Perú Al día
Los políticos peruanos merecen una lección
Jorge Paredes Romero
arielperu@hotmail.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Otros textos del autor


1205 -
Los que ahora somos adultos en Perú, (probablemente esto también suceda en otras latitudes, pero me referiré a mi país) nos hemos dado cuenta que aquellos que cada cierto tiempo salen a las plazas pública, a pronunciar discursos floridos, que tienen una larga lista de promesas que ya aprendimos de memoria, como que crearán puestos de trabajo, aumentarán los sueldos, que erradicarán la pobreza, etc., pero una vez elegidos nada de eso cumplen, absolutamente nada, no son mas que mentirosos. Cuando se suben a los estrados, balcones o tabladillos, desde allí irrumpen contra el sistema, que un congresista no debe ganar enormes sueldos, que los pobres “viejitos”; al obrero le dicen que nadie se coma tu pan, y a la viuda le prometen que su futuro será diferente, al enfermo le pintan milagros futuros; es decir, erigen un cúmulo de utopías y son tan convincentes que cada cierto tiempo, perdida la fe, los oyentes la vuelven a recobrar y dicen: “yo creo que este si cumplirá” o “ debemos votar por este tipo, si que habla bien...”, y los ingenuos se enganchan en las marchas, gritan a voz en cuello consignas de esperanza, agitan banderas y cambian sus harapientas y sudadas camisas por los polos del candidato que pretende la presidencia o tal vez ser congresista.

Pero ¿quiénes son estos “candidatos”?, ¿qué esconden tras ese aspecto de nobleza? ¿ qué oscuras intenciones tienen en sus mentes?, son los llamados políticos. Por eso repito, los que ahora somos adultos conocemos las andanzas de esta gente, que durante muchísimos años vienen engañando a las masas, tras la fachada de un partido o frentes improvisados que nombran y renombran con rimbombantes titulares. Unos dicen ser de centro, otros de izquierda, nadie reconoce ser de derecha, cuando todos, toditos son de una ultraderecha, porque esa es la mano que usan para llevar los billetes al bolsillo. ¿Acaso no hemos visto durante decenios a estas personas envueltas en escandalotes, en donde Al Capone queda como un virtuoso varón?   ¿No sabemos ya que es fácil hacer un tour corsario de un lustro, para luego dejar una bancada que provea impunidad? Y faltando meses para dejar el cargo dedican dineros fiscales para promover el partido y lograr una bancada que le garantice inmunidad en el siguiente ejercicio gubernamental.

Pues mucha gente está ya cansada de ser el tonto útil en cada proceso eleccionario, en donde nos transformamos en electores que “dan respaldo” a quien quiere arribar a buen puerto, para una vez allí cargar con todo cuanto pueda, para él y su familia; para sus amigotes y quienes le apoyaron en la carrera electoral.

