Otros textos del autor
Perú: Un país rico con muchos pobres
Jorge Paredes Romero
arielperu@hotmail.com

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros tema

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Perú Al día - Textos sobre Deuda Externa

010107 - Desde Perú - Codalco - La sentencia del sabio Raymondi es definitiva: “Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”, mas no puedo entender como es posible que muchos políticos se llenen la boca diciendo que Perú crece, que Perú está situado en los primeros lugares de producción pesquera, minera y que en Perú se dan casos de producción petrolera que nos transformará en exportadores. Estas historias venimos escuchando desde hace decenios, especialmente en determinadas fechas, en las que se requiere ser dadivosos, por ejemplo en época de elecciones, en fechas navideñas o en momentos cruciales para el país, donde es necesario levantar cortinas de humo, ya sea con escándalos que están en stand by para momentos propicios o creados con la finalidad precisa.

 

Perú es un país de contradicciones, donde pueden encontrarse núcleos de alto consumo, en el contexto de poblaciones con poder adquisitivo y comunidades en la mas misérrima situación de vida, donde las enfermedades hacen presa fácil de los pobladores, donde las autoridades lejos de sentar orden y justicia viven a expensas de la gente, que sumisa tiene que aportar para los vicios de los exigentes encaramados.

 

Aun los “taitas” sobreviven en muchos pueblos con diversos ropajes: religiosos, militares, ternos y birretes, ellos imponen sus caprichos y exigen prebendas, porque saben que allí son los patrones y nadie tiene el brazo tan largo para alcanzarles en medio de la puna o el caserío de la selva, ya que quienes deberían disciplinarles, también están entretenidos en sus propias concupiscencias, de modo que, muy orondos parasitan a costa de los débiles pobladores, distritos en donde fungen de “autoridad”. Y esto sucede aun en muchos pueblos de la costa, donde se coluden perro, gato y pericote para dar fin a la despensa.

 

Pero otro es el cantar en los altos medios políticos, a donde accedieron quienes tienen otros alcances, siniestros planes para llenarse los bolsillos a costa de un crédulo pueblo, que les dio votos para que ocupen sillones diversos: en el congreso, alcaldías, presidencias, es decir, sitio desde donde con solo estirar la mano y abrir la boca, reciben cantidades de dinero que van a engrosar sus cuentas bancarias. Ser político es hoy un gran negocio, de allí la necesidad de invertir; mejor dicho, ser político es hoy una gran inversión, muy provechosa y rentable, de allí que en las campañas vemos justamente eso: afiches, avisos en los diarios, canales de televisión, volantes, concentraciones, polos, paseos con baños de popularidad, en donde se regalan pollos, panetones, huevos, se ofrecen obras irrealizables, es decir se ofrece el oro y el moro, resulta tan fácil ofrecer…

 

Luego ya en los cargos, estos representantes del pueblo coordinan con el enemigo del pueblo, con aquellos que envenenan las tierras, los que explotan al obrero, los que escatiman medicinas y alimentos, los que embaucan con seudo educación, los que proveen vacunas baratas y peligrosas, los que exploran o ya tienen explorado el país para darles la buena pro en minas, yacimientos de oro negro, los que construyen oleoductos fallidos, los que planifican obras de saneamiento como los desagües de Lima.

Si, coordinan con los que montan negocios en aerolíneas, bares en las playas, carreteras, canales y represas que colapsan en poco tiempo, son los que coordinan con los que construyen módulos de vivienda, proveen armamento  a nuestras fuerzas armadas y policiales, con aquellos que nos proveyeron barcos para la marina mercante ya desaparecida. Conversan con los traficantes de vituallas y combustible en las fuerzas armadas y policiales, los que trafican con la salud y la educación del pueblo, con los que imparten justicia desde los tribunales. Todos esos son los interlocutores de los políticos, de modo que, resulta un gran negocio coordinar con ellos, ya que allí está la plata, allí los dólares que enverdecen sus miradas angurrientas, sin importar que los electores, aquellos esperanzados pobladores, les confiaron la posibilidad de obtener salud, educación, justicia, vivienda y trabajo. No señor, si soy político debo dirigir mi vista y oídos a los empresarios, a las transnacionales, a los dueños de las minas y los capitales extranjeros, que meterán plata en mis bolsillos, para que yo y mis hijos vivamos bien, debo ver el bienestar de los míos, la indiada que se muera, los pobres que se asfixien y los niños, que aprendan a luchar en el fragor de la vida, jajajajajajajajaj…

 

Esa es la verdad, ¿qué se puede esperar de un político que jura “por la plata” o que se pinta un número en el trasero para competir o que lleva desde el primer día en sus bolsillos los encargos de sus patrocinadores? ¿Creen Uds. que podrán pensar en el bienestar de un pueblo, que aún tiene y seguirá teniendo esperanzas? Eso es una burda fantasía, digna de poemas o quizá de utopías, que aun reinan en las cabezas de quienes inocentemente creen en los cristos del siglo XXI.

 

Pero me pregunto: ¿Qué es de la conciencia social? ¿Qué ha sucedido  con el espíritu de solidaridad? ¿Qué hay de la sensibilidad social? Mis amigos me dicen, ¡Al diablo con esas estupideces! ¿Dónde estás Jorge? ¿Aún sigues siendo el caballero andante del Rey Arturo? Yo les respondo, entonces, ¿qué debemos enseñar a nuestros hijos? ¿a mentir, robar, engañar, a urdir planes siniestros y macabros para cometer el crimen perfecto? De ser así, entonces ¿estamos perdiendo el tiempo si les enseñamos a ser honestos, honrados, solidarios a ser colaboradores, desprendidos y dados a compartir?

