Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

¿Qué es...?
OTAN / NATO
La OTAN según el Departamento de Estado de EEUU

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Espantoso costo humano de la guerra de Iraq
- "La OTAN es el ejército del FMI y las ..."
-
La CIA, su historia y su rol en el mundo
-
“Exterminad a todas las bestias”: Gaza 2009
- Evolución de la estrategia de la OTAN

 

 

050209 - Departamento de Estado - Con la firma del Tratado del Atlántico Norte en Washington, el 4 de abril de 1949, se estableció una alianza de 10 países independientes de Europa y dos de América del Norte, comprometidos en su defensa mutua.

 

Con la incorporación en la Alianza de otros cuatro países europeos entre 1952 y 1982, la cifra de miembros aumentó a 16. La admisión de la República Checa, Hungría y Polonia, el 12 de marzo de 1999, elevó a 19 los miembros de la Alianza.

Los miembros de la OTAN son Bélgica, Canadá, República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, España, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos.


El Tratado del Atlántico Norte
 

El Tratado del Atlántico Norte, en sí mismo documento muy simple, se ajusta al espíritu de la Carta de Naciones Unidas, de la que deriva su legitimidad.
 

En virtud del Tratado, los países miembros se comprometen a mantener y perfeccionar su capacidad de defensa, de manera individual y colectiva, como base de la planificación de defensa colectiva.

En otro artículo del Tratado se establecen los procedimientos para celebrar consultas entre los países miembros, siempre que uno de ellos sienta que su seguridad está en peligro. En este artículo se subraya la importancia fundamental del amplio proceso de consulta que tiene lugar en el seno de la Alianza y se explica por qué la Alianza emprende nuevas misiones para mejorar la seguridad de la zona Euro atlántica en general.

En otro artículo, el Artículo 5, cita el derecho a la autodefensa colectiva enunciado en la Carta de las Naciones Unidas. Se estipula que un ataque armado contra uno o más miembros de la OTAN se considerará un ataque contra todos ellos.

La admisión de nuevos miembros en la Alianza está en consonancia con el Artículo 10 del Tratado, que establece que otros estados europeos en situación de promover los principios del Tratado y contribuir a la seguridad de la zona del Atlántico Norte pueden ser invitados a adherirse al Tratado. Después de la reciente adhesión de la República Checa, Hungría y Polonia, los dirigentes de la Alianza han indicado que la puerta sigue abierta a otros países para su incorporación en el futuro.

En otros artículos del Tratado, todos los países miembros se comprometen a contribuir al establecimiento de relaciones internacionales pacíficas y amistosas de varias formas, incluso mediante el fortalecimiento de sus instituciones libres y el fomento de condiciones de estabilidad y bienestar. En el Tratado también se dispone que los países miembros se esfuercen por eliminar conflictos en sus políticas económicas internacionales y alentar la cooperación entre ellos.
 

La transformación de la Alianza
 

La OTAN es una alianza comprometida con la defensa colectiva de los países miembros, como base para mantener la paz y garantizar la seguridad futura, pero a raíz de los cambios transcendentales que ocurrieron en Europa en los años noventa, se ha convertido en un agente catalizador para ampliar la seguridad y la estabilidad a toda Europa. La transformación de la OTAN, al terminar la guerra fría y la división de Europa, busca generar un mayor grado de cooperación y confianza mutua, de las que se beneficiará toda Europa.

El núcleo de la Alianza lo constituyen sus países miembros. Los gobiernos de esos países reunidos representan la autoridad política suprema de la Alianza.

La crisis de Kosovo fue el tema principal del programa de la Cumbre de Washington, en abril de 1999. Los dirigentes de la OTAN evaluaron la situación, para reforzar la determinación de la comunidad internacional de llegar a un arreglo político duradero y establecer las condiciones para la restauración de la paz y la protección de la seguridad futura de la región.
 

En la Cumbre también se conmemoró el cincuentenario de la OTAN. Los dirigentes de la OTAN reiteraron el valor permanente del vínculo transatlántico y determinados propósitos esenciales de la Alianza, como la protección de la libertad y la seguridad de sus miembros, su compromiso con los principios de la Carta de Naciones Unidas, la defensa de la democracia y el esfuerzo constante por la resolución pacífica de las controversias.

La Cumbre de Washington también fue una ocasión para consolidar los cambios que tuvieron lugar en la OTAN en los años noventa, como resultado de la adaptación de la Alianza a las exigencias del mundo de hoy. Estas exigencias incluían el proceso de ampliación; la nueva configuración de la estructura militar de la Alianza que le permitirá asumir nuevas funciones en la gestión de crisis, mantenimiento de la paz y apoyo de la paz en la zona Euro atlántica, y el fortalecimiento del papel europeo en cuestiones de seguridad.
 

