Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

México
Elecciones 2006: Paso a paso, la historia del fraude bushista

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Quién es Felipe Calderón?
- Cargos que se votan en México
- Elecciones legislativas 2009: Triunfo del PRI
- PEMEX
- Entrevista imaginaria a Lázaro Cárdenas 

 

 

. Contar voto a voto
. Declaran ganador al bushismo
. Días previos al 2 de Julio del 2006

299806 - "Golpe de estado en México" -
López Obrador no acepta fallo

El candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, se negó a aceptar la decisión del Tribunal Federal Electoral, que este lunes desestimó las impugnaciones presentadas por la Coalición por el Bien de Todos, a los comicios presidenciales del pasado 2 de julio.

En un discurso pronunciado frente a sus partidarios y simpatizantes reunidos en la Plaza del Zócalo, en el centro capitalino, López Obrador propuso desautorizar el fallo de los magistrados y también a su rival, el panista Felipe Calderón, como nuevo presidente electo.

López Obrador prometió además luchar para revertir el dictamen de los jueces.

"A pesar de las evidencias del fraude, el Tribunal Electoral se opuso a limpiar la elección y se negó a realizar el reconteo voto por voto y casilla por casilla, no obstante que le fue demandado por millones de mexicanos y que tiene facultades de ley para hacerlo", dijo el candidato del PRD.

El perredista, que según dijeron las autoridades en su momento y ahora lo reitera el tribunal electoral, perdió la elección del pasado 2 de julio, insistió en que "las irregularidades fueron muchas", y habló nuevamente de que "las alteraciones de los resultados electorales no fueron producto de errores aritméticos, sino parte de un operativo de fraude electoral fraguado y organizado por el grupo en el poder".

Los siete magistrados del Tribunal Electoral decidieron este lunes por unanimidad, rechazar los 375 juicios de inconformidad presentados no sólo por la coalición perredista, sino también por otros partidos, incluido el PAN, de Felipe Calderón.

En su dictamen, los jueces dijeron que un recuento parcial realizado hace unas semanas, no arrojó cambios significativos en el resultado de los comicios de julio pasado.

López Obrador dijo que el fallo del tribunal "es para millones de mexicanos ofensivo e inaceptable" y que el mismo "representa no sólo una vergüenza en la historia de nuestro país, sino una violación al orden constitucional y un verdadero golpe de Estado".

Según los resultados electorales, el abanderado de la izquierda quedó en segundo lugar, con apenas 240 mil votos de diferencia frente a Calderón.

El tribunal todavía tiene que presentar el cómputo final de la elección para saber cuál fue la votación exacta que obtuvo cada candidato en la jornada comicial.


170806 -
El candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador, anunció que el movimiento de resistencia civil pacífica, que inició en México hace un par de semanas, podría durar años.

Por lo pronto convocó a un mes más de movilizaciones que culminaría en el Zócalo de la Ciudad de México el próximo 16 de septiembre en una Convención Nacional Democrática.

"Seguramente lo que él está planteando en esta convocatoria es la constitución de un partido pero a lo mejor de un gran movimiento orgánico nacional que aglutine a una gran cantidad de fuerzas que ahorita están participando activamente en contra del fraude electoral", le dijo a BBC Mundo Mauro César Enciso Barrón de la organización no gubernamental Pacto Ciudadano.

López Obrador parece haber logrado convocar en su demanda por "limpiar las elecciones presidenciales" mediante el recuento total de votos, a diversas organizaciones políticas y sociales.

RECUENTO PARCIAL

Las cifras de la izquierda

El Partido de Acción Nacional perdió en más de 12.000 casillas, 20.440 sufragios y ganó 6.330. Queda con un saldo negativo de 14.140 votos.

El PRD perdió 6.731 votos y ganó 6.843, queda con un saldo positivo de 112.

 

Las cifras de la derecha

El PAN dice que en el 98% de las casillas se ratifica que el conteo estaba bien hecho.

El 2% se encuentra con errores. La diferencia neta que arrojará este recuento será de 1.500 votos para uno o para el otro partido. Esto es el 0.04% de los casi 4 millones de votos que fueron recontados.

"Otra campaña"

A los campamentos instalados en el Zócalo de la Ciudad de México se han sumado los maestros del estado de Oaxaca que exigen la caída del gobernador de su estado, Ulises Ruiz.

