Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

La economía mundial volverá a estallar en 2012 (o antes). Parte 1

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Goldman Sachs
- ¿De qué paz y seguridad nos hablan?
- La religión de mercado
- La coyuntura geopolítica de América Latina...
- La "Libertad" de morir de hambre

 

Parte 1 / Parte 2

021011 -
Miguel Giribets - Mientras que el PIB mundial es de 70 billones de dólares, el mercado de obligaciones es de 95.000 billones de dólares (más de 1.000 veces más), las bolsas “valen” 50.000 billones de dólares (casi 1.000 veces más) y los derivados “valen” 466.000 billones de dólares (más de 6.500 veces). Una situación insostenible. Lo que hay detrás de las cifras de obligaciones, valores de bolsa y derivados es un capital especulativo que es varios miles de veces superior a la economía real. Ante esta masa de capitales, la tasa de beneficio tiende a cero de forma imparable, pues los beneficios salen -a fin de cuentas- de la economía real. El sistema capitalista va hacia el colapso. Cada 2,4 horas se mueve un monto de dinero en el mundo ¡equivalente a todo el PIB de un año!.
 

Una forma de fondo especulativo son los Hedge Funds. El 60% de ellos están en paraísos fiscales, lo que quiere decir que no tienen control de gobierno alguno. En los paraísos fiscales está la mitad de las reservas mundiales de dinero. “Las Islas Cayman, la Ciudad de Londres, las islas del Caribe, Suiza, Luxemburgo, la estadounidense Delaware, Estados Unidos, Singapur o la isla de Jersey” (1) son la sede de los paraísos fiscales más importantes. Casi todos estos fondos se gestionan desde los Estados Unidos (un 80%) y Londres (un 20%). Los Hedge Funds son los grandes responsables de la burbuja inmobiliaria y, en la actualidad, de la especulación sobre la deuda pública de los países europeos.

(Ver:
La Unión Europea y los «hedge funds» (Fondos buitres): ¿regulación o abandono del territorio europeo?)

(Ver:
¿Qué es un fondo buitre? (Hedge Funds))

Además de los Hedge Funds, el resto de fondos de inversión tiene nombre y apellidos: fondos de pensiones, fondos mutualistas, fondos de seguros, fondos de riqueza soberana, fondos de capital privado, fondos negociables en el mercado y fondos de grandes patrimonios. Estos fondos están controlados por entidades financieras, que también tienen nombre y apellidos: Axa, Blackrock, Deutsche Bank, JP Morgan, Goldman Sachs, BNO Paribas, ING. Un 50% se controla desde entidades norteamericanas. Los fondos de pensiones y los de capitales privados suman más de la mitad del total. Pero los más especulativos son los Hedge Funds, pues no están sujetos a control ni legislación alguna. El total de todos estos fondos asciende a 119 billones de dólares, lo que equivale a casi el doble del PIB mundial. (fuente de estos datos: Alejandro Quesada, Los enemigos de la democracia en cifras)

¿Cómo se monta un ataque especulativo?

Veamos el caso reciente de julio de 2011 en Italia, la tercera economía europea y la séptima mundial: los fondos de los paraísos fiscales comienzan vendiendo valores italianos (títulos, bonos, acciones) en grandes cantidades, las agencias de calificación rebajan la nota de la deuda pública del país y desde Wall Street y la banca norteamericana se realiza una fuga de capitales a gran escala. Consecuencia: Italia ha de vender su deuda pública más cara (*) -proporcionando ingentes beneficios a los especuladores- y rendirse a lo que le ordenen desde el FMI y la
Unión Europea -recortes sociales, etc.- para garantizar el pago de esos beneficios.

(Ver: Cómo Wall Street domina al gobierno de Estados Unidos)

La estructura del Banco Central Europeo facilita la especulación. En efecto, el Banco Central Europeo puede prestar a bancos privados a un interés del 1%, pero no puede hacerlo a los Estados, que han de recurrir a las entidades privadas a través de deuda pública a unos intereses mucho más altos. De esta forma, los bancos privados pueden recoger préstamos del Banco Central Europeo a bajo interés y comprar deuda pública a intereses mucho más altos.