Como parte de esta transformación, la OTAN está forjando una asociación práctica con muchos países no miembros, con objeto de hacer a Europa más transparente y reducir así el margen para los equívocos y la desconfianza.

El elemento central de esta idea es el programa "Asociación para la Paz", que promueve la cooperación entre los aliados de la OTAN y 26 países asociados en una gran variedad de actividades relativas a la seguridad.

El Consejo de Asociación Euro atlántica, integrado por 46 países, entre los que se cuentan los miembros de la OTAN, proporciona la estructura política del programa Socios para la Paz y un foro para el debate de cuestiones relacionadas con la seguridad. Los jefes de Estado y de Gobierno de los 46 países se reunieron en la sesión de la Cumbre del Consejo en Washington, el día siguiente a la cumbre de la OTAN.
 

Durante los últimos años, Rusia y Ucrania han mantenido relaciones independientes especiales con la Alianza que les han permitido establecer, en distintas formas, programas cooperativos sobre una gran variedad de cuestiones prácticas relacionadas con la seguridad, beneficiosos para sus países y para Europa en general. Ambos países son miembros del Consejo de Asociación Euro atlántica.
 

A raíz de la decisión de la Alianza de intervenir militarmente para poner fin al conflicto de Kosovo, Rusia suspendió su participación en varios de estos programas. Sin embargo, pese a las diferencias en relación con el uso de la fuerza militar, los países de la OTAN han trabajado en estrecha colaboración con representantes del gobierno ruso en el marco de las actividades diplomáticas para acabar el conflicto de Kosovo y llegar a una solución política duradera. La OTAN confía en que la cooperación de Rusia y la OTAN en una esfera más amplia siga desarrollándose de manera positiva. Las fructíferas actividades de cooperación primero en la Fuerza de Ejecución (IFOR) y más tarde en la Fuerza de Estabilización (SFOR) en Bosnia y Herzegovina, así como en otros muchos sectores, han sido alentadoras.

También se lleva a cabo un programa de cooperación especial en el marco del Diálogo Mediterráneo de la OTAN, con siete países mediterráneos no pertenecientes a la OTAN (Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Mauritania, Marruecos y Túnez). El propósito del Diálogo Mediterráneo es mejorar la seguridad y estabilidad de la región mediterránea, estrechamente vinculadas a la seguridad y estabilidad de Europa.


Dentro de la OTAN misma, los comités están encargados de elaborar con anticipación planes en aspectos relativos a consultas políticas, planificación y operaciones de defensa, cooperación en materia de armamentos y otros. Los comités presentan sus recomendaciones al Consejo del Atlántico Norte, órgano ejecutivo supremo de la Alianza, o al comité de planificación de la defensa, que se encarga principalmente de cuestiones relativas a la estructura militar integrada de la OTAN.
 

También se hacen consultas sobre cuestiones económicas relativas a la seguridad, como el gasto de defensa y la conversión de industrias de defensa a fines civiles.


La OTAN también ofrece un foro para la cooperación activa ente sus estados miembros y sus países asociados en lo que respecta a planificación de actividades en casos de emergencia civil, socorro en casos de catástrofe y programas científicos y ambientales. Aunque cada país es responsable de su propia planificación para casos de emergencia, la OTAN vela por que la Alianza se pueda utilizar con la máxima eficacia cuando la situación lo exija.

El papel de la OTAN en estos casos suele ser de coordinación. En noviembre de 1998, el Centro Euro atlántico de Coordinación para Respuesta a Catástrofes, inaugurado en junio anterior, coordinó las operaciones de socorro a regiones de Ucrania occidental devastadas por las inundaciones. Después del deterioro de la situación en Kosovo y la zona circundante, el Centro también desempeñó una función esencial en la coordinación de la ayuda humanitaria de los países de la OTAN y sus asociados para aliviar la situación de los refugiados kosovares y ayudar a los países vecinos.


La OTAN dirige asimismo una serie de programas internacionales de intercambio relativos a problemas científicos y ambientales de interés para los países de la OTAN y sus asociados. Con estos programas se presta apoyo para la investigación científica de alto nivel, se alienta el desarrollo de recursos científicos y tecnológicos nacionales y se facilita la reducción de costos gracias a la colaboración internacional. Algunas de estas actividades están diseñadas para abordar problemas ambientales relacionados con la defensa, que afectan a países vecinos y que sólo se pueden resolver mediante la cooperación.
 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com