También hay representantes de organizaciones que participan en la llamada "otra campaña" que convocó el subcomandante insurgente Marcos o "delegado cero" quien le declaró la guerra a Andrés Manuel López Obrador e invitó a la gente a no votar.

El periodista Rogelio Hernández del diario Mileno asegura que hacía muchísimos años que no había en México un líder de un movimiento social.

"El movimiento de insurrección ciudadana necesitaba un punto de coordinación y Andrés Manuel López Obrador ha tenido la capacidad de ir asumiendo la vanguardia de muchos movimientos políticos, de muchos movimientos ciudadanos".

Pero para algunos analistas López Obrador es un líder demasiado radical. Algunos creen que se ha obsesionado con la idea de que hubo fraude electoral y constantemente dice que no permitirá que en México "se imponga a un presidente espurio".

Accesos bloqueados

Por lo pronto los campamentos de la resistencia civil llevan ya dos semanas bloqueando una de las principales avenidas de la Ciudad de México y algunas calles del centro histórico.

Cada día se movilizan para bloquear el acceso a bancos y centros financieros o para tomar casetas de peaje y permitir el paso gratuito de vehículos.

López Obrador insiste en que la movilización es pacífica pero las incomodidades que están causado a la población, están poniendo a prueba la paciencia de los habitantes de la capital que cada día encuentran dificultades para llegar a sus casas o trabajos.

En unos días más inician las clases y mucha gente esta volviendo esta semana a sus oficinas.

Las autoridades han diseñado un plan de acción con vías alternas para el tránsito, pero hoteles, restaurantes y otros negocios ubicados en las zonas afectadas por los bloqueos están a punto de cerrar y algunos han despedido o enviado a descansar a buena parte de su personal.

Y mientras el Tribunal Federal Electoral delibera sobre los resultados del recuento parcial de votos (tiene hasta la última semana de agosto para emitir su veredicto), el movimiento de resistencia civil se profundiza.

Pero, ¿cuánto tiempo va a tardar antes de que el movimiento se desgaste, se agote?

"Yo creo que la dirigencia del movimiento va a tener que ir calibrando la situación de cada momento. Habrá que calibrar muy bien cuáles serán las siguientes medidas a tomar. No creo que puedan vencerlo por cansancio", asegura Mauro César Enciso Barrón de la ONG Pacto Ciudadano.

050806 - Contra el fraude bushista: Contar voto a voto


El tribunal electoral mexicano anunció que este sábado celebrará su primera sesión pública, en la que buscará resolver las disputas generadas por los resultados de las elecciones presidenciales de ese país.

La expectativa es mayor luego del intenso enfrentamiento político que ha tenido lugar en la nación latinoamericana debido la escasa diferencia de votos obtenidos por los principales aspirantes al cargo.

Según los resultados oficiales, el candidato del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), Felipe Calderón, obtuvo la victoria por poco más de medio punto porcentual (0,57%).

Su contendor, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), asegura que perdió las elecciones a causa de "múltiples irregularidades", razón por la que impugnó los resultados ante la justicia y pidió el recuento de los votos "uno por uno".

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), acordó considerar su petición para que se lleve a cabo el recuento, el cual no está previsto en las leyes electores del país.

En las calles

Se espera que la sesión del TEPJF, programada para las 10:00 de este sábado (hora de México), ofrezca los primeros indicios sobre la manera en que los siete magistrados que conforman el ente legislativo resolverán las impugnaciones de López Obrador.

Por lo pronto, los partidarios del candidato del PRD se encuentran desde el domingo instalados en tiendas de campaña en la principal avenida de la capital, el Paseo de la Reforma, como medida de presión para que se efectúe el recuento manual de los votos.

Calderón, por su parte, rechazó estas acciones de calle y dijo en una reunión de líderes empresariales mexicanos que se debe poner fin a las protestas, ya que lo que están haciendo es "secuestrar a los habitantes del distrito Federal".

Intelectuales se suman

Más de unos 500 intelectuales mexicanos, entre los que se encuentran los escritores Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska, Sergio Pitol y Juan Villoro, también pidieron el recuento de los votos a través de un anuncio publicado en varios medios del país.

