Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Chile
Elecciones 2005: Candidatos

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Chávez anuncia medidas antineoliberales
- EE.UU. y el derrocamiento de S Allende
-
Diccionario del sexo anal
-
¿Los Kirchner planean la huida del gobierno?
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino

 

 

 

 

 

1205 - Michelle Bachelet - Joaquín Lavín - Tomás Hirsch - Sebastián Piñera
 

Joaquín Lavín siempre recuerda que en 1999 estuvo a punto de ser Presidente de Chile. Tuvo un empate técnico con el candidato Ricardo Lagos, quien lo derrotó en la segunda vuelta. Desde entonces no ha dejado de estar en campaña, pero ha ido bajando en las encuestas. Hoy Lavín aparece en los sondeos debajo de Michelle Bachelet y virtualmente empatado con el otro candidato de la derecha, Sebastián Piñera.
Este ingeniero comercial de 52 años, master en economía, graduado en Chicago, ex alcalde de las comunas de Las Condes y Santiago, casado, padre de 7 hijos, vinculado al Opus Dei, ha basado su campaña en la lucha contra la delincuencia, la desigualdad económica y los temas que él define como de principios o valores

Autor del libro "La Revolución Silenciosa", que alababa las transformaciones económicas realizadas por el régimen militar, es uno de los políticos de derecha que visitó al general Augusto Pinochet cuando estuvo detenido en Londres. Durante la campaña se ha distanciado de Pinochet y no ha vuelto a verlo en público.

"No va a haber aborto"

En el último debate presidencial, Lavín se definió como "una persona de valores cristianos. Creo en Dios, tengo fe. Más aún, siento que debería haber más Dios en la sociedad chilena. Pienso que a veces muchos de los problemas que la sociedad vive: violencia intrafamiliar, embarazo adolescente, droga, son consecuencia de la ausencia de Dios en la vida de las personas".

"Conmigo que no se equivoque nadie. Conmigo no va a haber aborto, conmigo no va a haber matrimonio homosexual", recalcó Lavín.

En la sede de su comando, en la comuna de Providencia, la BBC conversó con Gonzalo Cordero, uno de sus asesores más cercanos, quien lo conoce desde 1998 y lo define así: "es una persona tremendamente cercana a los sectores populares, que tiene un gran arraigo en la gente más necesitada del país, que ve en él una esperanza. Es un hombre tremendamente innovador, de ideas nuevas... Es un gran creador".

Cordero dice que Lavín "es un servidor público como difícilmente hay otro, con una vocación muy sincera, muy auténtica y muy profunda".

En el centro de Santiago, los partidarios de Lavín destacan que "ha estado bastante tiempo trabajando por Chile, en el servicio público, durante más de 15 años" y lo definen como "una persona constante, que cree en Dios y tiene fe".

El trabajo poblacional

El analista Mladen Yopo dice que la principal virtud de Lavín es que "ha logrado tener un discurso cercano a sectores populares, rompiendo el mito de que los partidos de derecha son ajenos a los sectores populares. Creo la UDI, y Lavín como su representante, han tenido la virtud de ese trabajo poblacional, el trabajo de masas. Y su discurso es un discurso muy simple, muy directo, de promesas, con cuñas que son muy entendibles para la gente común y corriente".

El analista cree que el principal problema de esta candidatura es "lo rutinario de su estilo; es un hombre que lleva mucho tiempo en campaña, ha perdido sentido de credibilidad, y el anclaje ideológico que tiene, que lo convierte en un conservador que está ajeno a los cambios que ha vivido el país, en términos relacionados con los valores, por ejemplo"
 

Tomás Hirsch, de 48 años, es casado, tiene dos hijos, estudió ingeniería y es el candidato del Pacto Juntos Podemos Más, que representa a la izquierda extraparlamentaria en la elección presidencial que tendrá lugar el 11 de diciembre en Chile.

 

Se trata de aquellos sectores que critican al modelo económico neoliberal, al sistema electoral binominal que divide al país en dos grandes bloques y que, paralelamente, abogan por cambios que reflejen a una sociedad más progresista.

Por ejemplo, de los cuatro candidatos, Tomás Hirsch es el único que apoya abiertamente el matrimonio entre parejas homosexuales, tal como lo explicó durante el último debate presidencial: "si dos personas del mismo sexo se quieren casar, yo considero que tienen el derecho. Y deben establecerse los mecanismos en la ley para que puedan contraer matrimonio".

"No creo que el Estado deba impedir, deba estar poniendo trabas. Y por supuesto que la gente está preparada. Los que a veces no están preparados son los que están instalados en el poder, que andan siempre vigilando lo que podemos hacer o no".

Hirsch fue durante su juventud seguidor del líder humanista argentino Silo. Luego fue fundador del Partido Humanista de Chile. También ha sido embajador y empresario. Como candidato, cuenta con el respeto de comunistas y humanistas, entre otros sectores.

