Cargando

EsSalud en Perú: Sinónimo de ineficiencia y corrupción
Jorge Paredes Romero - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Perú
- Textos de Enrique Hugo Muller Solón
- Historia de Mollendo
- USA: Elecciones 2008
-
Cristina de Kirchner y el petróleo argentino

 

 

070208 - Desde Perú - El relato que tienen a continuación, resume 36 años de maltrato e ineficiencia de la Seguridad Social en Perú, todo enfocado al caso de una persona, que con dura lucha, esfuerzo y ayuda familiar, ha logrado sobreponerse a ello, dejando escrito lo que significa la voz de millones de asegurados en todo el país y que de buena gana quisieran decir sus buenas verdades, a quienes son los responsables de esta inhumana forma de tratar, personas que pusieron sus esperanzas en un sistema que teóricamente dice preocuparse por la salud de los peruanos, pero no es así.

El año 1972 debido a un accidente de carretera, en la iba de pasajero, resulté con una lesión medular a nivel dorsal 8, fui recogido en la carretera Arequipa – Mollendo, específicamente en la Quebrada de Guerreros. Fui llevado al entonces nuevo hospital “Manuel de Torres Muñoz”, inmensa estructura hospitalaria de Mollendo, que tenía instrumental y quirófano, mas no especialista en neurocirugía, para realizar una operación denominada laminectomía, la misma que tuvo que realizarla días después el Doctor Gustavo Rondón Olazábal en la ciudad de Arequipa, distante 120 kilómetros, a donde soy trasladado en una ambulancia particular, a una clínica, y ser sometido a dicha operación que fue pagada por mi padre.

Esa cirugía es realizada fuera del espacio de tiempo permitido en estos casos, pero logran salvarme la vida y aunque el traumatismo vértebro medular es corregido en alguna manera, no logran devolverme ni la motricidad ni la sensibilidad, por el tiempo transcurrido, todo porque en el Hospital antes mencionado no existía el profesional especialista pertinente. Hoy, 36 años después, el mismo nosocomio “Manuel de Torres Muñoz”, en manos de EsSalud, sufre la misma carencia, nada ha cambiado, no obstante que tienen cerca el puerto de Matarani, lugar de alto riesgo, disponen de grandes depósitos de combustible para toda la región sur de Perú. Tienen alta afluencia turística en verano, ya que es zona playera, cerca está el valle de Tambo, con riesgos del trabajo agrícola, como también la peligrosidad del trabajo pesquero de la zona y pronto riesgo minero, en lo de “Tía María”, pero es de EsSalud quien tiene la norma de construir grandes hospitales, para transformarlos en grandes postas médicas, solo eso, en donde ni cuidados intensivos tienen y los pacientes fallecen al ser trasladados al nosocomio mas cercano, en este caso Arequipa.

El año 1973 fui traído a Lima y en el Hospital Rebagliatti de EsSalud, un fisiatra me indica un soporte ortopédico con apoyo isquiático, exponiéndome a una lesión en el isquion producto de lo cual durante años sufrí una serie de ulceras, porque la lesión original fue al hueso, lo cual nunca fue tratado, se realizaban plastías superficiales, cuando el problema era una creciente osteomielitis, que el año 2001 hizo crisis y perdí parte del fémur derecho. Lo correcto hubiera sido un soporte ortopédico con BANDA PÉLVICA, eso me lo aclaró la Doctora Adriana Rebaza años después, pero ya era tarde.

Alrededor del año 1975 fui internado al hospital Rebagliatti y un cirujano plástico de apellido Pinto me dice: “Mañana te vas de alta, necesito esta cama para uno que produce” y efectivamente, al día siguiente soy dado de alta. ¿Pensar que mañana podría ser este personaje un asesor en el ministerio de salud, en caso cierto candidato presidencial ganara?

