Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Rusia
La geopolítica de la Rusia postsoviética: Desintegración, renacimiento de una ponencia y nuevas corrientes de pensamiento político

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Rusia: Elecciones 2008
- USA 2008: Carrera a la Casa Blanca
- La Guerra Fría
-
Ciencias Sociales y Filosofía
- Vladimir Putin

 

 

 

 


251108 -
Silvia MarcuLa geopolítica de la Rusia postsoviética: desintegración, renacimiento de una potencia y nuevas corrientes de pensamiento geopolítico : Doctora en Geografía. Instituto de Economía y Geografía del CSIC - Recibido: 9 de enero de 2007. Devuelto para revisión: 1 de febrero de 2007. Aceptado: 5 de junio de 2007 - Scripta Nova

La geopolítica de la Rusia postsoviética: desintegración, renacimiento de una potencia y nuevas corrientes de pensamiento geopolítico (Resumen)

El sistema bipolar de la guerra fría, que culminó con la desintegración soviética, fue sustituido por una realidad geopolítica completamente nueva, marcada por la hegemonía americana y el posterior declive del Estado ruso. Durante los últimos años, Moscú reafirmó sus ambiciones de superpotencia, generando múltiples tensiones en un mundo que vive profundas transformaciones. Como consecuencia del trauma de la desmembración y de los conflictos territoriales, en Rusia nacieron nuevas corrientes de pensamiento geopolítico.

El artículo aborda la geopolítica de Rusia y la problemática vinculada a los países del espacio postsoviético con su cortejo de conflictos territoriales. Analiza las principales escuelas geopolíticas rusas de la década de los noventa y el pensamiento geopolítico actual reflejado en algunos de sus más representativos exponentes. Se observa como el pensamiento plasmado en obras geopolíticas influye, paulatinamente, en la estrategia actual y en el futuro de la política rusa.

Palabras clave: Rusia, corrientes geopolíticas, desintegración, potencia, Eurasia.

The geopolitics of post Soviet Russia: disintegration, Renaissance of a power and new currents of geopolitical thought (Abstract)

The bipolar system of the cold war that culminated with the Soviet disintegration was replaced by a completely new geopolitical reality, marked by the American hegemony and the later declivity of the Russian State. During the last years, Moscow reaffirmed its ambitions of superpower, generating multiple tensions in a world marked by deep transformations. As a result of the trauma of the dismemberment and the territorial conflicts, in Russia new currents of geopolitical thought were born . The article approaches the geopolitics of Russia, and fhe problematic linked to the countries of the post Soviet space with its courtship of territorial conflicts. It analyzes the main Russian geopolitical schools of the Nineties and the present geopolitical thought reflected in some of his more representative exponents. It is observed how the thought shaped in geopolitical works influences, gradually, in the present strategy and the future of the Russian policy.

Key words: Russia, Geopolitical currents, disintegration, power, Eurasia.

“- Para mover Rusia, hay que mover su corazón, es lo que tiene que aprender el Occidente. El corazón, no la mente. Inspiración, empatía, deseo, energía, cuatro elementos surgidos del corazón. Nosotros no somos ni alemanes ni ingleses. Formamos parte de la sagrada Rusia, te lo digo yo, que me considero un europeo como tú. 

-¿Eres, pues, de los que sostienen que Rusia tiene un destino especial, distinto del reservado al resto de Europa, de ese grupo al que llaman eslavófilo?

-Sí, y te aseguro que esta es la única salida.”

Rusos, Edward Rutherfurd

El colapso del bloque soviético y la desintegración de la Unión Soviética constituyen, probablemente, la más amplia ruptura que se produjo en la historia moderna. Tras más de 16 años desde este cambio abrupto, con el telón de fondo de los conflictos y de las tensiones que se viven actualmente, ¿cuál es el papel de Rusia? ¿Cómo percibe al territorio que hace poco formaba parte de su imperio? ¿Qué estrategias busca en relación con el mundo actual? ¿Qué objetivos tiene y por qué medios piensa alcanzarlos?

A estas preguntas – cada vez más urgentes – nos proponemos contestar a lo largo de este artículo utilizando como instrumento de ayuda la geopolítica, ciencia que estudia, de modo primordial, la influencia del factor geográfico sobre el lugar que ocupa un país en el mundo, llamada por los soviéticos “ciencia burguesa y profundamente reaccionaria”, censurada durante décadas en la gran capital de la dictadura totalitarista.

Al tratar el complejo tema de las corrientes de pensamiento ruso, pocos han sido los análisis que se llevaron a cabo durante las últimas décadas.

En España, en el marco de los estudios de pensamiento geográfico, señalamos la importante obra del profesor Horacio Capel  Filosofía y ciencia en la Geografía contemporánea que, en su sexto capítulo dedicado a “La Geografía rusa y la Europa Oriental”, destaca la identidad de las corrientes geográficas rusas comenzando con las expediciones y viajes, y continuando con la institucionalización de la geografía como ciencia universitaria en el siglo XIX. El autor presenta las figuras del pensamiento geográfico ruso, como Plejanov[1] o Krasnov[2] (Capel, 1981).

Más tarde, la profesora rusa Marina Frolova intentó mostrar en uno de sus artículos escritos en español [3], la especificidad de la evolución de la geografía y de los geógrafos rusos durante el siglo XX (Frolova, 2002).

Después de la caída del totalitarismo, en su intento de identificar los grupos de pensamiento geopolítico de la Rusia post soviética, los observadores y analistas extranjeros recurrieron en sus análisis a varias dicotomías: los clasifican en occidentalistas y eslavófilos, reformistas y reaccionarios, liberales y conservadores, demócratas y comunistas[4]. Si la dicotomía reformistas- reaccionarios ayuda a comprender las fuerzas que están detrás de las reformas de orden político o económico, se queda obsoleta si pasa al terreno geopolítico y a la política exterior. La clasificación en occidentalistas y eslavófilos tenía más validez en los siglos XIX y XX, pero ya no se adapta al siglo XXI que llegó plagado de cambios en el escenario internacional.

¿Cuál sería entonces la mejor clasificación? Martín Wight[5], en el espíritu de la escuela británica, observó que existen tres tradiciones entre los estudiosos de la geopolítica y de las relaciones internacionales: los “realistas” (que enfatizan el concepto de “anarquía internacional” representados por Hobbes[6], Maquiavelli[7] y Locke[8]), los “racionalistas” (que se centran en la cooperación, diálogo e interacción internacional representados por Hugo Grotius) y los “revolucionarios”(preocupados por la sociedad internacional y por la unidad moral, representados por Kant[9]) (Wight, 1993).

Este esquema clásico puede ofrecer explicaciones referidas a las confrontaciones que tienen lugar en el interior del sistema político, pero según analistas rusos[10], para conocer la problemática rusa de modo más profundo, la aproximación se tiene que realizar desde la realidad misma, desde el mismo modo de percepción de Rusia, tal como ella se percibe a sí misma, no como nos gustaría percibirla[11].  En otras palabras, conviene mirar a Rusia tal como la miran los propios rusos. O intentarlo. Por ello, consideramos que una perspectiva geopolítica desde el interior de Rusia, desde el pensamiento de los geopolíticos rusos puede ofrecer una nueva visión para el análisis, que, a su vez, podría responder a muchas preguntas que se plantean los analistas y especialistas en el complejo mundo actual.

Por ello, nuestro principal objetivo es presentar y analizar las corrientes de pensamiento de la Rusia postsoviética, tras el desplome de 1991 y la rápida desmembración del gran territorio en varias repúblicas independientes, cada una con su específica problemática y tendencias para el futuro.  Se analiza el contexto geopolítico de Rusia, la relación y las estrategias que lleva a cabo en relación con los países de su “vecindad apropiada”. Se presentan los conflictos que aparecieron tras la caída de la URSS para que, a continuación se pueda observar el modo en el cual las diferentes escuelas de pensamiento valoran la posición de Rusia frente a estos conflictos, y cuáles son las estrategias que buscan para que el ex gigante ruso vuelva a convertirse en una potencia.

Otro objetivo es presentar los exponentes más representativos del pensamiento geopolítico ruso y encontrar a través de sus obras, tesis, ideas y estrategias que sirven o que podrían servir en el futuro próximo a los dirigentes de Rusia, en su afán de devolverle “su esplendor” como potencia en el siglo XXI.

El contexto actual de la geopolítica en el espacio post soviético y la principal preocupación de Rusia: “la vecindad próxima”

El mundo entendido a través del sintagma “espacio de influencia ruso” ha cambiado después de la desintegración del imperio soviético. Aunque Rusia se convirtió en su heredera oficial en todos los foros internacionales, la mayoría de los nuevos países acordó la constitución de una Comunidad de Estados Independientes (CEI), destinada a mantener cierta coordinación en materia económica, política y militar (Méndez y Molinero, 1998). El movimiento centrífugo de estos Estados[12] se produjo de manera rápida y multidireccional (Dughin, 2000).

La primera meta que tuvieron los países del antiguo bloque soviético fue recobrar y redimensionar su identidad nacional. Otro fin importante de algunos[13] de estos actores geopolíticos fue su reorientación hacia los principales polos de fuerza del mundo contemporáneo, centrando su atención hacia la integración en la Alianza Atlántica OTAN y la Unión Europea (UE), si bien países como Bielorrusia quedaron acantonados en una posición filo-rusa, esperando que la evolución de la situación geopolítica determinase una orientación para finalizar sus opciones posteriores. Otro grupo bien definido del espacio ex - soviético está representado por las repúblicas caucásicas que no pertenecen al mundo islámico y cuyas opciones se dirigen hacia Estados Unidos: se trata de Georgia y Armenia, dos actores que dirigen sus esfuerzos hacia el relanzamiento de la economía y su mantenimiento fuera del perímetro del espacio islámico (Schmid, 2006).  El grupo de los Estados islámicos formados por Kazakistán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Tayikistán y Turkmenistán, que forma un verdadero cinturón islámico” de Asia Central, redefine su identidad estatal y nacional en un espacio de espiritualidad y civilización islámica.

“La realidad actual de la CEI es problemática. Se ha mostrado una capacidad de integración reducida, habida cuenta de que carece de poderes supraestatales y funciona sobre la base del consenso entre los miembros” (Taibo, 2006, 225).

En todo este “coro” de estados, con tendencias tan diferentes, se puede apreciar que Rusia (Mapa 1) representa por sí misma un “problema geopolítico” del mundo contemporáneo. Los conflictos y las tensiones cada vez más numerosos, inducidos por las minorías[14] encontradas en su territorio, el débil vínculo entre el centro y la periferia, los graves problemas sociales con los que se confronta, la corrupción y la penetración en las estructuras estatales de la mafia rusa determinaron una prolongada convalecencia de este gran país hasta la actualidad (Cooper, 2002).

Partiendo de las nuevas realidades geopolíticas, la política exterior rusa registró en los últimos años una serie de transformaciones fundamentales (Agnew, 1998). Los cambios que se produjeron tanto a nivel mundial, como regional, las ampliaciones de las estructuras internacionales, la UE y la Alianza Atlántica OTAN, respectivamente, que incluyeron en sus esquemas de cooperación a países de la Europa Central y Oriental, antiguos satélites de la extinta Unión Soviética, removieron los nuevos y frágiles cimientos de Rusia. Kremlin comprendió que tenía que reforzar su política, y que, además de su ingente armamento, el país posee dos instrumentos estratégicos muy importantes: el petróleo y el gas natural. De esta manera, la ambición de Rusia se traduce en transformar la empresa estatal “Gazprom[15] en la mayor compañía mundial del sector, concentrando el control sobre los más importantes sectores de la economía. El petróleo y el gas natural se convirtieron, pues, en los instrumentos “mágicos” de la nueva influencia estratégica de Rusia, que ya la sitúan en el centro del poder mundial.

Figura 1. Mapa político de Rusia.
Fuente: Laboratorio de Cartografía, SIG y Teledetección del IEG (CSIC), 2007.

No obstante, en los últimos años, el gigante ruso centró su atención, sobre todo, en la “vecindad próxima”[16] (las antiguas repúblicas soviéticas), donde se encuentra en una dura competencia con la superpotencia americana, que, a través de la Alianza Atlántica OTAN está presente en Europa, y mediante sus bases militares, también en Asia Central. Moscú observó que, – más allá de las cortinas de humo naranja del espacio ex - soviético – en países como Georgia y Ucrania, el poder estuvo acaparado por grupos de intereses relacionados con algunos grupos internacionales. Al haber abandonado la órbita occidental, Rusia está creando su sistema solar. Por primera vez desde la desarticulación de la Unión Soviética, Moscú considera una prioridad a su vecindad apropiada. Empezó a promover la expansión rusa en la CEI como un esfuerzo por tratar de obtener activos lucrativos e incrementar su influencia política.

Por su parte, estos países actúan de forma diferente según sus intereses: Bielorrusia y Kazajstán están interesados en establecer “una zona económica unificada” con Rusia. Otros países de la antigua Unión Soviética, Armenia, Kirguiztán, Tayikistán, Uzbekistán manifestaron interés para las inversiones rusas y desean que el mercado ruso se abra hacia sus productos, por lo menos en la misma medida que en el caso de los productos occidentales.

No obstante, en la actualidad, entre los países de la CEI existen en el aspecto económico divergencias notables sobre las transformaciones de mercado. También son grandes las diferencias en los sistemas políticos que se están formando. Rusia se encuentra inmersa en el proyecto de democracia dirigida teniendo en cuenta la posición vertical del poder. Kazajstán y Azerbaiyán se atienen a un modelo similar, mientras que, Armenia y Kirguizistán se encuentran propensas a implantarlo. Ucrania, Moldavia y Georgia anuncian su apego a los valores europeos proponiendo estructurar su democracia según su modelo, pero todavía distan mucho de conseguir la estabilidad política y, difícilmente, pueden seguir ese rumbo sin apoyo exterior (Maestro, 2006).

La interacción económica carece de dinamismo, porque se asienta, fundamentalmente, sobre tecnologías tradicionales. Desde la desintegración de la Unión Soviética, en la práctica totalidad de países, la estructura de la industria experimentó un evidente retroceso caracterizado por su atraso (Sánchez, 1996). En el comercio entre Rusia y otros países de la CEI predominan el combustible, las materias primas y los metales, cuyo porcentaje supera el 50 por ciento. El hecho de que la exportación haya disminuido el segmento de la industria manufacturera y los sectores de altas tecnologías reduce la base de la cooperación. El sector de combustibles y materias primas, a pesar de su fuerza, no posee suficiente vigor para devolver la integración.

El afán de reforzar sus posiciones en el mercado de los vecinos se realiza a costa de la oferta de mercancías a precios más bajos, en muchos casos, en detrimento de la calidad. Esto, a su vez, obliga frecuentemente a los miembros de la CEI a implantar restricciones en el comercio con sus socios a fin de proteger a los productores nacionales. Las dos medidas son incompatibles con la integración.

