¿Qué es...?
Mercosur
Ahora o Nunca

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Línea Directa - Una señal promisoria - El peso de la voluntad política - Argentina Al día - Brasil Al día

0704 - Injustificada decisión política de Kirchner, horas antes de la Cumbre
Horas antes de la reunión cumbre del Mercosur, ante una agenda complejísima y sin que ningún indicio oficial lo anticipara, Kirchner, a través del ministro Lavagna ¿...?, anuncia restricciones para cierta mercadería proveniente de Brasil
Este tipo de decisiones son políticas y no meramente económicas, por lo que deberían quedar en manos exclusivas del presidente, quién dispone de una línea directa con su colega Lula durante las 24 horas a fin de consultar cualquier tema de política exterior
Además son inoportunas -excepto que se trate de una picardía que para nada contribuye a una sincera integración- ya que los temas del momento son mucho más importantes que cuestiones de asimetría de la balanza comercial, asuntos de manejo diario y que deben estar en manos de otros funcionarios de menor rango
Kirchner también es contradictorio, ya que esta actitud desprolija e irrespetuosa contradice sus declamaciones de siempre respecto de la integración latinoamericana Ver Entrevista conjunta Lula-Kirchner

24/09/03
Expresando sólo lugares comunes Kirchner y Lula se "reconciliaron en USA El presidente de Brasil dijo que "...para nosotros la alianza con la argentina es crucial". La originalidad del Sr K no se hizo esperar y respondió: "Si hubiera habido un problema te hubiera llamado"

14/07/03 - Londres
Acuerdo con Brasil y Chile para promover y ampliar el Mercosur

Los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner,  Brasil, Luiz Inacio “Lula” da Silva, y Chile, Ricardo Lagos, acordaron hoy "fortalecer y ampliar el Mercosur con el fin de convertirlo en un bloque sólido" para negociar con EE.UU. y la Unión Europea (UE). "Reconocemos que es un momento histórico importante y queremos avanzar en hechos concretos hacia una mayor integración de América del Sur. Debemos ser una voz plural e integrada", declaró Kirchner.

En una reunión previa a la segunda sesión de la cumbre de presidentes progresistas, que se celebra desde ayer en Bagshot (sureste de Inglaterra), los tres mandatarios consensuaron su posición sobre la cumbre y repasaron también asuntos de interés común. "Vamos a convocar una reunión extraordinaria de Mercosur para discutir un plan de acción específico para toda América del Sur", adelantó Lagos en una rueda de prensa conjunta.

Actualmente, el Mercado Común de América del Sur (Mercosur) está integrado sólo por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay; Bolivia y Chile son miembros asociados y Perú negocia su incorporación. Por iniciativa de Lula, los presidentes acordaron llevar la unión comercial más allá de las actuales fronteras con el objetivo último de convertirla en un interlocutor "fuerte" frente a Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

En su reunión-desayuno de hoy, en el mismo lujoso hotel donde se celebra la cumbre, los presidentes decidieron proponer una serie de medidas de integración concretas "en un plazo de sesenta días". Los ministros de cada país debatirán los detalles en la próxima reunión técnica de la Cooperación Andina de Fomento, que se llevará a cabo en agosto próximo.

Además de los recursos propios, Lula propuso ayer, durante la Conferencia de Gobernación Reformista en Londres, la creación de un fondo internacional de promoción del desarrollo, al margen del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, instituciones que los tres dirigentes consideran obsoletas. Los presidentes trabajarán en este proyecto para proponerlo en foros internacionales, indicó Lula
Fuente: Clarín. Buenos Aires
www.clarin.com

18/06/2003 - Asunción

Los representantes del Mercosur decidieron aquí en las últimas 48 horas resucitar las metas comunes de inflación, deuda pública y déficit fiscal, entre otras variables 

Las pautas habían sido fijadas en la cumbre de diciembre de 2000, pero la crisis de la Argentina y su contagio a los vecinos impidió cumplirlas desde entonces. Ahora, volvieron