El año 1981, por cuenta de EsSalud, soy hospitalizado en una clínica, en donde por una pésima maniobra al colocárseme una sonda de foley, el globo es inflado en uretra, produciéndome una lesión y sangrado, producto de ello la infección urinaria que tenía se extiende al organismo, produciéndome una sepsis, por lo cual casi muero.

El año 1998, un cirujano plástico apellidado Paredes, me interviene en el sótano del edificio de EsSalud en la Avda. Arenales, pero cuando le pido por favor ingrese a quirófano con un traumatólogo, para corregir lo del hueso dice: A mi me han dicho que te haga una plastía y es todo cuanto haré” Me llevaron al post operatorio al Hospital de Bravo chico de MINSA, ¿Raro, no? Que extraño convenio permitió que se operaran a decenas de pacientes de EsSalud, en los sótanos del complejo de Arenales, y luego llevados a hospitales de MINSA?

El año 2001, cuando esto de la osteomielitis hace crisis y se produce una fuerte y obvia infección, me vienen a ver de STAE una doctora y enfermera, me dicen que solo es una fiebre y me recetan Paracetamol, días después sigo con los problemas, vienen la misma doctora y enfermera y me llaman la atención, me dicen que no moleste tanto por una simple fiebre y suficiente con el paracetamol, dos días mas y mi esposa tiene que llevarme a emergencia al Hospital Almenara donde soy internado con Sepsis, casi muero, 12 unidades de sangre, mas de dos meses de alimentación enteral y la extracción del fémur derecho, lo que para esa doctora de STAE bastaba el paracetamol, diría para EsSalud, ya que estos doctores actúan bajo directivas.

En Enero del 2006 pido a Padomi ser atendido por urología, ya que al presionarme el escroto donde se me formaba una bola, eliminaba orina por el meato, como si fuera una seudo vejiga, pero nadie me visitaba. Reclamo y por ello me visita el Dr. Romero, urólogo de Padomi, quien se niega a auscultarme, si, se negaba a hacerlo, entonces llamo por teléfono a Defensoría del Asegurado, entonces dicho doctor procede a auscultarme y me refiere a un hospital. Esa referencia no surtía efecto, nuevo reclamo, entonces para Diciembre del 2006 me llaman por teléfono para decirme que el 11 de Enero del 2007 debo apersonarme a Urología del Hospital Almenara.
Un año para lograr esa transferencia. Si, UN AÑO.

El 11 de enero del 2007 asisto al Hospital Almenara, me atiende un médico, quien ante una radiografía pulmonar argumenta “signos de enfisema pulmonar” por ello debo ir al neumólogo, quien encuentra que mis pulmones están normales, pero para entonces mis exámenes de riesgo quirúrgico perdieron actualidad. Paso a un nuevo médico, quien nunca me atendió por error en la cita, culpa de EsSalud, a mi reclamo soy atendido por el Dr. Diógenes Valderrama, jefe del servicio de Urologia del Hospital Almenara, quien dice: “Si no tienes fiebre ni molestias esto no necesita operarse.

Pero ¿cuál era el diagnóstico hasta ese entonces?: todo obtenido con ecografías, radiografías y endoscopias. “Divertículo uretro escrotal y un lito (cálculo) en el saco formado por ese divertículo.

A una nueva queja a la Oficina de atención al asegurado, se me deriva al Dr. Carlos Molina de Urología, quien ordena nuevas pruebas, nueva radiografía pulmonar, nuevos signos de enfisema, etc. etc

Voy al Neumólogo el día 7 de Febrero del 2008 y me dice, haciéndome ver la historia, que efectivamente mis pulmones están sanos, pero que a petición del cirujano deberán tomarme nueva placa, nuevo espirometría, AGA, etc, etc.

