México
Caso Lydia Cacho Ribeiro

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo
- by freefind

Persistencia criminal contra Lydia Cacho - Lydia Cacho obtiene un triunfo en su lucha - Caso Lydia Cacho Ribeiro: Yo se que tu sabes que yo se

210106 - ’’El periodismo está bajo libertad condicional’’ - Emir Olivares Alonso

 

Lydia Cacho Ribeiro es contundente: ’’Me queda muy claro que Kamel Nacif trata de defender a Jean Succar Kuri, por eso mi detención’’. Denuncia que quienes alimentan la corrupción y compran a jueces y magistrados ’’son las personas que están vinculadas con el crimen organizado y con mucho poder’’.

Su voz es firme, refleja entereza, apego a sus convicciones: ’’No estoy dispuesta a perder la vida a lo estúpido, pero sí la daría por las cosas en las que creo’’. Declara que su trabajo periodístico desentrañó un caso de crimen organizado, ’’y eso en nuestro país es todavía imperdonable’’.

La autora de la investigación Los demonios del edén: el poder detrás de la pornografía -en el que recaba testimonios de niñas sometidas a abuso sexual por parte del empresario hotelero- confiesa que jamás imaginó que iba a escribir un libro sobre una red de presuntos pederastas, ya que todas las investigaciones que realizó estaban enfocadas a desentrañar lo que pasaba en las vidas de las víctimas. Ahora, a consecuencia de ese trabajo, está sujeta a proceso judicial en Puebla, por el presunto delito de difamación y calumnias contra el empresario textil Kamel Nacif.

’’Nunca había explorado el tema del abuso sexual infantil, y menos el de la pornografía; descubrirlo fue echarme un clavado en lo más oscuro de la mente humana y de la capacidad de crueldad de algunos’’, dice.

 

¿Cómo se encuentra a un mes de su detención?

Con mucha fortaleza. Tengo sentimientos encontrados. Por un lado estoy absolutamente convencida de que tenemos la razón, que nos asiste la verdad y que voy a poder ganar el juicio. Por otro soy muy realista, tengo muchos años viendo cómo matan personas, mujeres y periodistas en nuestro país y nadie hace nada. Tengo una preocupación real: estoy convencida de que el gobierno poblano, al menos el gobernador Mario Marín Torres y la procuradora Blanca Laura Villeda, están muy involucrados en esto; por supuesto estoy muy alerta en el sentido de que hay muchas manos detrás de mi caso. Además, me preocupa un poco el poder de Kamel Nacif y de Succar Kuri, de quienes lo defienden y lo protegen; que el crimen organizado pueda más que yo y toda la gente que está junto a mí; eso es evidente, no soy ingenua.

 

¿Qué cambió después de su detención? ¿Hay una Lydia antes y otra después?

Crecí en una familia que siempre estuvo involucrada de una forma u otra en trabajo social. En un hogar donde lo normal era defender lo que piensas y haces. Mi madre era francesa, y cuando yo era niña me decía que le asombraba mucho cómo en México teníamos la capacidad de negociar nuestra dignidad con tal de mantenernos libres. No estoy dispuesta, como periodista ni como mujer, a negociar mi dignidad para obtener mi libertad. He cambiado, sí. Me fortaleció lo que sucedió en el camino a Puebla: haber sobrevivido.

 

¿Cuál considera que sea la razón de fondo de las acusaciones en su contra? ¿Todo va encaminado al proceso que se le sigue a Jean Succar Kuri?

Así es, es muy curioso pero se van juntando varios elementos. Yo creo que hice, en términos prácticos, un buen trabajo periodístico en el que no di mi opinión. Hice un análisis formal y rescaté las declaraciones de mucha gente. Además, estuve muy cerca del caso durante más de un año antes de realizar el libro. Mi trabajo de investigación no iba enfocado a redactarlo, tenía el objetivo de desentrañar qué pasaba con las víctimas. Me queda clarísimo que lo que hice fue tejer claramente cómo se vincula Succar Kuri -quien aparentemente es un pederasta con gusto por las niñas, como él mismo se califica-, con el lavado de dinero, el crimen organizado, las protecciones de poder y los miles de millones de dólares que deja el negocio de la pornografía infantil. Desentrañé un asunto de crimen organizado y eso en nuestro país es imperdonable.

 

Llegó además a nombres de funcionarios públicos.