La meta de deuda pública estaba fijada en el 40% del producto bruto interno (PBI) para 2010, pero resultará difícil de cumplir tras la devaluación que dejó a la Argentina con una relación de más del 100% del PBI

El objetivo de déficit fiscal del 3% se impuso ahora para el año próximo, mientras que el de inflación se estableció en el 5% a partir de 2006. Las buenas intenciones sólo podrán concretarse si se evitan nuevos cataclismos regionales

Esto, además de que los empresarios argentinos despotrican contra Brasil cada vez que se importan productos desde ese país

Se quejaron de la devaluación del Real, en 1999, y de la recesión actual porque ha impulsado las exportaciones del gigante sudamericano hacia sus socios del Mercosur

El lamento contra Brasil y sus subsidios a la producción y a la radicación de inversiones volvió a incluirse ayer en la agenda del bloque, aunque no del modo en que pretendían los ejecutivos argentinos ansiosos por una mayor protección

La Unión Industrial Argentina (UIA) le había pedido hace dos semanas al ministro de Economía, Roberto Lavagna, que se creara la figura de las salvaguardias (aranceles y cuotas) para proteger a sectores específicos que eventualmente fueran perjudicados por competidores del Mercosur

Lavagna, pese a que no estuvo ayer en el inicio de la cumbre regional de Paraguay, descartó en forma pública esa propuesta (también rechazada por Brasil), pero instruyó a sus colaboradores que propongan la instauración de otros mecanismos que compensen el efecto distorsivo que tuvieran sobre el comercio los desequilibrios económicos que puedan registrarse en alguno de los cuatro países socios

En reserva

La negociación se maneja con absoluta reserva. "No lo vamos a discutir por la prensa", declaró el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Martín Redrado, en la terraza del exclusivo Yacht y Golf Club Paraguayo, sede de la reunión que hoy finaliza con la participación de los presidentes

En el encuentro de ayer de ministros de Economía y Relaciones Exteriores, a la que tampoco concurrió el canciller Rafael Bielsa, la Argentina propuso que a partir de fines del año próximo rijan normas que disciplinen los incentivos a la inversión

La iniciativa apunta a las subvenciones brasileñas. "Se deben establecer cuáles son los límites a los subsidios y cuáles son las compensaciones que el país que los tenga les dará a los socios", detalló Redrado

El canciller brasileño, Celso Amorim, se mostró dispuesto a debatirlo, pero dentro de una discusión global que también termine con los "mecanismos compensatorios" y establezca normas regionales de defensa de la competencia

Tres avances

La Argentina está de acuerdo con promover una legislación común antimonopolios, pero se opone a la eliminación de las normas antidumping (competencia desleal por precios debajo del costo), a las que suele recurrir frente a Brasil

Otra medida para evitar futuros conflictos comerciales consiste en estabilizar la economía

Por eso los representantes de los ministros del área y presidentes de los bancos centrales decidieron anteayer, en una reunión previa a la cumbre, que se resucitaran las metas comunes macroeconómicas

La cumbre de Mercosur finalizará con tres avances, según Redrado. En primer lugar, el acuerdo rubricado ayer con la India, que servirá de contexto para la apertura comercial en ciertos sectores. Las ventas indias al bloque ascendieron en 2001 a US$ 710 millones, mientras que las exportaciones del Mercosur hacia aquel país sumaron US$ 728 millones

En segundo término, el abordaje de temas que afectan a la unión aduanera, como la armonización de normas técnicas nacionales o la recomposición del deteriorado arancel externo común para las importaciones de fuera del bloque

El calendario para homogeneizar esas reglas se determinará sólo en otra reunión extraordinaria de ministros en octubre próximo y, ante las dificultades burocráticas de los países, sólo se completará en 2006

La cumbre de Asunción, por último, servirá para iniciar la discusión de protocolos sobre liberalización de los servicios, compras gubernamentales y protección de las inversiones

A la Argentina le interesa esta última cuestión después de que el Estado brasileño de Paraná rescindiera, sin abonar compensaciones, los contratos de 24 concesionarios viales, incluidos los participados por Roggio y Cartellone

