Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Estados Unidos
Guerra Civil
La Guerra no ha terminado

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Guerra de secesión estadounidense
- Cuba venció a la desnutrición infantil
- Think Tanks
-
Playa Girón, hace medio siglo
-
Bellos desnudos de la reina del pop 

 

Google

Avizora - Atajo Google

130411 - Paul Adams - A 150 años de la Guerra Civil, o Guerra de Secesión, Estados Unidos sigue dividido sobre sus causas

"El pasado no ha muerto. Ni siquiera ha terminado": William Faulkner

 

Estados Unidos conmemora el 150 aniversario del conflicto más destructivo del país, la Guerra Civil.

Un siglo y medio después, los estadounidenses siguen divididos sobre las raíces de ésta.
La guerra estalló en Charleston, en el estado de Carolina del Sur, en la madrugada del 12 de abril de 1861.
Un domingo lluvioso a finales de marzo de 2011, en un terreno abierto cerca de Charleston, la Guerra Civil se volvió a vivir, de una forma realista, ruidosa.
Actores interpretaban la Batalla del Puente Sangriento, de 1864, una victoria para las fuerzas del sur, o de la Confederación, sobre las tropas del norte, o de la Unión.
El espectáculo fue colorido y educativo.
Pero aquí, en la cuna de la Guerra Civil, éste es un fragmento de una historia dolorosa que sigue afligiendo a muchos.
 

"Carga política"
 

La guerra duró cuatro años, cobrando la vida de más de 600.000 soldados y de un número indeterminado de civiles. El sur fue derrotado y se proscribió la esclavitud. (Ver: Guerra civil americana)

"Tiene una mayor carga política y de raíces profundas en los estados del sur", dijo Shane Miles, quien hizo el papel de un coronel de la Unión, con su uniforme azul y su distintiva gorra puntiaguda.
A algunos de los actores les importa poco qué uniforme se ponen, pero otros sólo quieren representar a determinada parte del conflicto.
 


Estados Unidos de América
("La Unión")


Estados Confederados de América
("La Confederación")

"Todavía hay algunas personas que quieren que la Guerra Civil se vuelva a luchar", señaló Miles, mientras unidades de infantería intercambiaban descargas de fusilería y los cañones de la Unión resonaban a través de Johns Island, haciendo que las alarmas de autos cercanos comenzaran a sonar.
Miles, un nativo de Tennessee, dijo que muchos sureños se sienten como "ciudadanos de segunda clase en su propio país", una condición que atribuye a los resultados de la guerra más devastadora de Estados Unidos.
 

Derechos de los estados
 

Algunos de los que observaban la reconstrucción de la batalla expresaron sentimientos similares: que el sur pagó un precio muy alto por su deseo de independizarse y que sólo persiste una versión de la historia, la del norte.

"Me parece que hoy esto se presenta como una controversia sobre las clases sociales y el racismo, y no creo que sea cierto", dijo la visitante Sylvia Daniel.
"En realidad, la causa fue los derechos de los distintos estados".
Es un argumento conocido, pero insuficiente para explicar las raíces del conflicto, dijo el historiador Bernard Powers, de la Universidad de Charleston.
"Hay que ir más allá y preguntarse qué derechos de los estados estaban siendo violados?", manifestó.
Según él, lo que los estados del sur querían era preservar todos los aspectos de una sociedad que giraba alrededor de la esclavitud.
"Nadie que viviera en ese momento se habría atrevido a negar eso", aseguró.
Pero una encuesta de Harris Interactive en enero halló que el 54% de los estadounidenses creen que el sur estaba luchando por los derechos de los estados y no por preservar la esclavitud, mientras que el 69% considera que el norte estaba luchando por preservar la Unión y no por abolir la esclavitud.
El desacuerdo persiste, a pesar de la observación de Abraham Lincoln, en su discurso inaugural de 1861, de que la esclavitud era "la única diferencia sustancial". (Ver: Batalla de Gettysburg)
 

"La esclavitud detrás de todo"
 

Los estadounidenses siguen tan divididos sobre las causas y los efectos de este conflicto épico que la edición de la revista Time de abril tiene en su portada a Abraham Lincoln llorando, con el título "¿Por qué estamos todavía luchando la Guerra Civil".

 

En el transbordador que llevaba a los visitantes a través del puerto de Charleston a Fort Sumter, donde se libró el primer combate, se podía escuchar un comentario con muchos pormenores, que preparaba la escena.
"Detrás de todos los argumentos económicos, políticos y sociales estaba el tema de la esclavitud", entonaba la voz.
Los guardaparques que trabajan en el lugar donde comenzó la guerra saben muy bien cómo los orígenes de ésta aún pueden desatar las pasiones.
"Alguna gente todavía se pone muy emotiva", dijo el guardaparques Nate Johnson, quien agregó que algunos visitantes manifiestan su desacuerdo con la idea de que la esclavitud fue la causa de la guerra.
"La esclavitud y los derechos de los estados están inexorablemente entrelazados", dijo Johnson, quien es oriundo del estado norteño de Wisconsin y a quien a veces aquí llaman "yanqui".
De vuelta en Charleston, junto a un monumento a los confederados que defendieron la ciudad hasta el amargo final de la guerra, un académico con una visión alternativa de las causas de ésta, sostiene que los confederados estaban motivados por ideales verdaderamente estadounidenses.
"Los sureños opinaban que estaban defendiendo la Constitución (...) contra una fuerza brutal, la invasión materialista del norte", dijo David Aiken, profesor de literatura en la Universidad de Charleston y miembro fundador de la Liga del Sur, que defiende la independencia sureña.
 

"¿La unidad o la libertad?"
 

¿No estaban también defendiendo su derecho a poseer esclavos como un componente clave de la economía del sur?

"La esclavitud era un problema nacional", respondió, "hoy a la gente le gusta decir que era un problema único del sur. Pero no es verdad", aseguró.
150 años después de que el deseo de separarse provocara la conflagración, Aiken dice que la idea no ha desaparecido.
"¿Qué es más importante para ti?", preguntó, "¿la unidad o la libertad?".
Los paralelos con los Estados Unidos de 2011 son claros.
En las reuniones del Tea Party en todo el país, la cuestión de los derechos de los estados es un grito de rebeldía entre muchos, que ven al gobierno de hoy como arrogante y rapaz.

"Contra viento y marea"


Charles Waring, el actual editor del Charleston Mercury, un portavoz estridente de los propietarios de las plantaciones durante la guerra, dice que quiere "contar nuestra versión de los hechos, contra viento y marea".

 

Su edición para el 150 aniversario cuenta con un par de ensayos de contraste sobre las causas de la guerra, pero Waring indicó que el sur pagó un precio muy elevado.
"Tenemos historias en nuestras familias sobre los yanquis que quemaron nuestras plantaciones, nos robaron la plata y violaron a nuestras mujeres", dijo.
"Está muy claro que un sur que quería ser independiente (...) fue tratado como un perro callejero".
El historiador Bernard Powers, que se especializa en la historia de los afro-estadounidenses, dijo que no es difícil comprender de dónde provienen estos sentimientos.
"Hubo algo que arraigó profundamente la Guerra Civil en la mentalidad del sur porque el sur perdió", dijo, durante un recorrido por las inmediaciones de la plantación de Boone Hall, donde se han restaurado las habitaciones de los esclavos.
"Creo que el sur es una región que demuestra (...) la veracidad de la declaración de William Faulkner: 'El pasado no ha muerto. Ni siquiera ha terminado'"


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com