Cargando

Palestina / Palestine
Sobre la crisis humanitaria
en Palestina. La pobreza

Texto disponible en
Español. Inglés

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Hamas: Histórico triunfo
- Claves del conflicto árabe-israelí
- Textos de Edward Said
- Intifada
- Arafat y Sharon

 

 

240108 - MUNDO ÁRABE. 10/2007 - Palestine Monitor - Traducido del inglés por Carlos Sanchos y revisado por Caty R.

“El 46% de los palestinos no tiene suficientes alimentos para cubrir sus necesidades. El número de personas sumidas en la pobreza profunda, definida como la que padecen los que disponen de menos de 50 centavos de dólar al día, casi se ha doblado en 2006 llegando a más de un millón, según la Agencia de las Naciones Unidas de Trabajo y Ayuda a los Refugiados (UNRWA)'. (La pobreza en Palestina: el coste humano del boicot económico, Oxfam Internacional, abril 2007).

Suspensión de la ayuda a Palestina: los hechos

En enero de 2006 Hamás ganó de forma indiscutible el parlamento palestino en unas elecciones reconocidas internacionalmente como libres y justas. En enero de 2006 el gobierno israelí empezó a retener a la Autoridad Palestina (AP) los ingresos del impuesto sobre el valor añadido palestino, IVA, de unos 60 millones de dólares al mes, que representaban el 55% del presupuesto anual de la AP.

Dos meses después una serie de donantes cruciales, que incluye a la Unión Europea (UE), Canadá y Estados Unidos, suspendieron la ayuda a la AP.

Esta suspensión de ayuda añadía un 25% de déficit al presupuesto anual de la AP, por lo que les fue denegado el 80% de su presupuesto.

En julio de 2006, 3 meses después de la suspensión de la ayuda de los donantes, la UE estableció un mecanismo internacional temporal (TIM) que estaba diseñado para proveer ayuda directa a los palestinos aunque soslayaba los canales gubernamentales palestinos.

Según Oxfam Internacional el TIM fue “incapaz de impedir la creciente crisis humanitaria originada por el boicot económico y por el ciclo de violencia” mientras que al mismo tiempo se minaba masivamente el sector público palestino cuyo desarrollo financió la propia comunidad internacional durante los años de Oslo.

Oxfam informó del “inmenso sufrimiento” e inseguridad resultantes del embargo de la ayuda por parte de los donantes y la retención de los ingresos del IVA a la Autoridad Palestina.

John Dugard, el Relator Especial de las Naciones Unidas para la situación de los derechos humanos en los Territorios Palestinos presentó, en enero de 2007, un informe al Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el que describía esta interrupción de financiación como “posiblemente la forma más rigurosa de sanción internacional impuesta en la era moderna” y afirmó que esta era “la primera vez que un pueblo ocupado había sido tratado así.”

El 1 de julio de 2007 Israel anunciaba que tenía la intención de devolver los ingresos del IVA que adeudaba a la Autoridad Palestina, empezando con un pago inicial de 120 millones de dólares. Israel, aparentemente, transferirá los fondos restantes a la Autoridad Palestina en los próximos 6 meses, sin embargo hay desacuerdos sobre cuánto adeuda Israel a la Autoridad Palestina en total.

Pobreza en Cisjordania y Gaza

Cuando las divisiones políticas, ahondadas por las sanciones, empeoraron y desembocaron en una dura lucha interna en la Franja de Gaza a principios de del mes de junio del 2007, lo que acabó con la disolución del Gobierno Palestino de Unidad Nacional y el establecimiento de un Gobierno de Emergencia dominado por Fatah, la UE anunciaba, el 18 de junio, que pondría fin a los 15 meses de embargo a la Autoridad Palestina y reanudaba la ayuda directa.

La Autoridad Palestina es el mayor empleador de Cisjordania y Gaza y da trabajo a 161.000 personas que su vez dan sustento a casi un millón de dependientes. La mayoría de estos empleados de la Autoridad Palestina no han percibido sus pagas regularmente durante más de un año debido a la retención israelí a la Autoridad Palestina del dinero del IVA. En octubre de 2006 los bancos palestinos divulgaron una deuda promedio de 2.000 dólares por empleado de la Autoridad Palestina.