Alejandro Rebossio
Enviado especial

Fuente: La Nación
http://www.lanacion.com.ar/

17/06/2003
La Cumbre del Mercosur en Paraguay se inicia hoy en Paraguay con la novedad de dos debutantes

Nada menos que los presidentes de los socios más fuertes: Néstor Kirchner —junto a su canciller, Rafael Bielsa— por Argentina y Luiz Inácio "Lula" da Silva por Brasil. La agenda tiene como plato fuerte el afianzamiento del bloque en los temas estrictamente de integración comercial y los de estrategia política, sobre todo de cara a la negociación abierta con la Unión Europea o el proyecto hemisférico ALCA.

Los técnicos del Mercosur escribieron un texto preliminar ("Objetivo 2006" ) en el cual esbozaron las propuestas de cada uno para mejorar un espacio integrador que, tras su esplendor de los primeros años de vida, desde fines de los años 90 enfrentó problemas por las crisis de Brasil y Argentina y por desinteligencias mutuas. Lula y Kirchner, así como sus pares de Paraguay y Uruguay, e inclusive los asociados Chile y Bolivia, expresaron su interés por fortalecer el lazo político.

Para el vicecanciller argentino, Martín Redrado, es objetivo de la cumbre perfeccionar el Arancel Externo Común, el que se cobra sobre importaciones extra bloque y define a una Unión Aduanera. El AEC, de 12,5% promedio, tiene 20% del universo arancelario en un "waiver" o dispensa y no se cumple. "En bienes de capital seguirá el 14% para los productos hechos en la región y de 0% para los que no se hacen, hasta fin de año. Y no habrá baja general sino en el marco de una apertura inteligente, es decir, si en las negociaciones con la Unión Europea, el ALCA o la OMC recibimos algo a cambio", dijo.

También quiere avanzarse en las trabas no arancelarias. Por caso, homogeneizar stándares de control para evitar demoras en las fronteras, negociar un régimen de disciplinas sobre subsidios, un protocolo de servicios y compras públicas Mercosur y un trato sobre garantía de inversiones. En este punto Argentina observó irregularidades en las concesiones viales en un estado de mucho tránsito del Mercosur como Río Grande do Sul, en el sur de Brasil.

Otros temas de la cita son la creación de un Instituto Monetario que evalúe cómo llegar a una moneda común , organizar un Parlamento regional, mejorar la coordinación macroeconómica, aprobar en bloque el Protocolo de Olivos que prevé crear un tribunal para conflictos comerciales, mejorar la integración social, el régimen de migraciones, la integración física (podrían anunciarse obras públicas) y el fomento a exportaciones intra-bloque. Y Paraguay y Uruguay llevan reclamos por las asimetrías con los socios más grandes.

Que Brasil quiera imponer etiquetado a los productos transgénicos, lo cual perjudica sobre todo a Argentina, o que se proteja el azúcar argentino, son ejemplos de la imperfección del bloque. Pero el tema del azúcar no se tocará en la cumbre, aseguran en Cancillería.

Recientemente, Chile firmó un acuerdo con EE.UU. que, según fuentes del bloque, buscó más "sello de calidad" que "acceso a mercados". "Chile cedió demasiado", dicen por lo bajo, y por eso quieren que el Mercosur negocie en bloque con EE.UU. (el esquema "4 más 1") antes que en el marco del ALCA. Es una definición político-estratégica. Como la de expandirse hacia la Sudamérica del Pacífico.

En ese sentido, la visita a Asunción de Hugo Chávez podría acelerar el ya solicitado ingreso de Venezuela al Mercosur. Y hoy los presidentes del Cono Sur observarán los avances alcanzados para crear una zona de libre comercio con Perú, que podría definirse en dos o tres meses
Fuente: Clarín

Textos sobre el Mercosur - O títeres o protagonistas - ¿ALCA vs. ALCSA? - Entrevista conjunta Lula-Kirchner

0704 - Comenzó la cumbre del Mercosur
BBC
Los presidentes de los países miembros del MERCOSUR se reúnen a partir de este jueves en Puerto Iguazú, en el noreste de Argentina, para celebrar la cumbre bianual del bloque.