Quienes son elegidos, llevan en el bolsillo trasero del pantalón, una talonario de cheques en blanco, que deberán repartir una vez en el cargo. El día que aceptó el respaldo económico para pagar pasajes, publicidad, en diarios revistas y canales de televisión, el candidato empeñó hasta la corbata, para después devolver con creces aquello que recibió. ¡Nada es gratuito señores...! Lamentablemente acceder a un cargo tan importante como ser presidente o congresista significa la inversión de mucho dinero, porque así se ha instituido desde hace mucho tiempo, solo el poderoso accederá al cargo  y una vez allí tendrá que proveer protección, beneficios y privilegios a quienes apoyaron al señor candidato...    ¿Acaso podrá el simple obrero o aquel maestro de provincia o quizá el ingeniero agrícola de aquel valle contaminado, acceder a la responsabilidad de administrar un país? No, ese obrero, maestro o agrónomo está condenado a seguir comiendo su miseria, ellos no podrán nunca codearse con los príncipes ni los generales, su lugar es producir papas a veinte céntimos el kilo y comer de la miseria de sus chacras, de aquello que el recolector o acopiador le deje en las sobras. El acopiador es aquel que con flotas de camiones pasa por todas las chacras a recolectar la producción del peonaje, repartiendo céntimos para después vender los volúmenes en tonelajes y barcos llenos, a los que nos exigen que firmemos tratados de libre comercio. ¡Libre? Por Dios, de libre no tiene nada, solo es el acuerdo que firman los privilegiados, aquellos que tienen empresas, dinero y ni siquiera conocen una lampa o subieron a un tractor, quizá se encaramaron a uno para la fotografía o para utilizarlo como emblema de una campaña política, después ni siquiera saben si las papas crecen en racimo o quizá en mazorca; desconocen si los frijoles o las habas vienen en vaina, y creen que las vainitas son las hojas de una planta extraña. Ellos solo saben de las finanzas, de la bolsa de valores y el precio internacional del petróleo y son ellos los que firman los tratados, por eso ahora tendremos un representante que no es sino el miembro del directorio de bancos y mineras, ese señor nunca pisó barro ni tuvo que levantarse de madrugada para abrir canales de regadío, ni pico en mano abrió zanjas para echar semilla. Estos señorzotes, premunidos de asesores, viajan, se divierten y comen con la plata del pueblo. Ese político, lastimeramente pide aumentos de decenas de miles, son los que saldrán dentro de poco a suplicar tu voto y el mío, pero lo que es peor junto a ellos se encaraman en el carro de la oportunidad ciertos tipos, que como aprendices de corsario se bañan en la democracia del pobre, si, en aquella que se recurre a miles de argumentos, como que “ yo salí del barrio”, “yo conozco la miseria”, “yo vendí caramelos” o quizá “fui bailarina o cantante”, es decir el ser pintoresco y tener cierto carisma, ahora es suficiente para ser congresista o porque no presidenta, después de todo ¿quienes fueron sus antecesores? : pues solo pintorescos y carismáticos, de modo que con ello pues hasta Poggi o quizá Tongo podría ser un buen candidato, claro... son pintorescos y carismáticos.

No puedo entender hasta donde llega la credulidad e ingenuidad de nuestros electores, cada cierto tiempo sucumben ante el florido léxico de esta casta de charlatanes, que solo se suben a la montura de caballos de Troya., ex profesamente preparados para entrar a las ciudades y una vez allí echar mano a todo mecanismo que les permita enriquecerse, sino díganme: ¿quién, habiendo tenido un alto cargo político terminó siendo más pobre de lo que era? Estas personas ya están al acecho en los distritos, las provincias y las comunidades para comerse un ceviche o tomarse una chicha contigo, no importa que regresen a casa con una torcida de intestinos, esos son gajes del oficio.

Me pregunto: ¿Quién iría a las urnas, si se dispusiera que votar es libre? y ¿Qué sucedería si estos candidatos no hicieran uso de dineros extras para sus campañas? Solo deberían acceder a una franja electoral, de tiempo y espacio programado por igual, donde nadie disfrute de millonarias campañas electorales, ni empapele la ciudad con sus imágenes retocadas. Todos deberían acceder a las mismas oportunidades por igual, entonces tendríamos igualdad de gasto y no aquellos que recurren a dineros extraños, entonces deslumbran con el oropel producto del ingente aporte, que apoquinan los turbios negocios de oscuros personajes.

El pueblo no merece ser mas engañado, maltratado, utilizado en campañas y olvidado después, sometido a la burla y el sarcasmo del sinvergüenza demagogo, que a sabiendas que miente, se desgañita en las plazas públicas para acarrear votos a causas perdidas, pero que gracias a la generosidad del que ingenuamente cree en sus mentiras, vota por él, para después desengañarse, cuando ya es tarde y comprenda que solo dio licencia a un engañador para encaramarse en el poder.

