Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Chile
Relaciones económicas Chile-EE.UU
Neoliberalismo y dependencia

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¡Alerta Barrick Gold!
- Lo peor está por llegar: Entramos a la mayor
- EE.UU. y el derrocamiento de S Allende
-
Diccionario del sexo anal

- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino

 


 

220311 - Paul Walder - Punto Final

 

La prensa empresarial destacó, hace unas semanas, la compra de la viña californiana Fetzer Vineyard por Viña Concha y Toro, en 238 millones de dólares. Se trató de la mayor inversión chilena en el extranjero en este rubro. Sin duda el negocio destacaba por su gran simbolismo: la Viña Concha y Toro se sumaba al proceso de expansión de las inversiones chilenas en el exterior, ya profusas en Latinoamérica, para hacerlas llegar al corazón mismo del capital. En la actualidad, Estados Unidos es el quinto receptor de la inversión chilena en el extranjero, con un total de 3.700 millones de dólares. (Ver: Neoliberalismo)

Chile es, desde 2004, socio comercial de Estados Unidos a través de un tratado de libre comercio que los gobiernos de la Concertación persiguieron durante casi quince años. Se firmó durante la administración de Ricardo Lagos y se presentó como un triunfo, como el ingreso a los grandes mercados. A partir de entonces, las exportaciones chilenas ingresarían a los mercados y supermercados estadounidenses de forma privilegiada, en tanto los productos y las inversiones de Estados Unidos tendrían también especiales garantías para asentarse en estas latitudes.

Pese a la globalización y a la fuerte presencia de las inversiones europeas, especialmente españolas,
Estados Unidos continúa siendo el principal inversionista extranjero en Chile, con cerca de 20 mil millones de dólares. Entre 1974 y 2009, del total de inversiones foráneas en el país el 26,4 por ciento corresponde a Estados Unidos, seguido por España, con casi el 20 por ciento, Reino Unido, con 8,7 por ciento, Australia, con 4,7 y Japón, con 3,7 por ciento. Pero al observar la evolución de las inversiones durante este período, Estados Unidos exhibe una fuerte pérdida de terreno. La inversión estadounidense ha venido descendiendo sensiblemente en las últimas dos décadas. Entre 1996 y 2000, las empresas estadounidenses invirtieron en Chile más de 6.700 millones de dólares, pero entre 2002 y 2008 estos flujos cayeron a 2.300 millones. Aun cuando en 2009 aumentó a 2.900 millones, por la compra de la cadena de supermercados D&S por la multinacional Wal-Mart, no es probable que esto marque una tendencia.

Por sectores de la economía, la inversión estadounidense es diversificada, con un predominio en el sector servicios y la minería. Pero también tiene una fuerte presencia en los servicios básicos (electricidad, gas y agua), transportes y telecomunicaciones e industria. Del total de las inversiones en el área de servicios, que suman 6.600 millones de dólares, casi la mitad radica en el sector comercio, en tanto el resto en diversos tipos de negocios financieros, desde bancos, compañías de seguros, sociedades de inversión o fondos de inversión.

Tras los procesos de privatización y posteriormente de fusión y adquisición, las inversiones de
Estados Unidos en Chile se han destinado a la adquisición de empresas de servicios ya existentes, particularmente de los sectores de electricidad, telecomunicaciones, financiero y comercial. Son las denominadas inversiones sustitutivas, que no generan nuevos empleos y que, por el contrario, generalmente vienen acompañadas de reestructuraciones y despidos.

Las inversiones norteamericanas se han desplazado de forma evidente desde el sector minero a los servicios. Entre 1974 y 1993, el 70 por ciento de la inversión de Estados Unidos estaba concentrada en la minería, distribución que ha disminuido a partir de entonces. Entre 1999 y 2004 los flujos norteamericanos destinados a la minería descendieron al 15,3 por ciento del total. En sentido inverso, las inversiones en servicios alcanzaron el 77 por ciento del total durante el período 1999-2004, principalmente en los sectores electricidad, gas, agua, comercio y comunicaciones.