El objetivo formal de la cumbre es traspasar la presidencia de manos argentinas a brasileñas, pero los analistas concuerdan que ésta no será una cumbre más

Por un lado se espera que el presidente de México, Vicente Fox, quien asiste a la reunión, solicite el ingreso de su país como miembro asociado al bloque, tal como lo son hoy Bolivia, Chile y Perú.

Pero también habrá espacio para las controversias, ya que a dos días del inicio de la cumbre Argentina decidió imponer trabas a la importación de electrodomésticos, lo cual afecta principalmente a Brasil.

Bienvenido, México

El ingreso de México es considerado un dato positivo para el MERCOSUR.

Se trata de la segunda economía más grande de América Latina y de un país que puede servir de trampolín para ingresar al codiciado mercado estadounidense.

Por otro lado, México ya tiene importantes lazos comerciales con Argentina y Brasil, por lo cual algunos analistas creen que su ingreso al bloque tendrá un carácter más político que económico.

De la cumbre también participará el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien también aspira a integrar a su país al MERCOSUR.

Argentina vs. Brasil

Por el momento nadie habla de crisis, pero las relaciones comerciales entre Brasil y Argentina no pasan por un buen momento.

Este lunes Argentina decidió imponer restricciones a la importación de electrodomésticos, lo cual afecta principalmente a Brasil.

Según Argentina, se trata de una medida necesaria para proteger a la industria local; según los brasileños, la decisión representa una violación de las reglas del MERCOSUR.

Si representa o no una violación de las reglas comerciales está por verse, pero lo cierto es que el anuncio argentino no llegó en el mejor momento

0603 R
osales: Venezuela puede firmar su inclusión en Mercosur antes de diciembre

Antes de finalizar 2003 Venezuela podría firmar un acuerdo general en la primera etapa de integración al Mercado Común del Sur (Mercosur), según asomó el ministro de la Producción y el Comercio, Ramón Rosales, en Paraguay. 

El titular del MPC explicó que la posibilidad de que nuestro país ingrese al bloque comercial sureño tiene gran oportunidad de materializarse, no sólo por el ambiente político favorable que existe en Argentina y Brasil, sino por las perspectivas económicas que tiene el país.

Rosales acompaña al Presidente de la República, Hugo Chávez Frías, durante la visita que dispensa a esta nación suramericana, en la que se celebra este miércoles la XXIV Cumbre de Jefes de Estado de Mercado Común del Sur

Fuente: El Nacional. Caracas
http://www.el-nacional.com/

Línea Directa
El presidente Néstor Kirchner y el brasileño Luiz Inacio Lula da Silva tendrán "línea directa" las 24 horas para consultarse cualquier decisión en política exterior. Fueron los cancilleres Rafael Bielsa y Celso Amorim quienes lo confirmaron, en una reunión en el Palacio de Itamaraty en Brasilia.

Pretenden así mostrar un frente "sin fisuras" en las negociaciones que se avecinan con Estados Unidos. Quieren también apurarse a ganar, en conjunto, posiciones en América latina.

Durante la reunión de dos horas entre Bielsa y Amorim, que representa el estreno del canciller argentino en el exterior, se acordó la visita de Néstor Kirchner a Brasilia "en los próximos 15 días". Todavía faltan arreglar detalles, aunque los ministros admitieron que será antes de la cumbre del Mercosur en Asunción, de los días 17 y 18 de junio. Bielsa declaró, de entrada, que para él ésta es una oportunidad única para Argentina y Brasil. "Nos tocará gobernar nuestros países al mismo tiempo durante los próximos cuatro años. Y, por la coincidencia que tenemos en el pensamiento, es como si en nuestros países las elecciones las hubiera ganado un partido único".

