pasar en la Asamblea constituyente en Bolivia.

Una asamblea constituyente debería normalmente estar formado por representantes dignos y elegidos por el Pueblo para este cometido. La actual Mayoría Parlamentaria, con sus bancadas sectarias, muy desacreditadas por cierto, ante la Nación y ante el Mundo entero, no responde a esta noble y digna misión, que es la de dar una nueva Constitución a Bolivia. Las Leyes, como la de Hidrocarburos, que ha legislado la Mayoría Parlamentaria, así como el nombramiento de un agente foráneo, a la cabeza del País, teniendo pleno conocimiento sobre sus intenciones y prácticas despóticas en contra de la soberanía nacional, los desacredita y los descalifica automáticamente ha esos parlamentarios indignos de representar la Nación.

Sin embargo, pese a estos inconvenientes, el Pueblo Boliviano quiere dotarse de una nueva Constitución. Por lo tanto, los ciudadanos deben manifestar sus opiniones, sugerencias, ideas a fin de evitar que una pequeña minoría imponga sus propias decisiones o las de una potencia foránea e imperialista.
Entre algunas ideas que pueden servir de base a discusiones, encuentros, debates, cabildos para preparar la Asamblea Constituyente podemos sugerir de una manera breve los siguientes puntos

 

¿Qué es una Asamblea Constituyente?

La Asamblea Constituyente es un mecanismo democrático y participativo, establecido en la
Constitución Política del Estado, que permite realizar una reforma total de la Constitución Política, en otras palabras, es el medio para modificar las reglas y normas de la convivencia democrática en un espacio de diálogo, deliberación y concertación.

La finalidad única de la Asamblea Constituyente es la de reunir a representantes de diversos sectores de la sociedad, elegidos democráticamente, para deliberar, debatir y llegar a acuerdos que permitan redactar una nueva
Constitución Política del Estado. Concluido este mandato, la Asamblea se disuelve.

La necesidad de reformular la CPE surge como una respuesta a momentos de crisis en los que la sociedad exige cambios de fondo y por lo tanto expresa su voluntad de replantear el acuerdo social establecido entre el Estado y los ciudadanos y ciudadanas. Para convocar a una Asamblea Constituyente es fundamental contar con una Ley Especial de Convocatoia, la misma que está actualmente en proceso de elaboración.

En la Constiotución Política boliviana no existía el concepto de Asamblea Constituyente, ésta y otras normas fueron introducidos en la Carta Magna, en la última reforma, llevada a cabo en febrero del año 2004, por el Presidente Carlos Mesa. Esta reforma parcial a la Constitución, se inició con la aprobación de una Ley de Necesidad de Reforma Constitucional, la misma que especificaba los artículos que serían reformados.

¿De dónde viene el nombre de Asamblea Constituyente?

El nombre de Asamblea Constituyente surgió en Francia el año 1789, cuando en Versalles se reunieron el clero, la nobleza y el pueblo (Estados Generales) para concensuar y redactar una Constitución Política del Estado Francés. El 9 de julio de 1789, estos tres Estados reunidos bajo el nombre de Asamblea Nacional, adquirieron la calidad de Asamblea Nacional Constituyente

Algunos diccionarios de Ciencias Políticas y Sociales definen a la Asamblea Constituyente como la "reunión de personas, representantes del pueblo, que tienen a su cargo dictar la ley fundamental de organización de un Estado o modificar la existente".

 

Que la nueva Constitución Política del Estado, que ya empezó a escribirse con la sangre de los hermanos que dieron su salud y hasta sus vidas defendiendo los principios universales de la democracia que dice : « Que la soberanía nacional pertenece al pueblo y cuando un gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es el más sagrado de los derechos y de los deberes que tiene el pueblo ».

· Es así que el Pueblo Boliviano ha manifestado, abiertamente ante el Mundo entero, su deseo de dotarse de una nueva Constitución Política del Estado que le garantice su soberanía, sus derechos y no solamente sus obligaciones.

· La nueva Constitución deberá darnos las bases filosóficas, jurídicas, geopolíticas, sociales? que garanticen los principios fundamentales de la Sociedad boliviana. En cuanto a las normas y al funcionamiento administrativo de las instituciones del Estado no tiene nada que hacer en la Constitución, puesto que estos puntos pueden ser tratados en reglamentos internos de la administración sin necesidad de amparo constitucional.

