Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Honduras
El diario Tiempo de Honduras acusa a ultraderecha local y de EEUU por el golpe contra Zelaya

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Billy Joya: el torturador asesor de Micheletti
-
El pensamiento de Manuel Zelaya
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
- Elecciones 2005: Ganó Zelaya
-
Estados Unidos

 

 

200709 - El texto siguiente corresponde al editorial de hoy del diario hondureño Tiempo

Día D

 

Ayer, Domingo, culminó con el fracaso, en San José de Costa Rica, el “diálogo” peculiar entre constitucionalistas y golpistas, moderado por el presidente Oscar Arias, y que, a decir verdad, nunca tuvo posibilidades de éxito, dada la verdadera naturaleza del golpe de Estado perpetrado en Honduras.

Sucedió lo que tenía que suceder en el marco de esa iniciativa diplomática, pues la delegación golpista, encabezada por el canciller de facto López Contreras, no tenía facultades para flexibilizar la posición intransigente de los verdaderos autores del golpe, vale decir el grupo empresarial ultraderechista y sus aliados de la ultraderecha norteamericana, los militares y la mayoría de los miembros propietarios de la Asociación de Medios de Comunicación Social.

>>Unión Europea suspende ayuda a los golpistas
de Honduras
>>


La aceptación, en principio, de la aproximación de San José, por parte del golpismo, en realidad nunca llegó siquiera a ser diálogo, en tanto obedeció a una táctica para ganar tiempo y darle oportunidad de oxigenar al régimen de facto, sin duda en proceso de estrangulamiento por la unánime condena universal, por un lado, y por la masiva protesta intestina, por el otro.

Esa táctica no dio resultado al golpismo por la contundencia del repudio mundial y la perseverancia activa del repudio interno, aun cuando la tapadera mediática haya hecho y haga todo lo suyo para desinformar a la nación mediante la intoxicación con propaganda-basura. En la medida en que estos sobados recursos de la guerra sicológica no dan resultado, los motivos ocultos del golpe de Estado han ido aflorando con alguna nitidez.

Ese es, entonces, el meollo de la posición intransigente, irreductible, de la delegación golpista, que no podía desatar la camisa de fuerza para considerar el punto básico de la propuesta del mediador, con apego a la voluntad de los países conjugados en la Organización de Estados Americanos y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), o sea la restitución del presidente constitucional Manuel Zelaya Rosales en el mando ejecutivo de
Honduras.

La cuestión es que, ante el mundo, nunca se ha perdido de vista el aspecto fundamental de este problema, que es la no-aceptación, bajo ninguna circunstancia, del uso de la fuerza militar para romper el orden constitucional, y, asimismo, la comprobación de la existencia de una internacional golpista —ligada con enormes complicidades económicas— que amenaza a todo el continente americano, incluyendo a Estados Unidos.

De allí el contraste con la actitud flexible de la delegación constitucionalista que, desde el principio dio por aceptada la propuesta del mediador, hasta el grado de mostrar su avenimiento al plazo 72 horas más que ahora éste ha planteado para darle una última oportunidad a la restauración. Suponemos, naturalmente, que el presidente Arias lo hace así por estar consciente de que, una vez desahuciada la solución diplomática, lo que viene es la solución política, a secas, con todas sus implicaciones coercitivas.

Esto querría decir, en pocas palabras, que dentro de tres días más el Caso Honduras pasaría a su etapa más dura en la tarea de restaurar el orden constitucional y de frenar el golpismo en escala internacional, que ahora, a la luz de los acontecimientos y de las evidencias surgidas, conlleva la necesidad de aplicar fórmulas terminales, mientras no aparecen factores internos capaces de revertir la situación. -
Tiempo

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com