La petición del grupo de intelectuales, artistas y académicos firmantes, dirigida a los miembros del TEPJF, señala que existen irregularidades que "alientan la sospecha de que la votación pudo sufrir alteraciones decisivas".

Además, en el comunicado publicado este viernes, el grupo de pensadores señala que los argumentos legalistas no tienen lugar ante una situación que pone en juego, hoy como nunca, la legitimidad de quien habrá de gobernar a los mexicanos durante los próximos seis años".

Sin embargo, como es de esperarse ante una disputa tan reñida, no todos los intelectuales mexicanos piensan de la misma manera.

Un día antes, otro grupo de unos 135 letrados y figuras de la cultura nacional, entre los que se encuentran el ex canciller Jorge Castañeda y el escritor Enrique Krauze, difundieron un mensaje en el hacen un llamado a la calma y a la defensa de los organismos electorales.

Este otro grupo emitió una declaración en la que descartaron la existencia de un presunto fraude en las elecciones presidenciales.

Se prevé que este sábado, luego de su primera sesión pública, los siete magistrados del TEPJF se pronuncien en definitiva en relación a un posible recuento de los votos.
 

110706- Ante sospecha de fraude del bushismo, comienza la batalla legal

Fuente BBC -
La batalla legal por la presidencia de México comenzó, con la presentación formal de la solicitud de impugnación por parte del candidato que, según los resultados dados a conocer por las autoridades electorales, llegó en segundo lugar.
 

Como apuntan algunos analistas y cronistas locales, la pelota está ahora en la cancha de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, conocido por sus siglas TEPJF.

A ellos corresponde calificar la elección y dilucidar quién gobernará a los mexicanos durante los próximos seis años.

Los abogados de Andrés Manuel López Obrador recogieron todos sus argumentos legales para la impugnación en un expediente de 850 páginas en el que, entre otras cosas, se alega que hubo irregularidades en 50.000 de las 130.500 casillas electorales de todo el país.

También argumentan que hubo manipulación de los resultados por parte del Instituto Federal Electoral, un señalamiento que, por cierto, ha sido negado por las autoridades de ese organismo.

Hablan del supuesto uso de recursos públicos para favorecer la campaña del abanderado del gobierno, Felipe Calderón, y de una intervención indebida del presidente Vicente Fox en el proceso electoral.

Entre las pruebas que acompañan la solicitud de impugnación, también hay un video en el que se documenta la presunta utilización indebida del padrón electoral por parte de la empresa Hildebrando, uno de cuyos accionistas es cuñado de Calderón.

Abierta la vía judicial

Más allá de que se haya generado en el país un clima de incertidumbre política que tiene a la población en vilo, la impugnación de la elección presidencial es vista por juristas y expertos en derecho electoral, como un paso normal y hasta necesario para dirimir una controversia postelectoral derivada de lo reñida que fue la contienda.

El abogado Lorenzo Córdova Vianello, miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, comentó al diario El Universal que el hecho de que alguien recurra al Tribunal Electoral para impugnar la elección, "no debe ser motivo de sobresalto o de escándalo".

Dirigentes perredistas niegan que lo que se esté buscando con la impugnación sea anular la elección. Insisten en que lo que quieren es que se abran todos los paquetes electorales, para contar uno a uno, en forma manual, todos los votos allí depositados.

En México sólo hay dos antecedentes recientes de impugnaciones exitosas. Uno es el caso de la elección para gobernador de Tabasco en el año 2000 y el otro, también en los comicios para gobernador del estado de Colima, en 2003.

Pruebas vs. presiones
 

Manuel Camacho Solís, coordinador de la redes ciudadanas de apoyo a la candidatura de López Obrador, dijo a BBC Mundo que confiaban en que sus pruebas demuestran que hubo fraude en la elección, pero advirtió que hay que estar atentos a cómo actuarán los miembros del tribunal.

"Nosotros tenemos confianza en el tribunal, pero sus miembros van a estar sometidos a múltiples presiones. El plan ideal del gobierno y del PAN es que se tome una resolución inmediata, en donde se niegue la reapertura de las casillas y que se diga que la elección fue legal y legítima, y que por lo tanto, como el tribunal es la última instancia, se termine el proceso allí", dijo Camacho.