Otro factor desintegrador es la clasificación de los Estados según sus ingresos. Actualmente, Rusia y Kazajstán se encuentran situados entre los países con nivel medio de desarrollo, mientras que Kirguizistán y Tayikistán se hallan entre los más pobres del mundo. Se agravan las diferencias sociales y regionales, que, unidas a los conflictos etno-políticos y los roces culturales, amenazan con causar desestabilización interna en algunos miembros de la CEI.

 Todas estas tendencias, lógicas si pensamos en el terremoto que vivió Rusia y los Estados nacidos tras el desplome soviético, además de la política energética de Moscú, hicieron que la vecindad próxima se convirtiera en la principal preocupación de la geopolítica rusa post-soviética situada en una posición de árbitro en el espacio de concurrencia entre los Estados Unidos y la UE tras el desplome de la URSS.

Búsqueda de identidad y conflictos creados tras la desmembración de la URSS, factores impulsores para el renacimiento del nuevo pensamiento geopolítico ruso

A principios de los años 90, la aventura de la grandiosa “idea rusa” [17] finalizó de manera abrupta, y se convirtió en “la gran pregunta rusa”[18], manifestada en tentativas de reencontrar una comunidad. Los analistas rusos empezaron a advertir el hecho de que una eventual crisis de identidad nacional (expresada por la dificultad de redefinir los principios y los valores existenciales en concordancia con la nueva coyuntura), podría representar una seria amenaza para la seguridad nacional y poner en peligro la existencia del Estado dentro de sus fronteras (Kortunov, 1997).

Por consiguiente, el colapso de la URSS no significó solamente una pérdida cuantitativa, como territorio, recursos y población, sino también una pérdida de la identidad imperial. Tanto las fronteras políticas, históricas, culturales y étnicas, como los mapas mentales de los rusos se volvieron incoherentes. La desintegración de todo lo que los rusos se habían acostumbrado a lo largo de los siglos a considerar como la única realidad posible, generó el proceso de transformación de su identidad histórica.

Las preocupaciones de redefinición de la identidad nacional y la transición hacia la democracia se encontraban en relación directa con el problema fundamental de la cultura y de la identidad estratégica (Trenin, 2002). Durante siglos, los dirigentes rusos consideraron que su país era una gran potencia europea, eurasiática, una potencia global basada en su gran fuerza militar. Pero tras el desplome de la URSS, la situación cambió de forma drástica y, por primera vez en quinientos años, Rusia se encontró mucho más débil desde el punto de vista militar, que las potencias europeas o asiáticas.

Las preguntas que surgieron fueron de real importancia para el gigante ruso: ¿Preferiría Rusia quedarse sola, o unirse en una alianza? ¿Se aliaría con el Occidente? ¿Intentaría iniciar una alianza anti-americana junto a China y a otros Estados de Asia y de Oriente Próximo? Las respuestas a estas atormentadas preguntas intentaron ofrecer, a lo largo de los años que transcurrieron desde el desplome soviético, una imagen sobre el mundo y sobre el futuro papel que Rusia intentaba jugar en calidad de potencia regional, con presencia en varias zonas de Eurasia, o en calidad de otro polo de poder con vocación global en un mundo multipolar.  

Cuando el orden mundial de Yalta y Postdam se desmoronaba, el sistema internacional establecido en Westfalia[19] comenzó a someterse a las presiones de las fuerzas de la globalización, y al nuevo mundo se le atribuyó una etiqueta que no decía nada sobre el futuro, sino que, a través de las turbulencias creadas, recordaba y sigue recordando más al  pasado (Talbott, 2003).

La tarea de búsqueda de una nueva identidad rusa fue muy complicada debido al caos que se vivía y a los problemas internos pero también debido a la “época de incertidumbre global[20]” característica del escenario internacional que reemplazó de modo gradual, a partir de los años 70, el rígido sistema bipolar (Kennedy, 1987). Un periodo de confrontación entre dos superpotencias, sin precedente en la historia del sistema internacional, se había terminado sin sugerir hacía dónde se encaminaría el mundo[21].

El fin del único conflicto ideológico dominante dio lugar a una multitud de conflictos étnicos y religiosos, mientras que la estabilidad de un mundo bipolar fue sustituida por la inestabilidad de un mundo con amenazas transnacionales de carácter no convencional, que se manifiestan de manera distinta en el sistema.[22]

En este periodo, Rusia no se presentó como mero espectador neutro, sino que, a menudo, se encontró en el centro de atención de las fuerzas turbulentas que atravesaron y desestabilizaron la situación política y económica del país, creando tensiones y verdaderos conflictos que desembocaron en guerras.

Por tanto, la desaparición del imperio soviético y el vacío político que siguió determinaron la aparición de cuatro tipos de conflictos geopolíticos en el marco de la antigua URSS.

El primer tipo de conflicto fue y sigue siendo el conflicto étnico al que se añaden las tensiones geopolíticas y que se manifiestan sobre todo en el Cáucaso (Chechenia), Moldavia y Tayikistán.

En el Cáucaso y en su entorno, un mundo cultural marcado por la pluralidad (hasta 28 grupos étnicos y religiones divididas – cristianos ortodoxos y musulmanes suníes) e históricamente disputado por potencias regionales limítrofes (mongoles, persas, otomanos y rusos), (Mapa 2) es donde la guerra ha adquirido mayor intensidad (Avioutskii, 2005).

Figura 2. Grupos Etnolingüísticos de la región del Cáucaso.
Fuente: Narodni Rossii, Moskva, 2006.

Dos son los principales conflictos de la región (Mapa 3): uno en Georgia, donde se han producido dos guerras con autonomías étnicas: la de Abjazia, la antigua Cólquida (1992) y la de Osetia del Sur (independiente desde 1992), antigua provincia autónoma[23]. El tercer foco se centra en las disputas y guerras más sangrientas de las repúblicas de la Federación Rusa situadas en el norte del Cáucaso: Ingushetia, Osetia del Norte y Chechenia (donde adquirió mayor violencia la guerra centrada sobre todo en la ciudad de Grozni, su capital, y que proclamó su independencia en 1991 obligando a emigrar a gran parte de la población rusa.[24]  También la república de Daguestán, plurinacional, vecina de Chechenia y fronteriza con Azerbaiyán, es un área potencialmente conflictiva (como se ha demostrado con los enfrentamientos – en septiembre de 1999 – entre el extremismo islámico de Daguestán y Rusia, y entre Chechenia y Daguestán (Plaza, 2000).

Los conflictos “congelados”, por su parte, afectan a varios Estados. En primer lugar, a Moldavia, con el separatismo de Transnistria. Tras la desintegración, el mayor objetivo de Rusia fue retener a la República de Moldavia bajo la tutela política del antiguo centro de decisión post-soviético, utilizando la región de Transnistria, - la franja de tierra situada al este de la Besarabia moldava - como una mecha que puede estallar en cualquier momento (Dungaciu, 2005). Tiraspol, la “capital”  de la región separatista, se convirtió en la clave de la región y del sistema de dominación rusa. Los líderes secesionistas constituyeron, con el apoyo militar ruso, un ejército dotado con técnica militar moderna formada por tanques, instalaciones de cohetes, tropas de ingeniería e incluso aviación de guerra, utilizando el potencial industrial de las empresas de la región para aumentar su arsenal, ya de por sí considerable. El conflicto militar de la franja del este de Moldavia – Transnistria – comenzó en junio de 1992. El rechazo del presidente Voronin a firmar el llamado “plan Kozak” (2003), realizado con vistas a solucionar el conflicto, representó el comienzo de una nueva orientación exterior, pro-occidental, de Moldavia. El memorando preveía ciertas condiciones en las que la región separatista se hubiera podido independizar de Moldavia para proclamar su independencia o para afiliarse a otro Estado. Actualmente, a pesar de la multitud de planes, no hay una estrategia clara para la región, hecho que entorpece la potencial integración de Moldavia en la UE, a medio y largo plazo (Marcu, 2005).

Figura 3. Los conflictos del Cáucaso.
Fuente: Le Monde Diplomatique, 2006.

En Armenia y Azerbaiyán existe otro conflicto “congelado”. Se trata del enclave de Nagorno-Karabaj situado en Azerbaiyán pero poblado mayoritariamente por armenios).Un 20 por ciento del territorio de Azerbaiyán está controlado por el ejército armenio tomado como un cinturón de seguridad que rompe la insularidad del enclave y lo enlaza con “la madre” Armenia. Stalin colocó a esta región autónoma, con población de Armenia, bajo la jurisdicción de Azerbaiyán en 1923. Karabaj declaró su independencia de Azerbaiyán en diciembre de 1991, estableciéndose la República de Nagorno-Karabaj (Shaffer, 2003). No obstante, esta república no ha sido reconocida por ningún Estado del mundo.

Algunas instituciones internacionales han intentado mediar sin resultado en los conflictos. La ONU tiene pacificadores en Abjazia y la OSCE en Nagorno-Karabaj, Osetia del Sur y Transnistria. La UE y la OTAN, no obstante, todavía permanecen en silencio.

La lista no termina allí, pues, a los conflictos congelados hay que añadir los “conflictos latentes”, referidos a los países con considerable minoría rusa o eslava y, especialmente a Ucrania, que tiene varios asuntos que solucionar. Por una parte, con Rusia, donde duerme inquieto el conflicto sobre Crimea, península histórica rusa cedida a Ucrania en 1954, y sede de la flota del Mar Negro. El eventual ingreso en la OTAN de Ucrania, puede ser el detonante de un conflicto geopolítico de onerosas consecuencias (Sieka Skozlowski  y Toumarkine 2000).

Por otra parte, Ucrania tiene que solucionar las tensiones con Rumania, vinculadas a la construcción por parte de Ucrania del canal Bastroe en el Delta del Danubio, que infringe la ley internacional, y también el problema del reparto de la plataforma continental del Mar Negro y de la Isla de las Serpientes.

El segundo tipo de conflicto post soviético estuvo determinado por la lucha por el control de los recursos energéticos y económicos. Este tipo de conflicto se desarrolló en primer lugar en el espacio del Mar Negro y del Caspio, donde intervino plenamente Estados Unidos (Noreng, 2003).

Para comprender las tensiones, los conflictos económicos y la nueva estrategia energética de Rusia se debe conocer la coyuntura del país antes y después de los acontecimientos del 1991, y los entresijos de “Yukos”, la compañía petrolera rusa que se desmoronó en 2003, tras el arresto, un mes antes de las elecciones, de su dirigente, el oligarca Jodorkovski[25]. Fue ése el primer paso a través del cual Moscú respondía a los movimientos estratégicos de Estados Unidos. Por detrás del gran negocio “Yukos” existía en EEUU una estrategia que perseguía, paulatinamente, destruir el poder energético de Rusia y hacerse con el control de sus recursos (Balzer, 2005).

La estrategia americana a largo plazo se llamó The End Game (El fin del Juego) y tuvo varias fases: la primera está comprendida entre 1989 y 1991 cuando se asistió a un cambio de régimen en los Estados comunistas de la Europa Central y Oriental, con la disolución del Pacto de Varsovia (1990), el desplome de la URSS y la independencia de los países que formaban parte de la misma. La segunda fase se produjo en la década de los 90, y comprende la estrategia de ampliación de la Alianza Atlántica OTAN hacia los países que habían sido satélites de la URSS.

La tercera fase, muy importante, es la construcción del gigantesco oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan, que empezó a funcionar en 2006 y que, por primera vez esquiva a Rusia, pasando por Azerbaiyán, Georgia y Turquía, para llegar al Mediterráneo. De hecho, la construcción de este oleoducto creó una nueva zona geopolítica que comienza en el Mediterráneo del Este y se termina en el Mar Caspio, de enorme interés para Estados Unidos y para Israel (Van del Linde, Perlot, y Hoogeven, 2006). La cuarta fase se centra en las revoluciones realizadas en el espacio de la ex URSS (Georgia, 2003, Ucrania, 2004) y llevadas a cabo con el apoyo de ONGs derivadas de la privatización de actividades de la CIA de los comienzos de los años 80 (Freedom House[26], Nacional Endowment for Democracy (NED) y Open Society[27].

Visto el “Gran Juego” de Estados Unidos[28], el Kremlin decidió reaccionar mediante una nueva estrategia energética[29] en la cual, sus armas principales son el gas natural y el petróleo. Para ello, tomó en cuenta factores importantes: en términos del estándar de vida, de la tasa de mortalidad, y de la prosperidad económica, Rusia es un verdadero coloso enfermo. Pero como territorio, es el único país del mundo que se extiende tanto en Asia, como en Europa, desde el Pacífico hasta la antigua Europa del Este. En este vasto territorio, Rusia posee los mayores recursos de petróleo y gas natural del mundo.[30] Actualmente, el petróleo ruso se exporta por tres rutas; Europa Occidental (por el Báltico y el Mar Negro), la ruta del Norte y la ruta del Oriente Lejano, hacia China, Japón y el mercado de Asia del Este.[31]

La red de gas natural ruso – llamada “el sistema de transporte unificado de gas” – se extiende por 150.000 kilómetros, y está explotada por la compañía de estado, “Gazprom”, la mayor del mundo.

Pero además, Rusia es el mayor suministrador de gas de la UE, que depende de ella desde el punto de vista energético[32]. Frente a las disensiones creadas entre la UE y Rusia, en 2006, debido a la imposición de Polonia[33], Rusia aboga por fortalecer sus relaciones con Alemania y superar la crisis actual, intentando cerrar el acuerdo de colaboración con la UE[34], que de momento está bloqueado por Polonia. Para la UE es fundamental lograr que Rusia[35] autorice el acceso a sus mercados de las empresas europeas y garantías para sus inversiones[36].

Además de las tensiones creadas en el espacio de la UE, existen tensiones energéticas que rozan el conflicto, también  en el espacio de los países ex - soviéticos, con el telón de fondo de varias sanciones económicas. A lo largo del último año, Rusia aumentó los precios del gas tanto en Ucrania[37] como en Georgia (a más del doble)[38], y más recientemente en Bielorrusia[39].

El tercer tipo de conflicto se vincula a la flagrante violación de los derechos humanos y se manifestó sobre todo en las repúblicas ex soviéticas, donde los dirigentes continuaron ejercitando el poder dictatorial. La represión contra el pluralismo político y religioso creó enormes tensiones en Azerbaiyán, Kazajstán y Uzbekistán, así como amenazas con la inestabilidad y las acciones de tipo terrorista en el Asia Central y el Cáucaso. En Kirguistán, la población exige la dimisión del presidente del país[40]. En el caso de Turkmenistán, la muerte, a finales de 2006, del dictador, Saparmurat Niyazov que gobernó el país de forma autoritaria y mesiánica a lo largo de las últimas dos décadas, puso en alerta a los geopolíticos y estrategas.