Bielsa le transmitió a Amorim una inquietud del Presidente: "Kirchner quiere sentirse representado cuando Lula vaya a una cita internacional de relevancia". Precisamente, hoy el presidente brasileño parte rumbo a Evian (Francia) al encuentro del Grupo de las 8 grandes potencias mundiales (G8). Amorim devolvió: "Nosotros también pedimos sentirnos representados por Kirchner cuando le toque sentarse en este tipo de foros".

En realidad, lo que está en juego es "reforzar" la confianza bilateral: ambos presidentes fueron invitados por separado para entrevistarse, en Washington, con George Bush. Lula tiene su cita en la Casa Blanca el 20 de junio. Y poco después se cumpliría la de Kirchner.

Desde San Pablo, Lula aportó ayer lo suyo al declarar que "si no nos unimos no tendremos condiciones de competir con los bloques económicos fuertes, como Estados Unidos y la Unión Europea" y agregó que dejaron de existir los "celos" entre Brasil y Argentina. Luego remató: "No vamos a tener una relación hegemónica, queremos ser socios".

La "línea directa" entre ambos presidentes viene a ser, salvando las distancias, como el "teléfono rojo" que unió Washington con Moscú durante la Guerra Fría, y que evitó catástrofes.

Bielsa llegó a Brasilia el miércoles a medianoche y estuvo enfrascado en la lectura acelerada de documentos hasta la hora de la cita con Amorim .

En las dos horas de reunión, más la comida que compartieron anoche, los ministros hablaron "desde temas de ciencia y tecnología hasta cuestiones nucleares". Pero hubo dos capítulos que dominaron el escenario: la formación del parlamento único del Mercosur y el proyecto de usar pesos y reales para el comercio exterior y el turismo. "¿Eso está en marcha?", preguntó Clarín a fuentes del gobierno brasileño. "Sí, sólo falta completar algunos detalles y se pondrá en funcionamiento".

El matrimonio de los dos gobiernos no es, sin embargo, perfecto. Ayer quedó clara una diferencia: la cuestión de una eventual ampliación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y quién se queda con el asiento que le tocaría a la región. Brasil trabajó desde principios de año para asegurarse el voto de todos los sudamericanos. Prácticamente repartieron créditos entre todos sus vecinos, consiguiendo una adhesión mayoritaria.

Bielsa no se pronunció. "Sostenemos que debe haber una silla para la región en el Consejo, un organismo que urgentemente debe ampliarse. Pero ese asiento puede ser elegido por la región y ser rotativo". Amorim declaró que Brasil descartaba una eventual rotación y que "simplemente es una cuestión del liderazgo que se sepa conquistar en la región".

Amorim y Bielsa decidieron dar por cerrado el capítulo y pasaron a destacar las coincidencias. Subrayaron que existe "voluntad política" para sacar el Mercosur del estancamiento. "No vamos a discutir cosas abstractas sino bien específicas" .

En una charla previa con Clarín, Marco Aurelio García, asesor económico internacional del presidente Lula da Silva, había comentado: "Lo que pretende nuestro gobierno es precisamente profundizar en la afinidad de objetivos que teníamos con el ex presidente Duhalde. Y no tenemos duda, por las conversaciones con Néstor Kirchner que esto se va a conseguir". Indicó, también, en esa charla que antes de viajar a Estados Unidos, Lula tendrá conversaciones con Kirchner para sintonizar el discurso. "Hay voluntad política de profundizar la unión", repitió el consejero. En el mismo sentido se había expedido, en Buenos Aires, durante una entrevista con este diario, el embajador brasileño José Botafogo Goncalves. "Hay tres posibilidades: acelerar el Mercosur, dejar que siga como está o retroceder. Optamos por la primera variante. Y esta decisión política prevalece sobre todo lo demás". Tal vez por eso, ayer se volvió a discutir el Instituto Monetario —una manera eufemística de referirse a una futura moneda común— y se puso en la mesa el Parlamento comunitario. Esta, probablemente, sea la mayor novedad que anuncien los presidentes en la cumbre del Mercosur en Asunción.

