Cargando

G-8: el conejo del sombrero

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Qué es el G8? / What is the G8?
- G8 - 2007 - Alemania
- ¿Qué es el terrorismo?
- Hambre global / Global famine
- El sistema alimentario mundial está destruido

 

 

100708 - La Jornada - Alejandro Nadal

Organizaciones sociales y ambientalistas de talla mundial están preocupadas por el impacto negativo de la crisis económica sobre la agenda social y ambiental. Se piensa que con la crisis, por ejemplo, el tema del cambio climático será relegado a segundo plano. Tienen razón de preocuparse.

En política, para desaparecer un tema de la lista de prioridades, lo primero que hay que hacer es hablar mucho de él. Por eso, en los documentos de la reunión del G-8 en Hokkaido, África y el cambio climático se anuncian como temas centrales. No hay que engañarse: es una cortina de humo.

Esta retórica le funciona bien a los centros de poder económico y financiero. El mensaje subliminal es que todo marcha bien en los países ricos y que la “globalización sigue su marcha” como factor positivo. Lo único que hay que resolver para que ya todo esté perfecto, es el pequeño problema de la pobreza en África y la cuestión del cambio climático. Y para eso, los líderes del Grupo de los Ocho, en su generosidad y extraordinaria visión de estadistas, se reúnen en Hokkaido.

Lo que sí pasa a segundo plano con este acto de magia es la crisis económica mundial. Por eso el documento sobre economía no contiene referencias a la peligrosa situación de estancamiento con inflación que amenaza con desencadenar una muy fuerte recesión a escala mundial. Claro, como los orígenes de esta crisis están en 30 años de liberalización financiera y apertura comercial, tantas veces promovida por el G-8 , lo que menos se quiere es llamar la atención sobre este gigantesco fracaso.

Había una vez una cosa que se llamaba “armonización de políticas macroeconómicas” y eso era el platillo central de las reuniones de líderes de los países más poderosos. Hoy todo eso se acabó.

En la hechicería del G-8 se ignora el espinoso problema de la inconsistencia de políticas macroeconómicas que hoy existe entre Estados Unidos, la Unión Europea y China, por ejemplo. Mientras Washington deja caer el dólar y exige a China revaluar el renminbi, el Banco Central Europeo (BCE) mantiene altas tasas de interés y sigue apostando a la apreciación del euro. Si esta tendencia continúa, la depreciación de los activos denominados en dólares va a intensificarse brutalmente y el pánico no tardará en desatarse. Comparada con la estampida que le acompañará, la corrida de la San Fermín en Pamplona parecerá un plácido paseo en el parque.

El número de prestidigitación del G-8 permite evadir el gran problema de estos tiempos neoliberales: ¿cuánto más va a durar un sistema basado en el colosal déficit en cuenta corriente de Estados Unidos y en la acumulación de reservas de China, los países exportadores de crudo y de las llamadas economías emergentes?

Hoy que la principal potencia militar del mundo es también el deudor más grande, todos se hacen la misma pregunta. Para nadie es un secreto que el desequilibrio que sostiene este sistema implica un riesgo creciente de que la transición a otro esquema se realice de manera explosiva.

El déficit estadounidense es insostenible, lo mismo que su posición de endeudamiento porque cada vez más ese déficit está siendo financiado con reservas de bancos centrales de otros países. Por eso el influjo de capital hacia Estados Unidos ya no consiste en inversión directa o de cartera. El sector privado se niega a financiar el déficit estadounidense y en 2007 casi todo el financiamiento provino de los bancos centrales de las naciones con excedentes. Esto conlleva un crecimiento insostenible de la deuda externa y hace más necesario el ajuste mediante la depreciación del dólar. ¿Qué tan brusco será el ajuste de cuentas?

En los años 70 se sentaron las bases de la mega crisis de la deuda que estalló en 1982 y de la cual, en más de un sentido, el mundo todavía no se ha recuperado. Hoy los paralelismos con aquellos años son sorprendentes. Pero la crisis que se está cocinando tiene ingredientes nuevos que la harán mucho más violenta y duradera.

Pero, ¿por qué preocuparse de todas estas cuestiones si se puede gozar de un rico banquete a orillas del lago Toya? Parece que los jefes del G-8 se han dejado convencer por las tesis de Washington de que lo peor de la crisis ya pasó y ahora viene la recuperación. Sólo hay que sacar el conejo del sombrero: África y el cambio climático, importantes prioridades. Cómo no.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com