Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Brasil
Cidade Maravilhosa. Brasil es olímpica

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Qué es el Amazonia?
- Brasil: La riqueza peor distribuida del mundo
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
- Los Kirchner y su garito personal
-
Invasión de Gaza: “Operación plomo fundido”

 

 

. Río era la mejor candidata

031009 - Río de Janeiro elegida ciudad olímpica

El Comité Olímpico Internacional (COI) escogió a Río de Janeiro como la sede de los Juegos Olímpicos de 2016, después de una emocionante votación en la que quedaron eliminadas las ciudades de Madrid (segundo lugar), Tokio (tercero) y Chicago (cuarta).

Será la primera vez que un país sudamericano albergue este anhelado evento internacional. La decisión se anunció en Copenhague, Dinamarca, escenario de una intensa batalla publicitaria, mediática y diplomática entre las cuatro ciudades que disputaban el honor.

Brasil ganó la tercera y definitiva votación con 66 votos frente a los 32 de Madrid. Sin embargo, en la primera ronda fue la española la que se había puesto en cabeza, con 28 votos (Río con 26, Tokio con 22 y Chicago con 18).

En la segunda, Tokio sólo recibió 20, Madrid 29 y Río, que ya se distanciaba de sus rivales, 46.
 


Brasil celebra la elección

"Río está preparada"

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, dejó claro al COI que "Río está preparada" y sostuvo que con este reconocimiento, Brasil ya se ha ganado "la ciudadanía internacional". "No se arrepentirán", dijo.

Lula presentó la candidatura como una oportunidad para demostrar al mundo que los Juegos Olímpicos pertenecen a todos los continentes.

"No sólo serán los Juegos de Brasil, sino los de Sudamérica. Servirán para inspirar a 180 millones de jóvenes en todo el continente. Es hora de recuperar el equilibrio", expresó.

Cuando el presidente del COI, Jacques Rogge, anunció al ganador, la leyenda brasileña del fútbol Pelé comenzó a llorar de emoción. Mientras, cientos de personas celebraban la victoria en las playas de Copacabana, en Río.

Según el corresponsal de la BBC en esta ciudad, Gary Duffy, el ambiente era de "alegría absoluta y descontrolada", en esta playa, donde se levantó un escenario para recibir las buenas noticias desde Dinamarca.

La gran sorpresa fue la eliminación de Chicago en la primera votación. Horas antes, el presidente estadounidense, Barack Obama había pedido abiertamente a los delegados del Comité Olímpico Internacional (COI) que votasen por su ciudad adoptiva, ya que Estados Unidos y Chicago estaban "listos y ansiosos" por recibir "atletas y visitantes de todo el mundo". Dicho esto, abandonó suelo danés.

Tokio perdió en la segunda votación. En su ponencia, el flamante primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, también quiso persuadir a los miembros del COI y apeló a su imagen de país organizado, pero los observadores habían señalado que "la geografía" estaba en su contra debido a que la última Olimpiada la celebró su vecino China.
 

Lula, emocionado, seca sus lágrimas

Presentaciones

Durante la jornada de elección, las distintas ciudades presentaron ante los miembros del COI los proyectos con los que optaban a albergar el evento.

Desde Obama hasta los reyes de España, incluyendo a Hatoyama y el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva.

Los discursos de líderes políticos y deportivos de las candidatas versaron sobre los planes deportivos, pero también sobre infraestructuras, seguridad, legado para la población e incluso legislación anti dopaje.

Por parte de la derrotada España, el ex presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, se unió al rey Juan Carlos y al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, además de otros líderes regionales.

Sabiendo que Londres organizaría los Juegos de verano en 2012 y la ciudad rusa de Sochi los de invierno en 2014, Zapatero parecía querer conjurar la regla no escrita de la rotación de continentes -uno de los handicaps para Madrid, según muchos analistas- asegurando que "(la madrileña) es la candidatura de un país que se siente profundamente europeo, al tiempo que mediterráneo y latinoamericano".

"Queridos colegas, sé que estoy muy cerca del final de mis días. Tengo 89 años. Permitidme que os pida que toméis en consideración premiar a mi país con el honor y el deber de organizar los Juegos Olímpicos en Madrid", dijo por su parte Samaranch, en uno de los momentos más emotivos de su intervención.

Beneficios

La organización de los juegos trae grandes beneficios a la ciudad sede, declaró a la BBC Andrew Thornley, profesor de urbanismo y especialista en legado olímpico.

Están no sólo el mejoramiento de los servicios de transporte y la infraestructura en general, sino también la capacidad de atraer más negocios y de inspirar a las nuevas generaciones a practicar deporte, afirmó.

Sin embargo, en las ciudades candidatas -incluida la ganadora- también existen voces críticas contra los Juegos Olímpicos.