En todas estas idas y venidas tenemos que gastar en movilidad, lo que serviría para alimentar a mi familia, ya que vivo a 15 o más kilómetros del hospital, en el distrito de Comas; estar sentado maltratando la zona operada de anteriores plastías, con amenazas de nuevas heridas, las cuales tengo que curarme, cosa que no le importa al urólogo, ellos siguen con las ordenes de pruebas, radiografías, neumólogos, endoscopias, yo sigo gastando, exponiendo mi salud, la seguridad de mi familia, que son niños solos en casa, mi esposa sufre por todo ello.

A propósito, el día 7 de Febrero ingresamos por la puerta de laboratorio, la calle Abtao, eran las 9 de la mañana, y al pedirle a uno de los miembros de seguridad un comprobante de entrada de la silla de ruedas, nos dice: “Aquí no damos comprobantes”, a su costado estaba un hombre regordete engullendo unos sándwiches y le pregunté lo mismo, a lo que me dice otro de seguridad: “si, aquí le daré uno”, pero me pregunto: ¿acaso esta gente recibe pago por estar comiendo en hora de servicio o dar datos falsos a quienes requieren de sus servicios?
Luego a la salida otros de seguridad nos quieren quitar la silla de ruedas, argumentando que la hemos robado, si, así nos dicen, que la hemos robado del hospital, así que ahora llevamos siempre el comprobante que confirma que somos propietarios de esa silla de ruedas.

Cuando al medio día vamos al servicio de Radiología y nos dan una orden de rayos x para el día siguiente, les pedimos favor que lo tomen ahora, es una prueba sencilla, pero ellos argumentan que es imposible, vamos a la jefatura de dicho servicio, dicho funcionario esta ausente de su puesto de trabajo, puerta cerrada, luz encendida, nadie responde. Transcurre más de una hora y media y dicho funcionario sigue ausente... Es el jefe del servicio de Radiología del Hospital Almenara. Queremos se nos evite el gasto de un nuevo día de venida y el consiguiente maltrato físico, pero al igual que nosotros hay otra personas que buscan a dicho funcionario, pero no está en su puesto de trabajo. ¡Raro no?

Frente a todo este abuso y desidia decidimos ir a la Dirección del hospital, a presentar una queja directa, allí vemos como la persona del Director está protegida por una suerte de blindaje del personal, quienes nos atienden y requieren con preguntas, desde el personal de seguridad, una secretaria quien nos refiere por fin a una Dra. Pareja quien nunca nos atiende, dicen que está en una inauguración (¿), otra señorita decide hacerlo, pero en ese entonces mi esposa se siente mal y es llevada en silla de ruedas a emergencia, en donde es atendida y nos dicen que ha tenido una descompensación por algún problema.
Ese problema es ver como soy maltratado, ella siempre termina llorando y molesta me dice: “ Mejor abandona todo esto, y veremos qué sucede, creo que EsSalud no puede hacer nada por ti”
Ya perdió la esperanza, por eso llora, al ver como tenemos que dejar a nuestros dos pequeños hijos de 14 y 11 años solos en casa, expuestos a peligros y al robo de nuestras pertenencias, gastando en reiteradas movilidades, exponiendo nuestras vidas, para que EsSalud nos haga regresar y regresar, a mas pruebas, por dos años, sin que den solución a mi problema, que de seguir así, me llevará a la tumba, por que ese saco formado a nivel uretro escrotal, con una piedra dentro, en cualquier momento puede colapsar y esos doctores que solo buscan pretextos para no atender mi salud, sigan entornillados en sus puestos de trabajo, en donde solo producen fallecimientos y cronicidad de casos, que de haber sido atendidos a tiempo hubieran logrado otros resultados positivos.

Creo que todo el sistema de EsSalud, desde la presidencia, los directores, funcionarios, médicos y demás personal, quizá con rarísimas excepciones, están todos procediendo con la misma fórmula: dejar morir a los asegurados en Perú, creo que se han deshumanizado y que solo asisten a su centro de trabajo a vegetar.