"Pueden rechazar nuestras pruebas y decir que no son válidas, y en un plazo muy breve llegar a la conclusión de que todos los argumentos que estamos presentando no son suficientemente sólidos", agregó.

El dirigente le dijo a la BBC que sus pruebas son tan sólidas, que lo más probable es que el tribunal tenga que utilizar todo el tiempo que tiene hasta el plazo del 31 de agosto, para evaluarlas y luego emitir un dictamen final.

El artículo 75 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, cita once casos diferentes en los que los magistrados del Tribunal Electoral podrían declarar la nulidad de las casillas electorales y el recuento de los votos.

Uno de ellos precisamente es que existan irregularidades graves "plenamente acreditadas y no reparables" durante la jornada electoral o en las actas de cómputo y escrutinio que, "en forma evidente", pongan en duda la certeza de la votación y sean determinantes para el resultado de la misma.

Una vez que vence el plazo para la presentación de las impugnaciones, cuyo límite es este lunes, se abre un período de 72 horas, durante el cual el Partido de Acción Nacional puede presentar sus argumentos en contra de lo planteado por el PRD, algo que sí va a ocurrir según lo declararon los abogados de Calderón.
 

070706 - Fuente La Jornada - Declaran ganador al bushismo

Cifras finales: 35.89 por ciento para el panista y 35.31 para López Obrador; 0.58, la diferencia

Declaran ganador a Felipe Calderón

Casi 31 horas después de haber iniciado las sesiones en los consejos distritales, al filo de las 15:04, la pantalla gigante de la macrosala de prensa registraba el último ajuste a las cifras del cómputo presidencial. El resultado oficial: el panista Felipe Calderón ganó la elección con 15 millones 284 votos, equivalentes a 35.89 por ciento, frente a 14 millones 756 mil 350 (35.31) de Andrés Manuel López Obrador, de la coalición Por el Bien de Todos, es decir, una diferencia de 0.58 por ciento, que en términos absolutos fueron 243 mil 934 sufragios.

En tanto, el aspirante de la Alianza por México, Roberto Madrazo, alcanzó 9 millones 301 mil 441 votos, 22.26 por ciento del total; Alternativa Socialdemócrata y Campesina obtuvo el registro como partido político y su candidata, Patricia Mercado, alcanzó un millón 128 mil 850 sufragios, 2.7 por ciento, por arriba del 2 por ciento requerido por ley. Por su parte, Roberto Campa, de Nueva Alianza, registró 401 mil 804 votos, que equivalen a 0.96 por ciento.

Fórmula rebuscada

Hacia las 6 de la tarde, se reanudó la sesión para escuchar el informe final del cómputo que corroboraba los porcentajes del informe final; acto seguido, el consejero presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde, encontró una fórmula para declarar ganador a Calderón, algo que compete al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación una vez revisados los recursos de impugnación:

''El candidato que obtuvo el mayor porcentaje de la votación presidencial es Felipe Calderón, del PAN. La regla de oro de la democracia establece que gana el candidato que tenga más votos.'' Ugalde concluía así un discurso reivindicador del desempeño del organismo a lo largo del proceso.

La única voz discordante fue la del representante de la coalición Por el Bien de Todos, Horacio Duarte, quien reprochó al consejero presidente haber postergado la reanudación de esta sesión la noche del miércoles, ''para no presentar un informe con cierta tendencia (la ventaja que llevaba AMLO), en una actitud que buscó beneficiar, en términos del manejo de la opinión pública, al candidato del PAN''.

Insistió en lo que consideró fue una manipulación del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), ''cuando observamos que el domingo en todo momento siempre mantuvo a un candidato presidencial, alrededor de un punto en promedio arriba, y el día del cómputo (distrital) vimos que el abanderado de nuestra coalición siempre estuvo adelante, hasta que cambió la tendencia con 97.5 por ciento de actas computadas''.

En el ocaso de la participación del IFE en la elección presidencial, el cierre de filas de algunas fuerzas políticas en torno a los consejeros se hizo evidente. El panista Germán Martínez aceptó ''con humildad'' el llamado de las urnas, prodigó halagos al PREP y aseveró que el resultado habla de un país dividido, lo cual se ''puede usar para sembrar encono, odio y resentimiento. Nosotros tendemos la mano a PRD, PRI, Nueva Alianza y Alternativa para construir un camino de concordia''.