Hay gente que me ha preguntado si yo creo que detrás de esta denuncia están Emilio Gamboa (senador) y Miguel Angel Yunes Linares (subsecretario de Seguridad Pública federal). Ignoro si Kamel Nacif los buscó. Me parece que se debe investigar si están o no vinculados con esta detención. Tenemos que ser bien claros, es absolutamente sospechoso: ¿qué está pasando con el caso de Succar?, ¿qué dice la Procuraduría General de la República con todo esto?, ¿qué está haciendo la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada con respecto a la investigación de estos sujetos?

En la entrevista, Cacho -quien cuenta con protección de policías federales desde febrero de 2005, a consecuencia de las constantes amenazas de muerte presuntamente de Succar Kuri- defiende la libertad de expresión. Considera que el periodismo en México ’’no debe ser heroico, sino profesional y transformador’’.

 

¿Por qué se realiza el proceso en Puebla y no en Cancún, donde presuntamente operaba Succar?

Esto se lo pregunta incluso la presidenta del Tribunal Superior de Justicia de Quintana Roo, (Lizbeth Loy Song), en cuanto ocurrió mi secuestro legal. Loy hizo varios llamados y después me comunicó directamente que estaba indignada. Que una persona de ese nivel lo diga es porque sabe algo. Estoy convencida que se hizo en Puebla porque ahí es donde Kamel Nacif tiene sentado su poder tanto económico como político. Estudios internacionales revelan que Puebla es el peor estado de la República en términos de justicia; por cada 20 denuncias sólo se inicia una averiguación previa, y justamente nos tocó a mí y a Martín Barrios. Curiosamente las investigaciones que emprendieron contra nosotros fueron las mejores del año.

 

Regresando a su investigación, ¿cómo llega a los testimonios de las niñas?, ¿cómo se da cuenta de lo que pasa en Cancún?

Tengo 20 años ejerciendo el periodismo en Quintana Roo. Soy feminista y uno de los temas que toco constantemente es la violencia contra las mujeres. Cuando estas niñas fueron a denunciar la primera vez ante el fuero común, al igual que muchos otros reporteros fui a ver de qué se trataba el asunto. Lo cubrí en mi columna y con un par de reportajes sin haberlas entrevistado, únicamente con la información que obtuve de la procuraduría estatal. Posteriormente se desata todo porque la subdirectora de averiguaciones previas convocó a todos los medios locales y entregó fotografías de las niñas desnudas, sacó todas las evidencias y las entregó a los medios.

’’Esto lo consideramos como un acto intencional para pulverizar la posibilidad de las menores de defenderse adecuadamente; también dio datos, teléfonos y direcciones de las víctimas, se les acosó de manera terrible y buscaron al Centro Integral de Atención a la Mujer. Pidieron apoyo, pero mucho tiempo después de que escribí sobre el caso. Empezamos a darles protección, las contactamos con Interpol para que denunciaran las amenazas de muerte. Esto fue en 2003.’’

 

¿Es cuando surge la idea del libro?

Escribir artículos periodísticos y continuar la investigación me permitió tener mucha información. Honestamente nunca pensé que iba a escribir un libro, lo que hacía era consignar los hechos. Un día me llamaron de la editorial (Grijalbo) pidiéndome que escribiera sobre el tema con otro amigo periodista que también había cubierto el caso. El no pudo, y lo escribí sola. Me di cuenta de que ya tenía prácticamente listo todo, porque tenía los expedientes al alcance y así fue como se dio el libro; no empecé a escribir esta historia de la nada.

 

¿Considera que el gobernador Mario Marín le debe algún favor a Kamel Nacif? ¿Puede haber complicidad?

Se me ha acercado mucha gente de Puebla; me han llamado por teléfono para ofrecerme pruebas que demuestran que Nacif fue uno de los grandes financieros de la campaña del gobernador. No me consta todavía, pero todo el despliegue que hicieron en un principio hace suponerlo.

Lydia Cacho enfrentará a su denunciante -dice- preparada para un proceso largo e intenso. En el último mes no ha descansado; no tiene tiempo porque se ha sumergido en su defensa, en su razón. El próximo 27 de enero se presentará ante el juzgado tercero de lo penal en Puebla, para firmar por primera vez el acta de libertad bajo fianza. Deja una frase en el aire: ’’El periodismo está bajo libertad condicional’

Fuente La Jornada

Negocio del hambre en Argentina - ¿Qué es el ALCA? - Cumbre de las Américas Quién es quién: La vida o Bush - Néstor Kirchner y el Agua: Cara y Seca ¿Doble discurso o ignorancia? - Temas Que Queman


 

AVIZORA
ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com