Cargando

Estados Unidos
Elecciones USA 2008

El plan de Obama para ganar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Elecciones USA 2008: Todas las Primarias
- ¿Sabe quienes son Fannie y Freddie?
- Que N
O se privatice Pemex, es la respuesta
- George Bush, un hombre peligroso
- La gravedad de la crisis financiera en USA

 

Google

Avizora - Atajo Google
 

310708 - Ramón Sánchez-Parodi Montoto* - Según el consenso de los comentaristas y analistas que siguen el proceso de elecciones primarias en Estados Unidos, Barack Obama es el candidato a derrotar en las elecciones del próximo 4 de noviembre. Son fuertes las señales que respaldan esta apreciación. John McCain tendrá que llevar a cabo una campaña cuesta arriba si quiere convertirse en el inquilino de la Casa Blanca a partir del 20 de enero del 2009.

Recientes acontecimientos y datos permiten un cuadro más preciso sobre cómo el candidato demócrata proyecta su lucha por la presidencia y las circunstancias en que deberá desarrollarla.

Dinero constituye el factor esencial para que un candidato pueda aspirar a ganar unas elecciones en Estados Unidos. Y estamos hablando de mucho dinero porque, según los cálculos, en las elecciones presidenciales del 2008, se han gastado ya más de 1 000 millones de dólares y posiblemente se gasten otros 1 000 millones más en los próximos cinco meses. Aquí se puede aplicar aquella expresión atribuida a Napoleón Bonaparte: "Dinero, dinero y dinero son las tres cosas que necesito para ganar la guerra".
 
Esa es la razón por la cual, tal como se esperaba a pesar de sus promesas en contrario, Obama anunció el pasado 19 de junio que rechazaba la opción de acogerse al financiamiento de fondos federales para la campaña y recurriría a recaudar el dinero por sus propias vías. No es de extrañar cuando se tiene en cuenta que de aceptar el financiamiento federal solo podría gastar unos 85 millones a partir de septiembre (complementados por otros 85 millones permitidos emplear de sus propias fuentes), mientras se calcula que, al rechazar los fondos federales, su campaña podría recaudar entre 300 millones y 500 millones para gastar en igual periodo.

Añádasele a ello, entre otras, la ayuda que recibirá la campaña del apoyo de las dos mayores organizaciones sindicales de Estados Unidos, la AFL-CIO (56 sindicatos con 9 millones de afiliados) y The Change to Win (6 millones de afiliados). La primera acaba de decidirse por el apoyo a Obama después de haber permanecido neutral durante las primarias y la otra ya había apoyado a Obama con anterioridad. Ambas organizaciones disponen en total de unos 300 millones de dólares para gastar por su cuenta en la campaña de las elecciones. Como ejemplo de lo que puede representar este apoyo, la American Federation of County, State and Municipal Employees (AFCSME) que agrupa a empleados públicos no federales, se unió con la organización liberal MoveOn.org e invirtieron 543 000 en una semana de anuncios difundidos por CNN y MSNBC encaminados a atacar las posiciones políticas de McCain, especialmente en los estados colindantes de Ohio, Michigan y Wisconsin.

De esa forma, Obama dispondrá de fondos para tener algún tipo de organización y presencia en todos los estados norteamericanos. Este es un elemento esencial para proyectar su estrategia en los 15 estados "rojos" y "morados" que pretende ganar, en todos los cuales mantendrá equipos profesionales e invertirá fondos en anuncios de propaganda electoral en los medios de difusión. Dispondrá además del dinero necesario para trabajar los estados "azules" y particularmente aquellos que considera necesario defender de los intentos de McCain para arrebatárselos. Ya se han enviado 10 000 voluntarios a trabajar en los estados.

Entre los 14 estados ganados por Bush y que Obama se propone conquistar en estas elecciones, hay cuatro que recibirán el máximo de atención: Iowa, New México, Ohio y Nevada (todos son "morados" y aportan 37 votos electorales en conjunto). De los otros diez, la mitad son también "morados" (Colorado, Florida, Missouri, Montana y Georgia —65 votos electorales) y la otra mitad "rojos" (Virginia, North Carolina, North Dakota, Indiana y Alaska —45 votos electorales).