(Ver: Desmundialización: el debate prohibido)

SE ESTA APLICANDO UN POLÍTICA ECONÓMICA QUE BENEFICIA A LOS ESPECULADORES Y HUNDE LA ECONOMÍA DE LOS PAÍSES

La receta “de libro” para atajar la crisis en estos momentos debería pivotar en torno a dos ejes:
a) inversión pública y gasto público y
b) reforma fiscal. Las políticas económicas están haciendo lo contrario:

favorecer a las grandes fortunas mediante una fiscalidad en la que los ricos pagan en impuestos cada vez menos y los trabajadores pagamos en impuestos cada vez más; tampoco se combate el fraude fiscal de los más poderosos.

favorecer a los especuladores, que tienen su punto de atención en dos temas:
a) la deuda pública (se trata de especular sobre los intereses para que sean cada vez más altos, aunque hundan la economía de los países) y
b) el precio de los alimentos y de las materias primas (aunque millones de personas estén muriendo de hambre).

Liquidar el gasto social y la inversión pública, como garantía de que los Estados tendrán dinero para pagar los intereses y el capital de esa deuda pública.

Con todo ello, la crisis no sólo no se va a superar, sino que será cada día mayor. Esta la nueva lógica de un sistema que ya no funciona ni puede funcionar y que está poniendo en peligro el futuro de la Humanidad.

En este sentido se manifestó recientemente Heiner Flassbeck, de la UNCTAD (Organismo de la ONU para el Comercio y el Desarrollo), diciendo que "si los gobiernos se apegan a las políticas de ajuste fiscal y siguen recortando gasto público terminaremos en una recesión permanente. Eso es absolutamente inevitable porque no se puede crear crecimiento de la nada" y que estas políticas “están ahogando el consumo, destruyendo las expectativas del sector público y de los hogares y paralizando las inversiones.” (2)

La crisis de estos años ha dejado sin empleo a unas 30 millones de personas. En la zona euro la media del desempleo está en torno a un 10%, superada en países como España con un desempleo del 20%. En total, estamos hablando de más de 20 millones de personas sin trabajo. En
Estados Unidos se da la cifra de desempleo del 9%, aunque la realidad debe ser mucho mayor. En todo el mundo y según datos “oficiales” de la OIT -que dicen que el mercado laboral está hundido-, el paro supera la cifra de 200 millones de personas. Se habla de “reformar” el mercado laboral para hacerlo más competitivo, pero la realidad nos asegura lo contrario: “Los países que durante la crisis aumentaron más su desempleo (su tasa de aumento de desempleo fue mayor) fueron Irlanda y Estados Unidos, además de España, que son los países que tienen mercados de trabajo más desregulados (es más fácil despedir a los trabajadores por parte del empresario) y donde los sindicatos son más débiles.” (3)

De momento, Europa ha perdido 170.000 empleos públicos (fuente: OIT). Sólo Francia se ha propuesto haber liquidado 181.000 puestos de funcionarios para 2013. Alemania ha bajado los salarios un 2,5% y reducido 10.000 puestos de trabajos de funcionarios; España ha sufrido una rebaja del 15% en los salarios y la disminución creciente del número de trabajadores públicos. La revista británica The Economist recalcaba en enero pasado que el próximo objetivo eran los funcionarios públicos y sus sindicatos y que se podía manipular a la opinión pública con el hecho de que los funcionarios tienen su empleo “de por vida”, mientras que el resto de trabajadores tienen su empleo colgando de un hilo, enfrentando a unos contra otros.

En la
Unión Europea el desempleo juvenil es del 21%, destacando países como España con un 42,8%, Eslovaquia con el 37,3%, sur de Italia con el 35% e Irlanda con el 29%. Se habla de una generación “ni-ni” (jóvenes que ni estudian ni trabajan), a la que la OIT y el FMI han calificado como una “generación perdida”.