Porque, pese a que la mayor parte de la república es desértica, posee en la zona bañada por el Caspio, enormes reservas de gas de las que se autoabasteció durante su autarquía pero cuyo control o influencia se los disputan ahora Rusia y Europa (Thual, 2004).

Además de las deficientes transiciones políticas que afectan a la vida de la población de los países del espacio ex-soviético, en la Federación Rusa se están cometiendo auténticas atrocidades que tienen como objetivo las minorías étnicas, la violación constante de los derechos fundamentales de la mujer y de los niños de los orfanatos estatales, y no por último la discriminación sistemática del pueblo chechenio[41].

Los medios de comunicación están controlados por el Gobierno y la incipiente sociedad civil es todavía muy débil. En 2004 se ha reforzado el dominio del Kremlin sobre los canales de televisión y ha sido flagrante la censura de algunas informaciones cruciales, relativas a la trágica toma de rehenes en Beslán, en Osetia del Norte, motivo para que se cometieran dramáticas violaciones de la libertad de prensa. Los asesinados de la periodista Anna Politovsakaya[42] y del ex espía ruso Alexander Litvinenko, en 2006, son fiel reflejo de todas las atrocidades cometidas[43].

Finalmente, el cuarto tipo de conflictos está vinculado a las fronteras con los países de más allá del espacio soviético, fronteras cruzadas por los inmigrantes ilegales, o de los traficantes de drogas, tal como ocurre, por ejemplo, en la frontera fino-rusa, o ruso-afgana, por poner sólo algunos ejemplos. Los segmentos sociales que tienen capacidades y cualidades morales, mantienen sus valores y la identidad nacional y cultural, pero la mayor parte de la sociedad rusa fue olvidada en manos de actores que la consideran como “material reciclable”, favoreciendo el tráfico de drogas, de armamento, o la inmigración ilegal (Tardea, 2006). Los ataques racistas se han convertido en un fenómeno cotidiano. Nunca antes habían proliferado con tanto ímpetu las organizaciones ultra.[44] Estos ataques se relacionan con las guerras del Cáucaso (Mendelson, 2005). El control que las mafias del Cáucaso ejercen sobre los mercados de abastecimientos han disparado los sentimientos racistas.

Como consecuencia del nuevo panorama creado tras el desplome soviético y de  los conflictos que se vivieron en el espacio de la antigua URSS  se generó un pensamiento geopolítico que, si bien está inspirado en el pensamiento previo al desplome soviético crea también nuevas tendencias de actuación.

Las principales escuelas de pensamiento geopolítico ruso en los años 90

Examinando los análisis realizados por expertos nacionales que, como vimos más arriba, detectan tres tradiciones: los “realistas” (que ponen el acento sobre la anarquía internacional), los “racionalistas” (que se centran en la cooperación internacional) y los “revolucionarios” (preocupados por la sociedad internacional) (Wight, op.cit) se puede deducir que emergieron al menos tres escuelas de pensamiento ruso: internacionalista-idealista[45] (o la escuela de la seguridad mutua), los realistas (o la escuela de la balanza de poder) y los expansionistas revolucionarios (la escuela de la seguridad por expansión).[46] Hay que tomar el contenido de estas corrientes geopolíticas con cierta cautela, puesto que se trata de analistas y pensadores autóctonos, lo cual puede producir sesgos en sus visiones e interpretaciones, pero ayuda conocer sus tesis y opiniones antes de realizar análisis sobre el mundo ruso y ex soviético. Veamos, por tanto, las características de cada escuela de pensamiento, cuál es su visión sobre Rusia, y qué opinión tiene sobre su relación con los países de la CEI y con el Occidente.

La escuela internacionalista-idealista

El pensamiento internacionalista-idealista nació en la década de los 90 y no tiene precedentes históricos en la política exterior rusa. Su doctrina estuvo asociada con “el nuevo pensamiento” de Mijail Gorbachov, apoyada por su ministro de exteriores Eduard Sevarnadze, influyente en la Rusia Soviética del periodo 1987-1990. En la visión de este pensamiento, el mundo puede describirse por algunas palabras clave: valores comunes de la humanidad, problemas globales, interdependencia, cooperación internacional y seguridad mutua (Bradley, Genscher, Ott, Whitehead, 1987).

Tras el colapso soviético, los nuevos líderes aceptaron las premisas del “nuevo pensamiento”. El ideólogo y líder espiritual de esta escuela, Andrei Kozârev[47] hizo hincapié en el determinismo económico y la universalidad de los valores democráticos, dejando los aspectos geopolíticos y estratégicos en manos de sus opositores[48]. El principal soporte de esta corriente lo constituyó el primer presidente ruso, Boris Eltsîn y su gabinete de ministros.

¿Cuáles son las percepciones de los representantes de esta corriente sobre el ámbito internacional y sobre el lugar que tiene que ocupar Rusia en el mundo de la posguerra fría? Los idealistas consideraron, en general, que el mundo era amistoso y favorable a Rusia, sin cometer graves amenazas hacia la seguridad internacional, de tal manera que, la cooperación internacional constituía la única garantía posible para defender la seguridad nacional. Para ellos, Rusia estaba en una situación histórica sin precedentes, que permitía la iniciación de la cooperación con el Occidente. Según ellos, los peligros se encuentran en el interior del país (Furman, 1995).

Asimismo, consideran que Rusia forma parte, cultural e históricamente, de la civilización occidental[49]. Los acontecimientos de 1917 y el rechazo de los valores occidentales suponen la tragedia del país, mientras que las reformas iniciadas por Gorbachov y Eltsîn significan el regreso de Rusia a la civilización europea (Batkin, 1990). Contestando a los que invocan la especificidad rusa como un posible obstáculo frente a la reforma, los idealistas no dudan ningún instante de que los valores occidentales son los mejores; su preocupación se vincula al modo de aplicación de dichos valores al modelo ruso, para que los mismos generen rápidamente resultados positivos (Zagorski, Zlobin, Solodovnik, Hrustalev, 1992).

En cuanto al estatuto político de Rusia en el sistema moderno de Estados los promotores de este pensamiento, partiendo de la posición geopolítica del país, de su población, recursos económicos y arsenal estratégico nuclear, afirman que Rusia debe considerarse como una gran potencia, pues, lo es, a pesar de las dificultades del sistema comunista (Furman, Kozarev, op.cit).

De cara al futuro, consideran que Rusia se convertirá en una confederación compuesta por Estados nacionales – las antiguas repúblicas soviéticas – que forman una entidad política como resultado de la historia común y de los intereses económicos y de seguridad comunes.

El realismo

Con sus preocupaciones por el poder y la balanza de poder, el realismo queda como una escuela con ricas tradiciones en el pensamiento ruso pre-soviético. En el periodo mencionado, los representantes de esta corriente afirmaron que el Estado no disponía de suficientes recursos económicos y militares para las campañas geopolíticas lejos del país y por ello se tenía que centrar en las actividades de contrapeso de poder. La doctrina de Stalin “socialismo en un único país” reconoció este hecho, pues, bajo su régimen se disparó la modernización dictatorial que tenía que aumentar las capacidades económicas y militares del país, y no desperdiciarlas mediante la revolución mundial o socialismo internacional. El pragmatismo de Lenin en Brest-Litovsk fue, asimismo, influido por ese pensamiento de índole realista.

A diferencia de los idealistas, los realistas rusos hacen hincapié, como sus colegas occidentales, en la importancia del poder como instrumento de control y dominación en los conflictos en detrimento de la cooperación en las relaciones internacionales.

Los realistas rusos se dividen en: realistas agresivos y realistas defensivos.[50] Ambos grupos aceptan que la seguridad es la mayor motivación de los Estados, pero tienen opiniones diferentes en cuanto a los métodos más eficaces para lograr la seguridad nacional. Los agresivos afirman que las acciones ofensivas limitadas pueden contribuir a la seguridad, mientras que los realistas defensivos afirman lo contrario. Las dos facciones se apoyan en los postulados del eurasianismo[51] clásico – corriente geopolítica rusa de la época zarista, que se ganó muchos adeptos entre la población y los seguidores de la elite política. Pero la tragedia del eurasianismo clásico de finales del siglo XX consiste en sus interpretaciones distintas (Tihonarov, 2000).

Los realistas defensivos apoyaron, en líneas generales “el nuevo pensamiento”, tal como se creó en 1986-1987. De aquí resulta una actitud mucho más crítica frente a la política exterior soviética. Más ponderados, ellos consideran que la URSS y el Occidente tienen la misma responsabilidad por la existencia de la Guerra Fría. Asimismo, abogan por una política exterior pragmática, para promover los intereses nacionales y no consideran que debería coincidir con la del Occidente. Piensan también en una posible reintegración del espacio ex - soviético pero sin emplear la fuerza, sino a través de las buenas relaciones con los Estados post-soviéticos. Según ellos, este espacio tiene que representar una esfera exclusiva para los intereses rusos. Esta posición se enmarca perfectamente en lo que se llamó “neo-eurasianismo económico pragmático”[52]  En comparación con los idealistas, ellos no excluyen la posibilidad de una confrontación con el Occidente, y, especialmente, con el espacio de la CEI. Son unánimes al pensar que el Occidente no tiene interés en mantener Rusia como un potencial competidor en el escenario internacional. El mayor peligro según los realistas defensivos, no viene del Occidente, sino de la inestable periferia ex soviética que tiene potencial para exportar la inseguridad al territorio de Rusia. A su vez, Rusia se tiene que imponer, pues, sin su ayuda no puede haber estabilidad y seguridad en el territorio de la CEI (Karaganov, 1992).

Meditando sobre el lugar y el papel  de Rusia, los realistas defensivos se predisponen a tratar a Rusia como a una civilización independiente, cuyos valores y misión difieren de los de Occidente. Según ellos, el rol de Rusia es uno de las grandes potencias eurasiáticas que estabilizan y organizan el heartland del continente, siendo, al mismo tiempo, un vínculo entre la civilización europea y la no europea. En consecuencia, Rusia tiene que seguir como una gran potencia para cumplir con sus responsabilidades geopolíticas en la organización de la región eurasiática (Bogaturov, 1993).

Los realistas agresivos son los que se opusieron desde el principio al pensamiento de Gorbachov. Son conservadores y representan la derecha en el espectro político ruso. Favorecen la expansión moderada de Rusia más allá de sus fronteras y desean la restauración de la URSS, para que se pueda mantener el equilibrio global de poder. Entre los más activos promotores del realismo agresivo mencionamos a los miembros de la Unión Cívica[53], la dirección militar superior, los empresarios de las grandes empresas[54] y segmentos de la burocracia federal[55]. Los realistas agresivos perciben el medio externo como hostil a los intereses rusos, considerando que la disolución de la URSS se produjo como consecuencia de algunas acciones premeditadas y bien planificadas por el Occidente. Consideran que EEUU, no desea coexistir con el gigante eurasiático que mantuvo sus rasgos culturales únicos, y la fórmula propia sobre equidad social busca siempre oportunidades para debilitar a Rusia (Sultanov, 1991). Desde el colapso de la URSS, el Occidente, lo único que busca es asimilar a las repúblicas ex soviéticas y por ello la única solución para frenar las dinámicas existentes es crear una nueva unión entre las repúblicas que obtuvieron su independencia (Barburin, 1995).

Al mismo tiempo, los realistas agresivos sospechan de las fronteras del sur y del este. China, con la que Rusia tiene la más amplia frontera, se percibe como una potencial amenaza para los intereses rusos a largo plazo, sobre todo en cuanto al crecimiento económico, al arsenal nuclear y a la explosión demográfica. Otro Estado que provoca preocupación es Irán que dispone de recursos materiales diversificados; por ello, los realistas agresivos no descartan un eventual parteneriado táctico con China[56] y una cooperación lúcida con Irán. Por consiguiente, según ellos, la inclusión de los dos Estados en la estrategia de Rusia sería un mal menor en comparación con una eventual dominación del Occidente. El único Estado del Este que no provoca suspicacias y disfruta de un amplio apoyo entre los agresivos realistas es India.

Teniendo una inmensa deuda con Rusia, desde comienzos de los 90, y siendo uno de los mayores importadores de armamento ruso, India se percibe como un socio estratégico en la zona, al que se le apoya en la construcción de una flota militar moderna y fuerte en el Océano Índico, como contrapoder a la dominación americana.

Refiriéndose al lugar de Rusia en el mundo, los agresivos ven al país como antioccidental, desde el punto de vista cultural. Según ellos, Rusia es un Estado eurasiático, una civilización distinta y autárquica, con una economía autosuficiente y aislada del mundo (Bilington, 2004).

Por tanto, cuanto más se acerque a Europa, más oportunidades tiene de perder su independencia y excepcionalidad (Gumilev, 1993).

Ya que su objetivo es mantener el equilibrio militar y geopolítico en relación con EEUU – la superpotencia que representa otros valores – Rusia tiene que esforzarse en mantener su estatuto de superpotencia. Cualquier reforma económica tendrá que subordinarse a los intereses militares, pues, las capacidades militares constituyen las principales componentes para lograr la seguridad nacional (Sultanov, op.cit). Como consecuencia, la Rusia actual, es sólo una parte, (“la pequeña Rusia”) de la gran Rusia cuyas fronteras aceptables fueron establecidas a mitad del siglo XX (Baburin, op.cit). Sólo una Rusia Grande podría sobrevivir y prosperar en un mundo hostil, y por tanto, se tienen que restablecer las fronteras históricas (Gumilev, op.cit).

El expansionismo revolucionario

Finalmente, la escuela del expansionismo revolucionario considera que la expansión externa es la mejor vía para garantizar la seguridad de Rusia. Se inspira en las doctrinas radicales de la política exterior, como la idea de creación de la Unión Eslava, la llamada del tándem Lenin-Trotki a la revolución mundial, o la utilización de las estrategias ofensivas de Mihail Frunze[57], resultado de la percepción casi paranoica de las amenazas externas. Políticamente, se sitúan en la extrema derecha del espectro político ruso. Para fundamentar sus posiciones, se inspiran en las obras de geopolítica, tanto autóctonas[58] como occidentales[59] Bajo el paraguas de este pensamiento, se agruparon varias fuerzas políticas: coaliciones multipartidistas como la “Unidad Rusa” o el “Frente de Salvación Nacional”, partidos de la Duma (Partido Liberal de Rusia)[60] o varias ONG y círculos culturales y periodísticos.