Un intercambio comercial deficitario

Pese a contar con uno de los primeros grandes TLCs, el comercio chileno con Estados Unidos ha sido desplazado durante la última década por otros países. Hoy más importante es
China -nación con la que también existe un TLC-, primer comprador de las materias primas chilenas. Las tasas de crecimiento de las exportaciones hacia ese mercado, principalmente mineras, probablemente cambiarán en el corto plazo la estructura de la canasta exportadora, colocando a China como el gran mercado chileno. Y el cobre, muy por encima del resto de las materias primas, será el principal producto. Hacia finales del año pasado, las exportaciones chilenas a China representaron casi un cuarto del total de bienes exportados.

Con Estados Unidos la relación es muy diferente. A diferencia de las ventas a China, que crecieron el año pasado a una tasa del 50 por ciento, las destinadas al mercado estadounidense aumentaron sólo un 16 por ciento. Hoy Estados Unidos es el tercer socio comercial chileno, y absorbe apenas el diez por ciento del total de las exportaciones, básicamente cobre, productos forestales y fruta fresca.

Si nos remontamos a 2005, la estructura era totalmente distinta. Estados Unidos era el primer socio comercial chileno, con el 15 por ciento del total de las exportaciones chilenas, seguido por Japón, con poco más del once por ciento, y China, con el diez por ciento.

En importaciones es otra la figura: Estados Unidos sigue siendo, como ha sido históricamente, el principal abastecedor de productos para el mercado chileno, con casi el 20 por ciento del total importado por Chile. Entre enero y septiembre del año pasado
Estados Unidos vendió a Chile bienes por casi siete mil millones de dólares, superando a China y a todos los países de la Unión Europea juntos. Hace cinco años, Estados Unidos concentraba sólo el 14 por ciento de las importaciones chilenas.

Los gobiernos chilenos persiguieron, hasta finalmente conseguirlo, suscribir el TLC con
Estados Unidos pensando en el poderoso mercado estadounidense para las exportaciones nacionales. Pero a seis años de vigencia del tratado, el gran beneficiado ha sido Estados Unidos: el país con el mayor déficit del mundo, tiene superávit comercial con Chile. La canasta de productos estadounidenses que nuestro país importa en general está compuesta de bienes intermedios e insumos, básicamente combustibles y alimentos básicos, como trigo. Sólo una escasa proporción corresponde a bienes elaborados, como camiones, automóviles, motores y maquinarias.

A merced de la especulación financiera internacional

Si en el comercio bilateral Chile no ha ganado con el TLC con
Estados Unidos, en otras áreas tampoco ha resultado muy favorecido. La firma del tratado en 2003 incluyó la completa eliminación del encaje al ingreso de capitales foráneos, mecanismo que obligaba a los inversionistas extranjeros a depositar un determinado monto en el Banco Central chileno por un período mínimo de un año, medida que inhibía las inversiones especulativas y las salidas masivas de capitales en momentos de inestabilidad. Con la eliminación de esta cláusula, se incentivaron las inversiones especulativas, en tanto que la economía chilena quedó en una situación de mayor vulnerabilidad ante las crisis financieras externas. La actual baja del dólar y pérdida de competitividad de los exportadores chilenos es un efecto de esas políticas: cada día pueden ingresar y salir ingentes cantidades de divisas, las que circulan por los mercados chilenos en busca de ganancias de corto plazo.

El tratado de libre comercio, aun cuando libera los intercambios comerciales y los flujos de inversión a unos pocos actores poderosos y privilegiados, por otro lado acota y limita gravemente el libre comercio. Estas limitaciones surgen de cláusulas que implican miradas políticas e ideológicas, como ocurrió con la adquisición de la cadena de supermercados D&S por la multinacional Wal-Mart. Pocos meses después de la compra, los nuevos dueños retiraron de las góndolas todos los productos cubanos y venezolanos, argumentando razones de Estado. Un caso similar sucedió en México, cuando el hotel Sheraton, en el DF, presionado desde Washington, expulsó a una delegación cubana. México, recordemos, ingresó en el Nafta o TLC de América del Norte en 1994, con resultados hasta el día de hoy muy poco felices.

Control de la información

Otros casos igualmente preocupantes suceden con la información y la televisión. VTR, el mayor operador de la televisión por cable, con cerca de un 70 por ciento de los abonados, es una empresa controlada por la estadounidense Liberty Global, cuyos contenidos en gran parte corresponden a industrias de la misma nacionalidad. Prácticamente la totalidad de los canales de filmes y series son norteamericanos, lo mismo ocurre en los de contenidos para el público infantil. La información-entretención no sólo está bajo el control de corporaciones de la misma nacionalidad, sino está en manos de un solo propietario. La empresa Time Warner tiene características de cuasi monopolio en la televisión por cable.

