Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Irak
Estados Unidos: Invasión y saqueo de Irak
Han desaparecido casi 9.000 millones de dólares de fondos iraquíes

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Claves de las elecciones 2010 en Irak
- Aznar acusado de criminal
-
Ocupación y derecho internacional
- El Holocausto. Gueto de Gaza
- Bush ordenó el ataque a las Torres Gemelas

 

 

040810 - Richard Becker - La imagen popular creada por los medios corporativos del “saqueo” es la de personas pobres tomando televisiones, zapatos u otros artículos de tiendas en las que han asaltado. Muchos desesperados residentes, la mayoría de ellos afroamericanos, de Nueva Orleans abandonados a su suerte cuando el huracán Katrina inundó aquella ciudad en 2005 fueron asaltados y detenidos como “saqueadores” por apropiarse de comida de tiendas de alimentación cerradas.

El 27 de julio la oficina del Investigador Espacial de Estados Unidos para la reconstrucción de
Irak publicó un informe que afirma que el Pentágono no puede dar explicaciones de un sorprendente 95% de los al menos 9.100 millones de dólares de los fondos iraquíes de los que se apoderó cuando las fuerzas estadounidenses conquistaron Irak y desmantelaron su gobierno en 2003. Ha desaparecido un total de 8.700 millones de dólares del “Fondo de Desarrollo para Irak (DFI, en sus siglas en inglés)”.

L. Paul Bremer, el presidente de la Autoridad Civil Provisional, que gobernó
Irak como un dictador de hecho durante 15 meses después de la ocupación del país en abril de 2003, creó el DFI. Sus fondos procedían de activos iraquíes congelados en Estados Unidos y en otros países, y de las ventas de los entonces nacionalizados campos petrolíferos.

¿Estuvieron Bremer, el Pentágono y sus compinches corporativos como Halliburton implicados en el saqueo generalizado? No, según los medios corporativos. El informe del Inspector General Especial ni siquiera afirma que se haya cometido ningún crimen.

“El colapso de los controles dejó los fondos vulnerables a usos inapropiados y a pérdidas no detectadas”, afirma la audición, que describe este robo a una escala inimaginable en los términos más anodinos posibles.

La clase dirigente capitalista sabe cómo protege lo suyo

El informe sobre el DFI no es sino la punta de un descomunal iceberg. El objetivo fundamental de los saqueadores corporativos, y del gobierno y el ejército que les sirve es los vastos campos de petróleo de
Irak.

Irak está entre los tres principales países del mundo en reservas de petróleo. Cuando era una colonia británica desde 1920 a 1958, el 100% del petróleo de Irak pertenecía a extranjeros — las compañías petroleras británicas, holandesas, francesas y estadounidenses tenían cada una de ellas un 23.75% de participación. Mientras las compañías hoy conocidas como BP, Chevron, Total, Shell y demás se aprovechaban de los ricos recursos del país, la vasta mayoría de los iraquíes padecía una pobreza extrema y entre un 80 y un 90% de analfabetismo, con pocas posibilidades de ver siquiera a un médico.

Después de la revolución de 1958, que acabó con la dominación británica, el petróleo de Irak se nacionalizó. Los ingresos del petróleo sirvieron de base para la modernización del país y para espectaculares mejoras en la vida de gran parte de la población.

La invasión y ocupación británico-estadounidense de Irak en 2003 devolvió a Irak al estatus de una colonia. Un objetivo fundamental y abiertamente declarado de las fuerzas de ocupación ha sido desnacionalizar el petróleo de Irak y abrir el país a la ilimitada explotación económica por parte de Estados Unidos y de otras corporaciones transnacionales, sin tener en cuenta el costo humano. Y el costo ha sido muy alto.

Se calcula que desde 2003 han muerto aproximadamente 1.200.000 iraquíes y que varios millones más resultaron heridos o se convirtieron en refugiados. Las condiciones de vida en la mayor parte del país son peores ahora que incluso durante el periodo de las sanciones y del bloqueo que precedió a la ocupación. Una ironía cruel es que un país que tiene vastos recursos de energía hay escasez crónica [de gasolina] y en muchas zonas constantes apagones eléctricos.

Han muerto más de 4.300 soldados estadounidenses y cientos de miles han sufrido graves daños físicos y psíquicos. El coste de la guerra ha superado los 700.000 millones de dólares —700.000.000.000 dólares—y llegará hasta los billones de dólares.

Toda esta muerte, destrucción y derroche de recursos es para asegurar Iraq a beneficio de las criminales corporaciones petroleras, de la banca y otros que están saqueando aquí [en Estados Unidos] el medio ambiente y la economía. - PSLweb.org - Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com