Fuente: Clarín, Buenos Aires
www.clarin.com

Una señal promisoria
Atilio Boron 

En un ambiente como el diplomático, tan propenso a los mensajes cifrados, los gestos sutiles y la hipocresía más refinada, el hecho de que la primera salida del país de Néstor Kirchner haya sido para visitar a su colega Luiz Inácio Lula da Silva parece indicar que la apuesta por el Mercosur y, muy especialmente, por una relación privilegiada con el Brasil va a ocupar un sitio preferencial en la agenda de la política exterior argentina. Si esta iniciativa política, que ha causado la indignación de una derecha adicta a las “relaciones carnales” con la superpotencia imperial, es llevada hasta sus últimas consecuencias, la Argentina podría entonces tener alguna probabilidad de reintegrarse al concierto internacional con un grado razonable de autodeterminación y soberanía nacionales. Como incondicional sirviente de Washington su destino estaba inexorablemente signado por la
decadencia y, tal vez, la misma disolución nacional. Basta recordar la abyección a la que nos condujera, por largos años, la política exterior cultivada con esmero primero por Carlos Menem y luego por Fernando de la Rúa.
Abyección que, nos decían sus voceros, era el precio necesario para enmendar largas décadas de estériles enfrentamientos con la potencia hegemónica, con el trágico error cometido por sucesivos gobiernos argentinos empeñados en cuestionar el liderazgo de Washington en lugar de acompañarlo en sus decisiones, cualesquiera que éstas fueran. También se nos decía, hay que recordarlo, que ante este alineamiento automático con la Roma americana, como gustaba decir José Martí, las clases dominantes del imperio no cesarían de derramar sobre nosotros su benevolencia, traducida en apertura de mercados, oportunas presiones sobre el FMI para facilitar el flujo de capitales a la Argentina y tantas otras cosas más.Ya sabemos cómo terminaron todas esas charlatanerías.
Más allá de las dudas que provoca el rumbo seguido por el gobierno de Lula en Brasil, que no por casualidad es, otra vez, aplaudido a rabiar por los representantes más conspicuos del “pensamiento único” y el capital financiero internacional, lo cierto es que la posibilidad de consolidar un acuerdo sustancial entre Brasilia y Buenos Aires no puede sino ser vista con buenos ojos. Claro está que este gesto inicial requiere ulteriores desarrollos. Por ejemplo, y en lo inmediato, negarse firmemente a enviar tropas a Irak, aunque sea bajo el mandato de las Naciones Unidas. Hacerlo sería equivalente a legitimar la atroz masacre perpetrada, al margen de toda legalidad internacional, por los Estados Unidos e Inglaterra con su invasión. Habrá que esperar para ver si este cambio de la política exterior tiene lugar o no, y si se sostiene pese a las enormes presiones que seguramente se generarán para frustrarlo. Pero, en todo caso, el mensaje del viaje presidencial parecería indicar que la época de las “relaciones carnales” ha quedado atrás. Y esto ya de por sí es positivo.

* Profesor titular de teoría política UBA y Secretario ejecutivo de clacso.

Defensa y seguridad también
Ernesto López *

Según los puntos del acuerdo que se conocen hasta ahora, pareciera que en esta reunión entre Néstor Kirchner y el presidente de Brasil se comienza a materializar la intención y la voluntad de profundizar el tema del Mercosur. En lo que respecta a Defensa y Seguridad se marca, por primera vez de forma tan explícita, la voluntad de una convergencia entre los dos países. De esto se desprenden dos cuestiones: primero, que si existe un avance en el proceso de integración económica, los asuntos de seguridad y defensa empezarán a perfilarse con peso propio. La locomotora de este proceso de integración serían los temas económicos y detrás vendría todo lo relacionado con defensa y seguridad.
Hace unas semanas estuve en Brasil reunido con integrantes de sectores vinculados a la defensa y encontré una expectativa muy grande en avanzar en el terreno de la seguridad cooperativa. Los cambios políticos que ocurrieron en la Argentina generaron un gran optimismo en el sentido de ver cómo se puede recorrer conjuntamente el camino de la seguridad y de las relaciones internacionales.
En Brasil también percibí una gran preocupación por la cuestión de Colombia. Se habló, incluso, de la hipótesis de armar una fuerza de intervención pacificadora como alternativa ante un eventual desborde. Los brasileños se preguntaban qué grado de compromiso demostraría la Argentina si se diera una situación como ésa. Otra preocupación es cómo enfrentar juntos la tendencia a la acción unilateral que Estados Unidos está demostrando hoy.
Todo esto confirma el clima de expectativas reflejado en este acuerdo.
En ese sentido, ya se convino realizar en noviembre una reunión del Mecanismo Permanente de Consulta y Coordinación sobre temas de Seguridad y Defensa que funciona dentro del Mercosur. Otra prueba de que se está avanzando en cosas que no se intentaron antes.

