Cargando

Perú: Las riquezas de un mendigo.
Jorge Paredes Romero - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Perú: 186 años engañados
- Cristina Kirchner y el petróleo argentino...
- China y su economía
- ¡Que se calle el sudaca!
-
¿Quién es Jorge Enea Spilimbergo?

 

 

191107 - “Perú es un mendigo sentado en un banco de oro”, frase atribuida a Don Antonio Raymondi, célebre naturalista italiano que visitó Perú a mediados del siglo XIX. Sea cierta o no la autoría, si es correcto observar que nuestras riquezas nos sitúan en posición ventajosa en cuanto a producción, somos quintos en producción mundial de oro, segundo de plata, tercero de cobre y zinc, y cuarto de plomo, sin embargo tenemos enorme pobreza y deficiencias en la satisfacción de las necesidades básicas de nuestra población, sea salud, educación, vivienda o nutrición. Es decir que resulta cierto aquello del refrán.
 
Alguien dijo, refiriéndose a nuestra excelente posición geográfica, que más bien estas riquezas en materias primas, se han transformado en una maldición para el país, ya que nos ha convertido en obreros mal pagados y explotados en socavones y túneles, bebiendo los desechos arrojados a los vertederos y comiendo las sobras que dejan caer los ricos de sus mesas. Nuestros jóvenes huyen a otras latitudes, porque Perú es solo productor de materias primas, aquí no se pueden ejercer profesiones técnicas, ya que el valor agregado se da en otras naciones y nuestras originales materias primas retornan por los puertos con ese valor agregado adquirido en otros continentes ¡Qué paradoja! Y encima de ello si protestamos nos matan, Tupac Amaru reclamaba lo que sabía nuestro...

Es cierto, tenemos una enorme superficie de tierras, cuencas hidrográficas vastas, costas con presencia de naves extranjeras pescando en nuestras narices, naves extrañas surcando los aires y los mares en transporte de pasajeros y cabotaje, modernos encomenderos que han parcelado nuestras tierras, concesionadas con población incluida, para que sirvan como en los tiempos de la colonia de mineros forzados. Importamos trigo, arroz, maíz, productos lácteos y carne y nuestras exportaciones básicas son minerales.

Somos un país minero, después de haber sido un país eminentemente agricultor, que satisfacía sus necesidades alimenticias con holgura, hoy nuestras tierras están envenenadas, en manos de minifundistas sin recursos, los que podrían cultivar esas tierras o están en las minas trabajando, en un camino corto a la muerte a la cual arrastran a sus familiares o huyeron al exterior, unos a ser trabajadores domésticos, incluso otros a cultivar tierras extrañas, a pastorear ganados y una regular parte a estudiar, para después ejercer en el extranjero. Ese es el destino de muchos padres peruanos y latinos, procrear hijos para luego enviarlos al exterior. Perú es una incubadora gigante, de futura mano de obra barata.

Los inversionistas conocen dónde están los minerales e hidrocarburos en nuestro país, esto fue desde siempre, por eso es que los chilenos en 1879 tenían puestas sus ambiciones en Arequipa y Moquegua por sus minas y en Puno por sus aguas del lago, pero solo llegaron a usurpar Antofagasta y Tarapacá, hoy frente a la necesidad energética e hídrica, pretenden repetir la “hazaña” del siglo XIX. Apoderarse de esos recursos les ha llevado incluso a recurrir a ciertas asociaciones que nos sorprenden. Hay un capitalista peruano que tiene acciones en un puerto de Arica y también pretendió apoderarse de una serie de puertos peruanos, claves en el recorrido de las dos transoceánicas, la norte y la sur, inclusive han invadido nuestros mercados en una serie de temas, alimentos, banca, seguros, transporte aéreo, marítimo, etc.

Los ingleses, con habilidad, y haciendo uso de sus influencias, lograron enfrentar a dos países: Perú y Chile, en una contienda que se ha prolongado por mas de 120 años y el país sureño continúa en su ambición hegemónica al norte de su territorio. Ellos en aquel entonces, 1879, ya tenían información acerca de las riquezas que existían en el sur peruano, para ello requerían anular la presencia de Bolivia como límite fronterizo y lograron “matar dos pájaros de un tiro”, pero ahora ansían energía y agua...