De los 17 canales de cine y series que ofrece VTR, 14 son de propiedad estadounidense, de corporaciones como Fox, Universal, Disney, Hearst Corporation, NBC y, por cierto, Time Warner. Porque de estos 14 canales, la mitad pertenece a Time Warner. Pero donde el sesgo es evidente es en la información, con las diferentes versiones de CNN (de Time Warner) y la BBC. Un canal regional como Telesur no está disponible en la norteamericana VTR, como sí lo está en Movistar, controlada por Telefónica de España.

El poderío comunicacional estadounidense está presente también en la televisión abierta, a través de Chilevisión, canal que Time Warner compró al presidente-empresario Sebastián Piñera el año pasado, en 155 millones de dólares. Con esta compra, Time Warner está presente en la generación de informativos no sólo a través de Chilevisión, sino también de CNN Chile. Chilevisión es hoy un gran negocio, que crece en sintonía y utilidades. La estación controlada por Time Warner duplicó sus ganancias el año pasado, al sumar 36 millones de dólares, cifra muy por encima de su inmediato competidor, Mega, con ganancias por 14 millones de dólares.

Si sumamos al dominio de la televisión chilena la industria del cine, veremos una fuerte hegemonía cultural estadounidense. El control no sólo existe en las cadenas de salas de cine a través de Hoyts (de propiedad del fondo de inversión estadounidense Linzor Capital Partners, que también controla la Universidad Santo Tomás y la Isapre Cruz Blanca) y Cinemark USA (con casi cinco mil salas en
Estados Unidos y Latinoamérica), sino también en los contenidos, abrumadoramente estadounidenses.

Las inversiones chilenas en Estados Unidos celebradas como un gran éxito para la economía nacional, son un simple espejismo. Se trata de operaciones que sólo reflejan la fuerte concentración del capital en Chile, fenómeno que ha permitido que unas pocas grandes corporaciones de capitales locales inviertan en otros mercados, como ha sido el caso de Cencosud y Falabella en diversos países latinoamericanos. Este proceso de inversión en nada ha favorecido a la desconcentración del capital, a la generación local de empleos ni al bienestar de la población.

La balanza de servicios con Estados Unidos (que es el reflejo de las transacciones sobre transporte, viajes, comunicaciones, construcción, seguros, servicios financieros, informática, derechos de licencia, culturales y recreativos, entre otros) es claramente deficitaria para
Chile, lo que expresa la fuerte presencia de compañías estadounidenses en el mercado chileno. Entre 2004 y 2007 los servicios exportados por Chile a Estados Unidos aumentaron menos de un 40 por ciento, en tanto los de Estados Unidos a Chile crecieron más de un 60 por ciento. Si en 2004 Chile importaba servicios desde Estados Unidos por 1.300 millones de dólares, en 2008 la cifra llegó a casi dos mil millones. El TLC en esta área ha sido también muy beneficioso para el país del norte, y muy poco favorable para Chile.

Esta situación era previsible a la hora de firmar el TLC. Estados Unidos tiene una aplastante superioridad mundial en el comercio de servicios, por lo cual el TLC, lleno de concesiones a esas compañías, ha sido un traje a la medida para su expansión en
Chile. Lo que observamos en el ámbito de las comunicaciones, la cultura, la publicidad, el comercio, el transporte de encomiendas y otros servicios, es un efecto de esas concesiones. Y si la norma o los convenios comerciales no se ajustan a los intereses de las transnacionales, Estados Unidos recurre, como tradicionalmente lo ha hecho, a otras técnicas, que van desde la presión a la intervención política.

Las filtraciones divulgadas hace unas semanas por WikiLeaks y publicadas por Ciper Chile son una evidente muestra de esta otra forma de hacer negocios. Durante el gobierno de Michelle Bachelet la embajada de Estados Unidos presionó a su gobierno para que aprobara el proyecto termoeléctrico Campiche, de la empresa estadounidenses AES Gener. Como el lugar de emplazamiento de esta central no era apto para este tipo de actividades, el gobierno, a través de un decreto supremo, cambió de la noche a la mañana el uso de ese suelo. - (Publicado en “Punto Final”, edición Nº 729, 18 de marzo, 2011) - www.pf-memoriahistorica.org


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com