Brasil Al día
Lula, acorralado, pide perdón

Brasil Básico
Mapas de Brasil
Historia de Brasil

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Mercosur

Con el semblante abatido, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva habló este viernes al país, pronunciándose por primera vez respecto de la crisis política que envuelve a su gobierno, acusado de prácticas corruptas.

"Quiero decir con toda franqueza que me siento traicionado por prácticas inaceptables, de las cuales nunca tuve conocimiento. Estoy indignado con las revelaciones que aparecen cada día y que chocan al país".

A continuación, el presidente admitió no tener vergüenza de decir que el Partido de los Trabajadores -"que yo ayudé a crear"- y el gobierno le deben disculpas al país. Sin embargo, no identificó a quienes le habrían traicionado y aseguró no saber quiénes son los culpables de las prácticas ilícitas en su gobierno.

Las palabras del presidente fueron cuestionadas por la oposición y por varios oficialistas, que estiman que el presidente tendría que haberle dicho al país quiénes son los "traidores".

"No cobrar nunca"

La crisis política que comenzó en junio con acusaciones de corrupción contra el gobierno se agravó el jueves, cuando el célebre publicitario Duda Mendonca, el estratega que diseñó la campaña electoral que llevó a la victoria a Lula, admitió que el partido oficialista le pagó sus honorarios con dinero no declarado a las autoridades electorales ni impositivas, lo cual configura los crímenes de evasión de divisas y fraude al fisco

"Si no aceptaba el pago así, sabía que no iba a cobrar nunca", aseguró el publicitario, ante las preguntas de por qué aceptó cobrar sin emitir recibos.

Ante una comisión parlamentaria que investiga un esquema de corrupción dentro del gobierno (cuya existencia ya fue admitida por el oficialismo), Mendonca también aseguró que debió abrir una cuenta en las Bahamas para recibir parte de sus honorarios, porque así se lo exigió el partido oficialista.

La ley brasileña prohíbe la utilización de recursos provenientes del exterior para el pago de campañas electorales.

División en el PT

El jueves negro de Lula incluyó además la división del bloque parlamentario del Partido de los Trabajadores y el derrumbe de su popularidad en las encuestas.

Al menos 21 diputados y cinco senadores del PT mostraron sus intenciones de dejar el partido, descontentos con los supuestos manejos ilegales que la directiva del partido habría hecho con las finanzas partidarias.

En el plenario de la Cámara de Diputados, el jueves, hubo lágrimas, indignación y lamentaciones entre los parlamentarios petistas, en un clima que bien parecía una terapia de grupo. "Es terrible lo que han hecho por este partido por el cual trabajamos tanto", se lamentó el diputado Chico Alencar, del PT de Río de Janeiro.

"No reconozco a este PT, este no es el partido que ayudé a fundar; ¿cómo se llegó a esto?", dijo, en declaraciones radiales en la mañana del viernes, el jefe de la bancada oficialista en el Senado, Aloizio Mercadante.

Afectado, Mercadante sin embargo no negó la veracidad de las acusaciones que hizo el publicitario Duda Mendonca respecto de pagos ilegales de honorarios suyos por parte del partido de gobierno.

De marcharse los 21 diputados que anunciaron que formarán un bloque de izquierda independiente, la base parlamentaria del PT, que ya es débil, quedaría herida de muerte. De un total de 513 diputados, los petistas suman apenas 90 diputados en este momento.

Encuestas adversas

En medio de la agitación política, aparecieron las primeras voces en defensa de un impeachment o juicio político al presidente Lula. Partidos aliados y opositores del gobierno -de centro y de derecha- admiten que la tesis no debe ser descartada.

Aseguran que no hay posibilidades de que el presidente no supiera nada de lo que presuntamente hacían su partido y persones del Poder Ejecutivo designados por el mismo Lula.

Completando el cuadro adverso al presidente Lula, una encuesta publicada el viernes por el diario Folha de Sao Paulo, confirmó que la popularidad nacional del presidente empezó a decaer con el escándalo de corrupción.

Según la consulta, si las elecciones presidenciales fueran hoy, Lula perdería por nueve puntos porcentuales en segunda vuelta contra el socialdemócrata José Serra, quien fue su contrincante en las elecciones de 2002.

Chávez culpó a la derecha

En coincidencia con el punto más álgido de la crisis política brasileña, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pasó por Brasilia. El jueves a la noche Chávez cenó con su colega Lula da Silva en la residencia presidencial, y a la salida del encuentro aseguró a la agencia Reuters haberlo encontrado "tranquilo".

Luego manifestó que los problemas de Lula se deben a una operación de la derecha que conspira "dentro o fuera de Brasil" para sabotear el gobierno del Partido de los Trabajadores.

La opinión de Chávez fue rechazada unánimemente por la prensa brasileña, que asegura que los problemas del gobierno de Lula deben atribuirse a los propios errores del oficialismo, y que la coalición que gobierna a Brasil está integrada por partidos de derecha.

Chávez se reunió con algunos líderes del Partido de los Trabajadores, del Movimiento de los Sin Tierra y algunos sindicalistas a que lo visitaron en el hotel en cual se alojó en la ciudad.

"Chavez nos ayudará a reflexionar sobre esta crisis", aseguró la diputada Maninha, del PT, antes de reunirse con el venezolano.

¿ALCA vs. ALCSA? - Lula y Kirchner De títeres o protagonistas - Globalización




-

Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com