 

Sinceramente me desconcierta saber que desde los altos niveles educativos, de salud y justicia de mi país, solo tenemos señales de los delitos, mentiras y la desfachatez con la que empapelan las conciencias de un pueblo que requiere modelos, valores y señales de cambio, que se haga un viraje de 180° hacia rumbos de honestidad y limpieza. Solo tenemos reconocimientos de sus errores, piden disculpas de sus torpezas y siguen en sus cargos cometiendo más errores que comprometen y enlutan a familias y poblaciones.

 

¿Acaso los autóctonos o los mestizos somos menos valiosos a la sociedad? ¿Solo los apellidos anglosajones o con trapío europeo son quienes pueden aspirar a los bienes primarios? ¿Los demás deben conformarse con las migajas o simplemente con lo descartable y obsoleto?

¿Qué está sucediendo en mi país, donde los niños se están suicidando, si señores, niños en edad escolar… los secuestros son el pan de cada día, el delito cometido por malos policías, que secuestran, violan y vejan al turista que nos viene a visitar y dejarnos divisas, donde algunos magistrados venden justicia por carne seca y plátanos fritos?

Algunos maestros incluso directores tienen comportamientos degenerados y acosan, manosean o violan a niños y niñas que se les confía para su formación. Algo tiene que estar sucediendo ¿verdad?

 

Pues sencillamente la explicación es solo una. En un país donde los modelos a imitar, los padres de la patria, los altos ejecutivos de gobierno, los cargos eclesiásticos, los maestros, los jueces, los funcionarios públicos a todo nivel, están tan corruptos que no les cabe nada sano, pues ¿que resultados podemos obtener? La gente esta harta  de ser manipulada, engañada y utilizada como títeres en un caso o como obreros esclavizados en otros casos, en donde se nos quiere engatusar con discursos floridos, en donde se nos dan limosnas programadas para taparnos la boca y donde algunos medios de comunicación se prestan para dar cabida a titulares rocambolescos, como que Perú se tornará en un paraíso en pocos años y esto nos lo vienen diciendo desde que yo tenía 10 años de edad (1953), quizá Uds. sepan de sus abuelos que siempre fue así.

 

Entonces, estos personajes pierden credibilidad, ya que solo son fabricantes de cuentos, cuenteros, cuentistas o desfachatados demagogos, que nos pintan cuadros fantasiosos que nunca son realidad, todos tienen características comunes: gran inteligencia, cinismo, dureza, determinación, ausencia de escrúpulos.

Estos personajes crean escenarios y hechos que son objetos de distracción, uno de los métodos por ellos utilizados para tenernos subyugados. Utilizan el escándalo, el crimen, la desvergüenza de ellos mismos, para atraer la atención de nosotros y desviarla de lo principal, lo verdaderamente vital; nos colocan lo superfluo para distraernos de lo fundamental, nuestras propias vidas. Nos hacen ocuparnos de sus vidas trasnochadas para descuidar a nuestros hijos y su desarrollo; nos colocan telenovelas y series fantásticas en la TV., para mantenernos hipnotizados, sin tiempo ni energías para atender nuestros propios asuntos.

 

Ellos mismos crean problemas y después dan “soluciones” para así presentarse como héroes. Se hacen víctimas de medidas económicas, como reducirse el sueldo o gastos y ser “grandes ahorradores”, cuando en realidad ya crearon otra puerta de escape para recursos económicos que irán a sus bolsillos. Son artistas de la prestidigitación. Nos hablan como si fuéramos “niños de pecho” nos subestiman y tienen a menos, nos miran con una especie de conmiseración, como si nos tuvieran pena, cuando en realidad se burlan de nosotros.

Se dirigen a nosotros con términos emocionales, para inspirar así confianza, más no son sinceros ni reflexivos, ya que si utilizaran la reflexión saldrían perdedores, porque el pueblo reflexiona, discierne, pero lamentablemente no tiene palestra ni tribuna y si habla en voz alta, pues lo callan, lo apalean y le mandan un tiro.

Se horrorizan ante la narcotráfico y el terrorismo, sin reconocer que ellos son los fabricantes de esas amenazas, que les es conveniente mantenerlas vigentes, porque en medio de la confusión podrán reinar. “A río revuelto, ganancia de pescadores”

 

Somos una tierra rica en recursos naturales, cuna de medicinas naturales, proveedores de alimentos a países y continentes, que famélicos se rendían, como el siglo XV Europa, y América les resultó providencial y aún la siguen saqueando. ¿Quiénes fueron ellos? Pues determinadas etnias, que sencillamente saquearon África, Asia y América, se apoderaron de imperios, tierras y conciencias y hoy se han agrupado en clubes de poder como los 8 grandes: (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Canadá, Rusia y el Reino Unido), la ONU, el FMI, la CIA, el Club de Roma, la OMS o los del grupo Bilderberg fundado en 1954, quienes sin duda, son un grupo de poderosa influencia, ya que reúne a las principalísimas personalidades de todos los países, líderes políticos, económicos, financieros, de comunicación social, ciencia y universitarios. Se dice que el Grupo de Bilderberg es el verdadero gobierno mundial y es el desarrollo de una idea que viene desde muy atrás, gente “iluminada” cuyo símbolo está en el billete del dólar americano.

Que en Perú haya una extensión de estos grupos de poder es algo ya innegable, no se puede tapar el sol con un dedo. Perú es fuente de riquezas, muy interesantes para estos grupos de poder, de manera que tenemos que encontrar los mecanismos para liberarnos de las garras amenazantes de estos personajes que utilizan a nuestros propios conciudadanos para mantenernos esclavizados y sujetos a sus planes siniestros, no solo de explotación sino también destructivos para mantenernos pasivos y subordinados a sus conveniencias.

 

 

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com