Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Estados Unidos
El gasto de guerra de Estados Unidos

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Vienen años de incertidumbre y caos mundial
- Cuba venció a la desnutrición infantil
- Think Tanks
-
Dilma y el Brasil real
-
Bellos desnudos de la reina del pop 

 

180811 - Ángel Guerra Cabrera - La Jornada/Rebelión - El gasto de los Departamento de Defensa (DDD) y de Seguridad de la Patria (DSP) –conceptuados como presupuesto de seguridad nacional (PSN)- es casi imposible de calcular. Seguir el rastro a las partidas asignadas a ambos es difícil pues se canalizan a través de una variedad de agencias. Además, la opacidad y la ausencia de rendición de cuentas con que manejan los fondos hace difícil sacar cuentas sobre su destino hasta a los propios legisladores que los asignan. Digno de una república bananera, el DDD nunca ha sido objeto de auditoría a pesar de estar obligado a ello por ley. No han valido siquiera para conseguirlo las amenazas de legisladores, exasperados por el secretismo con que se maneja el PSN, de ponerle un tope o congelarlo.

(Ver: La Red Mundial de Bases Militares de los Estados Unidos)

 

El misterio se explica mejor al recordar que inmediatamente después del 11/s se adjetivó como antipatriótico hacer preguntas siquiera sobre el PSN. A diferencia de la primera y la segunda guerras mundiales y las de Corea y Vietnam, para costear las de Afganistán e Irak deliberadamente no se promulgó ningún impuesto. Al no existir una contribución nominal el estadounidense común no relacionaba el deterioro de su economía personal con la carga de la guerra ni se le dejaba ver que a la postre sería él quien la sufragaría. Así, los legisladores se vieron liberados de dar mayores explicaciones a sus electores. Además, la fusión de intereses entre las corporaciones mediáticas y el complejo militar industrial es tal que a la audiencia se le oculta todo dato que permita asociar la carga fiscal con el gasto militar. En las interminables discusiones de los congresistas de ambos partidos sobre la deuda estadounidense –espectáculo de teatro bufo las calificó Noam Chomsky- ese tema afloró pero no en toda su magnitud y el Tea Party introdujo en la opinión pública la mentira colosal de la insostenibilidad de los programas sociales, juego al que se prestó Barack Obama.

(Ver: Peligros de la militarización en América Latina)

No obstante, el trabajo de centros de investigación independientes con las propias cifras proporcionadas por el gobierno ha hecho posible que se tengan estimados sobre el importe aproximado del PSN. El Proyecto de Prioridades Nacionales (PPN) ofrece tres datos básicos: 5.9 billones de dólares, cifra asignada al presupuesto “base” anual del DDD desde 2000 hasta septiembre de este año. Incluye, entre otros gastos, el del arsenal nuclear –aunque también aporta a este rubro el Departamento de Energía- pero, y esto es crucial, no contempla las guerras de Afganistán e Irak. Aún sin las guerras el presupuesto anual del DDD ha crecido en el mencionado periodo de 302.9 miles de millones a 545.1 miles de millones (un 44 por ciento, ya ajustado a la inflación). Otro dato: 1.36 billones, gasto total de las guerras de Afganistán e Irak hasta septiembre de este año. Además: 636 mil millones, dato poco conocido, monto destinado a Seguridad de la Patria desde la creación de ese concepto y agencia después del 11/s. Todo esto suma casi 8 billones de dólares. ¿Llegamos ya a la cifra total?

(Ver: OTAN: Brazo armado del imperio para dominar el mundo)

Esos cálculos, aclaran sus autores, se basan en cifras solicitadas por el presidente y aprobadas por el Congreso. Pero un estudio de Brown University amplía correctamente la base de cálculo para las guerras de Afganistán e Irak al considerar los beneficios para veteranos, el costo de la atención a los heridos y sicológicamente traumatizados y el pago de los intereses por los préstamos, que hace ascender la cifra a 3.7 billones, 12 000 por cada estadounidense. Al añadirlo a los anteriores datos, el PSN de Washington desde 2001 nos da un total aproximado de 11 billones de dólares. Cercano al cálculo de 1.2 billones anuales del experto Chris Hellman, casi equivalente al presupuesto aprobado al DDD para 2011.

Otras cifran ilustrativas. Los beneficios para los medicamentos de prescripción a los ancianos durante diez años apenas llegan a 385 mil millones, lo que gasta el DDD en 40 meses en Irak y Afganistán. En este país proporcionar aire acondicionado a la tropa cuesta 20 mil millones al año y el sostenimiento de cada soldado en 2011 ascenderá a 694 mil dólares.

Ahora que la crisis económica, unida a su grave problema de deuda y déficit fiscal, acosa a Estados Unidos, por primera vez en años inicia un debate sobre el PSN. ¿Incluirán en el cálculo la indemnización a las familias de los muertos o heridos y la reconstrucción en serio de Irak y Afganistán?


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com