Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Rusia
Dentro del ejército ruso

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Medvedev y Putin cumplen un año
- USA 2008: Carrera a la Casa Blanca
- La Guerra Fría
-
Ciencias Sociales y Filosofía
- Vladimir Putin

 

 

 

 

 

180309 - La BBC tuvo acceso a una división de elite del poderoso ejército en Rusia. Esta oportunidad -nada fácil de obtener, aun para el mismo periodismo ruso- permite entrever las profunda reformas estructurales que se realizaron y realizan dentro de las fuerzas armadas de Rusia. Aquí presentamos la nota, sumamente interesante.

180309 - Tim Whenwell - BBC - Al llegar a la base de la 76º División Aerotransportada del Ejército ruso en Pskov nos recibe un enorme mural que reza el lema de la unidad: "Honor, gloria, profesionalismo".

Las dos primeras palabras evocan antiguos conceptos de las fuerzas armadas. El tercero uno muy novedoso.

Es por ello que he venido, porque esta división (que primero luchó en Alemania en 1944, y más tarde en Afganistán, Armenia, Chechenia y el año pasado en Georgia) es el ejemplo de los planes radicales que han puesto en marcha para dinamizar el cuarto mayor ejército del planeta.

Que no hayan oído hablar demasiado de esta reforma no es sorprendente. Es tan amplia y controversial que el Kremlin prefiere no publicitarla.

Incluso a los periodistas rusos se les permite raramente el acceso a las bases del Ejército y para sus colegas occidentales es todavía más difícil.

Pero a la BBC le han dejado filmar en dos unidades de las que el Ministerio de Defensa está particularmente orgulloso.

La División 76 y el Centro de Entrenamiento para Pilotos de la Fuerza Aérea Rusa en Lipetsk, al sur de Moscú.

Reputación

La División 76, ahora con base en Pskov, data de 1939.

Su momento más trágico y heroico en tiempos recientes lo vivió en el año 2000, cuando una compañía de 86 hombres fue aniquilada en una batalla con guerrillas chechenas.

En 2002 las autoridades anunciaron que sería una de las primeras unidades del ejército que dejaría de tener reclutas para convertirse en 100% profesional.

Sus filas se llenarían con "kontraktniki", un nuevo término utilizado para designar a los soldados que han firmado contratos por un número determinado de años.

En el pasado, el ejército ruso no contaba con una reputación que animase a la gente a alistarse.

Más de 1.000 soldados mueren al año como consecuencia de accidentes, suicidios o por el abuso físico institucionalizado al que son sometidos.

Pero los responsables de la división de Pskov querían enseñarme cuan atractiva puede ser hoy en día una carrera profesional en el ejército.

Así, me cuentan con orgullo que el término "barracas" ha sido suprimido.

Más comodidades

Ahora los soldados viven en "residencias" -dos en cada habitación- con libertad para traer su propia televisión, computador u otras posesiones.

Excepto en tiempos de guerra o durante ejercicios especiales, tienen libertad para ir a la ciudad o hacer lo que quieran una vez su servicio termina en la noche.

No hay un McDonalds u otro comercio en la base, como se encontraría en una guarnición británica o estadounidense.

Y resulta difícil imaginarse a los soldados occidentales cantando en alto mientras marchan antes o después de cada comida.

Pero al menos ahora no tienen que esperar una orden para sentarse, otra para empezar a comer y una tercera para levantarse de la mesa.

Y la comida ya no la hacen los reclutas sino una compañía externa, la primera contratada por una unidad del ejército ruso.

Creemos que un soldado debe hacer su trabajo. Cuanto menos tiempo pase haciendo tareas innecesarias, más tiempo tendrá para entrenarse - Coronel Alexander Cherednik

El objetivo, según me cuenta el guía del ejercito, el coronel Alexander Cherednik, es simple: "Creemos que un soldado debe hacer su trabajo. Cuanto menos tiempo pase haciendo tareas innecesarias, más tiempo tendrá para entrenarse".

En las unidades que he visitado parece que el entrenamiento se está intensificando.

Los miembros de la División 76 practican un mínimo de seis saltos en paracaídas al año.

En 1990, cuando las fuerzas armadas sufrían escasez de combustible, saltaban una o dos veces.

Mientras, en el centro aéreo de Lipetsk me cuentan que los pilotos están volando 170 horas al año, casi el doble de lo que volaban hace unos años.

Además, en ambos lugares tienen nuevo software para mostrarse.

En Pskov han recibido el último modelo de vehículo de combate aerotransportado equipado con Glonass, el sistema de navegación satelital ruso.

En Lipetsk han recibido por primera vez en 15 años dos modelos nuevos del caza SU-34, que cuenta con una aviónica mejor que la de sus predecesores.

Recortes ambiciosos

Pero la reforma de las fuerzas armadas no sólo se basa en el rearme. También se lleva a cabo una reorganización estructural, la más amplia en al menos 50 años. Y eso es lo que causa controversia. En lugar de los actuales cuatro tercios de control -que van desde el distrito militar en la parte alta al regimiento en la baja- habrá solo tres: distritos militares, comandos tácticos y brigadas. Además, muchas de las unidades existentes serán reformadas o fusionadas.

El ministro de Defensa, Anatoly Serdyukov, también reclama recortes drásticos en el cuerpo de oficiales, que es desproporcionadamente amplio. Ahora hay un oficial por cada dos hombres y medio. Después de la reforma deberá haber uno por cada 15 hombres, algo más similar a lo que sucede en los ejércitos occidentales.

La medida supondrá la pérdida de 200.000 empleos.

Unidad de élite

Es por ello que no es sorprendente que haya una gran oposición por parte una vieja guardia que cree que las reformas tan sólo servirán para debilitar a Rusia.

Debido a la presión, el plazo para completar los recortes se amplió de 2012 a 2016 y los jefes del Ejército se han visto obligados a prometer que no habrá despidos.

Mientras, existe incertidumbre sobre si Rusia puede alcanzar la profesionalización total de su ejército, que era uno de los objetivos de la reforma.

Incluso en una unidad de élite como la de Pskov, el experimento no ha acabado de ser un éxito. Después de seis años tan sólo un 80% de los hombres son "Kontraktniki".

Los sueldos y las condiciones todavía no son lo suficientemente atractivos como para atraer a más hombres y mientras Rusia siga viéndose afectada por la crisis económica, será difícil cambiar esta situación.

Este es uno de los intentos más decididos de Rusia de reformar su ejército, pese a que su éxito continua siendo incierto.

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com