Efectivamente, la actual Constitución Política de Estado de Bolivia, compuesta de 235 artículos y 5 disposiciones transitorias (la Constitución de los USA tiene 7 artículos y 27 enmiendas, la de Francia, 89 artículos?), tiene la forma de Código « político », administrativo y civil, con la única finalidad de confiscar la soberanía del Pueblo en favor de los partidos políticos « tradicionales ».

· La separación y la limitación de los tres Poderes del Estado deberán ser la base fundamental de la democracia dentro de la nueva Constitución de Bolivia. No existe verdadera democracia sin separación y limitación de poderes, sin respeto de los Derechos del Hombre. Las funciones de un miembro del Gobierno son totalmente incompatibles y antidemocráticas con el ejercicio de cualquier tipo de mandato parlamentario, inclusive la función del Vicepresidente de la República que ejerce también la de Presidente nato del Senado.

Nuestro actual régimen parlamentario o más exactamente « régimen de partidos » se adueña de la soberanía del Pueblo y de su democracia directa. Un presidente electo por este sistema político no puede gozar de la legitimidad de una democracia moderna. Puesto que resulta ser un presidente de partido, sectarista que engalardona únicamente los colores de su bancada y que gobierna el país como si se tratará de administrar su partido o sus empresas privadas, distribuyendo cargos y riquezas que no le pertenecen, enajenando los bienes y las aspiraciones del país.

· El Presidente de la República deberá ser elegido por la mayoría absoluta de los votos emitidos en la primera vuelta. Caso contrario, una segunda vuelta deberá ser prevista para la elección del presidente entre los dos candidatos que hayan obtenido los porcentajes más altos del sufragio. Es la única manera democrática que garantiza la soberanía del Pueblo y la legitimidad del mandato presidencial. En una palabra, el Presidente de la República deberá ser el Presidente de todos los bolivianos, y no solo de su partido o de una asociación de partidos políticos.

· La Constitución deberá prever claramente, las obligaciones que debe tener el Pueblo, así como también los deberes y la responsabilidad del Estado y de sus instituciones hacia el Pueblo.

Para la preparación y la redacción de la nueva Constitución deberíamos inspirarnos tanto de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, así como la del niño y de la mujer? pero también de la sabiduría milenaria, de la organización comunaria de nuestros Pueblos autóctonos . El sistema del « El Ayllu » deberá guiarnos y estar presente en la nueva Constitución.

· Por ejemplo, la asistencia y la toma a cargo por la comunidad a los niños huérfanos, abandonados, a los enfermos, y a los ancianos. Esta manera de vida secular de los pueblos nativos, que representan más del 50 % del país, deberá servir de ejemplo a la Nación entera. El Estado tiene la responsabilidad de velar que se cumpla este avance social.

· La medicina tradicional (y las plantas medicinales), por intermedio de sus « Kallawayas », que hoy en día ganó su título de nobleza, al ser declarada por la UNESCO como patrimonio de la Humanidad, deberá ocupar un buen lugar en la Constitución, principalmente cuando se trate el tema de la seguridad social y la asistencia médica para todos los bolivianos.

· El respeto y la protección de la naturaleza y de sus riquezas naturales, que durante milenios los pobladores de estas tierras practicaron y que nos legaron tierras vírgenes, fecundas sin contaminaciones y que hoy en día representan nuestras riquezas naturales. Por medio de la Constitución debemos asegurar su protección, puesto que científicamente ya ha sido demostrado, que la protección ecológica es una necesidad vital para Planeta. Esto nos sitúa, en el contexto mundial, como un país altamente ecológico con la mayor cantidad de ecosistemas y biosfera del Planeta.

· Lo propio resultaría con la utilización del gas natural en nuestro país. El gas para muchos países es la energía del mañana, para el nuestro, es la energía del presente.

· La voluntad que el Pueblo ha manifestado durante los días de octubre en defensa de la soberanía y de la riqueza nacional, deberá figurar claramente en la nueva Constitución de Bolivia y de esta manera se pondrá fin a todos los negociados, concesiones, dilapidaciones, enajenaciones anticonstitucionales de los gobiernos anteriores. Todas las concesiones otorgadas a nacionales, multinacionales, hombres de paja, extranjeros, deberán volver al patrimonio nacional. Lo propio deberá realizarse con los latifundios y megafundios que se han creado por diferentes medios y que hasta la fecha son anticonstitucionales

El Dr. Carlos Terrazas Orellana es Doctor en historia (Universidad Paris VII)
 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com