Perú Al día
Honorable putrefacción moral
Herbert Mujica Rojas
hcmujica@gmail.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Otros textos del autor

150805 - La semana que pasó fue pródiga por la sinvergüencería inmoral de
políticos, periodistas, burócratas y gobernantes. Al cuchillero hemos
llamado operador y al camaleón cínico, habiloso. ¡La subversión
genuina e insuperable! Creo que si se trata de derrumbe ético, no hay
país que supere, siempre hacia abajo, en declive abisal irremediable,
al Perú. ¿Sorprende semejante comprobación perversa? ¡Para nada! Es lo normal y eso explica, en no poco, por causa de qué el lodazal continúa su pestilencia cancerígena y desesperanzadora en Costa, Sierra y Montaña.

¿Discutían Olivera, Ferrero, Toledo, Bruce y el entorno, sobre cómo
mejorar la posición, si es que hay alguna, peruana frente a un TLC
arrasador y básicamente ventajoso a Estados Unidos? ¡No de ninguna
manera, estaban arreglando entuertos domésticos de lealtades raras
hacia causas personales! Entonces, ¿acaso puede suponerse en
cualquiera de los nombrados, un ápice de visión nacional y horizonte
de futuro con respecto a 28 millones de habitantes? ¡Por cierto que
no! Ellos han demostrado, con la palmaria y culposa miseria moral y
política de que son dueños indiscutibles, que el Perú es un pretexto,
una voz buena para el discurso, pero una entelequia cuando se trata de firmes y patrióticos derroteros.

¿Cómo se explica que los cuchilleros, traidores, camaleones,
apóstatas, perros al 100% y chanchos sucios, hayan recibido las
zalemas, "interpretaciones", "exégesis", bendiciones,
"reconocimientos" de directores de diarios, columnistas adocenados y
venales por la comisión de sus crímenes contra la ética y por sus
acciones anti-políticas? Ensayamos una tesis: ¿se creyó posible que
quienes participan de la fiesta, de un modo u otro, de la pitanza y la
conveniencia publicitaria o rédito político, directo o indirecto, iban
a cuestionar el festival descarnado de confesiones públicas de taras y traiciones? ¡Jamás de los jamases!

Fernando Olivera sólo ha bebido de su propia ponzoña sucia.
Acostumbrado a liderar peleles, fabricante de conveniencias, urdidor
de tramas, ventajista innegable, fenicio sin par, cuando le dieron su
veneno, no tuvo mejor recurso que montar una telenovela palurda y
hacerse la víctima. Su pacto secreto con Toledo, revela la chatura de
sus fines y la enorme miopía de quienes encontraron una ocasión, de
repente la última, para pasear sus mediocridades y elevarlas al podio
frágil de un gobierno que hace agua por todos lados.

Hoy, la sartén le dice a la olla: ¡no me tiznes! Y la cantinela
continúa porque Olivera dice de Ferrero y éste cínico de mil y un
maniobras y dos mil o más partidos u opiniones, calla porque ¿qué
podría decir? Obvia reiterarse que todas estas manifestaciones son
ociosas como muy parecidas entre sí.

La política no es sucia en sí. Los políticos sí demuestran suciedad
militante, hedor por donde pasan y son muertos en vida que pretenden contagiar sus malos humores a un país que necesita de urgente renovación porque los que hay son cadáveres insepultos. Los payasos, los escribas, los burócratas anuentes, los gobernantes débiles, los vende patria, los merodeadores del poder, todos los que exaccionan al Perú, merecen el escupitajo digno de la población. Si de algo sirve lo que ha ocurrido, es para reflexionar –y actuar- contra estos malos y repudiables tipejos.

Encubrir, cohonestar y otorgar patente de corso, como han hecho
algunos miserables, en días recientes, al pretender "explicar" lo
inexplicable, sólo puede entenderse como parte de la honorable
putrefacción moral que aqueja al país. Denunciaba González Prada, hace muchos decenios: "El Perú es un organismo enfermo, donde se aplica el dedo, brota la pus".

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!
 

Herbert Mujica Rojas es investigador

Kirchner tiene la obligación de auditar la deuda externa - El negocio del Hambre en la Argentina


 


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 612463 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com