Las políticas de recortes no relanzan la economía sino que la hunden aún más. Así se ha demostrado con los impresionantes recortes del gasto público y de los salarios en Grecia, España, Portugal e Irlanda: el crecimiento económico no se ve por ningún lado, pero sí han crecido el paro y la deuda pública. Y aún nos quieren hacer creer que ello es debido a que los recortes son han sido suficientemente fuertes. Como ejemplo, digamos que España estaba en 4 millones de parados antes de las reformas y ahora está en 5 millones.

Letonia es el país europeo más machacado por las medidas del FMI. Los empleados públicos han perdido el 30% de su salario y también el resto de trabajadores ha visto como sus salarios descendían, el gasto público ha caído un 20%; su PIB cayó un 25% en 2008-2009. La fiscalidad sobre los salarios es del 68% y más del 12% de la población ha tenido que emigrar al extranjero. Se dice que el nivel de vida anterior a la crisis no se recuperará hasta 2016; sobre la recuperación del nivel de vida de la época soviética, nadie se atreve a hacer cálculos. Rumanía redujo los salarios de los trabajadores públicos un 25% y subió el Iva del 19 al 24%, para poder acceder a un préstamo de 20.000 millones de dólares.

“La economía japonesa está por los suelos, la economía estadounidense, contra lo que algunos pensaban, no ha conseguido levantar cabeza (con una tasa de crecimiento esperada de apenas el 2% para el primer trimestre) y la economía europea anda rezagada por su propio declive.” (4) Aún en los momentos de crecimiento en estos años de crisis, no se han conseguido unas cifras suficientes como para relanzar la economía: se estima en que la economía crece realmente (se crean puestos de trabajo) cuando lo hace a un índice superior al 2%. En 2010 la Unión Europea creció un 1,7%, pero esto después de que el año anterior tuviera un crecimiento negativo del -4,1%.

En Europa se anunció a bombo y platillo en junio pasado el llamado “pacto del euro”. Como para echarse a temblar. Es un acuerdo sobre moderación salarial, recorte de pensiones y prestaciones sociales, flexibilidad laboral y coordinación de políticas fiscales. Se vincula el salario a la productividad y no a la inflación, negociación de convenios en el marco de la empresa y no en sectores productivos; se fijan limitaciones al déficit público, para limitar el gasto social. El “pacto del euro” sella la quiebra económica de la
Unión Europea.

EL PROBLEMA DE LA DEUDA PUBLICA TIENE SU ORIGEN EN EL SALVAMIENTO DE BANCOS Y EMPRESAS A CONSECUENCIA DE LA BURBUJA INMOBILIARIA

El rescate de la banca y empresas afectadas por la burbuja inmobiliaria alcanzó, por lo menos, los 25 billones de dólares. Pero hace poco que “el Government Accountability Office (un instituto del congreso de los EUA) descubrió que el Tesoro norteamericano entregó 16 mil millones de dólares en préstamos secretos a grandes empresas. No se trata de poca cosa, ya que es más que el PIB de los EUA lo que se estaba entregando secretamente a los grandes bancos. No hubo ninguna crisis, ninguna prisión. Es probable entonces que la cifra total de “ayuda” llegue a 40 o 50 mil millones de dólares, aproximándose así a todo el PIB mundial. “(5) Sólo en los últimos dos años, la Fed (especie de Banco Central norteamericano) ha empleado para salvar a sus bancos 2,5 billones de dólares (15% del PIB) y la
Unión Europea 1,4 billones de dólares (11% del PIB).