Como potencia continental que podrá aliarse con Alemania o Francia, se confrontará con EEUU y Gran Bretaña, “enemigos naturales”. Es importante destacar que en la visión de los expansionistas, sólo los principios de la geopolítica clásica pueden explicar el cambio en el sistema internacional. Por consiguiente, viven en un mundo que sigue siendo “bipolar”, en el cual se confrontan dos rivales geopolíticos: los Atlantistas y los Eurasiáticos. Por ello, Rusia tiene que reorganizar el territorio de Eurasia y absorber espacios más allá de la CEI, para asegurar su propia seguridad. En busca de aliados geopolíticos, intentan especular los malentendidos surgidos entre los Atlantistas, y utilizar la Europa Occidental contra los EEUU. Como organización política promueven el concepto de “imperio” en permanente ampliación, al que conciben como única solución de supervivencia.

Llegando al final de esta breve presentación de las escuelas de pensamiento soviético en la década de 1990, y antes de pasar a presentar algunos importantes exponentes del pensamiento ruso a principios del siglo XXI, encontramos que es útil sistematizar las principales tesis y supuestos avanzados por los exponentes de las tres escuelas en relación al estatuto internacional de Rusia, las principales amenazas, las relaciones con la vecindad próxima y el Occidente, en el cuadro presentado a continuación.

Cuadro 1
Principales corrientes de pensamiento en la Rusia postsoviética

Escuela de pensamiento

Exponentes

Lógica dominante en el sistema mundial

El Estatuto internacional de Rusia

Principales amenazas

Relación con los países de la CEI

Relación con el Occidente

Internacionalismo idealista

A. Saharov

M. Gorbachov

Z. Kozârev

kantiana

Una gran potencia, “normal” entre otras potencias mundiales

Crisis y declive económico

No representa una amenaza, ya que constituye el espacio para la integración económica

Socios y posibles aliados, cooperación total

Realismo defensivo

V. Vernadski

A. Arbatov

lockeana

Una gran potencia en crisis

Conflictos étnicos, políticos, económicos y militares

Algunos Estados sí, debido a los conflictos étnicos y militares

Una relación equilibrada, neutra; es posible la cooperación en ciertos ámbitos

Realismo agresivo

E.Primakov

 

Una superpotencia

El Occidente que intenta marginar el papel de Rusia en el sistema e infiltrarse en su espacio tradicional de influencia

Representan una amenaza

Hostilidad. El Occidente tiene otra cultura; es posible una cooperación limitada, con ventajas mutuas.

Expansionismo revolucionario

M. Frunze

L. Trotki

hobbesiana

Una superpotencia

El complot de EEUU contra Rusia

Representarán una amenaza hasta su reintegración en el nuevo imperio ruso

Hostilidad abierta frente a EEUU, pero no con Europa, que puede ser un posible aliado

Fuente: Elaboración propia a partir de la investigación realizada para la redacción de este artículo.

Las actuales escuelas de pensamiento geopolítico ruso

En su obra Geopolitics in a Changing World, Klauss Dodds señala que los proyectos nacidos de la antigua geopolítica no contribuyen a la creación de un nuevo orden mundial; al contrario, generan tensiones, confrontaciones e incluso guerras en toda regla. Y eso porque, tal como señala el analista, falta la geopolítica en su dimensión creadora, la que modela el espacio político según los intereses de ciertos grupos humanos (Dodds, 2000). A través de este punto de vista, la nueva geopolítica de Rusia tiene algunos exponentes, cuyas tesis merecen atención, para comprender mejor, las líneas de actuación actuales y futuras, de la política exterior rusa.

La nueva geopolítica desea construir un espacio político más allá de las fronteras de tipo Westfalia. Intenta superar la fase de las “mitologías” nacionales sobre la creación de un pueblo u otro; o la obsesión de las fronteras vistas, exclusivamente, en los términos de la dominación de un Estado por el otro. La nueva geopolítica trata más sobre “los mapas mentales” que sobre “los mapas de los Estados”(O`Tuathail, Dalby[61]). Por ello, también en este caso se debe interpretar con cautela el pensamiento geopolítico de la Rusia actual, o sus líneas de seguimiento por el poder del Kremlin.

Actualmente, las más significativas corrientes de la geopolítica de Rusia – y más influyentes en las esferas del poder – pertenecen a Alexander Dughin, Dmitri Trenin, Ghenadi Ziuganov, Kamaludin Gagiev, Vladimir Kolosov, Nikolai Mironenko y Nikolai Nartov, siendo estos cuatro últimos, más bien académicos y disfrutando de un público más restringido y más selecto. No obstante, Dughin[62], Trenin[63] y Ziuganov[64] son los más conocidos, y por ello, presentaremos, a continuación, sus conceptos geopolíticos, tal como se reflejan en su obras más conocidas.

La obra de Alexander Dughin, The Essentials of Geopolitics (Lo esencial en la Geopolítica) representa el libro de cabecera del expansionismo moderno ruso. En cambio, tanto la obra de Ghenadi Ziuganov – The Geography of Victory (La Geografía de la Victoria) como la de Nikolai Nartov Geopolitiks (Geopolítica) se suman a la llamada escuela de pensamiento “civilizacionista”. El libro de Dimitri Trenin The End of Eurasia (El fin de Eurasia) es, en su mayor parte, una respuesta liberal a los proyectos geopolíticos rusos de tipo conservador y expansionista.

Los tres autores muestran su preocupación por el futuro geopolítico de Eurasia y por el papel de Rusia en la zona de vecindad próxima. Sin embargo, cada cual tiene otro tipo de análisis y propone otras soluciones. Los autores toman en consideración los cuatro tipos de conflictos post-soviéticos que, de manera breve, repasamos en este artículo, - el “conflicto étnico y las tensiones geopolíticas” (Cáucaso, Moldavia, Ucrania, Tayikistán, Chechenia), el “conflicto energético” (la zona del mar Caspio), el “conflicto con los dictadores soviéticos y las amenazas terroristas” (Asia Central), los “conflictos de frontera” (Afganistán, Tayikistán) frente a los cuales presentan las opciones estratégicas de Rusia y la política eurasiática de Moscú.

Alexander Dughin: el expansionismo eurasiático

La monumental obra, The Essentials of Geopolitics. Thinking spatially[65], propulsó a Alexander Dughin como el principal defensor del expansionismo de la Rusia postsoviética. Para Dughin, el centro del mundo es Eurasia (Mapa 4) zona en la que incluye, como Zbigniew Brzezinski[66], a Europa, Asia y el Oriente Medio.

Figura 4. Posición de Eurasia en el mapamundi.
Fuente: Laboratorio de Cartografía, SIG y Teledetección del IEG (CSIC), 2007.

Es interesante el hecho de que Dughin, al definir los conceptos geopolíticos, se encuentra con las opiniones de los neoconservadores norteamericanos a los que, evidentemente, combate. Si Eurasia es el centro del mundo, Rusia tiene que ser, en opinión de Dughin, el centro de Eurasia. Su obra reintroduce temas de la geopolítica clásica, en el contexto de la Rusia post-soviética. A finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, autores como Halford Makinder[67] y Klaus Haushofer[68] expresaron prolíficas teorías sobre el espacio político-geográfico, que Dughin retoma. Entre ellas se encuentra la teoría del Heartland de Mackinder, que, según su fórmula final, “quien controla el corazón de Eurasia, controlará el mundo” (Makinder, 1919).

Según Dughin, todas las grandes potencias tuvieron la ambición de dominar Eurasia en solitario. En su opinión, Rusia – como posición geográfica, experiencia de dominación en la zona y recursos – es la más justificada a la hora de participar junto a Estados Unidos en la lucha por el poder. “Sólo una integración continental de Eurasia, con Rusia en su centro, puede garantizar a los pueblos y a los Estados la soberanía y una seguridad auténtica.” – apunta Dughin, que, además, señala que el “nuevo imperio” tiene que ser “un imperio eurasiático” para controlar ese amplio espacio, para que, posteriormente, domine todo el mundo” (Dughin, 2000, 45).

Dughin está convencido de que el futuro mantendrá una “bipolaridad” mundial, creada por la competencia entre los Estados continentales y los Estados marítimos (Dughin, op.cit). Considera como Estados continentales – y por tanto, fieles aliados – a Rusia, Alemania, Francia e Irán, mientras que los Estados marítimos serían, en su opinión, Estados Unidos y Gran Bretaña. Más que cualquier escuela de pensamiento geopolítico ruso, la escuela del “expansionismo”, representada por Dughin, parece, como señalamos más arriba, inspirada y guiada por las teorías tradicionales de Haushofer y Mackinder, pero también de Frunze y Trotki.

Por un lado, existen los Estados eurasiáticos, y por otro, los Estados atlánticos. ¿Cómo podría la Rusia actual dominar el vasto espacio eurasiático y luchar en tres “frentes”: Europa, Asia Central y el Oriente Medio? El pensador ruso considera que la Rusia post soviética necesita un nuevo tipo de reformas internas, y la creación de nuevas alianzas. En el plano interno, Dughin propone la creación por parte de Rusia, de un Estado multiétnico y multireligioso, mientras que en el plano externo, propone la creación de alianzas con Alemania, Irán y Japón (Dughin, 2002). De esta manera, tiene en vista la creación de tres proyectos especiales: pan-europeo (Alemania), pan-árabe (Irán) y pan-asiático (Japón). Es destacable el hecho de que el autor considera a China como a un adversario y competidor para Eurasia, y propone una serie de medidas mediante las que se pueda debilitar a Beijing en el futuro.

Cuando hablaba sobre “el nuevo orden geopolítico” del Sur, el analista ruso mencionaba que la geopolítica de las regiones del sur y occidentales se vinculaban más a la “misión planetaria” de Rusia que a los problemas del Norte y del Este (Dughin, 1992).

En lo que se refiere al concepto del Sur, Dughin piensa que “el eje geográfico de la historia” de Rusia tendría un único imperativo, el de su expansión geopolítica hasta el Océano Índico.

Partiendo del principio de la necesidad de la integración continental, Rusia estaría destinada a instaurar en el sur de Eurasia una “nueva geopolítica” y, como consecuencia, India, China, Indochina y los países islámicos deberían apreciarse como un “teatro de maniobras continentales de posición”, con el fin de vincular estrechamente desde el punto de vista estratégico todas estas regiones con el centro euro-asiático representado por Moscú.

Dughin desarrolla a partir de esta idea el concepto de los radios abiertos” que parten del centro (Moscú) hacia la periferia y que, en su camino no se paran en las fronteras rusas, sino que llegan hasta la frontera del sur del océano. Los radios podrían tener dos características desde el punto de vista estratégico: podrían ser “actuales”, los que pasan por países próximos a Rusia, y “potenciales”, los que lo hacen por países que entran en la zona del “control atlántico”. El analista ruso reduce la lógica general de la geopolítica euro-asiática al hecho de que la longitud total de estos “radios” se convirtió en “actual, parcial-actual y potencial”.

Si dejamos aparte “la actualidad” de los radios que influyen el territorio de la Federación Rusa, que es hasta ahora indiscutible, los radios parcialmente actuales que atraviesan territorios “solidarios” con Rusia se vuelven en gran parte discutibles, ya que desde el punto de vista geoestratégico el análisis implica sólo en una ínfima parte el papel que tiene el factor militar, de tal manera que, el centro de gravedad en el análisis de este segundo grupo de rayos, debería caer en los aspectos de orden económico, político, cultural, étnico y religioso.

 Finalmente, Dughin, como exponente de la escuela del expansionismo revolucionario,  ve a Rusia como a un “imperio” que dominaría en el futuro a otros imperios: el imperio europeo, con el núcleo en Alemania y en “Mitteleuropa”, el imperio Pacífico, organizado alrededor de Japón, y el imperio de Asia Central, situado alrededor de Irán.

Según políticos y analistas rumanos y británicos especialistas en la geopolítica rusa (Serebrian, 2004, Alexe, 2006, Sagers, 2006), la actual política del presidente ruso parece inspirarse en gran medida en las teorías expansionistas de Dughin, y es cierto, si pensamos en la relación especial que tiene Rusia con Alemania, a la que suministra un 70 por ciento de su necesario energético, a la protección que Kremlin otorga a Irán, o al diálogo abierto que tiene con Japón.

Alexander Dughin  y la corriente geopolítica de los “eurasianistas” es la que más concuerda con la problemática rusa actual y sus ambiciones globales.

Dimitri Trenin: “Rusia debe aceptar la dominación occidental en Eurasia”

Si Dughin es el exponente de la escuela geopolítica rusa llamada del “expansionismo”, Dimitri Trenin ilustra, por el contrario, la corriente “pro-occidental”. La obra de Trenin – The End of Eurasia: Russia on the Border Between Geopolitics and Globalization[69] (El fin de Eurasia: Rusia en la frontera entre la geopolítica y la globalización) intenta formular una respuesta liberal (y pro-occidental) a la vigorosa corriente expansionista.

La obra señalada sigue la estela del pensamiento filosófico de algunos geopolíticos norteamericanos y británicos como Richard Pipes, Colin Gray, Paul Kennedy, Henry Kissinger o Zbigniew Brzezinski. La tesis de Trenin es que el papel central de Rusia en el espacio euroasiático histórico, dejó de existir. Rusia tiene que desarrollar ahora una identidad puramente europea, como los demás países occidentales. Según él, la alternativa a la “occidentalización” significa la paulatina disolución del Estado ruso. Trenin describe la identidad rusa como una verdad que se encuentra a medio camino entre los imperativos de la globalización y las aspiraciones nostálgicas que Rusia tiene por Eurasia (Trenin, 2006).

Según Trenin, para tener una identidad europea, Rusia debe proceder en función de sus varias regiones geopolíticas, a una serie de ajustes en su política interior y, sobre todo, exterior. En el sur, Rusia debe participar en el proceso de “estabilidad” mediante la reconstrucción de Chechenia, el reparto del poder en Daguestán, y el inicio de un amplio programa económico.

En Asia Central, en cambio, Trenin considera como prioritaria la seguridad militar de Rusia, antes que la estabilidad política. El autor define la región como un “perímetro de seguridad” de Rusia, indispensable frente a las amenazas islamistas que vienen sobre todo de Afganistán. 

En la región del Oriente Lejano de Rusia, Trenin considera que la solución consiste en potenciar los recursos enormes – sobre todo energéticos – modernizando su explotación en una región vasta pero atrasada. Gran parte de su mencionada obra se ocupa de estos ajustes que Trenin llama “las fachadas” de Rusia.

El axioma de la doctrina de Trenin es, por lo tanto, la retirada de Rusia de su papel de líder, “el ajuste” de su política y el reconocimiento del papel predominante que tienen los Estados Unidos en Eurasia. Si echamos una mirada hacia atrás, Zbigniew Brzezinzki defiende ese papel de EEUU desde 1997 (Brzezinski, 1998). Trenin sostiene que Rusia debe reconocer y asumir esta “dura realidad”, si todavía “desea tener un futuro”. Además, Rusia tiene que centrarse en la resolución de los graves problemas étnicos, económicos, políticos y territoriales que afectan su espacio local, sin soñar a jugar un papel en Eurasia, puesto que dicho papel ya no existe (Trenin, 2001).

