Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Brasil
Brasil: Elecciones 2006

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Brasil: La riqueza peor distribuida del mundo
- Historia de Brasil
- Los Kirchner y su garito personal
-
Invasión de Gaza: “Operación plomo fundido”
-
¿Qué es el Amazonia?

 


. Datos clave de las elecciones 2006

301006 - Ganó Lula - El mandatario de Brasil,
Luiz Inácio Lula da Silva, obtuvo el domingo su reelección al vencer cómodamente a su rival socialdemócrata, Geraldo Alckmin, en la segunda vuelta de los comicios presidenciales.

Según datos del Tribunal Superior Electoral (TSE), Lula se alzó con el 60% de los votos válidos, mientras que Alckmin logró el 39%.

Cuando faltaban menos del 10% de los sufragios para contar, el presidente del TSE, Marco Aurelio Mello, anunció el triunfo de Lula por la imposibilidad estadística de que cambiase el resultado.

"La diferencia existente significa que Luiz Inácio Lula da Silva ha sido reelegido", dijo Mello. "Venció la democracia".

El margen de unos 20 puntos entre el mandatario y Alckmin había sido previsto por todas las encuestas previas a la jornada electoral, la cual se vivió con triunfalismo entre los simpatizantes del presidente y con resignación entre los seguidores de su rival.

Una hora después del anuncio del TSE, el candidato opositor se comunicó por teléfono con Lula para reconocer su derrota y felicitarlo por su reelección.

Inmediatamente, miles de simpatizantes de Lula salieron a las calles de Sao Paulo para festejar el triunfo en un acto organizado por el oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Preferencia por los pobres

En su primera declaración tras ser reelecto, Lula dijo: "Es un momento mágico. El país está viviendo una consolidación del proceso democrático y se lo debemos al pueblo brasileño".

"Seguiremos gobernando para todos, pero prestaremos atención a los más necesitados. Los pobres tendrán preferencia en nuestro gobierno", aseguró.

Bajo su chamarra, Lula lucía una camiseta con la inscripción: "La victoria es de Brasil".

El mandatario envió un mensaje a sectores de la oposición que durante la campaña advirtieron que, en caso de ser reelegido, no le darían tregua por los escándalos de corrupción.

"Las elecciones acabaron, ahora no hay más adversarios; el adversario son las injusticias sociales que tenemos y que necesitamos combatir", indicó.

Lula dijo que, entre las prioridades en su segundo mandato, estarán también el crecimiento económico, la educación y la integración de América del Sur, incluyendo el fortalecimiento del Mercosur.

"El Mercosur para nuestro gobierno es como si fuese una pasión especial", afirmó.

Por su parte, Alckmin pronunció un discurso en el que agradeció el apoyo recibido y volvió a felicitar a Lula: "Quiero desearle un buen mandato, que es lo que todos los brasileños queremos y deseamos".

Voto de confianza

Los analistas coinciden en que los brasileños le dieron al presidente un segundo mandato por sus esfuerzos para aliviar la pobreza y mejorar la economía.

El 1 de octubre, Lula había sido forzado a disputar una segunda vuelta al no lograr la mitad más uno de los votos.

Por entonces, estaban frescos los escándalos de corrupción que habían salpicado al PT.

Actuando a la defensiva, el mandatario no participó en los debates televisivos de los candidatos presidenciales, lo que le valió numerosas críticas.

En la víspera de la segunda ronda, el escenario era completamente diferente.

No habían surgido nuevos escándalos y la campaña había girado en torno a temas como el papel del Estado y las privatizaciones.

Cambio de estrategia

Fortalecido, Lula hasta se animó a participar en los cuatro debates que se realizaron por televisión.

El mandatario encaró una campaña agresiva, defendiendo a capa y espada los logros de su administración.

Llegó a sugerir que su rival quería privatizar empresas estatales y eliminar el programa "Bolsa Familia", el principal plan de ayuda del gobierno para los sectores pobres de Brasil.

Si bien Alckmin lo negó hasta el final de la contienda, la semilla de la duda habría germinado en las mentes de los votantes humildes. Esta vez, fue el opositor quien se mostró a la defensiva.

Luego de participar en los festejos en Sao Paulo, Lula tiene previsto regresar a Brasilia este lunes, donde iniciará conversaciones para formar el nuevo gobierno que se instalará el 1 de enero de 2007.

021006 -
Lula: 48,91% - Alckmin: 41,30% - Heloísa: 6.17%

Segunda vuelta: 29 de Octubre
. Lula ganó pero no le alcanzó. Sumó el 48.91% de los votos. Necesitaba la mitad más uno de los sufragios. Su rival en el ballottage del 29 de octubre será el socialdemócrata Geraldo Alckmin, quien recibió el 41,30%. Tercera quedó Heloisa, quien retomó las banderas abandonadas por Lula, con el 6,17%.

Datos clave de las elecciones 2006


Luiz Inácio Lula da Silva, de 61 años de edad, es el presidente de Brasil desde el 1º de enero de 2003.


Geraldo José Rodrigues Alckmin Filho, de 54 años de edad, es el candidato presidencial por el Partido Social Demócrata Brasileño de centroizquierda, que él ayudó a fundar en 1988.


Heloísa Helena Lima de Moraes Carvalho, de 44 años de edad, es senadora y actual candidata presidencial por el Partido Socialismo y Libertad (PSOL), que ayudó a fundar hace dos años, luego de ser expulsada del Partido de los Trabajadores del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Al atardecer del domingo 1º de Octubre y con el 80% de los sufragios ya contados, Lula obtiene el 49,32%, es decir, por debajo de la mitad más uno de los votos necesarios, según los resultados oficiales.

De acuerdo a las encuestas realizadas a pie de urna, el presidente Lula da Silva fue el ganador.