Eso vi el día que fui a la oficina de la dirección del hospital Almenara, oficinistas regordetes, con ventilador, equipo de música, conversando por el celular, moviendo papeles de una esquina de un escritorio a otra, solo por no dejar de hacer algo, refrescándose frente a las aspas del ventilador como si trabajaran mucho, guardando cajas de medicinas en sus escritorios de manera extraña, es así como se utilizan los recursos que se reúnen de los aportes de millones de asegurados en el país, para pagar médicos inhumanos y empleados ociosos e ineficientes, quienes reciben sueldos gracias a los aportes que son descontados religiosamente a los millones de trabajadores del país, incluyendo a pensionistas y jubilados. Los sueldos del presidente de EsSalud, de los directores de hospitales, de funcionarios y todos sus trabajadores son pagados con el dinero de los impuestos del pueblo.

No logré hablar con el director de ese nosocomio, el blindaje del que dispone lo impide y después de hacer atender a mi esposa en emergencia, tuve que regresar a casa, desalentado y con la sensación de estar abandonado por el sistema de mi país.

Siento que EsSalud está asesinando familias enteras con su dejadez e ineptitud, siento que EsSalud se ha transformado en el verdugo de millones de asegurados y que solo viven preocupados por sus sueldos y privilegios.

Creo que muchas cosas están mal en mi país, desde la comercialización con los textos escolares en los colegios, la protección a los ricos narcotraficantes, exponiendo la vida de funcionarios de justicia que si quieren moralizar el país, creo que seguiremos vendiendo o hipotecando el país, a espaldas del pueblo, burlándonos del electorado, creo que seguiremos eligiendo congresistas para crear nuevos ricos en el Perú, pero no para rescatar a nuestros hermanos de la pobreza en la que está sumida desde hace siglos, creo que los políticos seguirán haciendo pactos oscuros, para protegerse unos a otros, para seguir repartiéndose los dineros fiscales y en medio de la impunidad seguirse burlando del pueblo crédulo y confiado.

Creo que están destruyendo el futuro del país, al desatender a familias en el área de salud y con ello condenando a nuestro país a permanecer en la declive del subdesarrollo y el empobrecimiento, porque Perú no es un país pobre, sino empobrecido, por sus inmorales líderes y dirigentes y por quienes asumen cargos, como por ejemplo en EsSalud, para supuestamente hacer el bien, cuando en realidad lo único que hacen es coludirse con la inmoralidad y vivir de ella, condenando a las masas a la muerte y la desesperanza.

El servicio de emergencia del hospital Almenara, a donde ingresé para hacer atender a mi esposa, mas parece un hospital de campaña en tiempo de guerra, los pasillos ocupados por decenas de camillas todas enumeradas, no hay espacio. En un terremoto toda esa gente muere atropellada y pisoteada.
Si ese es el servicio de emergencia de un hospital de primer nivel, entonces ¿qué se puede esperar de un hospital de provincia? Es una pena, una lamentable decepción, haber visto ese servicio de emergencia, es la peor evidencia del colapso de un servicio de seguridad social vulnerable.
El personal de EsSalud debería reclamar no solo sueldos o menos horas de labores, sino mejores condiciones de trabajo para ellos y para sus pacientes.


¿Por qué tenemos que ir hasta Lima por una radiografía pulmonar, por un análisis de sangre u orina? Acaso el Hospital Molina de Essalud en Comas ni tiene validez?, pero la verdad es esa, nos los dicen médicos del Almenara, las pruebas deben ser tomadas allí. ¿Por qué? Esos gastos los afronta la familia no EsSalud.
¿Por qué tenemos que recoger medicinas en Lima, por que no en los distritos?
Por qué no hay confiabilidad en sus propios equipos?, sencillamente por que son viejos y de mucho tiempo atrás, ingresar a los servicios es toparse con lo pasado, lo obsoleto y lo fuera de época. Así está EsSalud.

Si todo está así ¿qué hace el director del hospital Almenara o los funcionarios que le asesoran? ¿Qué dirá al respecto el Ingeniero Barrios, Presidente de EsSalud?

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com