Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

¿Qué es?
Club de Roma

Breves respuestas al alegato genocida y globalizante del Club de Roma

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Reforma sanitaria en EEUU.
- FMI: E regreso de Predador
-
Sobre las reservas morales de Argentina
-
Democracia Argentina de baja intensidad
-
¿Desaparece el diario en papel?

 

 

Los miembros del Club de Roma están esparcidos por el mundo. Son personajes con poder y notoriedad capaces de influir -generalmente desde las sombras- sobre el poder político en los momentos de tomar decisiones trascendentes que afectan la vida de todos los ciudadanos. Su estrategia general es realizar pronósticos catastróficos y apocalípticos con argumentos pseudo-científicos -de tipo malthusiano- para, mediante el miedo, promover, esencialmente, la desaparición de la libertades individuales y el control global por parte de una plutocracia selecta

010909
- Carlos Andrés Ortiz - En su momento ya me referí a los siniestros propósitos del Club de Roma, ente que es uno de los brazos ejecutores de la globalización a la usanza de la Unión Europea, y que es aliado funcional de todos los globalizadores del G8. Ese artículo fue publicado hace cosa de un par de años en varios medios, entre ellos Estrucplan On Line.

Ahora nos encontramos con la reproducción de un sintético artículo de Dennis Meadows, el mismísimo autor del siniestro informe titulado “Los Límites del Crecimiento”, con el cual “debutó” internacionalmente el citado Club de Roma, proponiendo nada menos que… detener todo crecimiento económico; así nomás “sin anestesia”, por más que se lo adorne con frases rimbombantes de “cuidado del medio ambiente” y otras lindezas por el estilo.

Ese planteo, que no acusa por cierto la misma severidad para exigir una más equitativa distribución de la riqueza entre el mundo opulento y el tercer y cuarto mundos, implica de hecho condenar a la miseria y a la muerte por inanición a la amplia mayoría de la población, habida cuenta que:

· Al menos entre un cuarto y un quinto de la población mundial se debate en la miseria más espantosa.

· Al menos otros dos cuartos de la población son pobres y con carencias socio económicas de diversos tipos.

· Para superar esas lacras, es imperativo aumentar la producción general, a lo que con falaces argumentos seudo científicos se opone dicho “informe liminar” del Club de Roma.
 

Hay que recordar que el retorcido pensamiento del Club de Roma fue el origen del movimiento ecologista transnacional, profusamente financiado por petroleras anglosajonas, por corporaciones financieras con sedes en EEUU y la UE (y seguramente en Japón), y también con claras connotaciones de intervenciones de los más altos niveles político – estatales del G8; grupos de poder a los que les conviene mantenernos en el subdesarrollo crónico, para apoderarse con toda facilidad de nuestros recursos naturales.

Uno de los objetivos no publicitados de esos globalizadores es “reducir” la población mundial a 500 millones, para que sea “manejable” por lo mega poderes financieros transnacionales. ¿Eso no es un mega proyecto genocida?
 

El club de Roma, como agente de la globalización a ultranza, actúa para disolver la soberanía de los países excluidos de aquel “selecto” grupo, y algunos más que “también clasifican”, como otros europeos, y otros cultural o racialmente anglosajones (como Australia, Nueva Zelandia y Sudáfrica).

El último “espiche” de D. Meadows propone ni más ni menos que aumentar radicalmente los precios de los combustibles, lo cual equivaldrá a incrementar la brecha entre los opulentos y los miserables. Total a los del Tercer Mundo nos queda el recurso de quemar nuestros árboles, o las heces de nuestros ganados, con el “aliciente” adicional de vender por moneditas nuestro petróleo, nuestro gas, nuestro carbón y otros energéticos; tal como estuvieron haciendo por ejemplo con la Bolivia pre Evo Morales y la Venezuela pre Hugo Chávez.

A esos mismos seudo ambientalistas les aterra que los chinos, los indios, los “sudacas” y otros del tercer mundo accedamos a mejores niveles de confort (que equivale a usar más energía), pero “no se les mueve un pelo” ante los derroches desenfadados de los opulentos del G8, que hoy buscan su petróleo con la fuerza de sus armas (aunque muy bien parece que no les va en Iraq y en Afganistán).

No debe olvidarse que las “áreas protegidas” son otro “invento” para limitar las soberanías de nuestros países.

Y tampoco debe asombrarnos que haya colonizados mentales y cipayos que desde nuestros países “se emocionen” y apoyen tan genocidas planteos.

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com