Algunos, en un momento de recesión como éste, denuncian el excesivo gasto público que conlleva la organización y promoción de un evento de tales dimensiones.
 


Vista aérea de Río de Janeiro

Análisis: Río era la mejor candidata - Raúl Fain Binda

Río de Janeiro era la mejor candidata, pero la excelencia no garantiza el éxito en una votación de delegados de todo el mundo, tras un proceso político que reacciona ante intereses legítimos y, a veces, de los otros.

La candidatura brasileña era la mejor porque satisfacía un mayor número de genuinas aspiraciones del movimiento olímpico: un buen proyecto, una sede que encuentra inmediato eco popular en el mundo, oportunidad a una región postergada por el olimpismo, reconocimiento del valor del deporte en el país anfitrión y suficiente poderío económico para que la inversión, tan cuantiosa, no sea una carga social intolerable.

La sorpresiva eliminación de Chicago en la primera votación es un duro golpe político para el presidente de Estados Unidos, que a último momento decidió viajar a Copenhague, sabiendo que un revés para la candidatura de su ciudad adoptiva sería presentada por sus enemigos como una muestra de debilidad, una derrota humillante para el país.

Los estadounidenses todavía recuerdan el fracaso de Nueva York en su intento de organizar los Juegos de 2012, que se harán en Londres.

La primera ronda de votaciones en el COI puede dar estas sorpresas, porque los delegados prometen sus votos a más de una ciudad: un voto, el primero, para la ciudad X, “que no puede ganar” pero con la cual se tiene “un compromiso”; el segundo para la ciudad de su predilección y, si ésta también queda marginada, el tercero para desempatar entre las finalistas.

Seguramente más de un delegado habrá dicho al Presidente o a su esposa Michelle: “Yo debo votar por Tokio, es un compromiso que no puedo evitar, pero en segunda ronda y en la decisiva votaré por Chicago”.

Y esto contribuyó a que la candidatura más débil, la de Tokio, sorteara la primera ronda, mientras que una de las favoritas se quedó en el camino.

Pero el fracaso no se puede atribuir solamente a una mala gestión de los votos prometidos.

Es evidente que la candidatura perdió impulso en los últimos meses, ya que en junio pasado, cuando el COI escuchó las presentaciones finales de las cuatro ciudades, los enviados de la BBC recogieron una clara inclinación hacia Río de Janeiro y Chicago.
 


Vista nocturna de Río, desde el Cristo del Corcovado

Madrid y Tokio

El último informe del COI había resultado desalentador para los organizadores de Madrid y Tokio.

Los españoles, sin dejar de enorgullecerse, con razón, de la calidad de su proyecto, reconocían en privado que sus posibilidades no eran muchas. Les fastidió, en particular, que se expresaran dudas sobre el compromiso español con la lucha antidopaje.

El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, encaró este problema al señalar ante los delegados la severidad de la nueva ley antidopaje.

Los españoles también enfatizaron la importancia social del proyecto, diciendo que la villa olímpica sería luego destinada a viviendas.

Pero el hecho de llegar a la ronda final se debe mucho más a la capacidad de persuasión de dos personajes: el rey Juan Carlos, un ex competidor olímpico, que se tutea con muchos delegados (además de burócratas, hay numerosos ex atletas y también aristócratas), y Juan Antonio Samaranch, ex presidente del COI y patriarca del movimiento olímpico.

A los 89 años, el veterano dirigente catalán todavía es escuchado con respeto por delegados que, en algunos casos, le deben su carrera.

Samaranch pidió el voto por Madrid poco antes de la votación. Se las arregló, con mucha gracia y no poca astucia, para dar la sensación de que era el último favor que pedía.

Obama no pudo

La “humillación” de Chicago sugiere que la influencia del dinero y del poder político ya no tiene la fuerza arrolladora de hace algunos años.

El principal atractivo de la ciudad era el apoyo de la hermandad de los empresarios y de los medios de comunicación, que asegurarían el éxito comercial de los juegos y su difusión en el mercado más rico.

El viaje de Obama fue interpretado (después de la votación) como una señal de que los negociadores no estaban convencidos de que los números cuadraran: les faltaban votos y él acudió en apoyo de su esposa.

En nuestro comentario anterior decíamos que de todos los grandes personajes reunidos en Copenhague, Obama era el que más arriesgaba.

Los brasileños festejan ahora, y con ellos todos los latinoamericanos.

En los próximos días, después de la fiesta, comenzará el balance: son muchos los comentaristas que no están convencidos de la conveniencia de gastar sumas cuantiosas en un festival deportivo mastodóntico.

Objetan, en particular, el desvío de fondos para el desarrollo de una ciudad en particular (y, en este caso, bastante próspera), a expensas de otras localidades o regiones más necesitadas.

En los próximos meses escucharemos esas voces.

Por ahora, todos estaremos festejando - BBC

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com