Según el analista Vladimir Alexe, para sintetizar la concepción geopolítica de Trenin, se tiene que tomar en cuenta el hecho de que su origen se centra más en la política de Eltsin que de Putin, (Alexe, op.cit) puesto que, en opinión de Trenin, Rusia debería aceptar un rol global más reducido, continuar su política de “retirada” frente al coloso norteamericano, e intentar integrarse en el espacio occidental, si quiere sobrevivir (Trenin, op.cit).

Tras tres siglos de “expansionismo” e “imperialismo” – sostiene el analista – intervino el inevitable declive del “imperio” que ya no se puede salvar de su total desintegración, bajo otra identidad (Trenin, op.cit).

La posición de Trenin se sitúa del lado occidental. Ve a su país con los ojos del Occidente, más bien de EEUU que, con la llegada en el poder del actual presidente ruso comenzó las más duras críticas frente al Kremlin. Parte de las críticas formuladas son justas, pero muchas de ellas son preconcebidas, teniendo incluso matices de rusofobia[70] (Constantiniu, 2006). Hay tres realidades rusas que “molestan” a EEUU, y a los analistas prooccidentales, en cuyo grupo se incluye el pensamiento de Trenin: en primer lugar, la autoridad interna del presidente ruso[71], en segundo lugar la consolidación de la independencia de Rusia en el escenario internacional[72], y por último, el creciente papel de Moscú como proveedor de recursos energéticos[73].

Es verdad que Rusia, con su realidad antigua y profunda, necesita todavía mucho más tiempo y experiencia democrática, para llegar al nivel que desean sus socios occidentales. La confrontación no aventaja a Rusia, puesto que por ahora, no está preparada para una “batalla” global[74]. El PIB de Rusia es 23 veces menor que el de EEUU; el presupuesto militar americano es de casi 600 mil millones dólares, mientras que el ruso de sólo 30 mil millones. Los socios occidentales están unidos bajo la Alianza OTAN, mientras que Rusia tiene sólo acuerdos bilaterales con sus aliados. La deseada aproximación se conseguirá mediante el desarrollo y la cooperación, desde el entendimiento y el apoyo a la democracia también hacia Rusia y no sólo hacia los países de su vecindad próxima. Por ahora, desgraciadamente, parece que la lógica de la guerra fría se niega a desaparecer; y todo ello, con el telón de fondo de la teoría del fin de la historia[75], según la cual, tras la caída del totalitarismo, la democracia liberal y la economía de mercado representan el único modelo viable de la sociedad.

Ghenadi Ziuganov: “Moscú, la tercera Roma

Ghenadi Ziuganov, mediante sus obras The Geography of Victory. Introduction to Russias Geopolitics (1999) y  My Russia (1997), ilustra de manera elocuente, la escuela geopolítica de la corriente civilizacionista rusa, de la que forma parte también Nikolai Nartov[76].

Para Ziuganov, exponente del expansionismo civilizacionista con tintes nacionalistas y líder del Partido Comunista de Rusia, el Estado Ruso tiene que ser un Imperio en el marco de las antiguas fronteras de la URSS. Rusia, como civilización eurasiática, no debe mezclarse, bajo ningún concepto con la civilización occidental. Es interesante que un líder comunista de Moscú, con una gran popularidad entre los rusos, llegue a la misma conclusión que el filósofo de los neoconservadores norteamericanos, Samuel Huntington. En la obra señalada más arriba, Ziuganov cita a Huntington afirmando que un conflicto mayor del mundo futuro será uno de las civilizaciones, antes que uno económico o ideológico.

Según Ziuganov, Rusia tiene la misión de garantizar el equilibrio y la estabilidad geopolítica mundial amenazadas por las ambiciones occidentales. La disolución del imperio soviético produce inquietud a Ziuganov. Él insiste en que la URSS constituyó una forma geopolítica “natural” de la Rusia histórica, mientras que las actuales fronteras rusas son “artificiales”, impuestas por el Occidente, mediante acciones subversivas. Por ello, en sus últimos análisis, sin reconocer la profundidad de las frustraciones que generaron en los últimos años los regímenes de Kucima en Ucrania, o de Shevarnadze en Georgia, el analista describe los cambios en estos países, como artefactos de procedencia americana.

Ziuganov recibió influencias, en gran medida, por las teorías de algunos autores rusos como Nikolai Danielevski, Konstantin Leontiev, Patr Savitski y Nikolai Gumilev. De Danielevski, Ziuganov retomó la idea de que Europa y Rusia constituyen dos civilizaciones distintas, hecho que provoca una alienación europea frente a Rusia. De Leontiev retomó la idea de que Rusia es una mezcla única de grupos étnicos que tienen en común la misión de “pacificar” el espacio de Eurasia. De Savitski y Gumilev, la teoría de que Rusia – al ser una civilización única, diferente de Europa, con una situación geográfica única – tiene que quedarse distante, lejos de la civilización occidental, para poder mantener su identidad. Ziuganov insiste en que Rusia tiene dos misiones civilizadoras: definir una autarquía político-económica y constituir un Espacio Amplio, entre sus fronteras naturales, para asegurar a los pueblos una plena seguridad. En este sentido, Moscú ya está dispuesta a examinar con Minsk cualquier variante de creación de la Unión Rusia-Bielorrusia, según afirmó el presidente Vladimir Putin (Putin, 2007).

De Filofei[77] – “Moscú es la tercera Roma”, a Breznev   con su doctrina de soberanía limitada-, Ziuganov cree que cualquier doctrina geopolítica referida a Rusia tiene que responder a los dos fines expuestos más arriba.

Otra dimensión de la filosofía geopolítica de Ziuganov es la supremacía militar de Rusia. El analista considera que solamente su capacidad militar le podrá preservar a Rusia la presencia en Eurasia, permitiendo reorganizar su zona conforme a sus intereses y fines estratégicos. Ziuganov cree que sólo la vuelta de los Estados de la “vecindad apropiada” (las repúblicas ex soviéticas) a una Federación Rusa que tenga las fronteras de la ex URSS, podrá hacerles defender “contra las acciones desestabilizadoras del Occidente” (Ziuganov, 1999). Propone varias alianzas con otros Estados asiáticos o musulmanes, para contraponer las acciones occidentales en Eurasia.

Pero los Estados del espacio-es soviético son ya Estados reales, con sus propios intereses, que buscan una voz diplomática situada entre Moscú, Washington, Beijing y Bruselas, y este hecho no debería ignorarse.  

Mirando en su conjunto las tesis geopolíticas defendidas por los analistas rusos, resulta claro que el pensamiento de Trenin es el único prooccidental: mediante sus teorías liberales defiende la disminución de poder de Rusia y, a partir de esta pérdida,  su posible integración en el mundo occidental, aunque en sus últimos textos aboga por la “independencia” de Moscú. Sus tesis prácticamente se han cumplido a lo largo de la década de los 90. No hubo integración, tampoco aceptación por parte del Occidente, pero sí, pérdida de poder.

De cara al futuro, no obstante, Rusia no persigue una dilución en el mapa del mundo occidental, y tampoco parece aceptar el dominio del Occidente en Eurasia. Al contrario, y tal como lo manifiesta Dughin, Rusia desea instalarse en una posición de nuevo imperio a través de sus recursos energéticos, pero también mediante sus acciones globales: política de seguridad, militar, cultural, reformas y alianzas. Por último, Ziuganov, que defiende una Rusia ampliada hacia su espacio ex soviético, ve como se vislumbran sus teorías en el actual modo de actuación del Kremlin que sigue ampliando su área de influencia hacia los países de la vecindad próxima, pero también hacia el espacio de la UE y de los países asiáticos, mediante los recursos energéticos. Desde Moscú, se espera que la realización de los proyectos nacionales y los de modernización de la infraestructura permitan cambiar radicalmente la situación en el Cáucaso del Norte; por ahora, un 23% de toda la ayuda que se dirige con cargo al presupuesto federal a las regiones se destina al Distrito Federal Sur, y, en primer lugar, al Cáucaso del Norte (Putin, op.cit). En la misma línea de ampliación de área de influencia, el poder actual salió al paso de la reciente decisión de EEUU, de instalar componentes de su escudo antimisiles en la República Checa y Polonia, y advirtió que el despliegue de un sistema de radar e interceptores en Europa oriental, provocará una respuesta asimétrica muy eficaz por parte de Rusia (Mañueco, 2007).

No obstante, y tal como señalamos a lo largo de este artículo, se necesita una lectura sensible y generosa del pensamiento de los analistas rusos. Sus teorías se basan en el profundo conocimiento de la historia, política y cultura de su país, se inspiran en las propias vivencias y en los deseos e ideales que prevén pero que también anhelan para su país.

Algunas conclusiones y consideraciones finales: ¿Hacia el renacimiento de una potencia?

En el marco de las profundas mutaciones que tuvieron lugar a lo largo de los últimos quince años en el escenario internacional, aprovechando su posición geopolítica y sus recursos energéticos, Rusia regresa del viaje emprendido en busca de su identidad, más allá de los conflictos territoriales que persisten en su territorio, en algunos casos de forma aguda. Es cierto que la existencia de los problemas económicos, sociales, políticos, étnicos, religiosos, el extremismo político, el nacionalismo, el tráfico de drogas y de armamento evidencian un sombrío cuadro actual y para el futuro próximo, pero el gigante vuelve.

En este contexto, tanto el pensamiento postsoviético de la década de los 90, como el renacimiento del pensamiento geopolítico del siglo XXI, representan el marco y el cauce de la actualidad, siendo uno de los más interesantes fenómenos ocurridos en la Rusia postsoviética.

“Los idealistas”, “los realistas defensivos y agresivos” de los 90, transformados en “liberales”, “expansionistas”, “civilizacionistas”, la “escuela geoeconómica” y “la escuela de la estabilidad” forman las más representativas escuelas geopolíticas de Moscú, influyendo tanto en el discurso público, como en sus decisiones estratégicas.

Por tanto, no es sorprendente que el actual presidente ruso, atendiendo al pensamiento de Haushofer[78], (Haushofer, 1932) retomado recientemente por Dughin, pusiera las bases[79] de un nuevo eje: París-Berlín-Moscú. La nueva Rusia se ganó este papel mediante una serie de movimientos estratégicos en un ámbito clave del siglo XXI, el sector energético. El petróleo y el gas se muestran, de esta manera, más eficaces que los argumentos militares. La gira alemana del actual presidente en 2006 representó un éxito para Rusia en todos los aspectos. De un diálogo meramente teórico surgió una firme alianza energética[80] mediante la cual, Rusia consiguió frustrar los planes de Polonia, Rumania y Georgia, países que se empeñaban en crear una alianza energética alternativa sobre la base de GUAM (La Organización para la Democracia y Desarrollo Económico), estructura integrada por Georgia, Ucrania, Azerbaiyán, y Moldavia. De haberse realizado este proyecto, el petróleo y el gas de la zona del Caspio se habrían exportado hacia Europa a espaldas de Rusia.

A principios de febrero de 2007, el presidente ruso afirmó que tiene la intención de ampliar su esfera de influencia energética, analizando la idea de instituir una Organización de Países Exportadores de Gas (OPEG) como respuesta a una propuesta hecha formalmente por el dirigente de Irán, Mahmud Ahmedianeyad. En opinión del Kremlin, sería correcto coordinar el proceder de los más grandes productores de  gas con el fin de cumplir la tarea número uno: la de garantizar, incondicionalmente, el abastecimiento seguro para los principales consumidores de agentes energéticos (Putin, op.cit). Además de Rusia e Irán, en el acuerdo de productores de gas podrían estar países de la antigua URSS, como Turkmenistán, Kazajstán, Uzbekistán, pero también Argelia, Libia, Qatar, e incluso, Noruega (Mañueco, op.cit).

No obstante, si Rusia desea mantener su estatuto de superpotencia energética, las autoridades de Moscú deberán realizar inversiones masivas en el ámbito de la industria de extracción y en las actividades de prospección e investigación. Al mismo tiempo, necesita inversiones para desarrollar la infraestructura ferroviaria y de carreteras, para explotar los recursos existentes en zonas de difícil acceso (O`Loughlin y Talbot 2005).

Por otra parte, siguiendo el Gran Juego norteamericano y su “fin”[81] la nueva Rusia entendió que si no reacciona de manera inmediata será rodeada por las bases militares americanas y de la OTAN, teniendo pocas oportunidades a su disposición para oponerse al fenómeno de federalización preconizado por ciertos círculos occidentales: Rusia Europea, Rusia Siberiana y Rusia del Extremo-Oriente. Por ello, la batalla global por el control de sus recursos energéticos cambió de manera fundamental la cuestión. Utilizando estos recursos como armas y amenazas para el mercado controlado por EEUU, Rusia consiguió atravesar en los últimos años, el cerco de las bases americanas, evitar su aislamiento y crear nuevas alianzas: Moscú-Beijing, o el eje Moscú-París-Berlín, ya señalado[82]. Tras las revoluciones de colores[83] de Georgia y Ucrania, Moscú comenzó a jugar sus “cartas energéticas” con mayor prudencia. Empeñada a olvidar los conceptos de la Guerra Fría, Rusia parte de dos supuestos: a) tiene el suficiente poder militar como para defender sus fuentes energéticas; b) los consumidores externos no sacrificarán sus nuevas fuentes de energía en un enfrentamiento con Rusia.

Asimismo, en la línea de Ziuganov  y del expansionismo revolucionario, tal como señalamos más arriba, Rusia aprendió de los últimos acontecimientos ocurridos en su vecindad. Las revoluciones ya mencionadas dejaron claro que hasta el espacio postsoviético comenzaba a desintegrarse. Kremlin asimiló rápidamente la lección ucraniana, y realizó que tiene sólo dos métodos de contraataque: la manipulación de los clanes mafiosos por una parte, y la política energética por otra.

Con cautela, el gigante se alineó primero con Beijing, a la hora de exigir el retiro de las fuerzas armadas de EEUU de Asia Central. Después, venciendo los temores, empezó a obrar con osadía como en sus tiempos de esplendor, dirigiendo sus primeros ejercicios militares junto a China, y a India. Con todas las cartas sobre la mesa, Rusia podría reevaluar más aún la aproximación a China, provocando escalofríos a Washington. Dio la bienvenida en Moscú a los líderes de Hamas, cuando las potencias occidentales no trataban con ellos y ofreció apoyo económico a los palestinos, cuando los occidentales suprimieron o redujeron el suyo. Rusia no sancionó a Irán por sus actividades de enriquecimiento de uranio y declaró que continuará su cooperación en materia de energía nuclear y tráfico de armas con Teherán.

