Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Petróleo / Oil
¿Porqué sube tanto el petróleo?
 

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- La conexión El Cairo / Wisconsin
- Venezuela esta acabando con la pobreza
- Cristina de Kirchner y el petróleo argentino
-
El Mosad llega a EE.UU.: Escuadrones de la...
-
No bandonemos a nuestros hermanos árabes

 

06 - Juan Torres López - Algunas gasolinas están ya a un euro el litro, y seguirán subiendo previsiblemente, mientras que todos los gobernantes y especialistas coinciden en que las nuevas subidas en el precio del petróleo van a ser muy perjudiciales para las economía. Es interesante, pues, saber qué está pasando.

En general, hay tres circunstancias que hacen que el petróleo tienda a ser cada vez más caro.

La primera que vivimos en una civilización basada en el uso intensivo y creciente de este recurso escaso. En el año 1990, se consumían 66,2 millones de barriles de petróleo al día (un barril equivale a unos 162 litros) y en 2003 casi 80. Sólo en el año pasado el consumo aumentó en 1,4 millones cada día. El incremento más espectacular procede de China, pues ha pasado de gastar 2,4 millones de barriles diarios en 1990 a 6,4 en 2003.

En segundo lugar, que la oferta de petróleo es lógicamente limitada (a diferencia de la que aumenta sin parar) y está muy concentrada.

Aunque las diferentes fuentes dan datos algo distintos, se calcula generalmente que hay en el mundo algo así como un 1,1 billones de barriles de crudo por extraer. Eso quiere decir que si se mantiene la producción actual, esas reservas desaparecerán completamente en 2043.

Esta limitación está llevando ya a ir abriendo el 10% de las reservas que quedan sin explotar y que son de menor calidad y más costosas. Cuando se vaya agotando, se explotarán otras grandes reservas del llamado petróleo no convencional, aunque estas están aún más concentradas en Canadá y en Venezuela (un dato significativo sobre la importancia estratégica de este país y sobre lo que ocurre con él).

Para colmo, hace un par de meses se ha descubierto que la empresa Shell había contabilizado alza sus reservas, y ahora se ha reconocido que tiene un 20% menos.

Por otro lado, las reservas mundiales existentes se encuentran, además, muy concentradas. El 65% están en el Oriente Medio, y sólo Arabia Saudita tiene el 12% del total mundial. En segundo lugar en cuanto a reservas se encuentra, y este es otro dato muy interesante, Irak, con menos de la mitad que Arabia pero de obtención menos costosa y más de cinco veces las que tiene Estados Unidos (que tiene entre 22 y 25 mil millones de barriles). Después vienen Rusia, Venezuela y China que tienen cada una entre el 5 y el 7% mundial. Casi todos ellos son países sin otros recursos importantes y eso les lleva, lógicamente, a exprimir al máximo el enorme valor estratégico del petróleo subiendo sus precios en cuanto pueden.

Además, el mercado del petróleo no sólo está concentrado en países, sino que siete grandes empresas multinacionales (a las que se conoce con el significativo nombre de las Siete Hermanas y de las que cinco son norteamericanas) tienen el control prácticamente total de la distribución mundial. Gozan, así mismo, de gran poder para manipular los precios, algo que se suele para culpar del alza solamente a los países productores. Sin embargo, un economista norteamericano muy reputado, William D. Nordhaus, demostró que del gran alza de precios de la energía que ocasionó la llamada crisis del petróleo de 1973 sólo un 11% podía justificarse por la subida inicial en el precio de producción.

Pero junto a estas tres circunstancias que presionan constantemente al alza de los precios del crudo hay otras más concretas aunque no menos relevantes.

Estados Unidos está llegando a una situación límite en cuanto a dependencia petrolera. Produce el 12% del total mundial (9 millones de barriles) pero consume el 25%. De cada dos litros de gasolina que se queman en el mundo uno corresponde a Estados Unidos. Si se tuvieran que suministrar sólo de sus reservas propias sólo tendrían petróleo para unos cuatro años o quizá menos.

Su aliado principal en este sentido ha sido siempre Arabia Saudita. Pero está dejando de ser un suministrador seguro porque tiene cada vez más inestabilidad por sus evidentes conexiones con el terrorismo internacional (el hermano del actual monarca ofreció en su día el Ministerio del Petróleo a Bin Laden, cuya familia, por cierto, fue socia en negocios petroleros y financieros de Bush). De ahí que Estados Unidos haya tenido que recurrir a garantizar militarmente fuentes alternativas de suministro (la guerra de Afganistán se debió, por el contrario, a condiciones de distribución del petróleo y del gas a través de oleoductos que pasando por ese país costarán casi la mitad).

Sin ir más lejos, el subsecretario de Defensa estadounidenses, Paul Wolfowitz, reconoció abiertamente en mayo de 2003 a -Der Tagesspiegel- y -Die Welt- que el petróleo fue el principal motivo de la operación militar en Irak. Y en una entrevista en -Vanity Fair- afirmó que las armas de destrucción masiva no fueron sino una excusa "burocrática" con la que se pretendía conseguir apoyos a la operación militar.

Finalmente, hay que señalar otra circunstancia que muchos analistas están olvidando. Unidos ha generado en los últimos años un gigantesco doble déficit exterior y fiscal. Para financiarlos ha recurrido a la vía de permitir que baje casi en una tercera parte el valor del dólar, una forma de hacer descansar sobre los demás el peso de sus problemas. Los países productores venden el petróleo en dólares y cada vez compran más mercancías o invierten en euros, de manera que su ingreso real no se corresponde con el aumento del precio del petróleo. Seguro que no se quedarán quietos.

El problema es que con su estrategia Estados Unidos ha puesto al petróleo en el ojo del huracán y que la inestabilidad que está generando tiene como respuesta la subida de precios por parte de los países productores, subida que va seguida de las que imponen las distribuidoras. La economía mundial se resentirá sin duda, aunque no todos salen perjudicados porque el lobby petrolero del que forma parte la familia Bush, Cheney y la plana mayor gobernante en Estados Unidos se está poniendo literalmente las botas.

No me cabe duda de que si Estados Unidos no deja de hacer presión y sigue la inestabilidad (lo que seguramente va a seguir ocurriendo), los precios van a elevarse aún más, quizá, hasta los cincuenta dólares el barril (Hoy Febrero del 2006 llegó a U$S 80). Los norteamericanos se van a envenenar con su propia medicina y detrás iremos los demás.


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com