Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Estados Unidos
Algunas claves para evaluar el futuro económico de Estados Unidos

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Fannie Mae y Freddie Mac
-
Reserva monetaria de China record histórico
- Glosario Urgente de Economía y Finanzas
- México: Una sociedad maniatada
- Virus del papiloma humano HPV

 

 

 

 

160908 - WSJ - David Wessel - Tras uno de los fines de semana más tumultuosos en la historia de Wall Street, ¿hasta qué punto se han opacado las perspectivas para la economía de Estados Unidos?

"La respuesta más simple es que no sabemos", dice Bruce Kasman, economista de J.P. Morgan Chase, dejando de lado la confianza que habitualmente demuestran los analistas al predecir el índice de crecimiento al decimal más cercano al punto porcentual.

La economía ha tomado una dirección difícil de predecir: ¿los eventos del fin de semana harán a los prestamistas e inversionistas aún más cautos y más reacios a asumir riesgos, reduciendo así el crédito para los consumidores y las empresas y asfixiando a la economía estadounidense? ¿O el domingo negro marcará una catarsis en la prolongada crisis financiera, en la que los banqueros enfrentaron la realidad, aceptaron sus pérdidas y reestructuraron su industria?

Consulte: Glosario Urgente de Economía y Finanzas

Las primeras señales no fueron muy claras. La pesadilla no llegó cuando los mercados abrieron el lunes. Las bolsas alrededor del mundo cayeron, pero las bajas fueron modestas considerando las noticias de que Lehman Brothers se declaraba en bancarrota, que Merrill Lynch se vendía a Bank of America y que la aseguradora AIG todavía estaba buscando a un salvador con mucho dinero. Los mercados financieros parecían funcionar de una forma razonablemente tranquila. Pero la de por sí gran brecha —o el spread en la jerga del mercado— entre el retorno que los inversionistas exigen sobre valores de riesgo y el que ofrecen los bonos del Tesoro de EE.UU. se agrandó de forma significativa. Esos spreads son indicadores clave ya que reflejan la confianza (o falta de ella) entre inversionistas y son una medida de hasta dónde las condiciones financieras están limitando la economía. La pregunta es cuánto más crecerán esos spreads.

Lea: Cronología de la crisis económica y financiera en Estados Unidos. Día a día

"¿Cuánto varían el precio y la disponibilidad de crédito? ¿En dónde estaremos en tres semanas en lo que se refiere a los spreads de crédito y las tasas de interés que pagan los consumidores y las corporaciones?", pregunta Kasman. Las tasas hipotecarias han caído desde que el gobierno de EE.UU. tomó el control de los gigantes hipotecarios
Fannie Mae y Freddie Mac, señala, preguntándose hasta qué punto eso podría revertirse en los próximos días.

Entre las incertidumbres que encara la economía, la disposición y la habilidad de los bancos y otras firmas financieras para prestar están entre las más cruciales. Teniendo que soportar pérdidas significativas y no anticipadas que desgastaron sus reservas, las firmas financieras tienen que reunir nuevo capital o restringir los préstamos a niveles proporcionales a la reducción de capital. Reunir capital es difícil, como demuestran AIG,
Freddie Mac y Lehman. Restringir el crédito puede ser prudente para cada firma individualmente, pero devastador para una economía moderna que depende del crédito para su crecimiento.

La economía de EE.UU. está en lo que el ex gobernador de la Reserva Federal Laurence Meyer describe como una "zona de peligro", cercana a una recesión y quizás ya en ella. Los empleadores han reducido sus nóminas cada mes de este año, eliminando un total de 605.000 puestos de trabajo. El índice de desempleo ha subido de 5% a 6,1% desde diciembre. Además, la Fed informó ayer que la producción de las fábricas estadounidenses cayó 1,1% en agosto, principal pero no completamente, debido a los recortes en la industria automotriz.

La producción de las fábricas que no están en el sector automotor ha caído o se ha mantenido sin cambios durante los últimos cinco meses, y la producción de las fábricas se encuentra 1,9% por debajo de los niveles de hace un año.

Aun así, la mayor conmoción financiera que ha sufrido la economía global desde la Gran Depresión no ha incluido los síntomas habituales de una profunda recesión, o por lo menos hasta ahora. La economía, por ejemplo, se deshizo de más puestos de trabajo en los primeros ocho meses de 2001, luego de que explotara la burbuja de las bolsas, que en lo que va de este año. Y el gobierno informó que la economía se contrajo en el último trimestre de 2007, pero creció en el primer semestre de este año. Además, los analistas prevén una expansión en el tercer trimestre.

¿Por qué la situación no es peor? "Es una muy buena pregunta", dice Meyer, ahora un analista del sector privado. "La economía era realmente fuerte cuando comenzó a caer el mercado inmobiliario en 2006. Tenía la fortaleza para resistir la crisis inmobiliaria. Luego, aparece la crisis del crédito. La Reserva Federal se condujo de una forma increíblemente agresiva, frente a lo que había hecho en el pasado. Eso compensó de forma significativa el deterioro de las condiciones financieras que, con el alza en los precios del petróleo, fue suficiente para descarrilar a la economía, dejándola al borde de la recesión. Pero su capacidad de recuperación es admirable."

Aún antes de los eventos del fin de semana, 14 de 51 economistas encuestados por The Wall Street Journal a principios de este mes predijeron que la economía de
Estados Unidos se contraería en el cuarto trimestre, a medida que la adrenalina inyectada por los estímulos tributarios y los recortes a las tasas de interés se desvanece.

 


 

 

 

 
 

 
 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com