Rusia realizó, asimismo, que sus intereses son más fácilmente alcanzables, especulando con las divergencias económicas y políticas cada vez mayores entre la UE y Estados Unidos. Por ejemplo, en el caso de Ucrania, Estados Unidos alienta el ingreso del país en la OTAN, mientras que la UE rechaza aceptarlo a medio plazo en sus estructuras de cooperación.

En relación con la UE, la estrategia de Rusia se vislumbra integracionista y multidimensional. Siguiendo la lógica de la construcción europea, que se apoya en la intensificación de la cooperación económica, cabe prever una progresiva aproximación (Palacios y Arana, 2002). Además del tema energético y de la dependencia europea de los recursos rusos, la UE es el primer socio comercial de Moscú. La ampliación comunitaria hasta las mismas fronteras de Rusia afectó a más de un millón de rusohablantes, y este hecho favorece la aproximación de la Federación Rusa a la UE, si bien la condición eurasiática de la misma no parece diluirse.

La reciente crisis política de Ucrania[84] demuestra hasta qué punto resulta urgente y muy importante para la estabilidad europea y mundial, una profunda reconsideración de la evolución experimentada por las relaciones entre Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos (Calduch, 2007).

No obstante, hay que tener en cuenta el hecho de que Rusia ya no es la superpotencia del periodo de la Guerra Fría y pasará mucho tiempo hasta que Rusia pueda tener un peso como el de la Unión Soviética en Asia, África o Latinoamérica (Bremer, 2007). Además, con la emergencia de centros de poder, como Japón, China o la UE y la “multipolarización” de las relaciones internacionales, el mundo cambió profundamente, y ese hecho reclama estrategias y políticas cualitativamente nuevas. Por ello, los analistas proyectan a través de su pensamiento el cambio del mapa geopolítico de Rusia (Tsygankov, A, 2005). Algunos se lanzan en la creación de un imperio transeurasiático que incluirá varios imperios regionales, con el centro en Rusia, que, además del eje Moscú-Berlín, coordinará el eje Moscú-Japón y Moscú Teherán (Dughin, 1992), iniciando una revolución de la geopolítica global (Dughin, 2002). Otros tienen una visión diferente en cuanto a los aliados – China-India-Irán (Petrov, 2003).

¿Qué ocurrirá en el espacio post soviético? Lo más seguro, por ahora, será “Gazprom” la empresa que mantendrá su posición dominante, ya que Rusia, aún no dispone de una ideología atractiva para sus vecinos. Georgia y Azerbaiyán puede que, incluso, abandonen el espacio de la CEI. En Ucrania se mantendrá una doble potencia, mientras que la inestabilidad de Kazakistán podría ampliar su comercio con petróleo y gas por rutas que esquivaran a Rusia. Los aliados de Moscú, por ahora, seguirán siendo Uzbekistán, Kirguistán, Armenia y Bielorrusia. Pero el formato de la Alianza cambiará, pues, tras el ultimátum que Moscú dio a Minsk en el “diálogo” energético de principios de 2007, habrá cada vez menos benevolencia.

¿Expansionismo u occidentalización? ¿Eurasianismo o atlantismo? El debate sigue abierto, pero lo cierto es que ni el idealismo, ni el realismo, ni el expansionismo, ni la geopolítica tradicional consiguieron traer prosperidad y seguridad a los ciudadanos de la vasta Rusia, y tampoco integrar al país en el sistema político y económico mundial. Al contrario, vimos los numerosos conflictos que existen en la región, la vulnerabilidad de Rusia en el sur, y las potenciales amenazas en el Este. Falta, ciertamente, la tradición democrática y la aproximación del Occidente que, a su vez, precisa tiempo para comprender el complejo cuadro político, económico y cultural ruso. Rusia deberá explicar insistente y coherentemente su posición frente a la opinión pública occidental, sensible a las preocupaciones e inquietudes rusas, pero ensombrecida actualmente, por la crisis de Irak y por la complejidad de los problemas globales.

No obstante, tras más de 15 años de la pérdida de su imperio, Rusia intenta renacer. Todavía no es tarde, a pesar de que la arena del reloj geopolítico transcurre con rapidez. Más allá de su espacio de vecindad, Rusia cree que la influencia de EEUU cede poco a poco, y que la UE se perfila como una gran unidad económica. Al mismo tiempo, admira el progreso de China y coopera con Beijing (Roncea, 2005). Y es que su tarea para el siglo XXI es buscar aliados y amigos. Cuantos más tenga, más fuerte será “el polo de la paz”. Y no por último, Rusia desea devolver el esplendor de antaño a su territorio, a través de dos instrumentos mágicos: el petróleo y el gas natural, que, utilizados con pragmatismo, podrán acompañar en el camino hacia el lugar que el país busca en el actual sistema mundial. Un nuevo poder surgirá en el centro del mundo (Dughin, op.cit). Una potencia que aspira al retorno de la mítica Edad de Oro y que tiene cada vez más medios para realizar sus sueños.

Notas

[1] Gheorghi Valentinovich Plejanov  - 1856-1918 uno de los primeros marxistas rusos, destacado propagandista del marxismo, notable figura del movimiento socialdemócrata ruso e internacional. Autor de El socialismo y la lucha política (1883) y Nuestras divergencias (1885). Señaló la importancia del medio en la explicación de los hechos sociales o históricos, y la imposibilidad de instauración del capitalismo en Rusia.

[2] A.V. Krasnov, autor de Fundamentos de la Geografía general (Osnovi Zemlevedenia). Kharkov, 1895-1898, nº 1-4, que  “consideraba artificial la distinción de una geografía histórica y otra natural, afirmando que existe una sola geografía” (Capel, 1981).

[3] M. Frolova: “La evolución de la Geografía y del trabajo del geógrafo en Rusia” Scripta Nova Vol. VI nº 119 (80). 1 de agosto de 2002.

[4] Ver: Dmitri Simes: Reform Reaffirmed, Foreign Policy, nº 90, Spring, 1993, p. 48-53; L. Murawiec Putin’s Precursors, The National Interest, Summer, 2000, p.50.

[5] Martin Wight (1939-1972) –prodigioso analista británico de las relaciones internacionales

[6] Thomas Hobbes  (1588-1679) filósofo político, conocido, sobre todo, por su obra “Leviatán”. Considera al Estado como un acuerdo natural entre los poderosos o gobernantes y los súbditos que beneficia a ambos. Su visión del estado de naturaleza anterior a la organización social es la "guerra de todos contra todos". Cuando el hombre se da cuenta de que no puede seguir viviendo en un estado de guerra civil continua, surge la ley de naturaleza, que limita al hombre a no realizar ningún acto que atente contra su vida o la de los otros. De esto se deriva la segunda ley de naturaleza, en la cual cada hombre renuncia o transfiere su derecho a un poder absoluto que le garantice el estado de paz. Así surge el contrato social en Hobbes. Junto con los Dos Tratados sobre el Gobierno Civil de John Locke y El contrato social de Rousseau, el Leviatán es una de las primeras obras de entidad que abordan el origen de la sociedad, y que inspiraría a los analistas y pensadores de las escuelas geopolíticas.

[7] Niccolò Maquiavelli  (it.) (1469-1527) personalidad del Renacimiento, y figura central de la teoría política. Su obra fundamental, Il Principe revela que el poder es el más importante objetivo y que todo lo que fuera necesario para obtenerlo tiene justificación. Su teoría se desarrolló en el siglo XX. Maquiavelli plantea que, el pueblo debe ser gobernado por un dictador o gobernante lo más estricto posible, porque sólo éste sabe como gobernarlos, es más inteligente y sabe con exactitud lo que es mejor para el pueblo, puesto que dejar que la ignorante sociedad se gobierne sola conduciría a una destrucción.

[8] John Locke (1632-1704) filósofo británico, considerado el padre del liberalismo moderno. Propone que la soberanía emana del pueblo, que el Estado debe proteger los derechos (de propiedad y libertad individuales) de los ciudadanos y que, anticipándose a Montesquieu, el poder legislativo y el judicial han de estar separados.

[9] Emmanuel Kant (1724-1804)- Filósofo alemán. En su obra La Paz perpetua estableció tres bases definitivas para la Paz  entre los Estados: la constitución política debe ser republicana, el derecho de gentes se debe basar en una federación de Estados independientes y asegurarse el derecho de ciudadanía mundial. Puesto que el estado natural del hombre era de hecho la guerra, la necesidad de un acuerdo amplio para garantizar la paz surgía de la conveniencia de los propios individuos que conformaban la sociedad; sin paz no se podían cultivar los campos, mantener en buen funcionamiento las incipientes industrias ni comerciar con fluidez, al margen de los grandes gastos que implicaba el mantenimiento de un ejército permanente para defenderse de los otros Estados beligerantes.

[10] Dmitry Zhdannikov, Andrei Makhovsky: Nevazisimya Gazeta (25 de enero de 2006).

[11] Ver: Stanislav Secrieru: Russia’s Foreign Policy under Putin: CIS Project Renewed. UNISCI Journal nº.10. Special Issue

[12] Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Kazajstán, Uzbekistán, Kirguiztán, Tayikistán y Turkmenistán. Las repúblicas Bálticas (Estonia, Letonia y Lituania) permanecieron al margen.

[13] Georgia, Ucrania, Moldavia.

[14] Rusia es una sociedad mestiza; allí conviven 150 nacionalidades. De los 145 millones de habitantes que tiene el país, el 20 por ciento no son étnicamente rusos, y más de 20 millones son musulmanes.

[15] Gazprom – es una gran empresa rusa fundada en 1989, que explota el gas natural de Rusia. Gazprom aporta gas natural a Europa (60 por ciento a Austria, 35 por ciento a Alemania y 20 por ciento a Austria).

[16] “Cercanos en el exterior” (Trenin, 2006)

[17] Desde Feodor Dostoievski y Vladimir Soloviov a Nikolai Berdaiev, filósofos, escritores, poetas rusos fueron preocupados por la “idea rusa” – de una misión espiritual en el mundo. El término de “idea rusa” fue creado por F. Dostoievski en 1860. Para el análisis de la génesis y del desarrollo del concepto, véase: Nikolai Berdiaev: Russkaya Ideya: Osnovnie Problema Russkoi Misil XIX veka i Nacyala XX veka (La idea rusa: problemas fundamentales del pensamiento ruso en el siglo XIX y el comienzo del siglo XX). Ed. Svarog, Moscú 1997; Orlando, Figes: El baile de Natacha. Una historia cultural rusa. Edhasa, Barcelona, 2006, 828 pp.

Para las implicaciones políticas actuales, véase James Scanlan, The Russian Idea from Dostoevsky to Ziuganov, en Problems of Post-Communism July/August, 1996, pp. 35-42.

[18] “Ser o no ser… para nuestra gente”. Veáse Aleksandr Soljenitzan: Rossya v Obvale (Rusia en el abismo). Russkii Putin, Moscú, 1998, p.3.

[19] El mapa moderno de Europa, con el Estado nacional como organización política dominante, surgió de la guerra de los Treinta Años (1618-1648), que se libró en términos de protestantismo contra catolicismo. La paz de Westfalia, firmada en Münster el 24 de octubre de 1648, puso fin al conflicto. Hubo un cambio radical de fronteras, tras la perdida de hegemonía de España, la práctica desaparición del Sacro Imperio Germánico, la posición de dominio alcanzada por Francia, o el retraso de la unificación de los Estados alemanes.

[20] Véase Jerry Pitzl: Political Geography in an Era Global Uncertainly, International Studies Notes (1997) vol.22, p.3. Según el autor, la confusión predomina en el sistema internacional, donde sólo hay desorden.

[21] La desintegración de la URSS provocó un debate de proporciones que generó una constelación de previsiones y descripciones sobre el presente y el futuro del sistema internacional. El principal criterio de delimitación de las posiciones en esa multitud de opiniones la constituye la profundidad de los cambios.  Para algunos, la desmembración de la URSS significó el comienzo del periodo de transformación de la estructura del sistema internacional, que finalizaría en la nueva estructura global del poder. Para otros fue la crisis del sistema mundial moderno y representa una oportunidad para la para la construcción de un nuevo orden mundial. Para un debate de ideas, véase entre otros: Charles Krauthammer: The Unipolar Moment Revisited, The Nacional Interest, Winter 2002, pp. 5-17;  Henry Kissinger: Diplomacia, Fondo Cultura, México, 1999, p. 700-727; Adam Roberts: A new Age in Internacional Politics? International Affaire, vol. 67 nº 3, July, 1991, p. 509-525; James Gow: A Revolution in International Affaire? Security Dialogue, vol 31, nº 3, 2000, p. 293-306.

[22] La clasificación de los Estados del sistema internacional en Estados posmodernos, modernos y premodernos, realizada por Robert Cooper, ayuda a evidenciar diferencias entre ciertas zonas del globo y el modo en el cual se manifiestan en las mismas los fenómenos políticos, económicos y militares.

[23] En noviembre de 2006, los osetios ratificaron su independencia en un referéndum no reconocido internacionalmente.

[24] Para el análisis más detallado, de los conflictos del Cáucaso, ver: Avioutskii, V: Géopolitique du Cáucase: París, Armand Colin, 2005; Marquina, A., y Cañete, J., (coord.): El Cáucaso. Rivalidades y Estrategias. Instituto de Europa Oriental. Madrid, Observatorio Permanente, Universidad Complutense, 1998; Gorenburg, Dmitri: Regional Separatism in Russia: Ethnic Mobilizationor Power Grab? Europe- Asia Studies, 1999, Vol 51, nº2, March p 245-274.  Menar, S: Conflicte latente in regiunea Marii Negre Bucuresti, Ziua, 2005; Klare, M.T.: Guerras por los recursos. El futuro escenario del conflicto global: Barcelona, Ediciones Urano, 2003. Herzig, E.: The New Caucasus. Armenia, Azerbaiyán and Georgia. London, The Royal Institute of International Affaires, 2000; Halliday, F., Los embrollos del mar Caspio: hurgando en el avispero. Vanguardia Dossier, nº 18 enero/marzo de 2006, p 58-62.  Taibo, C: Rusia en la era de Putin: Madrid, Los Libros de la Catarata, 2006, p 107-128.

[25] Mijail Jodorkovski, que cumple 8 años de condena en la cárcel, ha sido acusado, recientemente, de haberse apropiado de 25.000 dólares. Por ello, Moscú presento a principios de febrero de 2007 nuevos cargos contra el ex magnate de Yukos.

[26] Fundación dirigida por el Almirante James Woolsey – ex director CIA

[27] Fundación dirigida por el filántropo George Soros, un adepto de los cambios de gobierno pacíficos, sin violencia.