Así es el PRI...

El priísta Felipe Solís Acero dijo asumir el resultado en sus términos, porque ''así es el PRI: cuando gana reivindica sus triunfos y cuando pierde no regatea victorias ajenas''. Sin embargo, ''el partido no extiende certificados de reconocimiento ni de desconocimiento a los números de los demás; que los procesos sigan la ruta que les corresponde; no regatearemos en los tribunales lo que no ganamos en las urnas''.

Así concluyó la participación del IFE en lo que compete a la elección presidencial -como será el próximo domingo en cuanto a los comicios para el Congreso-, la que culminó con la posición de PRD-PT-Convergencia de denunciar las irregularidades ante el Tribunal Electoral, el que, recordó Duarte, es el único que puede declarar ganador, ''aunque aquí Ugalde se quisiera anticipar''.

Habían concluido casi 36 horas de procesar las actas de la elección presidencial. Muy temprano, cuando las oficinas del IFE apenas comenzaban a reactivarse tras una jornada exasperantemente larga y alistarse para el tramo final del cómputo, la realidad política ya era otra. Calderón había ya proclamado su triunfo y pronunciado un discurso de presidente electo, y López Obrador había anunciado que impugnaría el proceso.

Hacia las 4:07 de la mañana la suerte de la elección estaba echada. Fue el punto de quiebre cuando Calderón asumió la delantera de manera irreversible. Era una madrugada interminable que no impidió un seguimiento puntual de los acontecimientos por los consorcios televisivos, que no dejaron de transmitir hasta empalmarse con sus noticiarios matutinos.

De acuerdo con los resultados definitivos, la participación ciudadana se ubicó en 58.55 por ciento, como media nacional. En la elección presidencial de 1994 el nivel de participación del electorado fue de 78 por ciento, mientras que en 2000 la intervención llegó a 64 por ciento.

En las elecciones del domingo pasado hubo entidades que superaron sustancialmente ese porcentaje: en Tabasco fue de 68.22 por ciento, en el Distrito Federal 68.05 y en Yucatán 66.95 por ciento. En contrapartida, Guerrero fue el estado con mayor abstencionismo, con 46.47 por ciento, y Baja California volvió a distinguirse por la ausencia de votantes, pues sólo acudió a las urnas 46.97 por ciento.

Congruente con los porcentajes de votación, el territorio quedó virtualmente dividido entre el Partido Acción Nacional y la coalición Por el Bien de Todos. El norte para el panismo, aunque sin Zacatecas, Baja California Sur y una parte de Coahuila; el sur para la coalición, con excepción de Yucatán y Puebla.

El PAN y el PRD obtuvieron importantes ventajas en las entidades que gobiernan. Aunque la coalición Por el Bien de Todos ganó en Zacatecas, donde gobierna Amalia García, la ventaja obtenida fue mínima: 35.62 por ciento, contra 31.95 del PAN, es decir, una diferencia de votos menor a 20 mil. Asimismo, Michoacán, gobernado por Lázaro Cárdenas Batel, representó un triunfo estrecho de la coalición con 41.17 contra 34.49 del blanquiazul, que en términos absolutos representaron 100 mil votos. En Baja California Sur, con una ventaja menor a 9 puntos porcentuales, López Obrador apenas rebasó con 15 mil votos a Calderón Hinojosa.

El DF, amarillo

A diferencia de estas entidades, el Distrito Federal fue el que más ventaja le dio al perredista, pues le reportó un millón 487 mil 638 votos más que Calderón; en Guerrero, López Obrador obtuvo 510 mil 217 sufragios, frente a 160 mil 253 de su adversario panista, más de 3 a 1, proporción que se repitió en Oaxaca con 620 mil 62 contra 226 mil 304.

La entidad que proporcionalmente reportó más ventaja para algún candidato fue Tabasco, que por añadidura tuvo el más elevado porcentaje de participación. En esa entidad, de donde es oriundo López Obrador, éste alcanzó 512 mil 743 votos, contra 31 mil 975 de Calderón, más de 15 a 1.

Las diferencias alcanzadas por López Obrador sobre Calderón en estas tres últimas entidades no compensaron, según los cómputos oficiales, las ventajas obtenidas por el panista en tierras bajo el gobierno blanquiazul: 4 a 1 en Guanajuato y 3 a 1 en Jalisco, además de otros estados del norte, como Chihuahua o Nuevo León.


