Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Chile
Elecciones 2009: Los candidatos presidenciales de Chile

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Elecciones 2009: Se va la segunda...
- Marco, hijo de Miguel Enríquez, candidato...
- EE.UU. y el derrocamiento de S Allende
-
Chile, una visita a un país en vísperas de...
-
Ultimátum a la Tierra

 

 

111209 - La elección presidencial de Chile de 2009 para el período 2010-2014 está contemplada por la Constitución para llevarse a cabo el día domingo 13 de diciembre de 2009, en conjunto con las elecciones de diputados y senadores. En caso de que ningún candidato alcance la mayoría absoluta de los votos, se realizará una segunda vuelta, el 17 de enero de 2010.
 

 Frei, Enriquez-Ominami, Arrate y Piñera,


Después de dos décadas de gobierno de la Concertación Democrática, tras el retorno a la democracia en 1990, en Chile soplan vientos de cambio.


La alianza en esta ocasión no se presenta con un candidato único que represente a todos los que la conformaban. Se postuló, por un lado, a un ex presidente como candidato oficialista, mientras que de la disidencia de la Concertación salieron un candidato de izquierda y uno independiente.
 


Ante esta disolución, los partidos de derecha -agrupados en la Coalición por el Cambio- ven su mejor oportunidad en 20 años para llegar al poder en la figura de un destacado hombre de negocios.

Estos cuatro son los aspirantes a la presidencia de Chile.
 

Jorge Arrate

Candidato de Juntos Podemos Más, el pacto de la izquierda extraparlamentaria entre el Partido Comunista (PC) y la Izquierda Cristiana.

Arrate, un "allendista" de 68 años, renunció a su afiliación con el Partido Socialista para establecer su candidatura.

Abogado de profesión, conformó el gabinete de varios gobiernos desde el de Salvador Allende hasta Patricio Alwyn y Eduardo Frei. Además fue embajador ante Argentina durante la presidencia de Ricardo Lagos.

Es partidario de convocar un plebiscito para elegir una Asamblea Constituyente que reescriba la Carta Magna del país.

Sobre esta nueva Constitución propone cambiar el modelo económico e introducir una amplia presencia del Estado en todos los ámbitos de la economía.

Igualmente, pretende mejorar la salud pública del 80% de los chilenos y ampliar el acceso a la educación, principalmente a las universidades sin limitación de condición económica.

Arrate aboga por una mayor autonomía de las regiones, sobre todo en lo que respecta los ingresos de los recursos naturales, formulando un sistema de regalías generadas por la explotación de estos recursos que irían a las regiones.
 

Marco Enriquez-Ominami

Candidato Independiente de tendencia izquierdista. Lo apoyan el Movimiento Amplio Social, el Partido Ecologista de Chile y el Partido Humanista.

Enríquez-Ominami, diputado de 36 años, tuvo que renunciar al Partido Socialista (PS) cuando lanzó su candidatura pues este partido es uno de los cuatro grupos políticos que conforman la Concertación.

A pesar de no contar con el apoyo del PS, Enríquez-Ominami realizó una campaña a través de diversos medios electrónicos para conseguir las firmas suficientes que respaldaran su candidatura.

Hijo del fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) Miguel Enríquez -un guerrillero que murió en un enfrentamiento durante el gobierno de Augusto Pinochet- y de la cineasta, Manuela Gumucio, el joven diputado también se dedica al cine.

En esa función ha realizado documentales críticos de la Concertación, en los que plantea la fatiga de esta alianza política y el abandono de sus ideales por parte de sus líderes.

Como legislador se ha destacado por su apoyo a grupos minoritarios, abogando por los derechos de las minoría sexuales. Sus detractores lo han tildado de rebelde por simpatizar con los reclamos marítimos de Bolivia y por su cercanía con el presidente de Venezuela Hugo Chávez.

Algunos analistas consideran que sus críticas a la Concertación lo perfilan como el candidato del cambio y su creciente popularidad lo reafirma como un factor de consideración en las elecciones.
 

Eduardo Frei

Candidato de la Concertación Democrática que incluye la Democracia Cristiana (DC), el Partido por la Democracia (PPD), el Partido Socialista (PS) y el Partido Radical Social Demócrata (PRSD).

Frei, un demócrata cristiano de perfil centrista y moderado de 67 años, fue presidente entre 1994 y 2000. Al dejar el poder asumió como senador vitalicio.

Fue escogido a comienzos del año como la mejor carta de la Concertación oficialista tras el retiro de Soledad Alvear y por encima de otras opciones como el también ex presidente Ricardo Lagos y José Miguel Insulza.

Frei ha sido un duro crítico de la gestión de la presidenta Michelle Bachelet, principalmente por el manejo del sistema de transporte público para la capital, Santiago.

Como candidato propone que se estatice el servicio de transporte público. Presentó además un documento con varias modificaciones para reformar la Constitución que está vigente desde 1980.

El talón de Aquiles de Frei es el registro de los últimos años de su presidencia que fueron caracterizados por una grave crisis económica después de años de bonanza.

Las ganas de cambio entre el electorado también podrían afectar sus posibilidades.
 

Sebastián Piñera

Candidato de la Coalición por el Cambio, un grupo que aglomera los partidos de derecha Renovación Nacional (RN), Unión Demócrata Independiente (UDI) y Chile Primero.

Piñera, un empresario multimillonario de 59 años, fue senador entre 1990 y 1998 y ha incursionado varias veces en la carrera presidencial. La oportunidad que más cerca estuvo fue en 2005 cuando fue vencido en segunda vuelta por la actual presidenta Michelle Bachelet.

Se declara un humanista cristiano e intenta conformar una amplia base más allá de la derecha tradicional, para incluir centristas, social demócratas y disidentes de su propia alianza y de la Concertación.

Presenta una extensa propuesta de gobierno de 75 puntos que incluyen la generación de un millón de empleos, la creación de un Ministerio de Desarrollo Social para combatir la pobreza al tiempo que promete un crecimiento de la economía de 6% y la modernización del Estado con una descentralización que le dé mayor autonomía a los gobiernos municipales.

La campaña de Piñera, sin embargo, ha estado marcada por una serie de escándalos. Uno involucra una cadena farmacéutica, en la que es accionista minoritario, que está siendo investigada por concertar un alza de precios.

Sus opositores señalan que tiene lazos demasiado estrechos con los sectores empresariales y comerciales para ser un presidente que trabaje por el bien común.

Para desvincularse de esa imagen, Piñera ha entregado el control de una gran parte de sus inversiones a un fideicomiso que las administrará independientemente.

 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com