[28] Hodorkovski se había convertido en un actor muy importante para la estrategia de EEUU. Si Yukos se hubiera fusionado con Sibneft, y Exxon y Chevron hubieran entrado en posesión del paquete mayoritario de acciones, el golpe energético habría podido llevar a Rusia al borde del precipicio (Dughin, 2002).

[29] La estrategia energética de Rusia es el título del documento publicado en 2001 por los especialistas rusos, y considerado capital para el posterior desarrollo de Rusia. En el documento, se establecen las inversiones hasta 2020, de conformidad con las necesidades reales del país.

[30] Rusia es el segundo exportador de petróleo del mundo después de Arabia Saudí y el mayor productor de gas.

Explota 130.000 pozos petroleros, y otros 20.000 son reservas conocidas. Los recursos de petróleo de Rusia se estimaron aproximadamente a 150 mil millones barriles, aunque se pronostica que la cifra es mucho mayor. Se tienen en cuenta las dificultades de explotación de las regiones arcaicas.

[31] Rusia tiene una Terminal de petróleo en San Petersburgo y otro en Primorsk. Actualmente, se construyen otros en Virsotk, Batanenaia  y Ust-Luga.

[32] Rusia provee un 30 por ciento de las necesidades de gas de Europa y Gazprom transporta más de un 20 por ciento del gas que exporta a Europa vía Bielorrusia, yendo el resto a través de Ucrania en el sur.

[33] Polonia exigía que antes de iniciarse las negociaciones con Rusia, las autoridades de Moscú debían ratificar la Carta de la Energía, firmada en 1994 por más de 50 países, en la que se regula el derecho a la inversión en los respectivos países y se establecen garantías para asegurar el cumplimiento de los contratos de suministro.

[34] “Miramos a la UE como al primer y más importante entre nuestros socios, sobre todo en la esfera de lo económico. Teniendo en cuenta a Rumania y Bulgaria, que acaban de ingresar, nuestros intercambios comerciales con la UE son de un 55 por ciento. De la UE nos llegan 70 mil millones de € inversiones directas en Rusia. Cuando nos convirtamos en miembros de la OMC (Organización Mundial del Comercio) seguirán otras simplificaciones de normas comerciales, y la UE será cada vez más importante para nosotros”  (Consejero del  presidente de  Rusia Serghei Iastrjembski, citado por Vzgliad. (Agencia Rusia la Zi – 18 de diciembre de 2006) http://www.rusialazi.ro/

Fecha de consulta: 23 de diciembre de 2002, 23:50.

[35] Para ratificar la Carta, Rusia exige un trato recíproco en materia de inversiones. Además, exige que el documento incluya la regulación del material nuclear, un tema tabú para la UE. El País, 12 de noviembre de 2006.

[36] La UE quiere acceso a los campos de hidrocarburos, garantía de las inversiones y transparencia en el mercado de la energía.

[37] A principios de 2006 la tensión energética entre Ucrania y Rusia llevó a una breve interrupción de las entregas rusas a Europa, afectando a la confianza en Rusia como proveedor de energía.

[38] En la tensa situación que tuvo como pretexto la detención en Georgia, a finales de septiembre de 2006, de 4 militares rusos acusados de espionaje, Moscú cortó todas las comunicaciones con Georgia, procedió a expulsar a más de 5000 inmigrantes georgianos y decidió subir desde 110 dólares (mil metros cúbicos de gas) a 230 dólares a partir de enero de 2006.

[39] Rusia y Bielorrusia llegaron a un acuerdo sobre los precios del gas, minutos antes de que Moscú fuera a cortar el suministro, lo que podría haber afectado a los clientes europeos (31.12.06 - 1. 01.07). Según el pacto, Bielorrusia pagará a Gazprom 100 dólares por 1.000 metros cúbicos de gas natural, por encima de los 46 dólares que estaba pagando hasta ahora.

[40] Kurmanbek Bakíyev

[41]Amnistia Internacional. Campaña por los derechos humanos en Rusia.  http://www.es.amnesty.org/camps/rusia/default.shtm

[42] Anna Politovsakaya periodista asesinada el 7 de octubre de 2007 tras varios encarcelamientos por investigar y denunciar informes sobre casos de crímenes y tortura en Chechenia.

[43] Entre 1991 y 2006 han sido asesinados  211 periodistas en Rusia, 102, con el actual presidente en el poder. CPJ (Comité to Protect Journalists).

[44] Las más conocidas organizaciones ultras son: Unión Nacional de Rusia; (cree en la supremacía de la raza blanca) Pamiat (monárquicos ortodoxos, creen que los culpables de todo son los masones y los judíos); El Partido Nacional Bolchevique ultranacionalistas de extrema izquierda. Las más nuevas son: El Movimiento contra la Inmigración Ilegal – expulsa a los inmigrantes sin papeles, se proponen crear una apartheid dentro de Rusia con los norcaucásicos. La Unión Eslava – se manifiesta contra la hegemonía del mundo anglosajón y las mafias llegadas del Sur; La Unión de todos los Rusos – considera que todos los miembros del gobierno deben de ser rusos, étnica y espiritualmente; El Movimiento Eurasiático – antioccidental. (ABC, 29 de octubre de 2006).

[45] Término tomado de Dmitri Trenin.

[46] Término tomado por Andrei P. Tsygankov: From Internacional Institutionalism to Revolutionary Expansionism: The Foreign Policy Discourse of Contemporary Russia. Mershon International Studies Review, vol. 41, nº 2, November, 1997, p. 247-268.

[47] Sus ideas se pueden leer en la obra Preobrajenie (El Cambio). Mejdunarodnie Otnoseniya, Moscú, 1995.

[48] Dmitri Trenin

[49] No obstante, hay especialistas rusos que consideran que los rusos no pertenecen al mundo occidental, pues, tienen conceptos diferentes sobre el mundo. (Leonid Râbakov). El hecho de que en el medio ruso la semilla de la sociedad civil que favorece la aparición del liberalismo económico y político, todavía no echó raíces, que no se produjo una renovación espiritual y social, se debe, en primer lugar al poco tiempo que pasó desde el desplome de la URSS y no por último, a la elite, responsable del modo en el cual fue concebida la sociedad rusa post soviética.

[50] La clasificación se tomó de Jack Snyder: Myth of Empire: Domestic Politics and International Ambition. Cornell University Press, Ithaca, 1991, p.7-9.

[51] Llamado por algunos analistas (Philippe Fardel H.) “nacional bolchevismo”

[52] Pensando en los recursos propios para la reforma económica, este  concepto supone la mutación del centro de poder de Rusia en los Urales y en Siberia Occidental; asimismo, la iniciación de los proyectos económicos en el marco de la CEI puede llevar a la creación del espacio económico común que podrá permitir la utilización del potencial del Extremo Oriente. Ver: Timburski, V.L: Ostrov Rossya: Perspectiva Rossiiskoi Geopolitiki: (La Isla Rusia: las perspectivas de la geopolítica rusa. Polis, nº 5. 1993, p.27-56. 

[53] Ex-vice presidente Aleksandr Rutskoi, Evgheni Abramtov y Ghenadi Ziuganov, el presidente del partido Comunista Ruso.  

[54] Arkadi Volski, el presidente de los empresarios rusos

[55] Yuri Skokov, ex presidente del Consejo de Seguridad, Evgheni Primakov – ex ministro de Exteriores.

[56] China es, en la actualidad, aliado en la política rusa, tal como lo demuestra el “Grupo de Shangai” (del que forma parte además de China y Rusia, Kazajstán, Kirguiztán, Tayikistán y Uzbeskistán; India y Pakistán tienen estatuto de observadores. Prevén la creación entre ellos, de un corredor de transporte único.

[57] Mihail Vassilievitch Frunze. Político y militar ruso,  sucesor de Leon Trotki. La victoria de M. Frunze sobre Trotki fue producto, en gran medida, de la lucha  por el poder supremo tras la muerte de Lenin. Es conocido sobre todo, por la obra Stat’i i rechi, publicada en 1936 Voenizdat. Social Science. 513 páginas.

[58] Dusinski, I. The geopolitics of Russia. Moskva: Jurnala Mosckva, 2003; Dughin, A. The bases of Geopolitics. Moskva, Arktogeya,1997.

[59] Makinder, H., Thayer Mahan, A., Haushofer, K., Spykman, N. Para un análisis detallado de estas tradiciones geopolíticas, ver: O’Lougghlin. Dictionary of  Geopolitics, Greenwood Press, Westport, 1994.

[60] Su líder, Vladimir Jirinovski.

[61] Tuathail, Gearóid Ó and Dalby, Simon. Re-Thinking Geopolitics: Towards A Critical Geopolitics. 1996.

[62] Geopolítico, filósofo y estratega ruso. Director de la revista geopolítica rusa Elementy,  jefe del Centro de los Estudios Especiales Estratégicos de Moscú, nacido en 1962, escritor, conferenciante, ha publicado 5 libros y cientos de artículos en la prensa rusa y europea. Dughin dirige el movimiento conservador “Eurasia” y fue consejero del líder comunista Ghenadi Seleznev. Su obra Rusia. Misterio de Eurasia fue publicada en Madrid en 1992 por la Editorial Grupo Libro.

[63] Co-director para los programas de política exterior en “Carnegie Center” de Moscú. El centro pertenece a “Carnegie Endowment for internacional Peace”, conocida organización americana, de orientación liberal.

[64] Una figura muy conocida en la Federación Rusa – es el Líder del Partido Comunista que constituye el mayor grupo de la oposición de Duma.

[65] Moscú, Arktogeya Centre, 2000, 925 páginas.

[66] Catedrático y analista político, autor de obras estratégicas importantes, inspirador de la política exterior americana. Preconiza en la actualidad, cómo se debe debilitar y acorralar militarmente a Rusia, y está convencido de que la mejor manera es la desestabilización de sus regiones fronterizas.

[67] Halford John Mackinder (1861-1947). Geógrafo británico. En 1904 termina su ensayo más provocativo The Geografical Pivot of History en el que usa la historia para ilustrar la importancia estratégica de la geografía. Para Mackinder existe un gran continente «la Isla Mundo» dividida en 6 regiones: Europa Costera (Oeste y Centro Europa), Asia Costera (India China, Sudeste Asiático, Corea y Este de Siberia), Arabia (Península Arábica), el Sáhara (Norte de África) el Sud-Centro del Mundo (Sudáfrica) y el más importante el Centro del Mundo o Hearthland (Eurasia) lo que denominó el Pivote del Mundo en su ensayo de 1904. “Quién controle Europa del Este dominará el Pivote del Mundo quien controle el Pivote del Mundo dominará la Isla Mundo quien domine la Isla Mundo dominará el mundo”.

[68] Karl Haushofer (1869-1946), reconocido como uno de los mejores geopolíticos del siglo XX. Cree que el siglo XX será el siglo de los imperios territoriales, tal como el siglo XIX lo fue de los marítimos. Auguró, pues, la caída del imperio británico. Pensaba que sólo la unidad de Europa Occidental con la Oriental permitiría la salvaguardia de los valores europeos. En 1930 dijo: "La democracia y el pacifismo crearán una especie de Estados Unidos de Europa en 1950 lo más tardar, o la catástrofe del espacio eurasiático será inevitable, sin duda bajo la forma de un desmembramiento regresivo de las potencias coloniales. Actualmente, no es el dominio de los mares sino la posesión de las grandes superficies terrestres, lo que constituye el objetivo de la alta política" (citado por Konrad Heidem, Der Führer).

[69] Moscú, Carnegie Moscú Center, 2001, 338 p.

[70] En mayo de 2006, con motivo de la Conferencia internacional para el apoyo a la democracia de Vilnius, la capital de Lituania, el vicepresidente americano Dick Cheney, declaró que “el empleo del petróleo y del gas como instrumento de chantaje o de intimidación por parte de Rusia, mediante la manipulación de las redes de transporte, no puede explicarse por ningún tipo de intereses legítimos. Asimismo, John McCain favorito para la candidatura a la presidencia por parte del Partido Republicano, le pidió all presidente ruso que no participara a la Cumbre G-8 celebrada en San Petersburgo.

[71] Es verdadera la existencia de la democracia dirigida promovida por Vladimir Putin. La consolidación del control del Estado sobre los medios de comunicación, la modificación de la legislación sobre la existencia de los partidos políticos o el aumento del tope electoral para el acceso a la Duma, de un 5 a un 7%, son realidades incontestables. No obstante, hay que tener en cuenta la falta de experiencia de Rusia en materia democrática, el carácter autocrático del poder ruso (imperial o soviético) y el hecho de que la democracia es una lección que los Estados occidentales aprendieron a lo largo de la historia, mientras que en Rusia falta esta tradición.  

[72] Se considera que, actualmente, Rusia es un Estado independiente en cuanto a su diplomacia y política exterior, y que promueve la multiplaridad.

[73] La exportación de recursos energéticos representa  el nuevo vector de la política exterior de Rusia. La crisis del gas y del corte de suministro de principios de 2006 o de 2007 aumentaron, con razón, las suspicacias de Occidente frente al gigante ruso. Tras las crisis, las autoridades del Kremlin rectificaron ampliando el número de sus clientes y adquiriendo nuevos socios y relaciones con los Estados de la UE, que prefieren, por ahora, cooperar con Rusia en el ámbito de la prospección, extracción y transporte del gas y del petróleo.

[74] Alusión al discurso del presidente de Rusia en Munich, con motivo la Conferencia para la Seguridad y Política Internacional (10 de febrero de 2007), que declaró que Rusia tiene que jugar un papel más activo en la política global, pues, no quiere sentirse discriminada en el escenario internacional. Según Komsomolskaia Pravda (12 de febrero de 2007) esta posición molestó a Occidente y podría movilizar una dura reacción. http://www.kp.ru/. Fecha de consulta: 14 de febrero de 2007, 22:25.

[75] Francis Fukuyama, autor del libro y de la teoría del Fin de la Historia y del último hombre.

[76] Autor de la obra Geopolítica, Iuniti, Moscow, 1999.

[77] Versos del “starez” Filofei de Psow del tiempo de Iván el Terrible (1584): “La mujer vestida del sol, la Iglesia cristiana, huyó de la antigua Roma a causa de la herejía. Huyó a la nueva Roma, es decir, la ciudad de Constantinopla. Pero tampoco aquí halló paz; la iglesia de Constantinopla fue destruida. Por eso huyó a la tercera Roma; esta es la nueva Rusia". En 1589 el metropolitano de Moscú pasó a titularse: "Patriarca de la ciudad del Zar, Moscú, la nueva Roma, y de todas las Rusias".