Lopez Obrador y Felipe Calderón

Los días previos al 2 de Julio del 2006

Así las cosas, tanto Calderón como López harían bien en reconocer desde ahora que sus victorias serán mínimas, incluso pírricas, pues han invertido demasiado de los últimos 12 años en la destrucción del PRI. A la vuelta del tiempo no sólo no lograron su objetivo, sino que deberán coexistir con un PRI todavía más confundido y enfrentado consigo mismo.

Es ahí donde López podría tener alguna ventaja al favorecer una fuga de priístas que le permitiera reconstituir la relación Ejecutivo-Legislativo lo cual, en el contexto de un régimen presidencial, o es de relativa subordinación del segundo al primero o -como lo han demostrado los últimos 9 años de la vida del país- simplemente no es.

El problema que deberían plantear a partir de ahora es qué sucederá con el país si esa fuga de priístas del PRD no ocurre y López se ve obligado a confrontar una situación como la vivida por Vicente Fox en los últimos 6 años.

En este sentido es interesante observar que Fox, a pesar de su éxito como candidato presidencial, fue cuidadoso al no optar por la movilización política como estrategia para presionar al Congreso. En el caso de López se antoja difícil que renunciara a esa posibilidad.

No sólo eso. Si nos atenemos a los datos que nos ofrece su biografía, podríamos asumir que López se va a embarcar justamente en una estrategia de amplia movilización, criticando y fustigando al Congreso en la medida que no apoyen las políticas que él impulse.

Está también el problema de la autonomía del Banco de México. Es cierto, López fue a Monterrey a decirles a los empresarios que va a respetar la autonomía del Banxico. Pero es un hecho que uno de los blancos favoritos de las críticas de López ha sido Guillermo Ortiz, desde que, a su paso por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se involucró en la solución del tema del Fondo Bancario de Protección al Ahorro.

Está también pendiente el problema de la relación con la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sobre la cual López nada dijo durante su visita a Monterrey. El agrio litigio ha sido agravado justamente por la disposición de López, como jefe de gobierno, de sitiar las instalaciones de la inerme Corte con las hordas de sus seguidores.

Si vemos en esa historia un indicador de lo que podría ser el futuro de la relación de López con otros poderes públicos, el país tendría que estar alerta.

No sólo eso. A diferencia de los presidentes de otras épocas. López va a tener que enfrentar poderosos bloques de gobernadores de otros partidos. Cinco o seis del PAN, 15 o 16 del PRI y cinco o seis del PRD, dependiendo de los resultados de las elecciones en Chiapas, Morelos y Jalisco.

A pesar de nuestra tradición centralista, México ha transitado en los últimos doce años a un federalismo fuerte que da un papel muy importante a los gobernadores, no sólo como responsables de la elaboración y aplicación de políticas públicas, sino también como jefes políticos de poderosos subgrupos parlamentarios en las cámaras del Congreso de la Unión.

Es ahí, en la relación entre gobernadores, diputados y senadores de tal o cual estado, donde se decide mucho del futuro de las iniciativas presentadas en el Congreso.

Si el gobernador ve con buenos ojos la iniciativa en cuestión, es muy probable que los diputados y/o senadores de la entidad la voten favorablemente en el Congreso.

De otro modo, los diputados y/o senadores correrían el riesgo de una confrontación que no están en condiciones de ganar, por el tipo de recursos que las gubernaturas son capaces de movilizar en ese tipo de escenarios y que bien podrían cancelar sus posibilidades para buscar la gubernatura misma u otros cargos de elección popular en su estado natal.

De ahí que sea muy importante que, además de evitar alimentar conflictos como el de Oaxaca, los partidos -y sobre todo los candidatos- reconozcan que gane quien gane (López, Calderón o Madrazo), lo hará con un margen mínimo. Va a ganar sin mayoría en el Congreso y no va a tener recursos para negociar con sus adversarios.

Distender, reconciliar y recrear la política (en lugar del conflicto) son los verbos clave para el futuro inmediato en México. No reconocer este hecho es llevar al país a la ruta del precipicio, del suicidio colectivo.
 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com