Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Haití
Haití: los vivos duermen entre los muertos

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- René Préval: Tres años después...
-
La desestabilización de Haití
-
Plan entre Francia y EEUU contra Haití
- Entrevista con  J B Aristide
-
Nueva arma de destrucción masiva

 

 

140110 - Matthew Price - El reportero de la BBC Matthew Price estuvo en el Hospital de la Paz en Puerto Príncipe, uno de los lugares donde están acudiendo los cientos de heridos que deambulan por la capital haitiana. Este es el relato de su visita.

Fuera del hospital es como si se hubiera perpetrado una masacre. Sábanas blancas sucias cubren algunos fallecidos, otros están al descubierto, con sus miembros pegados a los de otros cuerpos.


Muchos de los muertos son adultos, pero, justo a la derecha, sobre el cadáver de una mujer, hay un bebé con el ombligo hinchado. Lleva una camiseta plateada y está tumbada en el bordillo, abandonada.

Un hombre se remueve a la izquierda. Levanta una sábana que hay sobre el suelo y se tiende bajo ella.

Muy cerca, todavía en el exterior, una mujer sobre una cama de hospital. Como muchos otros, tiene miedo de entrar en el edificio por temor a más réplicas. Ése es el motivo por el que están aquí, bajo un cielo negro, lleno de estrellas.

"Hay pocos médicos"

Un hombre con los ojos muy abiertos observa a un extraño que pasa ante el edificio. Cerca, un pariente se mueve y levanta la sábana que le cubría las dos piernas rotas. Junto a él, sobre una caja de cartón desmontada, yace una mujer. Bajo su muñeca, las gotas de sangre han formado un charco. Necesita ayuda. Como todo el mundo aquí.

Dentro del hospital, los gemidos y gritos resuenan por los pasillos. Hay pocos médicos, pocas medicinas.

Una mujer, que parece alemana, dice que ha venido al hospital para ofrecer su ayuda. Su casa, asegura, también quedó destruida. Un médico le da una ampolla y ella se dirige con cautela hacia un hombre al que ha estado intentando atender.

Es evidente que muchos de los heridos que fueron trasladados al hospital murieron aquí. Un hombre, con lágrimas en los ojos, señala a su hija pequeña, tumbada sobre el suelo sucio. La niña tiene ambas piernas rotas y una gasa larga le envuelve la cabeza. Su hermana murió.

"Ça va?", le pregunta su padre. "Oui", responden la niña débilmente. Pero no está bien.

Queda gente atrapada

Casi no queda nada en pie en esta ciudad y, de momento, la gente tiene que valerse por sí misma.

Durante la noche se extendió el rumor de que se estaba acercando un tsunami. Cientos de personas huyeron apresuradas de la costa en medio de la noche, por las calles oscuras, arrastrando las pocas pertenencias pudieron salvar.

No hubo tsunami, pero esto demuestra lo asustados y solos que se sienten los habitantes de Puerto Príncipe.

Todavía queda mucha gente atrapada bajo las ruinas de los edificios grandes y Haití no dispone de maquinaria pesada que permita retirar los escombros para llegar a ellos.

Las autoridades afirman que hay decenas de muertos, entre ellos, algunos de los miembros de la misión de paz de la ONU.

Este país, a menudo olvidado por el mundo, necesita ahora su ayuda más que nunca
- BBC
 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com