Cuantos discursos son ahora letra muerta, ¿qué es de aquella reforma educativa?, y ¿qué de la solución a la pobreza?, cuando esta mas bien crece cada día mas; las medicinas cada vez mas caras, el acceso a la salud es remoto, los hospitales carecen de camas y el paciente tiene que estar mendigando cupo para una cama hospitalaria y luego una cirugía. Pareciera que a uno lo quieren aburrir al cansancio y no tener más remedio que recurrir a una bolsa de “Campeón” para de esa manera aliviarse de sus problemas. No me vengan que buscar la salida que el suicidio es locura, es desesperación, que no es lo mismo. ¿Qué le queda al ciudadano?, claro..., desesperado recurre al sistema, en donde supuestamente están quienes deben ayudarle y recibe a cambio un portazo o una disimulada despedida. Los religiosos te dicen: “ten paciencia” y los del sistema te alargan el sufrimiento con pastillas de todos los colores que nada bien hacen.

Pues qué les importa a los descendientes de Custer, aquel que decía “El único indio bueno es el indio muerto”, pues que mueran los peruanos, total muere uno, allí hay mas para peones, así que: ¡ a la tumba con ellos!, esa es su filosofía.

Esos que nos quieren hacer firmar el TLC, son los mismos que quieren apoderarse del Amazonas, riquísima cuenca que tiene suficiente para alimentar a toda la humanidad, allí hay hidrocarburos, hierbas medicinales a partir de las cuales ellos preparan las medicinas que después nos venden con marca y encima tienen la desfachatez de patentar nuestras plantas. Nos vienen con el cuento de “lingüistas”, “investigadores” nuevos disfraces de aquellos que con sotanas vinieron antaño a “evangelizar” a nuestros hermanos y después se ensañaron vía inquisiciones y consuelos mentirosos, en las cavernas extractoras de oro, plata y otros metales.

Muchos se llenan la boca al hablarnos de independencia y cada 28 de Julio solo falta que nos vistamos de rojo y blanco, pero de ¿qué sirve ese sentimiento cuando la realidad nos dice que no somos libres?, que solo somos sujetos de explotación, que somos vilmente manipulados para transformarnos en carne de cañón, o peonaje en los socavones. Al menor descuido te meten un balazo y con el cuento de la persecución te arrebatan la vida en media calle y después solo te queda llorar porque nadie te hará justicia, ya que el juez requiere dinero para funcionar. Aquí todo funciona al centavo, esa canción de los NSQNSC “Nosequién y los nosecuántos” no tiene nada de extraño, todo tiene precio, y eso lo sabe todo el mundo. Nuestra política se ha devaluado a tal extremo que después del acceso de una “vedette” y un agitador político, ahora esos “pintorescos” personajes se nos vienen por docenas, de modo que nosotros seremos los responsables de elegirlos, no nos quejemos si después tenemos en los curules, bien apoltronados, a oscuros o siniestros personajes, que solo calentaron el asiento y clonaron proyectos y leyes extranjeras, para luego cobrar emolumentos fabulosos y que al final de la jornada pretendan pasar la factura hasta por el papel higiénico que compraron durante los cinco años.

Habría que recordarles a los políticos de hoy, ¿dónde están sus discursos tan floridos y llenos de promesas?, que nos expliquen ¿qué logros han obtenido en bien de sus comunidades de origen? ¿Qué informe pueden  ensayar después de cinco años de excelentes sueldos y beneficios para sus negocios y empresas? ¿Para quién realmente trabajaron? ¿ a quienes privilegiaron? ¿ A quiénes rinden cuentas? Porque el pueblo nunca fue depositario del supuesto trabajo que estos señores dicen haber desempeñado durante su ejercicio en el gobierno. Qué tendríamos que hacer entonces para castigar a estos señores, a mi parecer solo hay una manera de hacerlo: ¡Ignorarlos!

Si, que las urnas sean el vehículo para nuestra protesta y el voto emitido sea el mensaje de nuestro sentimiento y utilizar el voto para de esa manera decirle al político que no caemos más en el engaño, que ya no le creemos, que estamos cansados de tanta mentira y triquiñuela, de ser utilizados como electores en  un evento que no conduce a nada bueno para el pueblo, que solo somos utilizados para que ellos mas tarde se vanaglorien de los miles de “tontos” que votaron por el o ella. Debemos asistir a las urnas y emitir un voto de conciencia, no el que ellos nos inducen a través de sus discursos y publicidad. Por que si no votamos nos multarán.

