Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Israel / Palestina
El Gueto de Gaza en 2010

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Franja de Gaza
-
Conmemoración de la Nakba
- El Neoliberalismo y el ALCA
-
¿Qué es Hamas?
-
Intifada

 


070610 - Avigail Abarbanel - Una de las cosas más sorprendentes que aprendí sobre el Holocausto fue que los nazis no sólo se contentaban con matar judíos. Querían robarles su dignidad, deshumanizarles. Esta política fue particularmente evidente en la forma en que los nazis crearon y dirigieron sus guetos infames. Uno de los más conocidos fue el ghetto de Varsovia.

El gueto de Varsovia fue creado mediante el cierre de una sección de la ciudad y la captura de la población judía dentro de sus muros. El muro que rodeaba el ghetto era de 3,5 metros de altura y había alambre de púas y vidrios rotos en la parte superior. Le tomó mucho tiempo y costó mucho dinero. Las puertas estaban fuertemente vigiladas y los guardias disparaban a cualquiera que intentase entrar o salir sin permiso. La política era "tirar a matar" porque la vida de quienes estaban dentro del gueto no tenía ningún valor. Caminaban muertos, abandonados por las normas sociales y leyes que protegían los derechos humanos.

Los nazis tenían un control completo sobre la cantidad de alimentos, agua y otros elementos esenciales que se permitían en el gueto. Dictaron cuánto y qué se permitía entrar. Todo estaba racionado para crear una escasez deliberada, una forma de asegurar que no había suficiente para todos y que la nutrición era insuficiente. Como un niño que crece en Israel, he leído historias de lucha del pueblo para alimentar a sus niños en el gueto. Recuerdo el horror y me sentía culpable de leer una historia sobre una madre que trata de convencer a su hija para comer la piel de la patata porque eso era lo único disponible. Aunque yo era muy joven, la impotencia de la madre en la historia era muy clara para mí.

Naturalmente, la vida en el gueto se deterioró rápidamente. Con condiciones de vida inadecuadas, el saneamiento deficiente, sin médico o medicina, el hacinamiento, la escasez de agua, alimentos y ropa la enfermedad y la muerte eran la norma. El contrabando de alimentos y elementos esenciales en el gueto se convirtió en una función vital, con gran coste para los voluntarios que hacían el trabajo. El mercado negro floreció. La competencia por los alimentos se volvió implacable, como una forma por sobrevivir un día más. La salud mental se deterioró rápidamente. Los nazis controlaban la organización social y política del gueto y se aseguraron que los judíos se volviesen contra sí mismos. Crearon deliberadamente las políticas diseñadas para suscitar y alentar los peores rasgos de la naturaleza humana. Todo por sobrevivir un día más. Lo peor de todo, no tenían idea de lo que iba a ocurrir a continuación y cuando todo iba a terminar.

¿Por qué los nazis hicieron eso? ¿Por qué el costo, cuando realmente se les pensaba matar de todos modos? Creo que la respuesta está en el enorme esfuerzo de propaganda para que personas ajenas pudiesen echar un vistazo a la vida en el gueto. La gente podía ir en autobuses al gueto y echar un vistazo. No se les permitía acercarse demasiado, pero sí lo suficiente para ver la suciedad y la privación. Se podía ver a sus habitantes, su patético aspecto.

Ponga un grupo cualquiera de personas en condiciones imposibles y muy pronto lo que pensamos de la dignidad humana comienza a caer. Sucios, mal alimentados y vestidos la gente siempre parece que tiene menos dignidad que los que están bien aseados y bien alimentados. En realidad no es así, pero la humanidad siempre ha dependido demasiado de las apariencias externas para hacer juicios sobre el carácter de la gente. En cualquier caso, el mensaje a los espectadores fuera del gueto de Varsovia fue, “¿Lo ves? Esto es lo que son los judíos, esta es la forma en que viven”.

Es bien sabido que deshumanizar a las personas hace más fácil matarlas. También hace más fácil al asesino escapar de las críticas. La deshumanización incluso sirve de excusa para matar. Se hace casi deseable el asesinato. El asesino puede ser visto como quien ayuda al mundo a librarse del problema que nadie realmente quiere. La fabricación de víctimas que parecen menos humanas es sin duda buena para la propaganda. También ayuda a convencer a los soldados propios y a los burócratas que ordenan la matanza: no son tan buenos como ustedes, son peligrosos y, por lo tanto, no merecen vivir.