En Cisjordania el 67% de los palestinos están clasificados como pobres y de ellos el 35% de están clasificados como “extremadamente empobrecidos”.

El 50% de los palestinos de Cisjordania y Gaza cuentan actualmente con la ayuda alimentaria de los donantes para, al menos, alguna de sus comidas. Eso significa que ahora 1,8 millones de palestinos dependen parcial o completamente de la ayuda alimentaria.

Un creciente número de niños palestinos trabaja en la actualidad para ayudar a sus familias en vez de asistir a la escuela. Los niños menores de 14 años pueden pasar por los puestos militares de control sin permisos y al menos 1.000 niños palestinos cruzan a diario a Israel para trabajar en basureros recuperando vidrio y metal.

Filippo Grandi, Vicecomisionado General de la Agencia de las Naciones Unidas de Trabajo y Ayuda a los Refugiados (UNRWA), declaró tras visitar la Franja de Gaza el 9 de agosto de 2007: “Gaza se arriesga convertirse en una comunidad virtualmente dependiente al cien por cien de la ayuda, cerrada y aislada es cuestión de meses, o incluso semanas, si el actual régimen de cierres continúa.”

Libertad de movimiento y pobreza

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) cita el sistema de restricción de movimientos de Israel como “una causa primaria de la pobreza y la crisis humanitaria en Cisjordania y la Franja de Gaza”.

Después del repliegue israelí de la Franja de Gaza en agosto del 2005, el ejército israelí reforzó los cierres fronterizos de todos los pasos entre Gaza e Israel y Gaza y Egipto. Esto dañó gravemente la economía residual de Gaza.

El 18 de noviembre de 2005, el gobierno de Israel y la Autoridad Palestina firmaron un Acuerdo sobre Acceso al Movimiento negociado por la Secretaria de Estado estadounidense Condoleeza Rice. Dicho acuerdo se diseñó para facilitar el movimiento de personas y mercancías entre los Territorios Palestinos Ocupados y para abrir el paso fronterizo de Rafah en la frontera entre Gaza y Egipto para “promover el desarrollo económico pacífico” y mejorar la situación humanitaria en Gaza.

El paso fronterizo de Rafah es de vital importancia para la economía de Gaza puesto que es el único paso a otro país que no sea Israel.

Bajo el Acuerdo sobre Acceso al Movimiento el gobierno israelí aclaró que no se cerraría ningún paso fronterizo por incidentes de seguridad que no estuviesen relacionados con el propio paso.

Sin embargo entre junio de 2006 y marzo de 2007 el paso fronterizo de Rafah abrió solamente el 16% de las horas operativas programadas. Cada día que el paso está cerrado los palestinos pierden un valor aproximado de 500.000 dólares en exportaciones. La inmensa mayoría de las exportaciones desde Gaza son artículos alimenticios perecederos como pescado y fruta.

Gaza tiene ahora las tasas más elevadas de pobreza de Palestina, un factor directamente relacionado con el prolongado cierre de fronteras israelí.

En noviembre de 2006 la OCHA informaba de que al 60% de las familias palestinas que tienen tierras en la “zona de costura” en el área norte de Cisjordania se les había denegado el acceso por parte del gobierno israelí. Las zonas de costura son tierras ubicadas entre el muro y la línea verde de 1967 que están ocupadas por Israel.

Según la OCHA:

Las rutas tradicionales de viaje fueron cortadas en el 90% de estas comunidades.

Más del 50% de las comunidades examinadas ya no tienen acceso directo y normal a sus tierras.

El 22% de las tierras eran accesibles únicamente a pie, así que no se podía utilizar ningún vehículo para transportar los productos cultivados allí.

En mayo del 2007 el Banco Mundial indagó sobre las restricciones al acceso y a los movimientos por toda Cisjordania. El Banco concluyó que “... sin un eficiente y previsible movimiento de personas y mercancías había muy pocas perspectivas de una recuperación sostenible... sólo a través de una reconsideración sustancial de los cierres y una restitución del principio de presunción de movimiento… será capaz el sector privado palestino de recuperar y poner en marcha un crecimiento sostenible”.


Carlos Sanchis y Caty R. pertenecen a los colectivos de Rebelión, Tlaxcala y Cubadebate. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente

 
 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com