* Director del Programa de Investigación Fuerzas Armadas, Seguridad y Sociedad de la Universidad Nacional de Quilmes.

El peso de la voluntad política
Diana Tussie *

La reunión entre Kirchner y Lula es importante porque constituye un indicador muy fuerte de la voluntad de cooperar de ambos gobiernos. Es el comienzo de un nuevo momento en la relación bilateral, diferente al de la última década. Esta renovación de la voluntad de cooperar también se observa en la delegación de primer nivel que acompañó al Presidente, como el ministro de Economía, el de Relaciones Exteriores, senadores y diputados. El acuerdo cubre una agenda estratégica y ampliada de cooperación que va más allá de los instrumentos comerciales que, justamente, habían sido el foco de conflicto principal del Mercosur. La agenda tratada abarca cuatro niveles principales.
El primer nivel tiene que ver con la voluntad de fortalecer los mecanismos comerciales a través de la eliminación de las excepciones y la elaboración de normas comunes para los subsidios. El subsidio es la otra cara del arancel. El Mercosur estaba conviviendo entre el libre comercio y los subsidios. Por lo tanto, si se elimina el arancel pero no los subsidios, se desnivela el campo de juego. Si se logra, la elaboración de normas comunes para el tema de los subsidios es un paso fuerte. Quita un enorme conflicto de la relación bilateral.
El segundo nivel es el institucional, donde hubo tres señales importantes: el tema de la solución de controversias, el fortalecimiento de la Secretaría Técnica –hay que ver cuánto presupuesto y qué mandato le dan– y la constitución de un parlamento común cuyos integrantes sean elegidos por voto directo. Esto último es un cambio muy importante porque puede transformar a las ciudadanías locales en una única ciudadanía del Mercosur y hasta puede generar una identidad común entre los integrantes del Mercosur.
El tercer nivel del acuerdo es el establecimiento de una agenda social que incluye la educación, el trabajo y la salud. Es muy bueno tomar en cuenta este tema porque es el siguiente paso a seguir, una vez que lo comercial esté fortalecido. Las cuestiones sociales son temas que deben ser tratados durante una situación de integración de dos países. El último nivel acordado se relaciona con la seguridad y la defensa, asunto que también debe considerarse más allá de lo comercial.
En conclusión, el acuerdo contiene una agenda muy ambiciosa que comenzará a moverse si hay –como parece– voluntad política de cooperación. Es un acuerdo que instala al Mercosur dentro de los nuevos tiempos políticos y económicos de los dos países, por un lado, y de la comunidad internacional, por el otro. Afianzar una comunidad regional es estar con los nuevos tiempos.

* Directora del Programa de Instituciones Económicas Internacionales de Flacso

. Política y economía americanas

12/06/2003
La primera cumbre presidencial de Néstor Kirchner y Luiz Inacio Lula da Silva en Brasilia tuvo, en esencia, un resultado político. Y se expresó en dos frases. Una del presidente brasileño: "De ahora en adelante nos vamos a encontrar con más frecuencia", dijo mirando a Kirchner. De parte del argentino, hubo una confesión. "En el pasado, hubo líderes políticos (argentinos) que hablaban de integración pero en medio de una lucha mezquina por el liderazgo", dijo, pero aclaró que no será ése su caso.