Para poder financiar estos “regalos”, los Estados se han tenido que endeudar. “El endeudamiento público en los países ricos romperá la barrera del 100% del PIB este año por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial: los Estados del mundo desarrollado deberán más de lo que producen sus países en un año, según el Fondo.” (6)

Pero la deuda pública es sólo parte del problema. Hemos de referirnos obligatoriamente a la deuda privada que se ha generado al adquirir deuda pública (los bancos nacionales adquirían deuda pública de su país con préstamos de la banca alemana y francesa básicamente) y aquella que se contrajo “alegremente” en los años en que la banca facilitaba el crédito para titularizar las deudas y así remunerar a los capitales especulativos. La banca alemana tiene deuda pública de Grecia, Portugal e Irlanda por importe de 25.000 millones de euros y la banca francesa llega a los 30.000 millones de euros: no son cantidades que deban preocupar. Lo importantes es que la banca alemana tiene préstamos a cobrar “140 mil millones de euros sobre bancos y compañías privadas de esos países, y nada menos que otros 100 mil millones de dólares en títulos y bonos que protegen las inversiones realizadas (derivados)” (7). La banca inglesa tiene préstamos a cobrar por 200.000 millones de euros en Grecia, Portugal e Irlanda, de los que sólo el 10% corresponde a deuda pública. La banca norteamericana tiene otros 200.000 millones de euros a cobrar en esos países, de los que sólo 7.000 millones son deuda pública. “Los bancos del conjunto de la zona euro más
Estados Unidos, poseen deuda de esos países en el orden de un billón de euros, de los cuales la deuda pública en sus manos no supera los 50 mil millones de euros.” (8)

Aunque la mayor parte de la deuda pública de Irlanda,
Grecia y Portugal está en manos de bancos de los propios países, la adquirieron recurriendo a préstamos de bancos extranjeros en un 60% y otros préstamos más para otras inversiones en el sector privado. La deuda pública de estos países es de 650.000 millones de euros. Así, la deuda privada española es el doble de su deuda pública y el triple de la deuda pública de Irlanda, Grecia y Portugal

A nivel mundial, la deuda externa es de 60,28 billones de dólares, sumando la pública a la privada. La deuda pública en Europa es mucho más baja que la de
Estados Unidos; en este país, con una deuda pública superior al PIB, sólo la deuda pública y el déficit de California son mayores que los de Grecia. El caso más extremo es Japón, con una deuda pública del 229% del PIB, y destacan Grecia (152%), Italia (120%), Irlanda (114%) e Islandia (103%). El promedio de la eurozona es del 80%.

Italia es un foco de atención, pues en los próximos 5 años renegociará un total de 900.000 millones de dólares de deuda pública, lo que representa el 20% de su PIB. Italia está muy expuesta a las maniobras especulativas, puesto que “los bancos europeos (incluidos los del Reino Unido) tienen 167.000 millones de euros en bonos italianos (sobre todo en Francia -74.000 millones- y Alemania -39.000 millones-). Los bancos y aseguradores italianos tienen 245.000 millones de deuda pública. Si tomamos en cuenta todo esto (aseguradores, empresas de gestión de activos…), las exposiciones extranjeras a la deuda pública italiana se acercan a 806.000 millones.” (9)

LA BURBUJA ALIMENTARIA ES LA OTRA CARA DE LA ESPECULACIÓN FINANCIERA

En la actualidad se producen alimentos que servirían para dar de comer al doble de la población del planeta. El problema, pues, no es que no haya alimentos. Por ejemplo, las existencias de cereales han pasado de 428 millones de toneladas en 2007-2008 a 525 millones de toneladas en 2011. Pero cada 5 segundos un niño menor de 10 años muere de hambre.

Seis multinacionales controlan la agricultura mundial y en una serie de bolsas - Chicago, New York y Londres, básicamente- se fijan los precios de los productos agrícolas. Una de las grandes multinacionales es Cargill, que controla en 70% del comercio mundial de comida; sus directivos dicen que los motivo de su éxito está en “saber leer los mercados” y que así están consiguiendo cada año más beneficios que el año anterior desde 2008 (los beneficios del último semestre de 2010 fueron de 4.000 millones de dólares). A veces el cinismo llega a cotas insospechadas.