[78] El geopolítico alemán considera que Rusia y Alemania son predestinadas a ser aliados naturales. Él aboga por la creación de una Alianza Cuatripartita “Berlín-Roma-Moscú-Tokio”. Wehr-Geopolitik Geograhpische Gründlagen einer Wehrkunde, Berín: Teubner, 1932.

[79] La Cumbre de París de septiembre de 2006 – entre Francia, Alemania y Rusia, evidenció el regreso de Rusia como gran potencia global.

[80] Alexander Rahr – responsable de proyectos rusos en el Consejo alemán para la política exterior. (22 07.2006).

[81] Propagado desde la época de Reagan por una serie de líderes neoconservadores norteamericanos agrupados en “Project for a New American Century” (PNAC) entre los que citamos a Paul Wolfowitz, Bruce Jackson, Richard Perle, Robert Kagan, Donald Rumsfeld. Ellos elaboraron una estrategia a largo plazo que preveía el aislamiento de Rusia y la invasión de los países que disponían de recursos importantes de petróleo y gas natural, quedados sin explotar (Irak, Irán o Venezuela). Además, querían crear en el espacio ruso numerosas repúblicas minúsculas (tártara, casaca) y hacerse con el control de los recursos energéticos de la zona europea, siberiana y extremo-oriental.

[82] El presidente ruso declaró a la cancillera Merkel que Rusia podría redireccionar el gas natural del campo gigantesco de Stokman, del Mar Barents. El proyecto, de 20 mil millones dólares, será terminado en 2010. Inicialmente, tenía que suministrar gas natural a EEUU. (Rusia la Zi, diciembre de 2006). Fecha de consulta: 26 de diciembre de 2006, 8:30.

83 La revolución “de las rosas” de Georgia de 2003, y la revolución “naranja” de Ucrania de 2004, realizadas con el apoyo de EEUU, que llevaron al derrocamiento  de los regímenes pro-Moscú, y ayudaron al cambio de tendencia pro-occidental en los dos países.

84 Sobre la reciente crisis de Ucrania, véase la prensa diaria española: Rodrigo Fernández: “Ucrania reclama una mediación internacional para superar la crisis” El País 10.04.2007; Jesús Neira: “Ucrania crisis recurrente” ABC 9.04.2007, entre otros. Véase también la información de la Agencia Rusa de Información Ria Novosti http://sp.rian.ru  Noticias diarias, en español,  sobre Rusia y sobre el espacio ex soviético. En este caso: “Peculiaridades de la geografía ucraniana” http://sp.rian.ru/analysis/20070414/63599363.html  Fecha de consulta: 18 de abril de 2007, 7:45.

Bibliografía

AGNEW, John. Geopolitics: Re-visioning World Politics, New York: Routledge, London-New York, 1998, 234 p.

ALEXE, Vladimir. Tendinte in gindirea Rusa. Ziua, Bucarest, 2006, 180 p.

AVIOUTSKII, Viatcheslav. Géopolitique du Caucase. Paris: Armand Colin, 2005, 285 p.  

BALZER, Harley. The Putin Thesis and Russian Energy Policy en Post-Soviet Affairs. Bellwether Publishing, 2005, vol.21, nº 3, July-September, p 210-225.

BARBURIN, Sergei. Los intereses de Rusia a comienzos del siglo XXI. En Nas Sovremenik, 1995, nº 2. Febrero; p173-176.

BATKIN, Leonid. Retomar la Historia. Moskva: Moscovskii Rabocii, 1990, p. 287-296.

BILINGTON, James. Russia in Search of Itself. Baltimore: Woodrow Wilson Center/Johns Hopkins University, 2004, p. 155-230.  

BOKATUROV, A. The Eurasian Support of World Stability en International Affairs,1993, vol. 2. February, p. 26-37.

BRADLEY, Bill, GENSCHER, Hans-Dietrich, OTT Harry, WHITEHEAD, John C, Implications of Soviet New Thinking. New York: Institute for East-West Security Studies, 1987, p.21-39 y 49-57.

BREMER, Ian. “No se adivina una nueva Guerra Fría. China y Rusia son los candidatos a poner un contrapeso a la influencia de EEUU” El País Domingo 15 de abril de 2007.

BRZEZINSKI, Zbigniew. Game Plan – How to Conduct the US Soviet Contest, Atlantic. Boston – New York: Monthly Press, 1986.

BRZEZINSKI, Zbigniew. El gran tablero mundial. La supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos.  Barcelona: Paidós Estado y Sociedad, 1998, 229 p.

CALDUCH, Rafael. “Cambios en la agenda rusa de seguridad. Reconsiderando las relaciones entre Moscú, Washington y Bruselas” Safe Democracy Foro para un mundo en democracia. http://spanish.safe-democracy.org/2007/04/10/cambios-en-la-agenda-rusa-de-seguridad. Fecha de consulta 17 de abril de 2007, 11:00.

CAPEL, Horacio. Filosofía y ciencia en la geografía contemporánea. Una introducción a la Geografía. Barcelona: Barcanova Temas Universitarios, 1981, 509 p.

COOPER, Robert. The Post-Modern State, in Re-Ordering the World. London: Ed. Mark Leonard. The Foreign Policy Centre, London. 2002, p.11-20.

CONSTANTINIU, Laurentiu. Rusia prin ochii Occidentului en Cadran Politic. www.cadranpolitic.ro Fecha de consulta 5 de febrero de 2007,18 :00.

DODDS, Klauss. Geopolitics in a Changing World. Londres Hall. 2000

DUGHIN, Alexander. Conservativnaia Revoliutya: Kratkaya Historia Ideologii Tretiego Puti (La revolución conservadora: una Historia breve. La  tercera Vía). Elementi, 1992, nº 1, p.2-6.

DUGHIN, Alexander. The Essentials of Geopolitics. Moskva: Artogheia Tentr, 2000.

DUGHIN, Alexander. Трасса Eurasia как национальная идея: перспективы стратегические развития России в столетии XXI  (The Eurasian Route like national idea: perspectives strategic of development of Russia in XXI century). Moskva: Artogheia, 2002, p. 4-18.

DUNGACIU, Dan. Moldova ante portas. Bucuresti: Tritonic, 2005, 320 p.

FROLOVA, Marina. “La evolución de la Geografía y del trabajo de los geógrafos rusos durante el siglo XX” Scripta Nova. Vol. VI nº 119 (80) 1 de Agosto de 2002.  http://www.ub.es/geocrit/sn/sn119-80.htm Fecha de consulta: 18 de abril de 2007, 8:30.

FURMAN, Dmitri. Las orientaciones en la política exterior rusa. Svobodnaya Misil, 1995, nº 8, Junio, p. 3-17.

GUMILEV, Lev. Los ritmos de Eurasia. Moscú: Progres, 1993 p. 178-182.

HAUSCHOFER, Karl. Wehr-Geopolitik Geograhpische Gründlagen einer Wehrkunde. Berlín: Ed. Teubner, 1932.

KARAGANOV, Serghey. Стратегия России в следующей близости (The strategy of Russia in the next vicinity). Diplomaticeskii Vestnik 1992, nº 21-22, p. 34-48.

KENNEDY, Paul. The Rise and Fall of Great Powers. New York: Vintge Books, 1987 p. 395-413.

KOLOSOV, Vladimir y MIRONENKO, Nikolai. Geopolitika i politicheskaia geografiya (Geopolitics and political geography). Moskva: Aspekt press, 2001, 480 p.

KORTUNOV, S. Rossya: Nationalinaya Identicinosti na Rubeje Vekov (Rusia: la identidad nacional en la encrucijada entre los siglos). Moskva: Moscovskii Obsestvenii Naucinii Fond, 1994, p.5-6.

LOUGHLIN, John y TALBOT, Paul. Where in the World is Russia? Geopolitical Perceptions and Preferences of Ordinary Russians. Eurasian Geography and Economics, vol. 46, nº. 1 p. 23-50. 

MACKINDER, Halford. Democratic Ideals and Reality. Geographical Journal, New York. 1919, p. 47- 48.

MACKINDER, Halford: Geographical Pivot of History. Geographical Journal, New York, 1919, p78-79.

MAESTRO, Ángel. Rusia, ¿otra vez superpotencia? GEES (Grupo de Estudios Estratégicos) nº 1.207. 2006, 26 de Octubre. www.gees.es Fecha de consulta 27 de octubre de 2006, 16:30.

MAÑUECO, Rafael. Putin avisa a EEUU que su plan antimisiles en el Este recibirá “una respuesta eficaz” en ABC. 2 de febrero de 2007, p. 34.

MARCU, Silvia. La frontera este de la Unión Europea: escenario actual y estrategias de futuro. Anales de Geografía de la Universidad Complutense,  nº 25, 2005, p. 93-114.

MENDELSON, Sarah E. Anatomy of Ambivalence: The International Community and Human Rights Abuse in the North Caucasus. Problems of Post-Communism. 2005, nº 29. November.

MÉNDEZ, Ricardo y MOLINERO, Fernando. Espacios y sociedades. Introducción a la geografía regional del mundo. 6ª edición puesta al día. Barcelona: Ariel Geografía, 1998, 686 p.

NARTOV, Nikolay. Geopolitica.  Moscow: Iuniti, 1999.

NORENG, Oisten. El poder del petróleo. La política y el mercado del crudo. Barcelona: Ediciones El Ateneo, 2003.

PALACIOS, José Miguel y ARANA, Paloma. Doctrina militar rusa: herencia soviética, realidades postsoviéticas, perspectiva europea en Revista CIDOB d’Affers Internacionals, 2002, nº. 59, p.81-103. www.cidob.org. Fecha de consulta: 5 de febrero de 2007, 9:40.

PETROV, Vladimir: La geopolítica de Rusia: el renacimiento o la desaparición. Moscú: Vece, 2003, p 187-209.

PLAZA GUTTIÉREZ, Juan Ignacio. Desencuentros, conflictos y confrontaciones: fracturas sociales y bélicas en Europa en LÓPEZ PALOMEQUE, F (coord.) Geografía de Europa. Barcelona, Ariel, 2000, p. 445-464.

PUTIN, Vladimir: En Rusia vamos a pensar en la idea de crear una OPEC de gas. Ria Novosti. Conferencia de Prensa. 1 de Febrero de 2007 http://es.rian.ru/ Fecha de consulta: 2 de febrero de 2007, 15:30.

RONCEA, Victor.  Axa. Noua Românie la Marea Neagra. Bucarest: Ed. Ziua, 2005, 401 p.

SAGERS, Matthew: The Regional Dimension of Russian Oil Production: Is a Sustained Recovery in Prospect? Eurasian Geography and Economics, 2006, Volume 47, Nº. 5, January-February, pp. 505-545 (41) Bellwether Publishing.

SÁNCHEZ, José. “La caída de la URSS y la difícil recomposición del espacio ex soviético Papeles de Geografía nº 23-24, p. 283-298.

SCHMIDT, Edgar. La URSS ha muerto: ¡viva Eurasia!  Foreign Affairs. Edición española. 07 de diciembre de 2006. http://www.fp-es.org/ Fecha de consulta: 10 de diciembre de 2006, 33:20.

SEREBRIAN, Oleg. Politica si Geopolitica. Bucuresti: Ed. Cartier, 2004. 178 p.

SHAFFER, Brian. A Conflict That Can Be Resolved in Time: Nagorno-Karabakhhttp://bcsia.ksg.harvard.edu/publication.cfm?program=CORE&ctype=article&item_id=702. The International Herald Tribune. Fecha de consulta, 29 de noviembre de 2003,13:30.

SIECA-KOZLOWSKI Elisabeth y TOUMARKINE, Alexandre. Géopolitique de la mer Noire. Turquie et pays de l’ex – URSS. Paris: Éditions Karthala, 2000, 236 p.

SULTANOV, Samili. Cambiemos para sobrevivir  Deni, 1991, nº 6. p.3.

TAIBO, Carlos. Rusia en la era de Putin. Madrid: Ed. Los Libros de la Catarata, 2006. 297 p.

TALBOTT, Strobe. The Russian Hand: A Memoir of Presidential Diplomacy. Random House, New York: Random House, 2003, p.130-134.

TIHONAROV, I. Geopolitik. Moskva: Infra-M, 2000, p. 243-245.

TRENIN, Dmitri. Rusia se aparta de Occidente. Foreign Affaire, Octubre – Diciembre, 2006, p. 25-31.

TRENIN, Dmitri. The Russian Angle en A Strategy for Stable Peace: Toward a Euroatlantic Security Community. James Goodby, Petrus Buwalda, Dmitri Trenin coord. Washington, D.C.:United States Institute for Peace, 2002, p.35-36.

TRENIN, Dmitri. The End of Eurasia: Russia on the Border between and Geopolitics and Globalization. Moscow: Carnegie Endowement for International Peace, 2001.

TARDEA, Mihai. Geopolitica EEUU circum Rusia. Bucarest: Ed. Centro de Análisis estratégico, 2006.

THUAL, F.M., Géopolitique des Caucases. París: Ellipses, 2004.

TSYGANKOV, Andrei. Vladimir Putin’s Vision of Russia as a Normal Great Power en Post Soviet Geography, vol 20, nº.2 . 2005, p. 132-158.

TUATHAIL, Gearóid Ó. At End Of Geopolitics? Reflections. On A Plural Problematic At The Century's Virginia Tech. Sep: End. Departament Of Geography, 1996.

TUATHAIL, Gearóid Ó y DALBY, Simon. Re-Thinking Geopolitics: Towards A Critical Geopolitics. Virginia Tech. Sep: End. Departament Of Geography ,1996.

VAN DER LINDE, Coby, PERLOT, Wilbut y HOOGEVEEN, Femke. “Escenarios del mañana: sistema geopolítico y petróleo” Política Exterior nº 112, Julio/Agosto 2006.

WIGHT, Martín. International Theory: The Three Traditions. Gabriele Wight, Brian Ernest Porter, Holmes and Meier, New York, 1993, p.1-48.

ZAGORSKI, Andrei, ZLOBIN Anatoli, SOLODOVNIK Serghei, HRUSTALEV, Mark. After the disintegration of Russia: Russia in a new world. Moscow: Mgimo, 1992, p.14-15.

ZIUGANOV Ghenadi. The Geography of Victory. Introduction to Russias Geopolitics” Moscow: Informpeciati, 1999.

ZIUGANOV Ghenadi. Rodina Moya. (Rusia, mi patria). Moscow: Informpeciati, 1998.

© Copyright Silvia Marcu , 2007.
© Copyright Scripta Nova, 2007.

Ficha bibliográfica:
MARCU, S. La geopolítica de la Rusia postsoviética: desintegración, renacimiento de una potencia y nuevas corrientes de pensamiento geopolítico. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias sociales. Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de diciembre de 2007, vol. XI, núm. 253 <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-253.htm>. [ISSN: 1138-9788].

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com