La campaña de Obama se propone trabajar para mantener un estado "morado" que fue ganado por John Kerry en el 2004: New Hampshire, con cuatro votos electorales. Por eso no es casual que Obama y Clinton organizaran el pasado viernes 27 en el pequeño pueblo de Unity, en New Hampshire, su primera aparición conjunta de la campaña electoral. Fue ocasión para que ambos conversaran durante los 70 minutos de vuelo y 60 minutos por carretera entre Washington D.C. y Unity. (A pesar de representar pocos votos electorales, es un estado donde McCain tiene una base fuerte).

Adicionalmente, en Nebraska, un estado "rojo", el objetivo de Obama es ganar el distrito congresional 2 (la ciudad de Omaha y sus alrededores) donde el titular republicano no competirá por el escaño de representante y se presenta un fuerte candidato demócrata. La razón es que, a diferencia de lo que sucede en los otros estados, en Nebraska se adjudican sus cinco votos electorales de acuerdo al candidato presidencial que obtenga la mayoría en un determinado distrito. Ganar el distrito 2 le representaría a Obama un voto electoral, que podría ser decisivo en una elección muy reñida.

Por último, la estrategia de Obama incluye defender los estados "azules" de Pennsylvania, Michigan y Wisconsin (48 votos electorales) que la campaña de McCain trabaja para ganar en noviembre.

Lograr todos estos objetivos (a todas luces una "misión imposible") significaría que Obama ganaría las elecciones por una avalancha de votos. Tal como está la situación en estos momentos, hay señales de que Obama tiene ventaja sobre McCain y así se expresa en algunas recientes encuestas, aunque hay sustanciales diferencias en cuanto a la magnitud de esta ventaja. En dos encuestas tomadas a mediados de junio en el ámbito nacional, los resultados de la preferencia presidencial varían desde un 47% por Obama y un 42% por McCain en una tomada por Reuters/Zogby, a un 51% por Obama y un 36% por McCain.

Las principales desventajas para Obama en cuanto a la preferencia electoral radican en ser percibido como inexperto en los manejos gubernamentales o por su nombre "raro" o la falta de confianza debido a sus "antecedentes". El aspecto étnico es un asunto que levanta la sensibilidad de una considerable parte de los votantes, pero el efecto que tiene en la decisión de votar de blancos y negros no revela, según las encuestas, gran diferencia entre la forma que unos y otros han votado anteriormente por los candidatos presidenciales demócratas.

Un elemento importante para las aspiraciones de Obama es la marcha de la fusión de su organización de campaña con la de Clinton, a fin de poder captar los votos de los que la apoyaron en las primarias. Las últimas encuestas indican que el 53% de estos votaría por Obama y más de un 20% lo haría por McCain.

Un destacado abogado de Washington, Robert Barnett, quien ha negociado millonarios contratos para la publicación de libros de los Clinton y de Obama, está actuando como intermediario entre ambos grupos para definir cuestiones cruciales tales como la forma de saldar la deuda de campaña que arrastra Hillary; el papel que jugará William Clinton; la forma en que Hillary y sus delegados participarán en la Convención Nacional Demócrata: si el nombre de Hillary se colocara aunque sea simbólicamente como aspirante a la nominación, cómo se sentirán los delegados que favorecen a Hillary, y otros aspectos logísticos.

Para subrayar la necesidad de la unidad entre ambos grupos, se ha lanzado una campaña bautizada United for Change como parte de la cual se han programado unas 3 000 reuniones en casas de familia en los 50 estados.

Esta semana corresponde al feriado largo por la celebración del 4 de julio y seguramente los candidatos y sus equipos se tomarán unos días de asueto.

* Ramón Sánchez-Parodi Montoto es especialista en Relaciones Internacionales y fue jefe de la Sección de Intereses de Cuba en EE.UU. de septiembre de 1977 a abril de 1989.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com