La información obtenida por satélite acerca de las fuentes de recursos y energéticos, son vendidas a grandes inversionistas, de tal manera que ellos tienen un mapa de los recursos de cada país, cada región y en base a ello invierten y proponen a diversos gobiernos, para proceder a la explotación de esos recursos. Esa historia fue de siempre, aun cuando no existían los satélites, gente muy preparada viajaba a cada país, enmascarados con etiquetas de “institutos lingüísticos”, “estudiosos” “misioneros”, para de esa manera investigar sin tropiezos sobre las riquezas de cada región. A nuestro país llegaron hace siglos muchos de esos “estudiosos” y se llevaron cuantiosa información para ser vendida al mejor postor, incluso fue así como se “descubrió” Machupicchu y el tal Hiram Bingham se transformó de la noche a la mañana en un arqueólogo de renombre, doctorado en Yale, que en 1912 se llevó cuantiosos fardos, conteniendo las riquezas arqueológicas encontradas en la región de Cusco.

Respecto a este incidente lo vemos anotado en las siguientes líneas:
Durante el primer gobierno del presidente Leguia ocurrieron las actividades de Bingham en el Perú; los problemas políticos, económicos y sociales que afrontaba no le permitieron probablemente enterarse de la magnitud del saqueo que estaba siendo objeto el Perú, en 1911-12 no había carretera, trasporte automotor, ni avión y el viaje a Cusco duraba muchos días, además del voluntario ocultamiento de Bingham, quien solo comunicaba los acontecimientos a nivel de su representación diplomática, el Rector norteamericano también callaba los sucesos, limitándose a realizar dos expediciones como ya vimos, pero como no podía pasar desapercibida la presencia en el Perú de una legión de ciudadanos extranjeros "asistentes" de la expedición Bingham, que iban y venían del Cusco, las autoridades de Lima empezaron a tomar nota; los problemas ocasionados por un motín surgido en el puerto de Mollendo a fines de 1911, publicado en "La Nación" de Argentina, suplemento dominical de 30-1-1938, por la folklorista Argentina Ana S. de Cabrera, condenando a la expedición Bingham, que motivó el referido motín popular, debido al subrepticio envío de cajones rotulados como "sherds", no eran si no momias completas con todo su ajuar funerario u otros materiales, por supuesto el funcionario aludido desapareció del cargo, se trataba entonces del quinto voluminoso despacho de cajones, bajo la fuerte custodia de ciudadanos norteamericanos expresamente comisionados por Bingham para su salida al exterior. (sic)

En realidad Bingham sólo fue un aventurero financiado por las entidades norteamericanas consignadas líneas antes; ni siquiera era arqueólogo, pues en un arrebato de única sinceridad confiesa que:
" La arqueología estaba fuera de mi campo y sabía muy poco de los incas, excepto la fascinante historia contada por Prescott, en su famosa "conquista del Perú"..." (Bingham,1970;p.170). No fue una agradable introducción al reconocimiento arqueológico, especialmente para mí, que no tenía experiencia ni conocía mis deberes. Por fortuna tenía conmigo el libro extremadamente útil "Sugerencias para viajeros" En uno de sus capítulos Royal Geographical Society. En uno de sus capítulos descubría que se debía hacer cuando uno se encuentra frente a un sitio prehistórico; tomas cuidadosamente mediciones, muchas fotografías y describes cuidadosamente como sea posible los hallazgos" (Bingham 1970:p.187). (sic)

Bingham consiguió sacar casi 5,000 piezas gracias a que el Perú se las prestó, primero por un año y después por seis meses adicionales. Bingham murió en junio de 1956 y, desde entonces la Universidad de Yale, depositaria de este patrimonio del Perú entregado en calidad de préstamo, no las devuelve. Dieciocho meses que se han extendido por casi un siglo.