El sufragio se realizó con total normalidad desde la mañana, donde 126 millones de brasileños acudieron a las urnas para elegir un nuevo presidente para los próximos cuatro años.

En caso de que Lula se quede corto, el mandatario deberá acudir a una segunda vuelta el próximo 29 de octubre, en la que se mediría con su más cercano perseguidor, que según todo indica será el ex gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin.

Los puestos de votación cerraron a las 19:00 (22:00 GMT) y se esperan los resultados oficiales dentro de pocas horas.

El voto de los candidatos

El presidente brasileño, quien busca su reelección, votó a las 10:00 (hora local) en Sao Bernardo do Campo, un bastión del Partido de los Trabajadores (PT) en el cinturón obrero de Sao Paulo.

Lula dijo que el "destino de Brasil está trazado" y les pidió a los votantes que "consoliden el cambio".

El candidato que más de cerca le sigue en las encuestas, Geraldo Alckmin, del Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB), dijo que el mandatario "ya tuvo su oportunidad y Brasil no puede perder el tiempo".

Mientras que la candidata izquierdista, Heloísa Helena Lima, se limitó a comentar: "Sólo espero que Lula no sea reelegido".

Miles de policías, apoyados por soldados, fueron desplegados en todo Brasil para garantizar la seguridad de los comicios.

Según los sondeos de opinión realizados antes del inicio de las elecciones, Lula da Silva iba camino a la reelección en la primera vuelta, con lo que aseguraría la permanencia del PT en el poder.

Sin embargo, su clara ventaja sobre Alckmin disminuyó a pocas horas de abrirse los comicios, debido a los escándalos de corrupción que han salpicado a su gobierno.

Las elecciones se llevaron a cabo en medio del luto por el accidente del avión de la aerolínea Gol, que se estrelló el viernes en el Amazonas con 155 personas a bordo.

Anotaciones en mano

Además de elegir presidente, los brasileños escogen al total de 513 diputados federales, a 27 senadores (un tercio de la cámara), a los gobernadores de los 27 estados del país y a los integrantes de las cámaras legislativas regionales.

El flujo de votantes aumentó a medida que se acercaba el mediodía.

En las calles se Sao Paulo se observaron a activistas distribuyendo panfletos a último momento, mientras algunos vehículos circularon por las calles con propaganda política adherida a las ventanas.

BBC Mundo visitó uno de los principales centros de votación en la ciudad, el edificio Gazeta, situado al 900 de la céntrica Avenida Paulista.

No se observaron largas filas. La razón es que en Brasil se utiliza un sistema de voto automatizado que agiliza el trámite.

Se trataba de una máquina con una pantalla y un teclado en la que los electores debían ingresar el número correspondiente a cada uno de los cinco candidatos por escoger.

En el edificio Gazeta abundaban los votantes que llevaban en sus manos papeles con las cifras anotadas de los postulantes, además de una identificación.

DATOS CLAVE

Unos 126 millones de brasileños están habilitados para votar

Eligen un presidente, 513 diputados, 27 senadores, gobernadores de 27 estados y miembros de legislaturas regionales

Una veintena de partidos políticos presentaron candidatos

El horario de votación se extendió entre las 11:00 y las 22:00 GMT

Los brasileños utilizaron nuevamente urnas electrónicas

Se espera que la mayoría de los votos esté contada para la madrugada del lunes

La segunda vuelta está contemplada tanto en la elección de presidente como en la de gobernadores

A la salida, hablamos con algunos de ellos.

"Es un día importantísimo porque vamos a poder gobernar mejor en un Brasil que actualmente está en caos. Yo voté por Alckmin", confesó Ana María.

"Escogí un candidato para el futuro del país, Lula. Él es la mejor opción", dijo por su parte Leordino.

William añadió: "Es una elección crucial, porque se decide el destino del país y los beneficios que puede tener el pueblo... ¿A quién elegí como presidente? El voto es secreto, ¿no?".

¿Y qué de las urnas electrónicas? ¿Son fáciles de usar?

"El sistema es más sencillo que antes, cuando se utilizaban papeletas. Sólo hay que anotarse los números de los candidatos", opinó Ademar.

"Es simple y rápido. Los únicos que tienen problemas son los que no saben a quién votar. Yo tengo buena memoria", se rió el mismo William de antes.

¿Segunda vuelta?
 

Además de Lula y Alckmin, compiten por la presidencia -aunque con menores posibilidades según los sondeos de opinión- los senadores Heloísa Helena Lima, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) y Cristovam Buarque, del Partido Democrático Laborista (PDT, por sus siglas en portugués), de centro-izquierda.

Ambos son ex miembros del PT. Lima fue expulsada por oponerse a las que ha considerado políticas "neoliberales" de Lula y Buarque se retiró en rechazo a los escándalos de corrupción que han rozado al gobierno.

El presidente brasileño ha hecho campaña sobre la base de sus éxitos en reducir la inflación, aumentar el salario mínimo y reducir la pobreza.

Por su parte Alckmin, ex gobernador del estado de Sao Paulo, es considerado el favorito de los empresarios y ha sido un fuerte crítico de la corrupción en la política de su país.

Mientras que Lima representa una alternativa "contra los banqueros, el imperialismo y los políticos corruptos" y Buarque ha centrado su propuesta en la educación como herramienta para superar la desigualdad social.

Pero en las últimas semanas no se ha dejado de hablar de un escándalo político que afecta al PT y que la prensa bautizó como "dossiergate".

Funcionarios cercanos a Lula fueron acusados de tratar de adquirir un informe, con fondos de origen desconocido, para involucrar en hechos de corrupción a la oposición.

El presidente aseguró ser inocente y criticó duramente a sus colegas.
 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com