Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Guatemala
Operación PBSuccess: El 27 de junio 1954 los Estados Unidos asesina la esperanza en Guatemala.

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- G Brown apoya desarrollo nuclear de Irán
-
Método para hablar como Cristina de Kirchner
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
-
Primavera Árabe 2011
- Haití: El botín del Caribe

 

270604 - Gustavo Adolfo Montenegro - Operación PBSuccess : El 27 de junio 1954 los Estados Unidos asesina la esperanza en Guatemala.

¿Triunfo o traición ?

Los universitarios se ofrecieron para combatir ; varias naciones se solidarizaron ; el Ejército Nacional derrotó en repetidas ocasiones a los Liberacionistas y, sin embargo, el presidente Jacobo Árbenz renuncia el 27 de junio de 1954. Esta es una revisión al suceso que decidió la historia contemporánea de Guatemala.

Tras varios discursos por radio en los que llamaba a la resistencia contra la "invasión", el coronel
Jacobo Árbenz Guzmán, electo popularmente en 1951, renuncia el 27 de junio de 1957, con la intención de detener la agresión armada, iniciada 10 días antes desde territorio hondureño, por un grupo de paramilitares apoyados por Estados Unidos.

El detonante de la agresión había sido la expropiación, en 1952, de tierras ociosas a la United Fruit Company, a la cual se le pagó de acuerdo al valor declarado en las escrituras, mucho menor al valor de mercado. La UFCO exigía una indemnización de 15 millones, que Árbenz se negó a dar.
 

Allen Foster Dulles, director de la Central de Inteligencia Americana, CIA, se encargó personalmente de conducir la operación PB Sucess (Éxito) que consistía en brindar apoyo armado a insurgentes del Ejército de Liberación, cuyo caudillo era el coronel Carlos Castillo Armas. Además, se organizaron estrategias de propaganda y cabildeo a nivel internacional para señalar a Guatemala como un país comunista. El arzobispo Mariano Rosell y Arellano hizo lo suyo al difundir una carta pastoral contra el comunismo, cuyo texto, a decir del historiador Rubén López Marroquín, tenía el visto bueno de la CIA.
 


Algunos grupos civiles y estudiantiles se manifestaron decididos a defender, con las armas, los logros de la Revolución. Sin embargo, el mando del Ejército no los quiso dotar de armas ni de entrenamiento.

"Seguir discutiendo si Castillo Armas es un héroe o si Árbenz es un héroe, es continuar ignorando lo que realmente pasó en 1954", dice López Marroquín, quien durante mucho tiempo ha investigado el movimiento de Contrarrevolución y sus consecuencias.

"Por años se dijo que no es una intervención extranjera, pero tenían armamento y modernos aviones de Estados Unidos. ¿Habrían triunfado sin ese apoyo ?", se pregunta López.

"Ambos movimientos, Revolucionario y Liberacionista, tuvieron su buena dosis de frustraciones, traiciones y momentos de heroísmo, y sus jefes, Árbenz y Castillo Armas, ratos de amargura y soledad. Quien inclinó la balanza fue el gobierno de los Estados Unidos", señala Francisco Villagrán Kramer en su Biografía Política de Guatemala.

Sin embargo, "con el tiempo Árbenz fue prácticamente mitificado por la izquierda, sin reconocer que cometió graves errores que le hicieron imposible seguir gobernando", opina Armando de la Torre, catedrático de Ciencias Sociales de la Universidad Francisco Marroquín.

"Árbenz era un hombre bien intencionado, pero no tenía la formación humanística ni política que sí tuvo Juan José Arévalo, su predecesor. Con sus buenas intenciones, Árbenz pavimentó el camino al infierno que vivió Guatemala", agrega de la Torre, quien considera que no fue Castillo Armas quien rompió el orden constitucional, sino el mismo Árbenz al disolver la Corte Suprema que había dictaminado en contra del Decreto 900. Asimismo que asumir un discurso abiertamente antinorteamericano fue como ponerse la soga al cuello.

"El mayor error de Árbenz y los revolucionarios guatemaltecos fue no entender que el mundo es un sistema y que esa organización la dictan las superpotencias. Desde hace 200 años y América Latina estaba en la esfera de influencia de Estados Unidos", aclara López Marroquín.

¿Y en verdad era comunista?