Según la investigadora Yazmín López, docente de la Universidad de San Marcos, Bingham tenía el deseo de subir a la montaña más alta de Latinoamérica que erróneamente creía que era el Coropuna. Luego de enterarse que la también alpinista Annie Peck tenía el mismo propósito que él, Bingham quiso ser el primero en hacerlo. Así, "más por un espíritu aventurero de escalar y de sortear dificultades de carácter geográfico” que encontrar verdaderas zonas arqueológicas llega a Machu Picchu, y arma una expedición con la apariencia de científica para adentrarse al corazón de América Latina.

Perú, como muchos países latinoamericanos, ha sido sometido a diversos actos de pillaje por siglos, tanto en tiempo de paz como en guerra y es que desde que Colón llegó a América con tripulación convocada en los penales de su país y embajadas coloniales de mujeres nada calificadas, fue con esa estirpe la que inició la colonización de Perú y otras regiones de América. Eso no sucedió con América del Norte, allí llegaron personas con estudios y escuela, gente con base espiritual más rescatable, eran los protestantes que huían de Europa. Peregrinos, Anglicanos que eran personas diferentes a los ibéricos que llegaron a Sudamérica, aunque ello no les alejó de ser segregacionistas e implementaron las reservas para los cientos de culturas que encontraron en Norteamérica, hasta exterminarlos, pero esa es otra historia.

En América del sur en la costa del Pacifico llegaron los hispanos, para la costa atlántica los portugueses, en Argentina y Chille fueron otras razas, italianos, alemanes, ingleses, franceses. Bien, los ibéricos debilitaron nuestra agricultura ya que requirieron de enormes masas de gente para trabajar las minas, de manera que les obligaron a abandonar la agricultura para encerrarlos engrillados en minas y socavones, con el fin de extraer oro y plata para llevarla en galeones a Europa ¡ Un robo descarado! Exterminio programado, ¿derechos humanos?
Hoy día los explotadores contratan a los peruanos con el cuento de darles trabajo y los van exterminando a pausas, dándoles por paga míseros sueldos. Sería bueno que exploten las minas con obreros extranjeros y que les paguen los sueldos que les dan a los peruanos, con el mismo trato, a ver si vienen los obreros extranjeros....
Del mismo modo que se quejan de la producción de droga en Perú, cuando ellos, los extranjeros son los compradores, los motivadores, son la demanda. Desaparezcan a sus enfermos drogadictos y entonces al desaparecer la demanda se acabará la oferta y no vengan a imponer sus métodos de erradicación, burriers etc.

Los españoles consideraban que el territorio “descubierto” les pertenecía, tierras, habitantes, etc., de manera que les eran asignadas en esas condiciones y el hispano pasaba a ser dueño, amo y señor de tierra, gente y ganado (de todas esas “cosas). Ese sistema se llamaba “encomienda”; mientras que la “mita” era un sistema de trabajo en las minas, en donde prácticamente los indígenas lo hacían hasta morir, para ser reemplazados por otros indígenas, mientras el “yanaconazgo” era una especie de castigo para los rebeldes o fugitivos, que pasaban a ser una especie de esclavos. Con esta gente es la que los hispanos extraían las riquezas de las minas y solo cultivaban lo necesario para subsistir, de esa manera se descuidó la agricultura en nuestro territorio, procedimiento que permanece hasta el día de hoy en que nuevos “encomenderos” se apropian de extensiones de tierra “concesionadas” para ser explotadas mediante una modera “mita” que tiene rezagos de yanaconaje.
La población fue diezmada y llegó el momento de reemplazarla por negros traídos de África, quienes se dedicaron a los viñedos y algodonales de la costa, mientras los quechuas eran enterrados en los socavones, por su resistencia y fortaleza. Empezaron a traerlos a Perú desde inicios del siglo XVI, hasta ser literalmente liberados en 1854 por Ramón Castilla.

A partir de 1849 empezó la llegada de coolies chinos, quienes por un contrato de 8 años servían a sus contratantes, para luego retirarse a las ciudades en donde empezaban una nueva vida, trataron de restablecer en algo una agricultura incipiente, pero al final llegaron a convertirse en dueños de negocios alimenticios, entre los cuales conocemos los chifas.