"Un muy buen amigo"

El abogado Juan Enrique Prieto, candidato a diputado del Partido Humanista, conoce a Tomás Hirsch desde hace casi 30 años, y, según contó a la BBC, nunca ha olvidado un gesto que tuvo hacia él: "cuando fallece mi única hermana, en la Clínica Santa María, Tomás fue personalmente, antes que falleciera, a darle la ceremonia de asistencia, porque había un vínculo muy cercano de Tomás con sus orientados (humanistas), que era el caso de mi hermana. Y a mí se me quedó para siempre. Efectivamente, Tomás demostró en los hechos ser un muy buen amigo".

Sus jóvenes partidarios, que reparten volantes en el centro de Santiago, lo definen como "una persona que está a disposición del pueblo, no como los otros candidatos". También lo consideran "una persona más segura que los otros candidatos".

Según el analista Mladen Yopo, la gran fortaleza de la candidatura de Hirsch es que "está representando a un sector que ha estado excluído del país, representa los anhelos y frustraciones que tienen muchas personas. El tiene una muy buena oratoria. Y representa muy bien algunos temas, como el mal trato que sufren algunas personas por parte de sus superiores. Esa es una realidad en distintos ámbitos de la vida nacional. Ha generado un liderazgo fresco en la izquierda extraparlamentaria, aprovechando los medios de comunicación".

Como debilidad, el analista destaca que "él está llevando como peso al Partido Comunista, que es más retardador a los cambios y a este cambio de país"

 

Desde 1958 que la derecha no gana una elección presidencial en forma democrática en Chile. Estuvo a punto en 1999, cuando el candidato Joaquín Lavín consiguió un empate técnico con el socialista Ricardo Lagos. Pero Lagos lo derrotó en la segunda vuelta.

Esta vez, la derecha lleva dos candidatos presidenciales: Joaquín Lavín y el empresario Sebastián Piñera. Ambos están virtualmente empatados en la mayoría de las encuestas y ambos dicen que quieren pasar a una segunda vuelta para competir con Michelle Bachelet.

Sebastián Piñera: político y empresario

Piñera es empresario, dueño de la Línea Aérea Nacional (LAN Chile) y de un canal de televisión (Chilevisión), entre otros múltiples y exitosos negocios. Destaca, entre otras cosas, por haber sido el hombre que introdujo en Chile las tarjetas de crédito. Tiene 56 años, fue senador por el Partido Renovación Nacional, es casado y tiene 4 hijos.

Su hermano José Piñera fue ministro de Trabajo de Augusto Pinochet y encabezó la reforma al sistema previsional chileno.

Sebastián, en cambio, votó "No" en el plebiscito de sucesión presidencial de 1988 cuando Pinochet, siendo candidato único, fue derrotado.

En sus apariciones públicas, él se define como hijo de un funcionario público (su padre, José Piñera, fue embajador del Presidente democristiano Eduardo Frei Montalva) y dice que "no heredé nada material, salvo una muy buena educación, cariño y amor. Y, por lo tanto, lo que he logrado, gracias a Dios y a la sociedad, pero también con mucho trabajo y esfuerzo, no ha sido heredado, ha sido con trabajo".

"Amigo de sus amigos"

Una de sus colaboradoras más cercanas en esta campaña, la diputada Carmen Ibáñez, conversó con la BBC en plena campaña, en las calles de Santiago, y definió así a Piñera: "Es uno de los hombres más brillantes de Chile, doctor en economía de la Universidad de Harvard, donde fue uno de los mejores alumnos. Lo conozco hace muchos años, a él y a su familia, y es una persona que ayuda mucho, pero privadamente, sin hacer alarde. Es una persona que tiene lindos sentimientos, muy sencilla, que, con la plata que tiene, podría vivir mucho mejor que como vive. Es una persona muy cariñosa y amigo de sus amigos".

Sus partidarios dicen que "va a ser la salvación de este país", destacan que "es un hombre muy inteligente" y sostienen que "sabe manejar la plata, tiene mucho dinero y no va a robarle al país, como podrían hacerlo otros".

El analista Mladen Yopo dijo a la BBC que Piñera "presenta una versión un poco más fresca de la derecha, inscrita en este sentido de cambio, que reconoce cosas positivas y elementos negativos. Tiene una capacidad de oratoria importante y refleja en ella esta concepción nueva. Creo que él es una persona que ha incentivado que viene vendiendo el sueño americano y cómo siendo un hijo de un empleado público llegó a ser un gran empresario, desde un ámbito menos ideologizado que el resto de la derecha”.

Como debilidad de esta candidatura, Yopo diagnostica que "al empresariado en Chile no se le ve con buenos ojos. El empresariado ha sido un poco egoísta al repartir sus ganancias con los trabajadores. Y a Piñera se le ve un poco como parte de eso, también. Por eso está entrando bien a un sector medio-alto, pero no entra bien al sector más popular del país".

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com