Aquel fue el principal señalamiento de Estados Unidos a Guatemala. Sin embargo, el historiador Oscar Peláez Almengor estima que Árbenz no era representante de los sectores populares, sino de la naciente burguesía. "En su programa plantea más ideas capitalistas que socialistas y mucho menos comunistas. Eso sí, algunos miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo, de filiación comunista, tenían puestos clave en su gobierno", agrega Peláez. De la Torre complementa : "Era un militar que no sabía negociar, sino dar órdenes y no tenía idea de lo que era el liberalismo y por esa improvisación fracasó".

"Fue por ello que el Ejército no opuso mayor resistencia y dejó prácticamente solo a Árbenz, ya que los grupos económicos poderosos habían perdido las esperanzas en su proyecto", afirma el escritor Ronald Flores, quien desarrolló una tesis de maestría sobre el tema.

Algunos sí querían pelear

Días antes de la renuncia de Árbenz, se suscitaron combates entre el Ejército Nacional y el Ejército Liberacionista, los cuales ganó el primero por superioridad táctica. "Nunca se dio un triunfo militar. Fue una rendición vergonzosa. Los universitarios creímos ingenuamente en el ejército y nos ofrecimos para ir a defender la Revolución pero fue una burla, porque ya la connivencia entre el Ejército y las fuerzas intervencionistas estaba pactada", refiere con indignación Roberto Díaz Castillo, presidente de la Asociación de Estudiantes Universitarios en 1954.

Esta inacción militar se ha explicado por varias razones : la campaña de persuasión y desmoralización emprendida por la CIA, en la que advertían a los oficiales que era una guerra perdida, pues era contra una superpotencia y que la otra potencia, la Unión Soviética, no podría, "ni querría" ayudarlos.

Por otra parte, en las mismas filas del Ejército se adversaba la integración de milicias populares, por aquello de las posteriores divisiones de poder. Por eso, los civiles no tuvieron oportunidad de participar en la defensa del país.
 


El presidente Jacobo Árbenz, durante su último discurso, el 27 de junio.

Hace medio siglo

Árbenz dejó el poder en manos del coronel Carlos Enrique Díaz, quien fue obligado a integrar una junta de gobierno y después a renunciar definitivamente, porque el gobierno de Estados Unidos también lo identificaba como de tendencia comunista. En todo caso "se rompió el orden constitucional, pues la presidencia debió ser asumida por el presidente del Congreso o el de la Corte Suprema, no por un amigo", señala el historiador Augusto Cazali, en una investigación publicada en 2002.

El historiador Rubén López concluye : "Con los sucesos de 1954 hay dos consecuencias. A nivel nacional, el inicio de una polarización que dura hasta nuestros días y , a nivel internacional, terminó la política del Buen Vecino que Estados Unidos había manejado desde principios del siglo XX". Ronald Flores coincide en esta segunda : En política internacional, todo aquel que quiera atropellar los negocios de Estados Unidos es calificado de enemigo : sea nazi o comunista o terrorista.

En 1954, Árbenz despertó la furia del gigante que no se detuvo ni aún cuando ya estaba fuera del gobierno.

Días de agitación ; renunciar no bastó

Desde el 15 de junio se intensificaron las incursiones armadas por tierra y aire. El Ejército combatía con éxito, aunque tenía ciertas limitaciones de municiones. Varias naciones se solidarizaron... de palabra.

Junio 17 : Un avión arroja armas y municiones en la Costa Sur. Hay apagones como medida defensiva.

Junio 23 : La Cámara de Diputados de Uruguay se solidariza con Guatemala, al igual que otros países de sudamérica.

Junio 25 : Llegan más mensajes de repudio a la intervención armada. El Ejército sigue anunciando victorias.

Junio 27 : Arbenz deja el poder en manos de Carlos Enrique Díaz, que también renunciará.

Junio 29 : Aunque ya no está Arbenz en el poder, las presiones siguen para que todos sus partidarios salgan del gobierno.

Junio 30 : Persecución a los "comunistas". Castillo Armas, entra a Guatemala el 3 de julio.

El último discurso, 27 de junio, de noche

Con el encabezamiento : "Trabajadores, campesinos, patriotas, amigos míos ; Pueblo de Guatemala", Jacobo Árbenz dejó la Presidencia de la República y cedía el cargo a Carlos Enrique Díaz con un controvertido discurso antinorteamericano. Estos son algunos fragmentos :

"Desde hace 15 días se ha desatado una guerra cruel contra Guatemala, de la cual aparentemente no hay ningún gobierno responsable. Esto no quiere decir que no sepamos quién ha desatado la agresión contra nuestra querida patria.