En el siglo XIX, 42 años después de ser vencidos en Junín y Ayachucho, los ibéricos tentaron retornar a América y explotar las riquezas que aquí sabían que existían, pero el 2 de Mayo de 1866 fueron expulsados políticamente, más luego retornaron con poder financiero, para hoy tener empresas e inversiones en diversos rubros, como telefonía, puertos, medios de transportes, etc. y persisten en prevalecer como sucedió en Chile en la cumbre Iberoamericana, en donde el Sr. Juan Carlos Rey de España, quizá rememorando a sus ancestros, mandó callar a un gobernante sudamericano, tal vez equivocó su situación y pretendió ejercer su monarquía en donde ya la ha perdido, sin embargo fue una buena oportunidad para que no uno sino varios presidentes latinoamericanos le dijeran mas de una verdad al señor rey.
¿Por qué no te callas?", son cinco palabras que resonarán por mucho tiempo en los oídos de mucha gente, como el epíteto adecuado para una monarquía que pretende reverdecer su status en un continente en el que hace siglos ya dejó de ejercer autoridad política, aunque la económica es algo a lo que se aferra, con la complicidad de muchos políticos americanos, que le hacen coro a esa frase que debió sonar muchas veces en el virreinato "¿Por qué no te callas?"...

Por otro lado, Perú está prácticamente lotizado, ya se sabe a ciencia cierta donde esta el petróleo, gas y minerales, lo único es encontrar el momento y el personaje político propicio para coger lo que ya tienen escogido. De allí que la propuesta de Venezuela de invertir en la explotación de hidrocarburos en Perú es magnifica, creemos que es un acierto unir esfuerzos con un país latinoamericano que tiene amplia experiencia en el tema y eso permitirá obtener mejores precios y acceder a la riqueza con manos y técnicos latinoamericanas. Paralelamente a ello requerimos tener una moneda, establecer un bloque económico como la Unión Europea y el Euro, que ahora resulta un hueso duro de roer para el imperialismo yanqui y su dólar.

La presencia de Botnia en Uruguay y el pase que supuestamente otorgará Argentina para la explotación de la papelera en esa región, será el punto de partida para establecer otros centros de producción de celulosa en otros países latinoamericanos, quizá esa sea la intención de empresas por comprar extensas zonas madereras en diversos países como Perú por ejemplo, sin embargo ello nos traerá nuevos problemas de contaminación a los que debemos estar alertas.

Perú es candidato forzoso para esta tentativa, de allí que cualquier movida de piezas en el tablero financiero debe tenernos atentos, la contaminación puede evitarse con la utilización de tecnología de punta, en la cual no quieren invertir los que extraen minerales en Perú, pero ¿la celulosa y su obtención?

Que existen hidrocarburos en Perú no es ya para nadie un secreto, este mapa nos permitirá dar lectura a algo que me sorprendió allá por el año 2002 cuando conversaba con Daniel Vera Ballón, sobre hidrocarburos frente a Mollendo y Moquegua, para entonces no tenía ese mapa lo conseguí después de ardua investigación, después de 5 años de tenerlo publicado en una pagina de Mollendo, creo que debemos aclarar ciertos puntos, probablemente Uds., tengan mas información al respecto, debemos compartirla como también dar opiniones y compartir información, para tener a nuestra gente mejor informada, con verdaderos instrumentos que les permitirán defenderse en el momento propicio.

Pero ahora tengo dos mapas, uno del 2002 y otro que es actualizado. el análisis de estas dos imágenes puede ser motivo de un extenso comentario. Esa diferencia de lotes explotados ha dado una diferencia económica, ¿verdad? ¿Tenemos mas petróleo? ¿Bajaron los precios de los combustibles para nosotros los dueños de esas fuentes energéticas? Hummmm

Imágenes de: http://mirror.perupetro.com.pe/exploracion01-e.asp

Creemos que la inversión extranjera debe ser aceptada, pero las reglas de juego deben ser claras, honestas, sinceras, y nuestros políticos deben defender con firmeza los derechos laborales, comunitarios y tributarios que corresponden a la riqueza extraída y no darle el mango de la sartén al inversionista a cambio de un plato de lentejas.

 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com