Aquí todos somos testigos de cómo se viene gobernando al país, como se administran nuestras riquezas y se esfuerzan para crear privilegios a los explotadores y aquellos que fungiendo de “managers” regalan lo que no es suyo y encima se divierten con las ganancias. Por ejemplo, ¿de qué descentralización nos hablan?, ¿de cuál regionalización?, solo ha servido para crear veinticinco nuevas planillas en los mismísimos departamentos de siempre, en donde se han repartido el tesoro nacional entre los partidos políticos que acapararon la preferencia electoral de entonces, después quisieron engatusarnos con la macro regionalización y en que quedó todo, en el simple gasto de millones de soles para nada. Se divierten regalando nuestro mar y encima quieren proceder al “si o si” y seguir obsequiando nuestro precario potencial agrícola, en vez de buscar ampliar nuestra frontera agrícola con el consumo interno y no permitir que productos foráneos de baja y dudosa calidad inunden los mercados, como los transgénicos que llegan de ultramar. Es bueno conocer los esfuerzos de Bolivia por ejemplo, en su lucha por erradicar la soya transgénica, cuyas semillas han sido genéticamente modificadas a nivel experimental, introducidas a Bolivia como un ataque a la soya natural que allí se produce y aunque apenas representa el 1% de la soya mundial pero que de todas manera representa un producto altamente estimado a nivel internacional que mas bien debería ser estimulada su productividad.

No nos sigan con el cuento de la ayuda internacional, no queremos ser mendigos, tu y yo peruano somos ricos empobrecidos por nuestros propios gobernantes, que solo son lacayos de quienes tienen el poder en la banca que nos aprieta el pescuezo y se lleva ingentes sumas del presupuesto nacional para la cancelación de esa deuda externa impuesta por los voraces banqueros, si, impuestas para sufragar las guerras creadas por ellos mismos, como fue la guerra del Pacífico, donde los anglo-sajones despertaron la codicia de los bárbaros del sur para después quedarse con el salitre, insumo estratégico fundamentalmente para la guerra y luego la agricultura. En Europa se conoce a esa hecatombe donde murieron miles de americanos como la “guerra del salitre”, aquí nos llenamos ,los ojos con héroes y hazañas, la verdad es otra.

Lo cierto es que esa región salitrera era totalmente despreciada, pero cuando se descubre la importancia del salitre entonces surgen las ambiciones desmedidas, pero en realidad quienes se beneficiaron fueron capitalistas ingleses, como Robert Harvey y John Thomas North, respaldados por los generosos créditos que les otorgaron los bancos chilenos Edwards y Valparaíso. Posteriormente North se transformó en uno de los hombres más ricos del mundo.

Ahora sucede lo mismo con el sur, ya es conocido que los hidrocarburos están en las costas de Arequipa  y Moquegua, nuevamente la ambición chilena cobra fuerza y procederá al recurso bélico para apoderarse de lo que no le pertenece, de la misma forma como EE.UU. con su habitual intervencionismo irrumpe en Irak a fin de asegurarse del petróleo tan fundamental para ellos, ya que su producción apenas abastece el 30% de sus necesidades por lo que EE.UU.  es un potencial importador de crudo y desea tener el control de los precios aparte del abastecimiento asegurado. En medio de todo esto se encuentra Perú, Chile y Bolivia.

Del mismo modo procede con abastecimientos de otro tipo y para ello implementa tratados comerciales unilaterales, la bilateralidad es puro cuento, no son mas que una muestra mas del abuso del poder. Frente a ello nuestros gobernantes solo fungen de permisivos administradores, que facilitan la intromisión y el intervencionismo, pero no tienen el valor de ponerle freno.

Es hora entonces de darles una lección a los políticos de siempre.

 

 

 

Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com