Al leer el informe de Sara Roy sobre la
Franja de Gaza del pasado 17 de febrero me di cuenta que lo que Israel ha estado haciendo en Gaza es escalofriantemente parecido a lo que hicieron los nazis en Varsovia y en sus otros ghettos. No creo que los ciudadanos de Gaza tengan menos dignidad que cualquier otro. Quizás, incluso, tienen más. No sé cómo sobreviven y se levantan cada mañana para seguir adelante. Como profesional de la salud mental sólo puedo adivinar lo que en realidad estas personas sienten de momento a momento y el daño a largo plazo que se les está haciendo. Ya sabemos que todos los niños de Gaza sufren de trastorno de estrés postraumático. Todo el mundo en Franja de Gaza ha perdido a alguien cercano en los bombardeos israelíes.

¿Cómo se aferran a su sentido de esperanza cuando su vida se reduce a unos pedazos, cuando no puede alimentar a sus hijos o mantenerlos a salvo, cuando no tiene ningún control sobre lo que le está pasando y, lo peor de todo, ¿cómo seguir adelante cuando está encarcelado indefinidamente sin posibilidad de escapar y sin apenas atención exterior sobre lo que está pasando?

La mayoría de la gente estará de acuerdo en que lo que hicieron los nazis era monstruoso y malo, que los guetos son inhumanos y que nunca se debería haber permitido que existiesen. ¿Por qué se permite el gueto de Gaza en 2010? ¿Por qué Israel permite deshumanizar, controlar, humillar y asesinar a 1’5 millones de personas y salirse con la suya? Israel está violando todas las leyes de derechos humanos imaginables y nadie lo detiene.

Israel y las instituciones de todo el mundo trabajan muy duro para asegurarse que el Holocausto no se olvida. Tal vez no hemos olvidado el Holocausto, pero no hemos aprendido nada en absoluto de él. No hay absolutamente ninguna diferencia entre los ciudadanos de Gaza y el gueto de Varsovia. Son seres humanos como tú y como yo. Por supuesto, la mayoría de los ciudadanos de Israel no lo creen así. Consideran que el pueblo palestino en su conjunto, y los ciudadanos de Gaza en particular, son una forma inferior de vida. Pero quienes no tenemos lavado el cerebro podemos y debemos reconocer la humanidad y dignidad de los ciudadanos de Gaza, y su inocencia. Europa y los
Estados Unidos fueron cómplices en el Holocausto por no leer los signos con anticipación. Permitieron que la escalada progresiva e institucionalizada, y legalizada, de las violaciones de los derechos humanos del régimen nazi contra los judíos fuese creciendo hasta el exterminio en masa. En el momento en que los guetos fueron creados las cosas habían ido demasiado lejos, pero aún quien tenía poder no hizo nada [para impedirlo]. Los judíos no eran nadie entonces, y ahora los palestinos están sufriendo el mismo destino. Al igual que los judíos, los palestinos son gente común atrapados en las garras de un régimen asesino. Los palestinos no son nadie a día de hoy y nadie con poder se preocupa por ellos.

Los líderes mundiales sólo dicen, pero no hacen nada. Abrazan abiertamente la propaganda antipalestina de Israel. En cuanto a la sufrida población de Gaza, desde el exterior se les presenta como poco humanos, de sangre cruel, tortuosa y antijudía y antiEEUU. Así, desde Israel y
Estados Unidos se odia a los extremistas, a los indeseables. Es mucho más fácil matar a los indeseables y salirse con la suya o, simplemente, hacer la vista gorda a sus interminables sufrimientos y posterior muerte. En los años 30 y 40 [del siglo pasado], Europa y los Estados Unidos podían excusar su inacción diciendo que estaban ocupados combatiendo en una guerra. Pero ¿cuál es su excusa ahora?

Israel tiene la intención de destruir Gaza con el tiempo, y se toma todo el tiempo. Su política no es aleatoria. Es calculada y sistemática. Israel está ocupado en desensibilizar a un mundo en gran medida indiferente ante la escalada de sus políticas y violaciones [del derecho internacional] y la injusticia que provocan no sólo en Gaza, sino en toda la población palestina. Por qué Israel hace eso es objeto de un análisis psicológico en otro artículo. La agenda de Israel no puede basarse en la ciencia nazi, pero las acciones de Israel son muy similares y sus resultados van en la misma dirección que los resultados de la política nazi contra los judíos.

Avigail Abarbanel es psicoterapeuta. Es nieta de sobrevivientes del Holocausto y residió un tiempo en Israel, país que abandonó para vivir ahora en Escocia - CEPRID


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com