El “pastel” del mercado alimentario se reparte entre las siguientes empresas: “Cargill y Bunge en la producción y comercialización; Monsanto, DuPont y Syngenta, en la producción de semillas; Mosaic Corporation (propiedad de Cargill) y Potash Corp. en la industria de fertilizantes químicos; Nestlé y Unilever, en el procesamiento de alimentos; Wal-Mart, Tesco y Carrefour, grandes distribuidoras, entre otras.” (10)

(Ver: El Mundo según Monsanto. Introducción y película documental)

Y el “pastel” financiero queda como sigue: “En el primer trimestre de 2011, cinco SIM (Sociedades de Intermediación Inmobiliaria: JP Morgan, Bank of America, Citibank, Goldman Sachs, HSBC Usa) y cinco bancos (Deutsche Bank, UBS, Credit Suisse, Citycorp-Merrill Lynch, BNP-Parisbas) han obtenido el control sobre más del 90% del total de los títulos derivados: SWAPS sobre las tasas de cambio, los CDO (Collateral debt obligations) y los CDS (Collateral defauld swaps).” (11)

Paralelamente al clímax y al estallido de la burbuja inmobiliaria, se ha ido formado la burbuja alimentaria. Entre 2006 y 2008 subieron los precios de los productos agrícolas, especialmente trigo, maíz y arroz. Los dos primeros casi doblaron y el tercero casi triplicó el precio en este periodo. Cuando hubo una ola de disturbios por todo el planeta, los precios bajaron sin causa económica o climática que lo explicara.

Pero en diciembre de 2010 los precios de los alimentos alcanzaron su máximo histórico, para seguir subiendo a partir de entonces. La FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) habla de “alarma”, pero nadie hace nada. Las subidas son del 40% en productos básicos en la alimentación de millones y millones de personas, como son el maíz y el trigo. En enero de 2011 los precios alcanzan un nuevo máximo histórico: en un mes, los precios subieron un 3,4%.

Los economistas de derechas explican los motivos de estas subidas aludiendo a diversas causas, alguna de ellas surrealistas: las malas cosechas en Rusia y En
Estados Unidos, la inestabilidad política en países como Costa de Marfil (productor del 40% del cacao mundial), el hecho de que las economías y las familias chinas e hindúes consumen cada más alimentos y materias primas…

El motivo de la subida de precios es la especulación financiera, que, como señala Caroline Bain, de The Economist, se debe a la baja rentabilidad en que se mueve la actividad económica en general. Por su parte, Heiner Flassbeck, economista en jefe de la UNCTD (Conferencia de la ONU para el comercio Mundial y el Desarrollo) ha declarado recientemente que la especulación en los mercados financieros de futuros es la causa de la escalada de precios de los productos agrarios y las materias primas. Así se explica que en 2010, mientras las cosechas han sido de las mayores de la Historia, el precio de los productos agrarios creció sin parar.

El volumen de negocio de los mercados de futuros ha pasado de los 13.000 millones de dólares en 2003 a los 260.000 millones de dólares en 2008 (fuente:
Lehman Brothers). En 2010 el Goldman Sachs Commodity Index -que mide el movimiento del mercado de futuros- subió un 50%; en los dos primeros meses de 2011, la subida es del 14%, lo que prefigura un crecimiento para este año del 84%.