Reunidos por casi 4 horas, con almuerzo de por medio, en los apartes y en público, Kirchner le aseguró a Lula que bajo su gobierno la Argentina no cometerá infidelidades. "No hay ni habrá ninguna clase de sociedad bilateral con Estados Unidos. Cualquier acuerdo que hagamos será como Mercosur, o sea, el cuatro más uno."

Esto alejó los miedos que habían surgido en Brasilia sobre el impacto de la seducción que, se supone, podría intentar ejercer nuevamente el gobierno norteamericano y que en el pasado creó fricciones entre los dos grandes socios del bloque. Fue Lula quien se encargó de subrayar la fidelidad argentina. Dijo, en tono afirmativo: "El bloque va a negociar unido con el ALCA (Asociación de Libre Comercio de las Américas), con la Unión Europea y en la Organización Mundial del Comercio."

Sobre la grama verde del parque del Palacio de la Alvorada (residencia presiden cial), y en uno de los raros días en que Brasilia goza de una brisa fresca y sol tibio, Kirchner y Lula anunciaron los temas que acordaron impulsar de inmediato: el Parlamento Común del Mercosur y la creación de los institutos Social y Monetario.

El Parlamento, que será elegido por voto directo, permitirá concretar resoluciones, que atañen a las personas y a las empresas, pero que navegan en el limbo por falta de ratificación de los respectivos Congresos. El Instituto Monetario será el ámbito para discutir la coordinación macroeconómica y la posibilidad futura de una moneda común.

Si la situación brasileña dista de ser brillante (su producto industrial cayó 4,2% en abril), la Argentina no emergió todavía de la línea de flotación. Esto exige a los dos países creatividad para evitar problemas comerciales y para buscar fondos que financien obras públicas. Por lo que dijeron los presidentes y por lo que aparece en el comunicado final, hay un plan de integración física (caminos, ferrovías y puentes) que contarían con recursos de una entidad bancaria brasileña.

Ayer, en la reunión con la prensa, se vio sentadas en la primera fila de lugares ocupados por ministros y diplomáticos a las primeras damas, Cristina Kirchner y Marisa da Silva, y a la diputada Alicia Castro. Frente a la mirada atenta de su esposa, Kirchner dijo algo que impactó en la audiencia. "Estamos en un momento histórico único y creo que lo tenemos claro. Ambos venimos de una larga lucha por ideas y convicciones."

En el almuerzo, Lula y Kirchner habían intercambiado impresiones sobre la pesada tarea que les toca de conducir las dos mayores economías sudamericanas, en un contexto internacional desfavorable (y una realidad doméstica poco propicia). Justo ayer, frente al Palacio del Planalto (la casa de gobierno de Brasil), el gobierno de Lula sufrió su primera manifestación en contra: 40.000 trabajadores se movilizaron contra la reforma del sistema de jubilación y contra el proyecto de tapar los agujeros del sistema previsional mediante el cobro de un impuesto a los jubilados.

Fue esta manifestación la que obligó a trasladar la ceremonia de recepción de Kirchner y la comitiva al distante Palacio de la Alvorada (el equivalente de la Quinta de Olivos)

En la entrevista ofrecida a la prensa, Lula y Kirchner hablaron de la necesidad de ampliar el Mercosur. Hubo también aquí una coincidencia. Los dos países están interesados en progresar en la asociación con el Pacto Andino. Pero llamó la atención que Lula hiciera mención exclusiva a Perú, como el próximo país con el que pretende tender un puente. Es que Venezuela fue, dentro del bloque andino, la primera nación en pedir su integración al Mercosur. Y sobre ella no hay mención.

Kirchner y Lula coincidieron en que lo prioritario es, ahora, "la buena relación". El brasileño fue claro: "Es esto lo que garantizará el éxito del Mercosur, es lo que puede despertar en nuestros hermanos de América del Sur el sentido de que la integración deje de ser un discurso electoral y pase a tornarse una acción concreta."


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com