"La United Fruit Company, los monopolios norteamericanos, en connivencia con los círculos gobernantes de Norteamérica, son los responsables de lo que está ocurriendo.

"Todos sabemos cómo han bombardeado y ametrallado ciudades, inmolado mujeres, niños, ancianos y elementos civiles indefensos.

"¿En nombre de qué hacen todas estas barbaridades ? ¿Cuál es su bandera ? Todos la conocemos tan bien. Han tomado de pretexto al comunismo. La verdad es muy otra. La verdad hay que buscarla en los intereses financieros de la Compañía Frutera y en los de los otros monopolios norteamericanos que han invertido grandes capitales en América Latina". (...).

"Os digo adiós, amigos míos, con amargo dolor, pero manteniendo firmes mis convicciones. Guardad lo que tanto ha costado. Diez años de lucha, de lágrimas, de sacrificios y de conquistas democráticas son muchos años como para contradecir a la historia.

"Con la satisfacción de quien cree que ha cumplido con su deber, con fe en el porvenir, yo digo : ¡Viva la Revolución de Octubre ! ¡Viva Guatemala !".

"Sin bombas ni fusiles suficientes"

Carlos Castillo Armas fue designado por Estados Unidos como el líder de la operación PB Success.

En territorio de Honduras y Nicaragua se realizó el adiestramiento de elementos paramilitares del Ejército de Liberación, aunque informes de la inteligencia estadounidense señalaban que no contaban con suficientes armas ni entrenamiento militar.
 


Carlos Castillo Armas llegaría a la presidencia el 1 de septiembre. Arriba, con el presidente de EE.UU., Dwight Eisenhower. Abajo, es escoltado en una visita oficial a aquella nación.

La CIA consiguió algunos veteranos de guerra que fueron los encargados de bombardear y ametrallar objetivos en Guatemala. "Sin imponencia física y marcadas facciones mestizas, Castillo Armas no tenía aspecto de caudillo", dice Nicollas Cullater en un análisis de la operación PB Success. Para abril de 1954, el entrenamiento de las tropas había hecho avances, "pero seguía sin compararse con los 5000 hombres del potente Ejército Guatemalteco, si el ejército apoyaba a Árbenz", relata Cullater.

Carlos Castillo Armas había sido oficial del Ejército y director de la Escuela Politécnica, pero había sido dado de baja por su participación en una fallida conspiración. Sin embargo, no era el único adversario del gobierno : existía una liga de estudiantes anticomunistas encabezada por Mario Sandoval Alarcón, quienes denunciaban que había comunistas infiltrados en el Estado.

En Tegucigalpa, Honduras, en 1953, Castillo Armas pactó con otro coronel guatemalteco, Miguel Ydígoras, que sería el candidato presidencial en las elecciones tras el derrocamiento de Arbenz.

Sin embargo, Castillo entra triunfante a la capital el 3 de julio de 1954 y, tras forzar la integración de varias juntas militares, quedó como Presidente de la República el 1 de septiembre.

Entre 1954 y 1957 se produjo una persecución a todas aquellas personas señaladas de tener vínculos con el comunismo : sindicalistas, líderes obreros, integrantes de grupos estudiantiles. Se formó el Comité de Defensa contra el Comunismo, que fue el principal brazo represivo del gobierno, refiere Augusto Cazali.

Sin embargo, a pesar de su fama de Liberacionista, Carlos Castillo Armas fue asesinado en una misteriosa emboscada, dentro del Palacio Nacional, en 1957. Existen varias hipótesis : una de ellas, que se había querido resistir a los designios del gobierno de Estados Unidos ; otra, que Miguel Ydígoras se había cobrado la deuda, ya que éste llegaría a la presidencia poco después.

La rebelión del 2 de agosto de 1954. Para salvar el honor

El 1 de agosto desfilaron el Ejército Nacional y el Ejército de Liberación, fusionados por acuerdo del 2 de julio. Fue una afrenta al honor de algunos oficiales. Cadetes de la Escuela Politécnica se alzaron el 2 de agosto.