(Ver: Los engaños contables de Lehman Brothers y Ernst & Young)

“El índice Goldman Sachs Commodity Index pasó de una inversión de 8 000 millones de dólares en el año 2000 a 100 000 millones de dólares en la actualidad, que invierte contra la evolución de las materias primas (incluido el petróleo). Solo en 2010, el índice se revalorizó un 50 %. En los dos primeros meses de 2011, el ascenso roza el 14 %.” (12)

“Un solo ejemplo que ilustra esa ambición de lucrar en detrimento del hambre en el mundo: El fondo Armajaro (Hedge Funds) tiene controlado hace meses a todos los productores de chocolate del orbe pues compró en una sola transacción, en julio del pasado año, 240 000 toneladas de cacao, equivalente al 7 % de la producción mundial. La compra, que se hizo en el mercado Euronext, donde no hay límites sobre este tipo de materia, disparó el precio del cacao hasta sus máximos desde 1977. Las miles de toneladas de ese producto siguen acumuladas en los almacenes de Hamburgo, Amberes y Ámsterdam. Armajaro ha apostado por el cacao, ya que uno de sus principales cosechadores, Costa de Marfil, está en guerra civil, y por tanto el producto escaseará.” (13)

La inflación está subiendo en muchos países del Tercer Mundo debido a la crecida del precio de los alimentos, con lo que la especulación alimentaria no sólo trae más hambre y pobreza, sino también mayores dificultades para de este pozo de miseria.

En la actualidad hay unos 250 millones de hambrientos más que hace 3 años, repartidos en 80 países calificados como “con déficit de alimentos”. Los que están en peor situación son: Burkina Faso, Mali, Mauritania, Níger, Senegal, Chad y Haiti. La cifra de hambrientos ya sobrepasa los 1.000 millones de personas en todo el mundo.

Las multinacionales han hundido la agricultura de los países del Tercer Mundo introduciendo los productos por debajo del precio de coste. A continuación, obligan a estos países a importar (a los precios que las multinacionales fijan) unos productos que antes ellos producían suficientemente. “Es el caso de Honduras, autosuficiente en arroz antes del huracán Mish. El desastre liberó el ingreso a toneladas de arroz norteamericano, subsidiado al 80%. Los precios no se recuperaron y la producción nacional murió. Es notorio el caso de Haití, porque el Presidente Bill Clinton reconoció su culpa en la destrucción de la agricultura haitiana, cuando impuso su ayuda alimentaria “manu militari” y obligó al gobierno de Haiti a obedecer la receta del FMI y bajar su arancel del 35% al 3%” (14)

(Ver:
Haití, país ocupado)

Además, se están comprando cantidades enormes de tierra en el Tercer Mundo. La excusa era que en el Primer Mundo ya no hay suficiente tierra cultivable. La realidad es el dominio de la agricultura por un puñado de multinacionales, que han comprado más de 40 millones de hectáreas, la mitad en África. “Las nuevas personas y entidades propietarias de las granjas y fincas agrarias son personas gestoras de fondos privados de capital, operadoras especializadas en fondos de tierra agraria, fondos de pensiones, bancos, etc. Lo que buena parte de la ciudadanía de a pié no sabemos es que parte de los dólares o euros empleados para este acaparamiento son los ahorros para la jubilación de colectivos de maestros/as, funcionarios/as y trabajadores/as de países como los
Estados Unidos o el Reino Unido, por lo que dichos colectivos están directamente involucrados, lo sepan o no, en estos procesos.” (15) De esta manera también se está fomentando el trabajo esclavo, pues muchos grandes empresarios de los países afectados por las compras de tierras no pueden competir con las multinacionales e incrementan la rentabilidad de sus negocios aumentado el grado de explotación de sus trabajadores.

La especulación con las materias primas, especialmente el petróleo, es otra fuente de beneficios de la economía especulativa. La gasolina sube y sube y nadie nos explica por qué. “Las principales compañías petroleras obtuvieron más de 36 mil millones de dólares en el primer trimestre del año mientras el ciudadano estadounidense promedio está alarmado por el alza de los precios de la gasolina. (…) Chevron, Shell US, BP America, ConocoPhillips, y ExxonMobil son las corporaciones acusadas de enriquecerse a expensa del estadounidense promedio y que en los últimos años incrementaron sus ganancias.” (16)

* Nota de Atajo: (El Estado puede vender deuda pública (cambiar títulos por dinero) para así reducir la cantidad de dinero en circulación)

Parte 1 / Parte 2


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com