"Nuestro movimiento no fue político ni ideológico. Nosotros no estábamos a favor de Arbenz ni de Castillo Armas. Lo que queríamos era rescatar el honor de nuestra academia", dice José Pablo Coronado, militar retirado que formó parte de aquel movimiento.

Motivos para rebelarse

"El 3 de julio, cuando entró Carlos Castillo Armas a Guatemala, nos enviaron a desfilar. Nosotros, como estudiantes militares, sólo obedecemos órdenes, pero ya desde esos días la gente que nos miraba pasar nos gritaba ¡traidores ! o ¡cobardes !, como si nosotros no hubiéramos querido pelear contra los Liberacionistas", agrega Coronado.

El 1 de agosto

Aquel fue declarado como el día de la reconciliación, cuando los dos ejércitos marcharon juntos hacia el Campo de Marte. Sin embargo, los liberacionistas hacían comentarios burlones a los oficiales y cadetes. "Pensamos que había que ponerlos en su lugar", dice Mario Castillo, otro militar retirado.

Guerra de un día

"Logramos conseguir apoyo de varios oficiales de la Guardia de Honor y de la base de La Aurora. En la madrugada del 2 de agosto, nos movilizamos hasta los campos del Roosevelt, en donde pernoctaban los liberacionistas", cuenta Coronado.

En el transcurso de algunas horas, los cadetes lograron la rendición del Ejército de Liberación, no sin sufrir alguna bajas, como la del cadete Jorge Luis Araneda, a quien sólo le faltaba un mes para graduarse.

"Fue algo que hicimos por honor y sólo por eso", dice Coronado, quien hoy preside la Asociación 2 de Agosto, que tiene como fin exaltar la memoria de quienes ofrendaron su vida en aquella gesta.

Informe de una larga persecución

La CIA siguió a Jacobo Arbenz, incluso tras su dimisión como Presidente de la República. Estos son extractos de informes de inteligencia, desclasificados en el 2003.

El Programa de Revisión Histórica de la CIA (CIA Historical Review Program) dió a conocer en 2003 los registros del seguimiento que, desde junio de 1950 hasta mayo de 1957, realizó el gobierno norteamericano sobre el coronel Jacobo Árbenz. Esto es parte de los reportes, algunos con comentario contextual. (Ver : Operation PBSuccess )
 


Jorge Luis Araneda murió durante el combate de los cadetes contra el Ejército de Liberación.

27 de junio de 1954 : Árbenz dimite como Presidente en favor de Carlos Enrique Díaz, dando un violento discurso antiamericano.

28 de junio de 1954 : Árbenz, su esposa y dos hijos se refugian en la Embajada mexicana en Guatemala. Esto es seguido por rumores de que Árbenz comienza a estar enfermo y algunos informes acerca de su mal humor y excesos de bebida en la embajada. (Comentario : Esto puede ser usado para acusarlo de cobardía).

10 de septiembre de 1954 : Árbenz, su familia y José Manuel Fortuny parten a México.

19 de septiembre de 1954 : Jacobo Árbenz, ex Presidente de Guatemala, y su esposa han decidido ir a Suiza tan pronto como sea posible, primero tienen que obtener su salvoconducto para abandonar Guatemala Los padres de Árbenz eran suizos. La esposa de Árbenz estudió alemán en la Embajada mexicana en Guatemala. Árbenz estaba deprimido.

5 de octubre de 1954 : El Gobierno de Guatemala requiere la extradición de Árbenz.. Se cree que está en Ciudad de México.

27 de octubre de 1954 : La revista mexicana Siempre publica una entrevista con Árbenz en la cual él acusa a la Armada guatemalteca de traicionarlo.

17 de diciembre de 1954 : Árbenz parte de México a París con su familia.

20 de julio de 1955 : Los exiliados guatemaltecos en México esperan el regreso de Árbenz.

Algunos miembros del PARU (Partido de Acción Revolucionaria Unificada) temen el regreso de Árbenz porque puede causar graves disensiones en el grupo de la oposición en el exilio.

Esta persecución de la CIA documentó los viajes de Árbenz a lugares como Praga, Moscú o China y sus relaciones con personajes como Fortuny, Bracamonte, Guerra-Borges e incluso Mao Zedong.

El archivo total referente a Árbenz y a la operación PBSuccess, abarca en total 14 mil páginas. - El Correo

Fototeca Guatemala, CIRMA


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com